Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la sesión solemne del Senado de la República para recibir al presidente de la República de Guatemala, Alejandro Giammattei Falla.

 

 

SENADORA MÓNICA FERNÁNDEZ BALBOA: Comenzamos esta Sesión para recibir la visita del señor Alejandro Giammattei Falla, presidente de la República de Guatemala.

 

Le damos una cordial bienvenida.

 

Para el Senado de la República es un honor recibir la visita de su excelencia, señor Presidente de la República de Guatemala. Celebramos esta Sesión Solemne con el ánimo de continuar la consolidación desde el ámbito parlamentario de una relación que es estratégica para nuestros países.

 

En este contexto, la Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión de los Estados Unidos Mexicanos expresa la más cordial bienvenida a su Excelencia el señor Alejandro Giammattei Falla, presidente de la República de Guatemala.

 

Sea bienvenido a nombre de todo el Senado Mexicano.

 

Y damos también la bienvenida a la comitiva que acompaña a su Excelencia, en especial al maestro Pedro Brolo Vila, ministro de Relaciones Exteriores de la República de Guatemala.

 

Al licenciado Carlos Sandoval, secretario de Comunicación Social de la Presidencia de la República de Guatemala.

 

Al señor Carlos José Escobedo Menéndez, encargado de Negocios de la Embajada de Guatemala en México.

 

Al señor José Andrés Oliva González, tercer secretario de la Embajada de Guatemala en México.

 

Al señor Tirso Bejarano López, tercer secretario de la Embajada de Guatemala en México.

 

Al señor Walter Estrada, tercer secretario de la Embajada de Guatemala en México.

 

Sean también bienvenidos los diputados federales del Congreso Mexicano José Luis Elorza Flores y Luis Javier Alegre Salazar.

 

A un grupo de alcaldes municipales de la República de Guatemala, les damos también la más cordial bienvenida.

 

Está presente también en esta Sesión Solemne la senadora María Guadalupe Murguía Gutiérrez, el senador Salomón Jara Cruz y el senador Jorge Carlos Ramírez Marín, vicepresidenta y vicepresidentes de la Mesa Directiva del Senado Mexicano.

 

Asimismo, la senadora Verónica Delgadillo García, la senadora Martha Guerrero Sánchez, la senadora María Guadalupe Saldaña Cisneros, la senadora Verónica Nohemí Camino Farjat, la senadora Katia Elizabeth Ávila Vázquez y el senador Primo Doté Mata, secretarias y secretario de la Mesa Directiva del Senado Mexicano.

 

Conforme al acuerdo aprobado el pasado 5 de febrero, para normar la celebración de esta Sesión Solemne, su Excelencia, el señor Alejandro Giammattei Falla, presidente de la República de Guatemala, dirigirá un mensaje a la Asamblea.

 

En consecuencia, se le concede el uso de la palabra.

 

PRESIDENTE ALEJANDRO GIAMMATTEI FALLA: Excelentísima senadora Mónica Fernández Balboa, presidenta del Senado de la República.

 

Diputada Laura Rojas Hernández, presidenta de la Cámara de Diputados; distinguidos y distinguidas integrantes de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores; señores de los distintos medios de comunicación social; hermanos mexicanos, guatemaltecos que viven en México; honorables senadores:

 

Agradezco muy sinceramente esta oportunidad de venir a este histórico acercamiento entre las naciones. Agradezco esta invitación a dirigirme ante este honorable y reconocido Senado de la hermana República de los Estados Unidos Mexicanos; en nombre del pueblo y el gobierno de Guatemala, muchas gracias.

 

Aquí, donde están representadas las voluntades de cada una de las entidades federativas que componen a México, cuando visito México me reconozco en sus calles. Cuando visito México me reconozco en sus artesanías, pero cuando visito México especialmente me reconozco en su gente.

 

Cuando visito México siempre encuentro un retazo de mi tierra, porque, como todos ustedes saben, Guatemala tiene algo de México y México tiene algo de Guatemala.

