Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la reunión a distancia del senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, con integrantes de la Asociación Nacional de Empresarios Independientes, ANEI.

 

 

Muchas gracias.

 

Gracias a Fernando, Samuel, muchas gracias por la bienvenida, y a todos los que se han conectado. Muchas gracias.

 

Es un momento clave, hoy anunció el Presidente –y lo tomo como inicio– una iniciativa que va a tener que ver mucho con los empresarios, pequeños, medianos y grandes; que es una iniciativa que contempla la modificación y armonización de la Ley del Trabajo, la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social, Ley de INFONAVIT, el Código Fiscal, la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la Ley del IVA. Es decir, seis ordenamientos jurídicos y que regulará la subcontratación de personal, los servicios y obras especializadas y las agencias de colocación.

 

Esta iniciativa permitirá y regulará los servicios y obras especializadas que no forman parte del objetivo social, ni de la actividad económica de la beneficencia. Es un tema muy importante la subcontratación de personal y, por eso es que ojalá y podamos platicar después.

 

Pero hoy, voy a dirigirme a ustedes, voy a tratar de ser muy estricto en la conferencia que me han pedido desde algunos meses y que por fortuna, hoy la hemos concretado.

 

En efecto, lo que decía Fernando, estoy convencido de que son los pequeños y medianos empresarios los que día a día construyen México. Por eso sé que nos une un mismo objetivo: que a México le vaya bien y, por eso celebro la oportunidad de dialogar hoy con todos ustedes.

 

Cuando Fernando Turner me invitó, me explicó cuál era el propósito. A Fernando yo lo conocí en el 2011, cuando juntos incursionamos en la campaña política del actual Presidente y que él había sido propuesto como secretario de Economía.

 

Creo que le puede caber muy bien a Fernando el mote de activista social: comprometido con el cambio y la innovación; y obviamente como fundador de la ANEI, convencido del papel que todos ustedes juegan, los que están en las trincheras, juegan en la defensa de las PyMES.

 

Y, aprecio esta oportunidad para dialogar, porque eso es justo lo que necesitamos en nuestro país. Más y mejor diálogo entre todos y todas, con todos los sectores: diálogo, no una profunda confrontación, diálogo.

 

México atraviesa, sin duda, innegablemente, por situaciones de polarización, provocadas no sólo por el momento, por la decisión que tomó el pueblo de México, de una transición política; sino ahondada, profundizada por la presencia de una crisis sanitaria inesperada, la del Covid-19, que ha venido a provocar cambios económicos y sociales, no sólo en nuestro país, en nuestra región sino en el mundo.

 

Esta pandemia nos tomó en medio de un proceso de transformación que busca ir a fondo en el combate a la corrupción, en el cambio de modelo económico y político que había prevalecido en el país y donde obviamente enfrentamos intereses y resistencias normales.

 

Es normal y democrático que haya quienes no están de acuerdo y que puedan manifestarlo.

 

Es más, aquí en esta asociación muchos podrán no estar de acuerdo o no coincidir con el camino que se ha tomado, y me parece que es democrático.

 

Es normal encontrar este tipo de manifestaciones, de posiciones, frente a decisiones políticas que quizá no se compartan.

 

Ahora que tenemos, ahorita están discutiendo, creo que ya están por terminar, en una discusión del presupuesto 2021 que se aprobó en lo general y estaban en la discusión de más de mil reservas en lo particular, frente a este presupuesto -desde mi punto de vista- restrictivo, difícil, muy ajustado a la realidad que el país tiene para enfrentar esta crisis pandémica, y frente a la decisión, hasta ahora, una decisión política de no adquirir deuda, obviamente los reclamos de la población los estamos enfrentando con apego a dos principios: libertad y respeto a las ideas.

 

Por eso Fernando, en un tono amable, coloquial, dice: “¿Hoy no tienen manifestación?” Y yo le digo sí, sí, aquí todos los días tenemos manifestación.

 

Ahora, esto va a venir a agudizarse, sin duda, el año 2021.

 

¿Por qué? Porque viene el proceso electoral donde se van a renovar la totalidad de diputados y se van a renovar 15 gubernaturas estatales, entre ellas la de Nuevo León. Y esto será un momento para expresar nuestra posición de manera pacífica en las urnas.

 

Los rebrotes y repuntes del contagio de Covid, de esta pandemia en el mundo, son un recordatorio de que todas las contingencias tienen que ser atendidas y no debe de confiarse en ellas.

 

Tendremos que aprender a convivir con este tipo de pandemias y que para aspirar a la normalidad democrática, política, social, se deben realizar grandes esfuerzos en materia económica y de salud, pues, además de salvar vidas, el Estado Mexicano tiene la obligación de hacer frente al financiamiento, a los efectos adversos de la pandemia y al mismo tiempo debe cumplir con los compromisos contraídos con la sociedad mexicana.

