Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la exposición de la C. María Estela Ríos González, durante su comparecencia en la reunión a distancia de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales, y de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República, como candidata a ocupar el cargo de Director General del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral. 



Buenas tardes, estimados, respetados señoras senadoras y señores senadores, integrantes de la Junta de Coordinación Política y de las Comisiones Unidas de Puntos Constitucionales y de Trabajo y Previsión Social.

Comparezco ante ustedes, en primer lugar, con agradecimiento al presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, por haberme integrado en la terna, en esa visión de darle importancia a la inclusión y de equidad de género, para esta alta responsabilidad.

Es un honor ser parte de quienes creemos en la construcción de un México libre, democrático, justo, con mujeres y hombres que tengan la oportunidad de hacer realidad sus anhelos y ver florecer sus mejores aptitudes y capacidades, en reconocimiento pleno de su dignidad de seres humanos, en esta nueva realidad económica y social que nos toca vivir.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, es una nueva autoridad y trabajo, pieza central de la reforma laboral del 1º de mayo de 2019.

La conformación de dicho centro, su estructura, integración y objetivos, demanda un estricto apego a los principios que lo rige; pero además trabajo en equipo, creatividad e innovación; a la vez que moderación y austeridad razonable en el gasto.

Así como la implementación del método de trabajo que abata las prácticas corruptas y satisfaga las expectativas de los sujetos sociales del mundo laboral.

El Centro se constituye en la institución medular para la erradicación de prácticas fraudulentas y antidemocráticas en el ámbito sindical. Por lo que se aplicarán los mecanismos y procedimientos técnicos (falla de audio) que identifiquen estas prácticas antidemocráticas en las organizaciones sindicales.

En el tema de las relaciones laborales, se reconoce que muchas veces conflictos soterrados que no encuentran una solución mediada, antes de que estallen de manera definitiva con el (inaudible) del conflicto.

 

El Centro tendrá una función importante en este aspecto. Podrá dar respuesta efectiva a aquellos conflictos que pudieran irse generando en las relaciones laborales y ofrecerá mecanismos de conciliación y mediación que lleguen a más.

Eso incluye propuestas de mecanismos y procedimientos al interior de los propios centros de trabajo en lo que concierne al ámbito federal.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, se sustentará en los principios y valores de los artículos 1º, 3º, 17º y 123º constitucionales; de garantía y respeto a los derechos humanos laborales, individuales y colectivos; y a los principios de certeza, independencia, legalidad, imparcialidad, confiabilidad, eficacia, objetividad, profesionalismo, transparencia, publicidad, combate a la corrupción, igualdad sustantiva y paridad de género.

Todo ello en armonía con los compromisos adquiridos con la firma del T-MEC en el ámbito laboral y con apego a la normativa internacional aplicable.

Comprendo que la misión del Centro es la de ser un órgano garante de la auténtica democracia sindical y de respeto irrestricto a la voluntad de los trabajadores y trabajadoras, en los términos expresados en la reforma laboral; así como un eficaz conciliador y mediador en los conflictos que surjan entre las partes involucradas, con el reconocimiento respetuoso de la legitimidad de sus intereses y de la acción responsable de los sujetos laborales, para una solución eficaz y oportuna de los conflictos que vayan surgiendo; en concordancia con los fines que establecen los artículos 2º y 3º de la Ley Federal del Trabajo.

Como antesala de un conflicto que deba ser sometido a las autoridades judiciales laborales, estimo que es función fundamental del Centro, lograr el equilibrio entre el dar y el recibir de cada una de las partes actuantes en el ámbito laboral, y así lograr que los acuerdos a que se lleguen, con la conciliación y mediación del centro, eviten riesgos innecesarios y que no tenga que resolverse vía judicial; desde luego con una visión innovadora que reconozca los grandes cambios que se están dando en el mundo laboral y pueda dar una respuesta efectiva que contribuya al desarrollo armónico y equilibrado de las fuerzas productivas de este país.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que me comprometo a construir, es el que se requiere para garantizar y dar cuenta del ejercicio del voto personal, libre, directo, secreto en la vida interna de los sindicatos.