 

Aunque también somos diferentes, podemos coincidir que compartimos cosas, los mismos retos, los mismos desafíos, los mismos objetivos. Por este motivo urge que las relaciones entre nuestros países sean fortalecidas como jamás en la historia ha sido.

 

En 1848 establecimos relaciones diplomáticas y hoy, 172 después, con el mayor de los gustos acepté la honrosa invitación que me hicieran. Así expreso mi más firme voluntad de llevar a cabo estas relaciones al punto más alto en nuestra historia para el beneficio de nuestras naciones.

 

Por desgracia, he de reconocer en este momento que, dadas las consecuencias de gobiernos anteriores que se olvidaron de promover el desarrollo humano en nuestro país, vemos con tristeza cómo nuestros connacionales abandonan o desean abandonar su país.

 

Personas y familias enteras que se dirigen al norte, para tratar de encontrar las oportunidades que nosotros les hemos negado.

 

Ellos son producto de la marginación, de la exclusión social, del desempleo, de la falta de acceso a los servicios básicos y muchas otras cosas.

 

Por eso, hoy vengo a invitarles a que trabajemos juntos, en la construcción no de muros físicos sino de muros de prosperidad; no de muros de armas, sino de muros de prosperidad que alienten a las personas a quedarse y no arriesgarse.

 

Cada vez que un ciudadano desesperadamente abandona su tierra, deja a su familia, deja sus costumbres, deja sus sueños y sus anhelos, y con ellos cada vez fracasamos.

 

A nuestros conciudadanos no los frenan los muros, no los frenan las leyes, no los frena el miedo; lo único que frena a nuestra gente son la razón para quedarse.

 

Lo único que puede detenerlos son las oportunidades; lo único que los detiene es la seguridad, un empleo digno, un futuro promisorio. Lo que les detiene es el trabajo, el progreso, un techo sólido.

 

Lo que los detiene es una familia que crece, una empresa que crece, un sueño que crece.

 

Mi invitación es a que hagamos algo juntos para lograrlo.

 

Constituyamos en la zona fronteriza un auténtico muro de prosperidad, mismo que abarque del lado de Guatemala a los municipios fronterizos de los departamentos de Huehuetenango, de San Marcos y de Quiché; tres de los cuatro departamentos más expulsores de gente.

 

Y, por el lado mexicano, los municipios de los estados de Chiapas y una pequeña porción de Tabasco, como el primer muro de prosperidad.

 

Promovamos juntos, ahí en esa zona, la instalación de un banco de inversión que brinde la oportunidad de desarrollar toda la zona de influencia, para que logremos que el desarrollo impere; para que las oportunidades sean las que detengan la migración.

 

Aprovecho esta gran oportunidad que ustedes tan gentilmente me han brindado, a instar a este honorable Senado para que también estrechemos las relaciones comerciales entre Guatemala y México.

 

Para nosotros, ustedes, nuestros vecinos, a duras penas representan el 4 por ciento de nuestro comercio internacional, dado a que podemos servirles con productos y servicios de calidad de toda índole. Si los consumen, nos ayudarían a generar empleos que, a la vez, repercutan en la disminución de la inmigración y la reducción de la pobreza en nuestro país.

 

Justo es oportuno reconocer que hemos encontrado en el Gobierno Mexicano, presidido por Andrés Manuel López Obrador, y en su canciller don Marcelo Ebrard, una receptividad de amigos y de hermanos solidarios.

 

Eso lo comprobamos cuando planteamos que trabajáramos en el proyecto de la zona binacional, ese muro de prosperidad lo que hizo inmediatamente que contactaran a la CEPAL para que apoyaran la definición, alcance, objetivos y demás elementos del proyecto.

 

Pero también, con su apoyo, iniciamos la revisión de la política de cielos abiertos entre nuestros países, con lo que lograríamos en el corto plazo ver reflejado un mayor flujo de turistas hacia la zona conocida como el mundo maya, el cual tenemos la dicha de compartir.

