Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

 Versión estenográfica del mensaje de Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, durante la reunión a distancia con la Comisión Especial de Seguimiento a la Implementación del T-MEC, del Senado de la República.

 

Muchísimas gracias, Claudia.

 

Y, antes de que nos abandone, agradecerle al senador Ricardo Monreal, en su carácter de Presidente de la Junta de Coordinación Política, que nos haya dado este mensaje y que esté atento a los trabajos que tú diriges, Claudia.

 

También un gran agradecimiento a ti, que nos convocas y nos permites estar constantemente en diálogo con ustedes y poder, de alguna manera, traducir cuáles son nuestras preocupaciones, nuestras reflexiones y las oportunidades, sin duda, que vemos hacia adelante.

 

Un saludo a todos los coordinadores de los diferentes grupos parlamentarios y, como siempre, el mejor de los saludos a nuestra amiga, la secretaria de Economía, Graciela Márquez, que nos acompaña una vez más en este tipo de ordenamientos y de trabajos.

 

Déjenme intentar hacer una pequeña reflexión sobre el contexto en el que nos estamos moviendo; las áreas de oportunidad que estamos viendo con la entrada en vigor a escasas dos semanas de distancia.

 

Todos estamos conscientes de que estamos enfrente de una crisis autoinfligida que, de alguna manera, dejará las cosas diferentes a como las teníamos en el pasado mes de febrero.

 

Todos los países del mundo estamos cambiando nuestra orientación y, en algunos casos, también reconocer que nuestro principal socio comercial, caso de Estados Unidos, que tradicionalmente ha tenido una tendencia proteccionista, sin duda con esta situación, con esta crisis, la incrementará.

 

Así que esto lo tenemos que tener en mente. Nos encontramos en una situación donde el mundo tiene estas tendencias proteccionistas, pero nuestro principal socio, que es en este caso los Estados Unidos, van a tener una orientación hacia proteger sus empleos, proteger sus inversiones, tratar de que ellos se desarrollen lo más rápido posible y que de alguna manera imperen y disminuyan los impactos que este parón de actividades ha tenido en su propia actividad económica.

 

No nos encontraremos quizás en nuestra reflexión con las mismas reflexiones que tuvimos hace 20 años cuando firmamos el Tratado de Libre Comercio; y también en esto tenemos que ser muy conscientes de que no podemos esperar que la prelación la podemos tomar casi a espejo de lo que nos pasó hace 20 años en el tema de empleo y en el tema de inversión que tanto nos interesa.

 

Sin duda tenemos oportunidades, pero estas oportunidades las tenemos que construir, y aquí quisiéramos ser muy enfáticos. Nosotros tenemos que construir el hecho de este diferendo que existe entre los Estados Unidos y China, y tratar de que esto se convierta en una ventaja para nosotros.

 

Pero no va a venir gratis; tenemos que tocar las puertas, tenemos que ir a convencer a los inversionistas, tanto norteamericanos como China, de que nosotros podemos ser un magnífico lugar para poder invertir; que podemos darles la seguridad y la certidumbre jurídica para que eso exista, y que podemos ser un valor agregado en las cadenas de abasto que puede tener los Estados Unidos.

 

El tema ahí existe, sin embargo, les quiero recordar a todos que el que más ha aprovechado el diferendo no somos nosotros hasta este momento, ha sido Vietnam y algunos países de Asia central, en el que destaca, sin duda, el caso de Vietnam.

 

Nosotros tenemos esta oportunidad pero, insisto, tenemos que construirla.

 

En nuestra opinión, nos hemos pasado mucho tiempo discutiendo las formas y no hemos ido mucho al fondo de dónde están realmente las oportunidades que tenemos.

 

Creemos que tenemos retos muy importantes.

 

Estamos nosotros, como sector privado, sin duda comprometidos con esto, pero los retos, y pongo el ejemplo de algo que nos está funcionando muy bien, tenemos que tenerlos claros en nuestra forma de accionar.

 

Si sabemos de antemano que vamos a tener un contexto totalmente distinto en el campo laboral, lo que tenemos que hacer es lo que ya estamos haciendo y por eso lo pongo como un ejemplo ante ustedes, estimados senadores, que es el grupo técnico laboral que hemos ido construyendo con la Secretaría del Trabajo y la Secretaría de Economía.

