Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión Estenográfica de la comparecencia, ante la Comisión de Justicia, del titular de la Procuraduría General de la República, Raúl Cervantes Andrade, designado por el titular del Poder Ejecutivo Federal.

 

SENADOR FERNANDO YUNES MÁRQUEZ: Muy buenos días.

 

Damos inicio a esta reunión extraordinaria de la Comisión de Justicia, en la cual comparece el ciudadano Raúl Cervantes Andrade, en razón del nombramiento que realizó a su favor el titular del Poder Ejecutivo Federal, como Procurador General de la República.

 

Damos la bienvenida al presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, el senador Pablo Escudero Morales, y agradecemos su presencia en esta Comisión de Justicia; así como al ciudadano Raúl Cervantes Andrade.

 

Adelante, Presidente.

 

SENADOR PABLO ESCUDERO MORALES: Muchas gracias, presidente.

 

La verdad de las cosas es que yo venía a presentar al doctor, porque no lo conocen, entonces quise venirlo a acompañar.

 

Agradecerles la prontitud con que la Comisión lo recibe, desearles mucho éxito en esta comparecencia. Yo me tengo que retirar, voy a la Asamblea del IMSS, con el señor Presidente.

 

Desearles mucha suerte, mucho éxito. Mi felicitación y mi agradecimiento siempre. Va a ser una comparecencia importante, interesante; ojalá que tengamos la versión estenográfica para poderla recibir.

 

Por la mañana recibí una llamada del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, del señor Juan Pablo Castañón, felicitando la propuesta. También de Eduardo Bohórquez, de Transparencia, felicitando la propuesta. De la doctora Ana Laura Magaloni, felicitando la propuesta.

 

Entonces enhorabuena, Doctor. Presidente, gracias. Los dejo, que tengan buenos trabajos y por favor una copia de la versión estenográfica.

 

SENADOR FERNANDO YUNES MÁRQUEZ: Gracias, Presidente.

 

Le pediría a la senadora Angélica de la Peña, nos ayude en primer lugar con la lista de asistencia, en su clase de declaración de quorum.

 

SENADORA ANGÉLICA DE LA PEÑA GÓMEZ: Señor presidente, tenemos quorum en la Comisión de Justicia.

 

SENADOR FERNANDO YUNES MÁRQUEZ: De manera inmediata, poner a consideración de los integrantes de las comisiones, el orden del día propuesto.

 

SENADORA ANGÉLICA DE LA PEÑA GÓMEZ: El primer punto, lista de asistencia y en su caso, declaración de la existencia del quorum, lo cual ya aconteció.

 

Segundo punto, lectura y en su caso aprobación del orden del día.

 

Tercer punto, comparecencia del ciudadano Raúl Cervantes Andrade, en razón del nombramiento que realizó en su favor el titular del Poder Ejecutivo Federal, como titular de la Procuraduría General de la República; con el inciso: 

 

Intervención inicial del ciudadano Raúl Cervantes Andrade, hasta por 10 minutos.

Preguntas y respuestas, a cargo de las y los senadores integrantes de la Comisión de Justicia.

 

Punto número cuatro, discusión y en su caso aprobación del siguiente proyecto de dictamen.

 

Dictamen de la Comisión de Justicia del Senado de la República, por el que se propone la ratificación del ciudadano Raúl Cervantes Andrade como procurador General de la República.

 

Punto cinco, Asuntos Generales.

 

Y punto seis, clausura de la reunión.

 

Es cuánto, Presidente.

 

Pongo a consideración de las y los presentes, si aprueban el orden del día que acabo de leer.

 

Quienes así lo consideren, sírvanse levantar la mano, por favor.

 

Aprobado en sus términos, señor Presidente.

 

SENADOR FERNANDO YUNES MÁRQUEZ: Muchas gracias, senadora de la Peña.

 

Tiene a continuación el uso de la palabra el ciudadano Raúl Cervantes Andrade, hasta por diez minutos.

 

RAÚL CERVANTES ANDRADE: Gracias, Presidente. Gracias, senadoras y senadores.

 

Con su permiso, Presidente.

 

Es un honor para mí estar aquí con ustedes, en mi casa, con mis compañeras y compañeros senadores, con quienes me une afecto especial construido a partir de la vocación compartida de servir a México, nuestro querido país.