 

En nuestra historia común, las raíces de esa gran civilización que cada día cautiva más al mundo por su grandeza, nos unen y nos unirán para siempre.

 

Por ese motivo, contamos que podamos suscribir en el corto plazo ese documento que nos permita abrir los cielos entre nuestros países.

 

Vengo a dirigirme a ustedes, como aquel hermano menor que reconoce en su hermano mayor que da guía con su ejemplo, al que se le reconocen los éxitos alcanzados o del que también podemos aprender los infructuosos intentos.

 

Pero también con la sabiduría de oír de vez en cuando al hermano menor, que también puede, con su forma diferente de ver la vida, externar opiniones que pueden ser beneficiosas para el bien de ambos países.

 

Debo confesarles que acá me siento recibido, como quien va a la casa de un amigo; como quien va a donde ya conoce, como quien siempre es bien recibido.

 

Que este día sirva para unir nuestros caminos, y nos dediquemos con el esfuerzo de quienes desean construir un futuro promisorio común; que sirva, sin duda, para dejar atrás los años de distanciamiento, para comenzar un proceso que haga más grandes aún a nuestros países para caminar juntos como naciones hermanas.

 

Muchas gracias, señores senadores, por esta oportunidad.

 

El futuro nos espera.

 

Unidos, podemos hacer que el mismo sea del mayor beneficio para nuestros países.

 

Que Dios bendiga a México. Que Dios bendiga a Guatemala y Dios los bendiga a ustedes.

 

SENADORA MÓNICA FERNÁNDEZ BALBOA: Muchas gracias por su mensaje, su Excelencia, señor Alejandro Giammattei Falla, presidente de la República de Guatemala.

 

Agradecemos su distinguida presencia en el Senado Mexicano. Aprovecho para felicitarlo por su triunfo en las elecciones del año pasado.

 

El 14 de enero de este año tomó usted posesión de su cargo ante el Congreso Nacional de su país y el Senado de la República le desea el mayor de los éxitos en las acciones que emprenda en favor de la justicia y el desarrollo de su nación.

 

Quiero destacar que es usted una persona con convicciones y con claridad en sus objetivos, que desde temprana edad definió su futuro profesional. Es usted un ejemplo de tenacidad, de fortaleza, de resiliencia, de perseverancia y de fe.

 

Aquel niño que sobreponiéndose a los contratiempos que la vida le presentó, pudo de adulto hacer realidad sus sueños de ser bombero y médico y hoy ocupa la más alta responsabilidad en su país, después de postularse en cuatro ocasiones a la Presidencia.

 

Desde hace siglos, la historia de nuestros países ha estado estrechamente vinculada. Ambas naciones formamos parte de una continuidad geográfica y una identidad común que nos une y nos hermana en la historia, en la cultura y en los valores.

 

En el periodo prehispánico compartimos el esplendor de la cultura maya que se desarrolló en toda su plenitud en la Península de Yucatán y en el territorio de Guatemala.

 

Ese pasado común entre nuestras dos naciones ha contribuido al avance d ellos temas de la agenda bilateral y nos ha permitido mantener el dinamismo de los mecanismos de diálogo y la cooperación en distintos ámbitos.

 

Al igual que a ustedes, nuestros antepasados nos enseñaron a creer y respetar los signos y señales que provee la naturaleza; qué mejor símbolo de unión entre nuestros pueblos que compartir la admiración por esa preciosa ave con origen divino para mayas y mexicas, como lo es el Quetzal.

 

Ave de gran colorido que su país mantiene presente en su moneda de curso actual, que personaliza sus calles y sus ciudades y el cual los mexicanos tenemos presentes de manera permanente a través de Quetzalcóatl, dios de la vida, de la luz, la fertilidad y el conocimiento y en ocasiones señor de los vientos y regidor del oeste.

 

Nuestros gobiernos tienen en sus símbolos ancestrales la guía que asegura a nuestros pueblos trabajo, bienestar y progreso, evitando la violencia y hermanándonos en la lucha a favor de los más desprotegidos.