Un Centro que además, vigile que las directivas se integren de manera proporcional por género, de acuerdo con el padrón sindical; que sea garante del ejercicio de la libertad de expresión y opinión de las y los trabajadores respecto de toda la documentación sindical que rija la vida de la organización; desde los estatutos, la integración de los comités ejecutivos, los contratos colectivos de trabajo, los reglamentos internos de este trabajo, así como los protocolos contra la violencia laboral y el hostigamiento y demás acuerdos sindicales.

Este ejercicio debe de ser garantizado y fortalecido, no sólo para cumplir con la histórica reforma laboral del 2019; sino con el Tratado Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá; que promueva las relaciones armónicas y equilibradas entre trabajadores y empleadores, y la equiparación de salarios y prestaciones de los trabajadores de esos países, que eviten competencias desleales en el ámbito laboral; que impidan la aplicación de sanciones de suspensión de tratamiento arancelario, preferencia o su imposición sobre las mercancías exportadas o sobre los servicios y bienes suministrados que pudieran provocar un detrimento en el buen funcionamiento de las empresas mexicanas.

El centro también será garante del pleno cumplimiento de los convenios internacionales, convenio 87 sobre libertad sindical, la protección del derecho de sindicación y del convenio 98 sobre el derecho de sindicación y negociación colectiva, tal y como lo expresan el artículo 6 de la Ley Federal del Trabajo y el actual T-MEC.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral que México requiere, que yo garantizo, es aquel que construya el andamiaje que fortalezca la institucionalidad; institucionalidad que ya está siendo construida por la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, con el acuerdo político para la pronta instrumentación de la reforma laboral.

Esta institucionalidad se corresponderá con la que yo estoy dispuesta a construir en el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, con la coordinación de la titular de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, quien presidirá la Junta de Gobierno del Centro, y que estará integrado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, que permitirá asegurar el presupuesto necesario para garantizar la vida institucional del centro, que estará también integrado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, para garantizar la medición de los avances que serán demostrables y medibles desde el primer año por el Instituto Nacional Electoral, que aprovechará su saber en la organización, realización, vigilancia y cómputo de elecciones, así como de su fuerte servicio profesional.

Y finalmente, por el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información, que dará cuenta del pleno cumplimiento de las obligaciones por parte de las organizaciones sindicales que en estas materias tienen que cumplir; y, desde luego, el cumplimiento de lo que dispone la Ley Orgánica del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

El centro está arropado con instituciones primordiales para su mejor quehacer. Esto se corresponderá con un liderazgo fuerte y una conducción honesta y firme, con pleno apego a los principios de certeza, independencia, objetividad, profesionalismo, transparencia, publicidad y con la autonomía técnica, operativa y de gestión que haga efectivas las garantías y derechos que se establecen en sus artículos 1º, 17 y 123 constitucionales, tanto para trabajadoras y trabajadores como para los propios empleadores o patrones.

Lograr eso es posible con una plantilla laboral elegida con base en el mérito y mediante procesos imparciales, integrada con el mejor personal, cuya contratación se hará mediante un eficiente servicio profesional con perspectiva de género y énfasis en la igualdad sustantiva y de derechos humanos, la vocación de servicio, la probidad, la idoneidad y el pleno apego a la legalidad.

Lograré que las y los conciliadores que me acompañen, sean respetuosos de los principios de imparcialidad, neutralidad, flexibilidad, equidad, buena fe, información, honestidad y confidencialidad.

En la administración del centro no cabe la deshonestidad ni la falta de probidad en el servicio público.

Cuidaré especialmente todo el proceso de selección de funcionarios conciliadores y atenderé con mayor cuidado que las y los trabajadores ejerzan sus derechos y sean escuchados y efectivamente tomados en cuenta en la celebración de acuerdos satisfactorios para ambas partes.

