Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

{audio}2011/boletines/oct/2011-10-25/245.mp3{/audio}

haciendaEl secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, reiteró que el paquete económico se construyó en un entorno internacional complicado, pues existe una crisis de confianza financiera y fiscal en Europa que ha afectado las perspectivas de crecimiento de naciones emergentes como México.

Además --apuntó-- dicha crisis se registra en un contexto donde el crecimiento de Estados Unidos es menor al que se esperaba.

Sin embargo, aseguró que no se encuentran elementos de preocupación en las estimaciones que se enviaron al Congreso y que se encuentran a consideración de los senadores.

Durante su reunión con senadores del PAN, PRI, PRD, PVEM y Movimiento Ciudadano, Meade Kuribreña fue cuestionado sobre los criterios generales de política económica estimados para la Ley de Ingresos de la Federación.

Enfatizó que nuestro país necesita encontrar un balance para que se promueva la demanda en las fuentes internas de crecimiento y se mitigue el contagio financiero del exterior.

Reconoció que el nivel incertidumbre ya se aprecia en las variables económicas de México, pues el riesgo país ha aumentado, pero con una magnitud menor que de 2008 a 2009.

También dijo que el tipo de cambio “se ha movido”mucho menos que en las crisis de 1995 y 2008, cuando alcanzó un máximo de 15.4 por ciento.

Por ello era importante que las proyecciones del paquete económico fueran objetivas y se ubicaran en los rangos que observan los analistas, así como cuidar la estrategia multianual para generar finanzas públicas balanceadas.

En el intercambio de puntos de vista, el senador panista Juan Bueno Torio dijo que si bien se trata de un paquete inercial “consideramos que dada las circunstancias económicas y financieras por las que atraviesa el mundo ha sido una buena decisión del gobierno federal”.

Puntualizó que las estimaciones económicas que se han planteado en este momento tienen sustento y base en “los buenos resultados del manejo de la política económica de nuestro país en los últimos años”.

Este proyecto inercial --agregó-- también nos permitirá crecer el próximo año, con las variables establecidas, de cerca del 3.2 por ciento, “que con el 5.6 del 2010 y el 4.2 de este año vamos a tener un promedio de crecimiento del 4 por ciento en los últimos tres años de este sexenio”.

Por el PRI, el senador Francisco Labastida Ochoa aseguró que el paquete económico aprobado por la colegisladora es pro-cíclico y “va a acentuar la caída de la economía”, porque reduce el porcentaje de la deuda.

Dijo que con la Ley de Ingresos presentada al Senado “han preferido la estabilidad a toda costa, en lugar de impulsar el crecimiento”, pues el déficit se estima en 0.4 por ciento del PIB cuando los déficits fiscales observados están por encima del ocho por ciento.

A consecuencia de esta política el Presupuesto de Egresos que propuso el Ejecutivo para el siguiente año “castiga” el gasto social en varios sectores como el campo y la construcción de infraestructura, acusó.

Afirmó que son falsas las aseveraciones de que los legisladores priistas impulsen el aumento en el precio de la gasolina, ya que las facultades para autorizar el costo de este combustible le corresponden exclusivamente a la Secretará de Hacienda y Crédito Público.

El senador perredista Francisco Castellón Fonseca coincidió en que la Ley de Ingresos es inercial ante el entorno internacional que representa una “amenaza” para el crecimiento de la economía mexicana.

Ello, advirtió el legislador, puede provocar severos problemas ante los cuales no estamos blindados.

Dijo que reducir las expectativas de crecimiento en 3.3 por ciento es evidencia del riesgo que enfrenta la economía nacional, por lo que “nos extrañó mucho la manera en que está presentado el paquete fiscal porque prácticamente representa un ejercicio inercial con respecto al año pasado”.

Como medida fiscal, recordó que su grupo parlamentario ha planteado eliminar el Impuesto Empresarial de Tasa Única, debido a que impide la creación de más empleos.

Por su parte, el senador Francisco Agundis Árias, del PVEM, consideró que La ley de Ingresos para el próximo año “es el resultado de un escenario adverso”.

Sin embargo, reconoció el “manejo responsable” de las finanzas públicas, por parte del Ejecutivo federal, que además “ha contado con el respaldo del Legislativo en la aprobación casi total en las propuestas que ha enviado”.

Pero, se dijo preocupado por la eliminación de algunas cuotas de derechos, ya que lo recaudado por éstas se dirige al cuidado del medio ambiente.

Por último, el senador Dante Delgado, del Movimiento Ciudadano, señaló que la política fiscal actual “ha cegado a casi todos los partidos, gobernadores y presidentes municipales” que cabildean en Cámara de Diputados por más recursos presupuestales para el 2012, “sin exigir cambios de fondo”.

Consideró que aun cuando en el dictamen el déficit de ingresos respecto al PIB se incrementa en 100 por ciento, éste es “subestimado” porque la deuda real se integra por los requerimientos financieros del gobierno federal.

Apuntó que al cierre de julio de este año, el IPAB contaba sólo con ocho mil millones de pesos para proteger más de dos billones pesos en depósitos bancarios.

“Después de la baja internacional de la calificación de los bancos españoles que operan en México, el gobierno ya no pude seguir mintiendo sobre el riesgo de la crisis bancaria” y ante tanta incertidumbre internacional y complacencia nacional se dispuso una previsión para que el Congreso autorice “un cheque en blanco” al Instituto.

En sus respuestas y al referirse a las propuestas de eliminar el Impuesto Empresarial de Tasa Única, Meade Kuribreña explicó que de quitarse éste sólo la mitad de las empresas pagarían el Impuesto Sobre la Renta y se estaría regresando “al régimen tributario que teníamos a principios de los 80”.

Aseguró que los ingresos se han fortalecido con la introducción del IETU y se estima que al término de este año este tributo recaude 108 mil millones de pesos.

“Sumando el impacto del IETU con lo que se recauda de manera directa estamos hablando de 111 mil millones de pesos”, precisó.

En este sentido, el funcionario informó que en 2011 se espera que la recaudación por IVA e ISR sea del 5.4 por ciento del PIB, lo que será la más alta de la historia con un entorno tributario que es sustancialmente más amable en términos de sus tasas.   

Además, agregó, en se contará con más 35 millones de contribuyentes.

Reconoció que el Ejecutivo y el Legislativo “en estos seis años hemos hecho de la estabilidad una política de Estado porque se ha cuidado mucho la economía”.

El país ha pasado momentos muy difíciles, han sido años muy complicados y efectivamente el Ejecutivo ha contado con la solidaridad del Legislativo, puntualizó.  

--oo0oo--