 

Desde hace ya semanas fuimos, como Consejo Coordinador Empresarial, a platicar originalmente con la Secretaria del Trabajo y fue una propuesta nuestra empezar nosotros a tratar de que, ante el mecanismo este rápido de solución de problemas laborales, nosotros pudiéramos tener una comisión, un grupo que fuera preventivo, más que correctivo, a cualquier problemática que se nos pudiera presentar en el campo laboral.

 

Ya sabemos que va a tener un enfoque el relacionamiento, sobre todo con Estados Unidos, Enel campo de trabajo forzoso, en el campo de trabajo de niños y en el campo que a ellos les preocupa de que no se respeten los acuerdos de los contratos colectivos o queramos, como empresarios, intervenir en la independencia que deben de tener nuestros grupos sindicales, nuestros sindicatos, para poder seleccionar de una forma totalmente autónoma e independiente, a sus representantes y a sus líderes sindicales, ya lo sabemos..

 

Y, por lo tanto, este grupo ha sido creado con anticipación. Creemos que es un magnífico ejemplo de cómo podemos coordinar los trabajos y yo agradezco mucho a la Secretaria de Economía, aquí presente, que inmediatamente ha tomado el liderazgo, se ha hecho cargo de este grupo y nos está convocando constantemente y, en última instancia, ha organizado una idea que originalmente nació del Consejo Coordinador Empresarial.

 

Como esto, tenemos preocupaciones importantes en el sector agrícola, en un momento también Bosco de la Vega nos platicará todas las preocupaciones que ellos tienen, que ya las conocemos también, el tema ha sido ya discutido por (…) y ya sabemos que están pretendiendo hacer los agricultores, sobre todo del estado de Florida y todos los temas de estacionalidad que ya habían aparecido desde antes de que firmáramos el Tratado, están presentes y siguen siendo un reto increíble para nosotros.


Los retos también están en cómo vamos a iniciar este Tratado. Hay, en nuestra opinión, un sentido quizás demasiado optimista, donde se cree, en nuestra opinión, de una forma equivocada, que a partir del primero de julio van a fluir las inversiones como si abriéramos un grifo de agua y de repente van a empezar a caer inversiones de Estados Unidos y Canadá en México, y que de alguna manera vamos a tener también oportunidades crecientes.

 

Sabemos que las hay, sobre todo en sectores que no han sido tradicionales, que van más allá de la electrónica y el automotriz, pongo el ejemplo del sector de farma, del sector de transportes, que pueden ser sectores que nosotros podemos definitivamente aprovechar, el sector agrícola, que ha ido creciendo a una velocidad impresionante.

 

Se puede seguir convirtiendo en un sector con tasas de doble dígito de crecimiento en la medida en que nosotros podamos, insisto, igual que en el caso de China, identificar rápidamente las oportunidades.

 

Sin embargo, dentro de este tipo de problemática, sabemos que Estados Unidos está tratando de cerrarse, está tratando de llevar la orden ejecutiva que le llaman ellos 232, para investigar todo el tema de los transformadores eléctricos; están tratando de bloquear las importaciones del sector eléctrico desde ahorita, ya lo sabemos, y nosotros tenemos que tratar de coordinar mucho mejor nuestros esfuerzos.

 

Uno de los temas que nuestros socios y contrapartes en Estados Unidos y quiero destacar la preocupación del Business Roundtable, que es la contraparte más parecida al Consejo Coordinador Empresarial del lado americano, es el tema dedicado a la certidumbre jurídica.

 

Todos los temas relacionados con los gasoductos, con las consultas populares, como el caso de la cervecera del que tanto se ha hablado; el caso de las energías renovables y de todos los cambios que, en nuestra opinión, ha intentado hacer la Secretaría de Energía y la Comisión Federal; todo el tema de etiquetado de alimentos, las dificultades con COFEPRIS, sin duda se han convertido en un tema que atenta contra esa certeza y esa certidumbre jurídica que nos trae la firma del Tratado.

 

Entonces, por un lado, tenemos un tema de certeza, pero, por otro lado, nuestros socios comerciales están enormemente preocupados de que les demos la tranquilidad y la seguridad de que los cambios en la ley no van a darse constantemente y que estos cambios, al final, no atentan contra las inversiones que ellos ya habían realizado.

