Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

{audio}2011/boletines/oct/2011-10-26/247.mp3{/audio}

migracionAl inaugurar la mesa redonda Diálogo Multi-actor: Aportaciones y propuestas a la Ley de Migración y su Reglamento, el senador Carlos Navarrete Ruiz, se comprometió a solicitar audiencia con el secretario de Gobernación, para entregarle las propuestas que arroje la mesa, así como dar seguimiento desde el Senado.

El coordinador del grupo parlamentario del PRD manifestó que en la Ley de Migración hay nuevas figuras que celebrar, pero que podrían quedar en letra muerta si no se reglamentan adecuadamente.  

“Con esta ley México se reconcilia con vecinos del sur”, ya que es muestra de que se puede tener una concepción diferente respecto a la migración, respetando derechos humanos y reconociendo que no pueden ser tratados con hostigamiento y agresión, porque es lo que se quiere para los mexicanos que van a Estados Unidos, precisó.

En ese contexto, Navarrete Ruiz declaró que para tener autoridad moral y levantar la voz frente a lo que ocurre en Estados Unidos, se debe atender adecuadamente la frontera sur, entendiendo la necesidad de trabajo, de buscar el ingreso propio e incluso la desesperación de familias que migran para obtener mejores condiciones de vida.

A su vez, el senador Rubén Velázquez López, integrante del grupo de trabajo en materia migratoria del PRD, comentó que el propósito de la mesa es trabajar en la construcción del Reglamento de la Ley de Migración, a raíz de la expedición en 2010, de la ley respectiva.

Explicó que también está pendiente la Ley de los Mexicanos en el Exterior, por lo que aseguró que antes de concluir su encargo, se contará con el ordenamiento, ya que a millones de mexicanos en Estados Unidos no se les da la atención que se merecen.

Por su parte, Elvira Arellano, del Movimiento Migrante Mesoamericano, externó que en la frontera sur de México también se aplican leyes como la de Arizona o la de Alabama, porque los centroamericanos que están de paso sufren muchas injusticias.

“Quienes han estado en albergues del sur conocen muy bien el calvario que viven los migrantes día a día”, subrayó.

Argumentó que México debe enviar un mensaje al mundo de que es un país humanitario y generoso, al igual que sus senadores y diputados, contrario a lo que se vive en Estados Unidos.

Pidió que se tomen en cuenta las propuestas que se entregarán, porque los que han vivido en Estados Unidos y los que aún están allá luchan contra políticas discriminatorias y racistas como la ley de Arizona o la de Alabama.

Finalmente el padre Alejandro Solalinde Guerra, del albergue Hermanos en el Camino de Ixtepec, Oaxaca, manifestó su preocupación ante el hermetismo de la Secretaría de Gobernación, pues existe temor de que se pueda traicionar el espíritu de la ley.

“Tratándose de la ley, no hay colores”, puntualizó.

Al acto inaugural asistieron, la embajadora de Guatemala en México, Rita Claverie de Sciolli; los cónsules de Ecuador, Guatemala y el Salvador en México, Verónica Peña, Héctor Sipac Suin y Alfredo Díaz Barrera, respectivamente.

--oo0oo--