 

En los años recientes hemos aprobado diversas medidas legislativas para dar mayor protección a la persona, su dignidad y todas las manifestaciones de ésta. En la deliberación parlamentaria hemos reconocido las ideas y los argumentos de cada una y cada uno de los senadores; así como sus sentimientos y aspiraciones, porque todos somos iguales y porque representamos alguna parte de la sociedad mexicana, tan plural, pluricultural y llena de contrastes.

 

Estoy convencido de que no hay representación pequeña, no hay más representación más importante ni menos importante que otra, porque la dignidad humana no se mide con parámetros cuantitativos; sino que se valora y tutela de modo cualitativo.

 

Esta convicción ha orientad mi vida personal y profesional, y mi desempeño como servidor público; específicamente durante el tiempo que he sido senador y cuando ustedes me mandataron dirigir a ésta, mi cámara.

 

Entonces y ahora, mi motivación en el Servicio Público ha sido participar con responsabilidad, con conocimientos técnicos y con visión de Estado. Esta es mi vocación.

 

Estoy convencido de que quienes aspiramos a vivir en una mejor sociedad, debemos participar. Esa es la razón por la que decidí incursionar en la política por medio del sistema de partidos.

 

Ejercí el derecho humano a participar en el gobierno de nuestro país, porque es también una obligación si queremos que algo cambie. No tengo duda de que la política por encima de la connotación negativa que se le atribuido, cada vez con mayor insistencia, es el instrumento idóneo para evolucionar hacia un Estado de mayores libertades en lo adjetivo y en lo sustantivo.

 

Yo comparto la visión de la política entendida de acuerdo con Max Weber, quien señaló que esta es la actividad dirigida a la actuación y organización del Estado, mediante la elección de medios e instrumentos para alcanzar fines perfectamente determinados.

 

A la política yo he aportado mis conocimientos del derecho, al que he consagrado la mayor parte de mi vida estudiándolo, comprendiéndolo y ejerciéndolo.

 

Ustedes me conocen, hemos trabajado juntos, me han distinguido con su confianza y reconocimiento. Saben que mis posiciones siempre han sido institucionales, sin sesgos partidistas ni atendiendo a otro interés que no sea el público.

 

Además, desde que me incorporé al ámbito público he tenido mis reglas de contacto. Nunca he tratado un tema privado en mi función pública y he transparentado mis intereses, y en todo tiempo mi referente han sido los principios constitucionales y legales.

 

Cuando presidí la Mesa Directiva de esta representación, lo hice con imparcialidad, con manejo institucional, durante los cinco periodos que comprendió los dos ordinarios y tres extraordinarios en los que aprobamos una serie de reformas sustanciales para promover las condiciones materiales favorables para el ejercicio de todos los derechos que tenemos los mexicanos.

 

Creo en la transparencia y en el involucramiento de la ciudadanía en la vigilancia, el control y la cocreación del derecho. Por ello, impulsé desde mi posición de Presidente de la Mesa Directiva el modelo de parlamento abierto, cuyos principios ahora rigen prácticamente las funciones y actividades del Senado.

 

Conozco la Administración Pública Federal porque, como diputado federal y como senador, he participado determinantemente en el diseño de las instituciones y sistemas que ahora son pilares de nuestra democracia.

 

Entre las que se encuentran: El Sistema Penal Acusatorio, el actual modelo de la transparencia y rendición de cuentas y el recién creado Sistema Nacional Anticorrupción.

 

Apoyado en mi equipo profesional de asesores, a los cuales muchos de ustedes conocen, me he involucrado en el estudio, la argumentación, la defensa y concreción de acuerdos dirigidos a modernizar y a hacer más eficientes las estructuras organizacionales del gobierno federal.

 

Comprendo el significado y la trascendencia de los principios de la administración pública, la planeación, organización, dirección, control, coordinación, evaluación, jerarquía y permanencia, los cuales constituyen la base científico administrativa para el ejercicio de las atribuciones que la Constitución y las leyes mandatan a todos los órganos responsables de la administración del Estado, entre los cuales se encuentra la Procuraduría General de la República.

 

En particular, el mandato de la reforma constitucional del año 2008, introdujo un cambio paradigmático que impacta por completo la procuración e impartición de justicia en el ámbito penal.

