Número-276

  • Aproximadamente un millón de niñas y niños en México no tienen acta de nacimiento.

 

Con el propósito difundir el acceso gratuito a la expedición de la primer copia certificada del acta de registro de nacimiento, la Comisión Permanente urgió a la Secretaría de Gobernación a robustecer las campañas de difusión dirigidas a la población en general.

 

El dictamen, avalado por el Pleno de la Permanente, destaca la gratuidad de la expedición de la primer copia, como elemento garante de los derechos a la identidad y la nacionalidad, por lo que es necesario hacerlo del conocimiento de la sociedad, para que se ejerza el derecho de toda persona a acceder gratuitamente a los servicios del registro de nacimiento y de la expedición gratuita de la primera copia certificada de dicho registro.

 

El derecho a la identidad es el reconocimiento jurídico y social de una persona como sujeto de derechos y responsabilidades, indispensable para hacer efectivo el ejercicio de los derechos fundamentales, aseguró la senadora Yolanda de la Torre Valdez, del PRI.

 

A favor del dictamen, la legisladora destacó que cerca de un millón de niñas y niños en el país no tienen acta de nacimiento. La ausencia de registro de nacimiento coloca a la infancia de México en una marcada situación de vulnerabilidad; situación que se agrava cuando forman parte la población de escasos recursos.

 

El  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) declaró que, en 2015, más de un millón 300 mil personas no tenían registro de nacimiento, de las cuales 60 por ciento son niñas y niños.

 

La diputada Ruth Tiscareño Agoitia, del mismo Grupo Parlamentario, destacó que la identidad es el derecho a la personalidad y, por tanto, a ser registrado de manera inmediata al nacer, por lo que el Estado debe garantizar que el trámite de registro y de la primera expedición de acta de nacimiento no tenga costo alguno.

 

Reiteró que de acuerdo con datos de la Unicef existe un gran número de personas que carecen de actas de nacimiento, donde los menores de edad representan 10 por ciento en los países de América Latina.