Tengo plena conciencia del alcance del compromiso que adquiriré; será medible en la reducción y solución oportuna de la conflictividad laboral, con una mediación y conciliación entre las partes, expedita, imparcial y oportuna, que cumplirá con todos los requisitos que marca la Ley Federal del Trabajo.

El Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que tendré a bien dirigir, si así se decide, prestará especial cuidado para que el personal encargado de esas atribuciones tenga capacidad técnica y jurídica, sensibilidad social y perspectiva de género, de la igualdad sustantiva y de garantía y de respeto a los derechos humanos laborales individuales y colectivos, en el debido ejercicio de sus funciones, para que pueda así dar fe pública de los beneficiosos convenios entre las partes.

Me comprometo a batir el rezago histórico en la solución de conflictos laborales. Creo firmemente que la conciliación y la mediación, como medios alternativos de solución de conflictos, a que se refiere el artículo 17 constitucional, pueden ofrecer condiciones de entendimiento y respeto a los legítimos intereses de las partes involucradas, que contribuyan al logro de acuerdos armónicos y equilibrados entre ambos.

De estar el Centro a mi cargo, se vigilará que todas las obligaciones que el Legislativo, con la decidida participación que sindicatos, trabajadores y académicos y mujeres feministas establecieron en la Constitución, en la Ley Federal del Trabajo y en su Ley Orgánica, sean una realidad palpable y no letra muerta.

Se hará efectivo el acceso público a la información de sus registros actualizados de sindicatos y contratos colectivos de trabajo, en los términos de la legislación en materia de transparencia y acceso a la información.

No me temblará la mano para sancionar y multar y solicitar la separación, en su caso, de aquellas personas servidoras públicas que obstruyan o influyan en el registro sindical, en los contratos colectivos, en los reglamentos del trabajo, así como en el otorgamiento de la constancia de representatividad a favor o en contra de alguna de las partes.

Estoy consciente y conozco cómo lograr que el personal con que cuente el Centro cumpla cabalmente las obligaciones que he señalado, pero también que otorgue el debido apoyo a los sindicatos para certificar el cumplimiento de estas nuevas formas de garantizar la libertad sindical e incluso para el recuento mediante el voto libre, personal y secreto de los trabajadores y trabajadoras.

Sé además que habrá que incorporar al actuar cotidiano del Centro la normativa internacional en materia laboral y establecer vías de comunicación con otras instancias internacionales con similar función, para enriquecer el necesario conocimiento de la nueva realidad que se está presentando en el ámbito laboral a nivel mundial y de las soluciones viables que se estén dando a las problemáticas generadas por estos cambios incesantes en la organización de los procesos de trabajo. Todo ello con énfasis en la capacitación del personal en estos y otros temas de interés.

A todo lo anterior quiero agregar el plus de mi condición de mujer íntegra, de convicciones firmes, que sabe trabajar en equipo y que también sabe que el esfuerzo continuado y la determinación en el logro de los objetivos propuestos, son elementos fundamentales para el cumplimiento de las metas planteadas.

Mi nombramiento servirá también de…podrán allegarse otras mujeres como yo, sabedoras del mundo de posibilidades que se abre en estos momentos para nosotras, los soportes fundamentales que podemos hacer por el bien de nuestro México.

Quiero finalizar brindando mi palabra de mujer, que doy en prenda, del cumplimiento cabal de las atribuciones y principios que guían la creación y funcionamiento del Centro Federal de Conciliación y el Registro Laboral, que privilegiará la exigibilidad y justiciabilidad de los derechos humanos laborales en todos los procesos a cargo del Centro.

Como garantía del cumplimiento de los máximos objetivos y principios que establece nuestra constitución en la Ley Federal del Trabajo en materia laboral, particularmente en el tema, para mí fundamental, de las mujeres trabajadoras.

Mi palabra es prenda también con esta soberanía popular y con el Ejecutivo Federal que tuvo a bien proponerme en esta terna y quiero señalar, respecto de los méritos que tengo para ocupar este alto cargo y esta responsabilidad, mi experiencia en materia laboral.

