Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la participación del senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, en el Foro “Importancia y Uso de la Información del Censo de Población y Vivienda 2020”, organizado por el INEGI. 

 

Agradezco a la Junta de Gobierno del INEGI, esta invitación. Y, me da gusto compartir este panel con personajes de la vida pública de México.

 

Indudablemente, el INEGI produce datos que son elementales y necesarios para el diseño de políticas públicas y el Censo de Población y Vivienda, es el producto más acabado, más importante para conocer el avance y las condiciones del país.

 

En esta edición podemos advertir que el país arrastra gran cantidad de males, a causa de las políticas neoliberales, tales como el bajo promedio de los años de escolaridad, la desigualdad de género, la falta de acceso a servicios de salud, las carencias en la vivienda y una amplia brecha de servicios digitales.

 

Por eso, no es subjetivo calificar como nocivas las fallas de la política y efectos que provocaron, del modelo económico anterior, puesto que así se refleja en la medición de la realidad mexicana.

 

A los resultados del Censo se sumaron los resultados de otros instrumentos estadísticos del INEGI, que muestran las problemáticas adicionales; que van desde los altos índices de inseguridad y de impunidad, hasta la mala calidad de los servicios municipales y las carencias económicas provocadas por el desempleo.

 

Se trata de indicadores estadísticos que no dejan lugar a dudas y que comprueban que México necesita un cambio de modelo, un cambio de régimen, así como de la consolidación de un Gobierno progresista como el actual, que hiciera propias las demandas de la sociedad para poder dejar atrás estos rezagos.

 

Por eso la mayoría legislativa en el Senado de la República se ha abocado y se ha propuesto generar un piso parejo para todas y para todos los mexicanos, a través de una agenda de vanguardia, que busca acabar con las desigualdades que el censo refleja.

 

Por eso, en estos primeros años de trabajo legislativo, hemos aprobado reformas para fortalecer el Estado de bienestar en todos sus ámbitos; las cuales harán posible el avance de la educación en México, que la universidad en el acceso a los servicios sea evidente y sea clara, y que tengamos acceso a servicios de salud de calidad.

 

Que la universidad pública o privada se complemente y que logremos sacar adelante y superar este rezago criminal al que nos han sometido los últimos gobiernos.

 

Que la gente recupere la confianza en las instituciones a través del combate a la corrupción y que el Ejecutivo Federal cuente con las herramientas necesarias para pacificar al país.

 

Se trata de una tarea que no admite descansos.

 

Por eso en el Senado el día de ayer, el primer día de sesiones del Periodo Ordinario, se aprobó un acuerdo para que podamos sesionar a distancia, con la finalidad de seguir impulsando las bases de la transformación sin exponer la salud y la vida de las personas que acuden al recinto o que trabajan en nuestro entorno.

 

Por unanimidad, aprobamos que esto pudiera ser posible.

 

Por todo esto y, en virtud de la brevedad del tiempo, puedo decirles que los datos del INEGI orientan en gran medida el trabajo legislativo, pero también nos muestran el gran reto que enfrenamos en la construcción de un régimen verdaderamente justo y cercano a lo igualitario.

 

La información del Censo 2020, será, en gran medida, una línea base con la cual los próximos 10 años generaremos las políticas y los cambios legislativos que hoy se están implementando.

 

En lo personal, estoy seguro de que la próxima edición del Censo nos mostrará una mejor realidad para el país, pues por primera vez en su historia México tiene un Gobierno que está generando políticas para atender las necesidades de la mayoría de la población antes ignorada y para construir un estado de bienestar digno y eficiente.

 

Enhorabuena por haber concluido con éxito esta edición del Censo y al Presidente nuestro respeto y nuestra consideración.

 

Pero sobre todo a las 150 mil personas que acudieron como entrevistadores a todos los lugares del país, que caminaron por todo el territorio para poderlo llevar a cabo.

 

Creo que es pertinente decirles que tenemos muy claro lo que está sucediendo y lo que está pasando.

 

México tiene un gran reto y en el Senado tenemos una Agenda de 50 prioridades, que tiene que ver mucho con lo que el Censo nos arroja.

 

Las 50 prioridades están en la Página nuestra, en la Página no podría desarrollarlas y por el tiempo que quiero respetar, no puedo decir muchas cosas que me gustaría decir.

 

Pero me da mucho gusto participar con las personalidades que aquí están y una de las tareas pendientes, lo he dicho siempre, es revisar la Ley de Coordinación Fiscal, pero todo el Sistema Fiscal después de la pandemia que nos ha azotado terriblemente.

 

Saludos. Muchas gracias.