 

El nuevo Sistema Penal Acusatorio que, complementada con la reforma del 2011 en materia de los derechos humanos, constituye las piedras angulares sobre las que debe descansar el quehacer de la Procuraduría General de la República.

 

En la línea con lo anterior, lo primero que debemos hacer es dar continuidad para encontrar la solución más satisfactoria posible a los grandes casos pendientes, entre los que se encuentran los de Ayotzinapa, Tanhuato, gobernadores, Nochixtlán, desaparecidos, Tlatlaya, por citar algunos.

 

Es innegable que hasta el momento la Procuraduría General de la República bajo la dirección de la maestra Arely Gómez González, ha llevado a cabo una gran cantidad de investigaciones, diligencias, peritajes en búsqueda del esclarecimiento de los hechos en cada uno de estos casos, a fin de determinar responsabilidades y procurar la reparación del daño.

 

Se trata de expedientes que tienen gran cantidad de actuaciones al respecto. Lo importante será intensificar la investigación, sin escatimar esfuerzo alguno.

 

Pero también pienso que debemos trabajar en la transición de la Procuraduría a la Fiscalía General de la República, para que a futuro las víctimas del delito sean atendidas con profesionalismo, pertinencia y prontitud.

 

En línea con mi forma de pensar, quiero invitarles a llevar a cabo un amplio proceso de consulta y debate abierto, para que a partir de diagnósticos amplios y certeros, que cuenten con los insumos necesarios para proponer el mejor diseño organizacional, administrativo y funcional de la Fiscalía General para crear su futura ley orgánica.

 

Necesitamos involucrar a la sociedad civil, académicos, investigadores, especialistas nacionales e internacionales, servidores públicos dedicados a la procuración e impartición de justicia, medios de comunicación y legisladores, a fin de construir el mejor modelo de fiscalía que le permita llevar a cabo su misión.

 

Estoy convencido de que debemos construir una institución profesional, eficaz, eficiente, abierta, confiable y firme. Lo más importante es contar con un sistema de procesos que garanticen las investigaciones científicas, sistemáticas, imparciales, expeditas, que den lugar a acusaciones sólidas y creíbles, con independencia de quien sea el titular de la fiscalía.

 

Es construir una institución de Estado y por ello debemos responder a los siguientes planteamientos.

 

Objetivos generales.

 

¿Cómo asegurar que la Fiscalía General de la República construya su autonomía política y a la vez pueda responder eficazmente a las demandas de justicia y seguridad de los ciudadanos?

 

Por medio de qué mandatos y acciones se logrará garantizar a las víctimas que el Ministerio Público los visualice como los destinatarios centrales del sistema de procuración de justicia.

 

¿Cómo construir la legitimidad social de la institución, para que ésta pueda atraer talento y, al mismo tiempo, revertir la desconfianza histórica de la ciudadanía en la persecución criminal?

 

¿Cuál debe ser a política de persecución criminal del Estado Mexicano? ¿Cuáles deben ser los criterios institucionales para definir, a partir de los componentes del contexto, de la consideración de los méritos respectivos, de los recursos disponibles y de la priorización de casos, si la solución más viable es perseguir el delito por medio de la acción penal o por la aplicación de criterios de oportunidad o a través de soluciones alternas de resolución del procedimiento, es decir, la mediación, la conciliación con la junta restaurativa?

 

¿Cuáles deben ser los criterios que guíen la racionalidad y la proporcionalidad del castigo penal? ¿Cómo garantizar un uso racional y justo de la prisión preventiva como medida cautelar?

 

Capacidades de Investigación.

 

¿A través de qué esquemas será posible elevar sustancialmente la calidad de las investigaciones de los hechos delictivos y generar un trabajo coordinado entre ministerios públicos, policías y peritos?

 

¿Con qué normas y mediante cuáles medidas administrativas será posible establecer y concretar una clara definición entre las funciones designadas a los fiscales y a la policía?

 

¿En qué casos sería deseable crear fiscalías especializadas con personal capacitado específicamente en la persecución de algunos tipos de delitos complejos, como son, por ejemplo, trata de personas, desapariciones o lavado de dinero?

 

Estructura organizacional.

 

¿Cuál debe ser la estructura organizacional, los protocolos de actuación, los controles y procesos internos y los flujos de información que permitan conocer de forma permanente el desempeño institucional e individual de quienes laboran en la fiscalía?