He ocupado varios puestos, tanto en el ámbito administrativo como en el ámbito administrativo laboral y sí quiero decir también, por ejemplo, que cuando hablo de un presupuesto austero y razonable, lo digo por experiencia, porque he sido capaz, aun sin contar con recursos suficientes, impulsar en la Junta de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal, el Instituto de Capacitación.

Quiero decir que lo logré con el apoyo de muchos académicos, de muchos abogados litigantes de brillante trayectoria que permitió capacitar al personal jurídico de la Junta y darle una mejor posición en cuanto al desempeño de sus labores.

También quiero decir, recordar, eso me lleva a recordar el tiempo, en 1994, cuando comparecí como testigo calificado, la primera reclamación que se hizo ante la Oficina Nacional Administrativa, respecto de uno de los trabajadores de Sony.Ahí formé parte de ese procedimiento, tuve la oportunidad de intercambiar relaciones, conocimientos y experiencias con los sindicatos estadounidenses y representación también de Canadá.

Y sí quiero hacer notar y decir que, si bien es cierto que debemos hacer defensa de nuestras propias instituciones, también debemos ser muy conscientes que hoy estamos viviendo tiempos diferentes, hoy es el cambio, hoy tenemos que entender que la situación económica, social, mundial nos impone una nueva realidad y que debemos hacer frente a esta nueva realidad.

Y hacer frente a esta nueva realidad implica que, por ejemplo, los empresarios puedan asumir una responsabilidad social. A mí me gusta mucho el término de hablar de empresas con responsabilidad social.

Y también entender que, para que los trabajadores puedan hacer ejercicio pleno de sus derechos para expresar su voluntad libre y soberana en el manejo de su organización sindical, tenemos que darles información, o sea, conocimiento es poder, qué ofrecen los trabajadores, no conocen, no tienen conocimiento de sus derechos. Para ellos lo primordial es conseguir un trabajo en las condiciones en que sea y se olvidan de todos los demás temas.

Entonces sí tenemos que ser responsables de hacerles de su conocimiento la existencia de todos estos derechos y que no se convierta en una discusión sólo a nivel de gobierno, a nivel de las altas instancias.


También quiero decirles que una de las experiencias, que fue también para mí muy satisfactoria, fue precisamente entrar a la administración pública, primero del Distrito Federal y ahora la Administración Pública Federal.

Yo he sido una mujer y soy una mujer que está convencida del sentido de justicia que debe privar en todas las relaciones humanas, particularmente en las laborales y quiero decir que defendí con ahínco y con honestidad a mis representados, que fueron los trabajadores durante mucho tiempo.

Pero también entendí, cuando acepté llegar por primera vez a la administración pública, que uno tiene que tener una perspectiva más amplia de la temática, no sólo es ver uno solo de los aspectos del trabajo sino es verlos en su conjunto.

Y en este conjunto, la invitación que yo haría sería a todos los empleados, patrones y trabajadores, incluir el propio gobierno, entendamos la necesidad de aceptar esta nueva realidad y aceptar estas nuevas formas de organizarnos y relacionarnos.

Y, en ese sentido, creo que el Centro puede jugar y jugará un papel muy, muy importante y reitero para todos ustedes mi disposición a dar cabal cumplimiento a lo que dispone la Ley Federal del Trabajo, a lo que dispone en el sentido de hacer cumplir también los compromisos que se han adquirido, que son compromisos que favorecen a los trabajadores y hacer aplicable también en el ámbito interno la normatividad internacional, eso sí, con la colaboración y el esfuerzo de todas las partes involucradas: patrones, trabajadores, funcionarios conciliadores.

En fin, que pongo a su disposición estas ideas y estoy convencida de que, si soy nombrada, haré un excelente papel, no sólo por mí, sino también por todas las mujeres que estamos hoy asumiendo responsabilidades y que sabemos cómo responder a esta situación de manera equilibrada, ordenada, equitativa, honesta y capaz.

Calendario

Augosto 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6