Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Número-1030

  • Asesinatos de ambientalistas, muestra de la descomposición social y del clima de violencia que impera en el país.

La senadora de Movimiento Ciudadano, Verónica Delgadillo García, propuso que el Senado haga un llamado a la Fiscalía General de la República para que aquellos delitos cometidos en contra de defensores de los derechos humanos ambientales sean esclarecidos, considerando su investigación, persecución y ejercicio de la acción penal como una prioridad nacional.

 

También planteó exhortar a la Junta de Gobierno para la Prevención y Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas para que implemente, de manera urgente, medidas de protección para salvaguardar la integridad y derechos de estos ciudadanos.

 

Mediante un punto de acuerdo, turnado a la Comisión de Justicia, la legisladora de Movimiento Ciudadano señaló que en México aumenta la probabilidad de sufrir algún tipo de agresión cuando una persona es defensora de los derechos humanos ambientales.

 

En los hechos existe una tensión constante entre los derechos al territorio y al medio ambiente, frente a los intereses políticos y económicos que buscan explotar los recursos naturales y el medio ambiente para realizar megaproyectos de desarrollo, refirió.

 

Indicó que el Centro Mexicano de Derecho Ambiental cuenta con el registro de 49 casos de ataques a personas defensoras de los derechos de la tierra, el territorio y el medio ambiente, “destacando 21 asesinatos en diversas partes del país.

 

Lamentablemente, agregó, se está llegando a la normalización de una violencia continua, donde cada vez en más común tener del conocimiento de agresiones y hechos en contra de activistas y defensores ambientalistas.

 

Puso como ejemplo los casos de Samir Flores, que se opuso a una termoeléctrica en Morelos, Homero Gómez Gonzáles, defensor del Santuario de la Mariposa Monarca en Michoacán, el de Raúl Hernández Romero, guía de ese sitió, el de Nora López León, defensora de la guacamaya roja en Chiapas, o el de José Luis Álvarez, protector del santuario del mono saraguato en Tabasco.

 

No se ha hecho nada para evitarlo. En México te matan por defender el medioambiente, es una muestra de la descomposición social que se vive y del clima de violencia que impera en el país, lamentó la legisladora.

 

Verónica Delgadillo expresó que defender el medio ambiente tendría que ser, sin duda, un motivo de orgullo, pero hoy se ha convertido en sinónimo de miedo y muerte.