 

Tenemos también retos implícitos en lo que ya firmamos. Ustedes saben que, a partir del 20, 21, el contenido regional en el sector automotriz automáticamente sube ya desde el 2020, a 66 por ciento, a partir del primero de julio, pero ya en el 2021, estamos exactamente a un año, ya va a ser del 69 por ciento y para el 2023, que está a l vuelta de la esquina, tendrá que ser del 75 por ciento.

 

Esto implica que nuestro principal sector exportador tiene un reto implícito, increíblemente grande de poder incrementar rápidamente el contenido regional.

 

Esto también implica una oportunidad, si la supiéramos manejar adecuadamente y si nos anticipamos a identificar dónde podemos incrementar realmente el contenido regional e invitar a inversionistas a que nos ayuden a ese incremento de contenido regional.

 

Recordemos también que, en el 2023, de acuerdo al nuevo Tratado, termina la protección a los inversionistas de Estados Unidos, esto les preocupa a ellos, nos lo han hecho saber, y, bueno, tenemos las cláusulas de revisión, que sabemos también que esto va a ser una cosa novedosa para nosotros.

 

Anualmente el Congreso de los Estados Unidos va a estar recibiendo informes sobre el cumplimiento de México en todos los temas laborales y ambientales, por eso es importante estos mecanismos de corrección y de prevención, como el que hemos realizado ya con el liderazgo de la Secretaría de Economía.

 

Nos va a preocupar mucho el tema de trabajo forzoso y del trabajo a niños y recuerden que cada cuatro años vamos a tener una revisión del mecanismo rápido, o el mecanismo laboral de respuesta rápida.

 

Durante la presentación, está con nosotros el representante del Consejo Coordinador, que está dirigiendo esta mesa, que tengo yo como ejemplo de cómo hacer las cosas, en mi opinión, correctamente bien, Lorenzo Roel, para que pueda ampliar o explicarnos cómo ha estado trabajando en coordinación con la Secretaría de Economía, donde el maestro Ricardo Aranda es el que le han dado la responsabilidad.

 

Por el lado de la Secretaría del Trabajo está el maestro Alejandro Encinas, y por el lado del Consejo Coordinador está Lorenzo Roel.

 

Y por el lado de los organismos empresariales, nos está acompañando la CONCAMIN, la COPARMEX, la CONCANACO, el Consejo Mexicano de Negocios, el CNA, el Consejo Nacional Agropecuario, y todos los representantes del cuarto de junto.

 

Concluyo diciéndoles que no hay duda que el Tratado nos representa oportunidades, que las podemos hacer más grandes en la medida en que nos adelantemos a los retos que esto implica y que no podemos esperar que sea esto automático y que vamos a tener un flujo incremental de inversiones y de empleos, por el sólo hecho de que transite el 1° de julio.

 

Esto hay que trabajarlo, hay que construirlo y creemos nosotros que en el Congreso y especialmente en el Senado, hay una enorme responsabilidad de poderle dar a los inversionistas extranjeros, y también a los inversionistas nacionales, la certidumbre jurídica, la certeza que se requiere como materia prima para cualquier proceso de inversión.

 

Dejemos de lado todas estas discusiones que de alguna manera afectan el clima de confianza que debe de existir y sabrán ustedes que siempre contarán con un grupo empresarial con propuestas, con interés de construir el México que queremos y convencidos que la manera en que podamos promover la inversión, promoveremos el empleo y promoveremos lo que más nos interesa, y que hemos tratado de explicarlo en todos los foros, que es el ataque a la pobreza.

 

Nosotros estamos convencidos que la propuesta del Presidente, de disminuir la corrupción, disminuir las desigualdades sociales, incrementar el empleo para que esto pueda disminuir la pobreza, deberían de ser, como hemos repetido también en incontables ocasiones, la obsesión de nuestro país para tratar de trabajar juntos en tener un mejor México.

 

Aprecio enormemente, Claudia, esta invitación, hacer posible una reunión de esta naturaleza. Y le cedo la palabra a los compañeros que siguen con la Orden del Día, para que profundicen en todos estos retos y oportunidades que tenemos hacia adelante.

 

Muchísimas gracias.