 

Desde el año de 1848, México y Guatemala establecieron sus relaciones diplomáticas para asumir los retos que significan compartir una frontera de casi mil kilómetros.

 

En esa frontera conviven tres estados, entre ellos Tabasco, mi estado, y 22 municipios de México, con cinco departamentos y 24 municipios de Guatemala, territorios en los que existen importantes redes familiares, económicas y culturales.

 

Nuestras relaciones se encuentran en trato permanente a través de la Comisión Binacional México-Guatemala, mecanismo de diálogo y cooperación, en el que se abordan los temas de la agenda bilateral.

 

Asimismo, las reuniones interparlamentarias entre nuestros dos congresos, activas desde 1986, nos han permitido generar un permanente diálogo político, un incremento de los flujos comerciales y una mayor cooperación que ha beneficiado a ambos países.

 

Guatemala y México, han firmado casi 40 acuerdos bilaterales, lo que refleja un amplio y fructífero conjunto de programas de cooperación.

 

Conocemos del interés que ha manifestado en poner en marcha un plan de desarrollo fronterizo entre nuestros países, similar al que actualmente impulsa México para Centroamérica, con el apoyo de la CEPAL.

 

Esos planes son importantes para frenar el fenómeno migratorio, generando el desarrollo de la zona fronteriza y creando áreas de prosperidad que incentiven a nuestros connacionales seguir en sus respectivos países.

 

Estamos seguros de que sus esfuerzos para impulsar la integración y el desarrollo de Centroamérica, iniciados con los presidentes de Honduras y El Salvador, apenas hace unos días de asumir su presidencia, contribuirán de manera importante a la prosperidad de la región.

 

Estamos seguros de que nuestros gobiernos trabajarán juntos para no criminalizar a todos aquellos que quieran emigrar y por respetar los derechos humanos de quienes así lo decidan, en la búsqueda de nuevas perspectivas de vida.

 

En el Senado de la República, trabajaremos para garantizar la seguridad, la integridad y el respeto de los derechos de quienes acuden a México en busca de refugio.

 

Seremos vigilantes de que la incursión en nuestro país sea con la participación de la autoridad competente y cumpliendo la función de protección, ordenamiento e institucionalización de los flujos migratorios.

 

Señor Presidente: Desde el inicio de esta nueva época, se puso de manifiesto que las relaciones entre los dos países seguirán incrementándose de manera sostenida.

 

El cambio de gobierno ocurrido en Guatemala el pasado 14 de enero, y la llegada de usted a la Presidencia, inauguran una nueva era de entendimiento entre ambos países.

 

Deseamos que continúe y se ensanche la relación de comercio e inversión que históricamente han sostenido nuestras naciones y que su fortalecimiento sea la clave para impulsar el desarrollo fronterizo para nosotros. Ese será el mejor tributo a la vecindad de nuestros pueblos.

 

Es usted el primer mandatario de Latinoamérica que es recibió por el Pleno de esta Cámara de Senadores en la LXIV Legislatura.

 

Valoramos y agradecemos su presencia y la de su comitiva, y esperamos que se hayan sentido como en casa; y le reiteramos nuestro aprecio y amistad con el pueblo guatemalteco, así como nuestros mejores deseos de un futuro próspero para su país.

 

Muchas gracias por su visita.

 

Muchas gracias a todas, a todos por acompañarnos.

 

Agradezco a las distinguidas invitadas e invitados que nos hayan acompañado en esta Sesión Solemne, y solicito a las senadoras y a los senadores integrantes de la Comisión de Cortesía, se sirvan a acompañar a nuestras invitadas y a nuestros invitados hasta las puertas de este recinto, en cuanto así lo deseen.

 

Antes de dar por finalizada la Sesión Solemne, reiteramos nuestro beneplácito por contar con su presencia este día.

 

Damos por finalizada la Sesión Solemne y se solicita a las señoras senadoras y a los señores senadores permanecer en sus lugares para continuar con la Sesión Ordinaria de este día.

 

 

 

-o0o-

Calendario

Augosto 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6