 

¿Cómo diseñar normativamente un servicio civil de carrera que permita alinear al desempeño de cada servidor público con los fines de la institución?

 

¿Cómo solucionar la situación más importante y trascendente que nos hemos impuesto en el nuevo Sistema Nacional Acusatorio, el cambio de cultura institucional y la forma de concebir su finalidad?

 

Colaboración con otras instituciones.

 

Mediante qué mecanismos es posible impulsar, desde la ley, los nexos de trabajo y coordinación de la fiscalía con otras instituciones y poderes del Estado, de los tres órdenes, para generar pautas de colaboración en investigación y persecución de los delitos que no dejen en estado de indefensión a las víctimas.

 

¿Cuáles deben ser las reglas de actuación para definir los tramos de competencia que a cada orden de gobierno corresponden?

 

Me parece que las competencias concurrentes entre la federación y los estados han dejado en indefinición a muchas víctimas, por ejemplo desapariciones, trata de personas y secuestros.

 

¿Cómo precisar y uniformar criterios que generen predictibilidad acerca de cuándo la fiscalía debe atraer investigaciones iniciadas en el orden local?

 

Rendición de cuentas.

 

Cuál es el mejor modelo para garantizar una efectiva rendición de cuentas, a fin de que la ciudadanía tenga acceso a la información completa, de forma periódica, sobre los aspectos más relevantes de la gestión de la Fiscalía.

 

Cuáles son las metas y los indicadores de resultados socialmente cuantificables del trabajo institucional y de los distintos fiscales.

 

Derechos humanos:

 

Cuáles deben ser los mecanismos a través de los cuales la Fiscalía se erige como un garante de la constitucionalidad y legalidad del ejercicio de la fuerza pública por parte de elementos de la policía y las fuerzas armadas.

 

En el contexto del Sistema Penal Acusatorio, el ministerio público responsable de diseñar, argumentar y defender la teoría del caso de los tribunales, ello conlleva en un enorme reto de transformación de los recursos humanos de la institución debido a que por décadas estuvieron acostumbrados a trabajar bajo el modelo inquisitivo.

 

Antes bastaba con integrar la averiguación previa, algunas veces de manera no transparente y violando derechos humanos.

 

Ahora la investigación está bajo del control de un juez y la tutela de los derechos humanos es condiciones indispensable para que se llegue a un buen término.

 

Antes también la política pública estaba dispersa y se concentraba en la atención de casos. Ahora necesitamos imprimirle mucha inteligencia para descubrir los patrones y las causas que originan los delitos, principalmente aquellos que más lastiman a la moral social, a fin de tener información con la cual se diseñan los programas y las políticas que permitan enfrentar la problemática originadora de éstos.

 

En el diseño de dicha política pública, la sociedad, el Poder Legislativo y las entidades federativas son clave.

 

Hoy más que nunca la definición de impartición de justicia presupone determinar al responsable del delito y reparar el daño a la víctima.

 

Sólo así se evitará que personas inocentes sean injustamente condenadas o que los culpables sean falsamente absueltos, considerando esencial volver a insistir en un tema, más importante que el fiscal, que la figura del Titular de la Fiscalía y sus capacidades son las capacidades institucionales que debemos desarrollar para garantizar la ejecución efectiva de la política criminal del país.

 

He aceptado la gran responsabilidad que implica la propuesta con respecto a mi persona que agradezco al Titular del Poder Ejecutivo.

 

Quiero decirles que en congruencia con la imparcialidad y la visión de Estado que siempre he procurado, desde este momento asumo el compromiso, en caso de confiar con su confianza y respaldo de desempeñar las funciones inherentes al cargo con estricto apego a los principios y normas jurídicas, con eficiencia, transparencia, rendición de cuentas y escuchando todo el tiempo, como lo he hecho, las voces de la sociedad, teniendo como prioridad la resolución de los asuntos pendientes y sobre todo la concreción del modelo de procuración de justicia que mejor responda a los ciudadanos y a la gobernabilidad democrática del país, renunciando ex ante a cualquier aspiración político electoral.

 

Muchas gracias.

 

 

*******  (SIGUE SEGUNDA PARTE)  ******

 

Calendario

Enero 2022
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
27 28 29 30 31 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6