 

A diferencia de lo que han hecho otros países contrayendo enormes deudas, lo decía yo hace unos días con un grupo de inversionistas, en otros países se ha acudido a deudas enormes para intentar, para tratar de inyectar dinamismo a sus economías. No necesariamente han sido exitosas o han tenido éxito.

 

El Gobierno de México, el Presidente, porque es el único responsable de la economía como titular del Poder Ejecutivo Federal, ha mantenido firme su compromiso de no adquirir nuevos empréstitos, ni elevar los impuestos o crear nuevos; pero sí aplicar –dice él– una sólida política anticorrupción y de austeridad republicana para eficientar el gasto público, transparentar su gasto y también su aportación a la sociedad y que sea por todos conocida.

 

Se estima que de haber adquirido deuda, según estudios actuariales, actualmente se tendría que destinar alrededor de 300-350 mil millones de pesos adicionales para financiar distintos rubros.

 

Esto es sólo uno de los argumentos que corroboran que la estrategia mexicana hasta ahora ha sido adecuada, desde mi punto de vista. Podrá haber puntos de vista distintos.

 

El Banco de México ha catalogado como sano, el marco macroeconómico nacional. Hoy mismo, una calificadora internacional ha calificado de manera correcta a México y ha destacado su disciplina financiera y su atención al marco macroeconómico nacional.

 

Esto, aunque algunos no lo acepten, aleja los malos augurios de quienes insisten en que el país podría perder su grado de inversión: no lo perdió, lo mantiene, y que las agencias calificadoras de riesgo bajen su calificación crediticia.

 

Hace unos días, Larry Fink, director general de BlackRock, que ustedes lo conocen, algunos lo han escuchado, expresó su optimismo respecto del panorama económico para México; y recomendó invertir aquí, un país con una base educativa y tecnológica atractiva, cercana –dijo él– los Estados Unidos.

 

Yo creo, se los digo con toda honestidad, que no sé si logre el Presidente seguir con esta política pública de endeudamiento, no lo sé. Pero puede que en los próximos meses, se haga crecer la necesidad de mayor inversión pública en sectores estratégicos de la sociedad, donde el presupuesto no alcance a cubrir ese tipo de estrategias para nueva infraestructura.

 

Con tres pilares como ejes: combate a la corrupción, no al endeudamiento público y en general, establecer categorías de no excepción en cargas tributarias para la sociedad, seguiremos caminando hacia la reactivación económica.

 

En el Senado de la República, en donde tengo el honor de presidir la Junta de Coordinación Política, aprobamos hace unos días el Paquete Fiscal, la Ley de Ingresos o lo que le llamamos Miscelánea Fiscal, agregando los recursos del Fondo de Salud para el Bienestar; eliminando la facultad del SAT para que los auditores pudieran tomar fotografías o videos en sus visitas domiciliarias, disminuyendo la fase de retención de plataformas digitales y ajustando el cobro de derechos en el sureste del país.

 

La primera parte incluso coloquialmente, popularmente se le llamó el big brother fiscal. Por fortuna no pasó, el Senado lo rechazó y lo reenvió a la Cámara de Diputados para su modificación.

 

El paquete fiscal, desde nuestro punto de vista, es realista con la situación que vive el país.

 

Yo tiendo más a la teoría de la progresividad fiscal, pero entiendo que el Presidente de la República se comprometió, en su campaña, de que en los primeros tres años no habría nuevos impuestos, ni cargas tributarias, ni una política fiscal agresiva en el país, sino es prácticamente la misma política fiscal que en el pasado se llevó a cabo.

 

Este paquete fiscal es realista, busca favorecer la estabilidad macroeconómica, promueve el gasto eficiente, combate la corrupción, y eso sí, combate la evasión fiscal, repito, sin aumentar impuestos, sin contraer deuda, con sobriedad y con responsabilidad ante los retos que enfrentamos y con recursos suficientes para atender los principales retos, las principales prioridades: salud, educación, infraestructura y bienestar social.

 

Hace unos días, el 21 de octubre, aprobamos la extinción de fideicomisos que dependían del Poder Ejecutivo. Con ello dimos cumplimiento a un compromiso presidencial. Hubo mucha polémica, mucha polémica y hubo también algunas investigaciones del uso indebido de algunos de los fideicomisos.

 

Yo no pudiera generalizar, no quiero generalizar, ni a los beneficiarios, ni el manejo de los fideicomisos, pero algunos de ellos estaban llenos de opacidad, discrecionalidad y se convirtieron en campos abiertos para la comisión de irregularidades que representaron miles de millones de pérdidas de la Hacienda Pública y que no tenían ninguna forma de rendir cuentas.

 

Es importante señalar que los recursos van a seguirse entregando; aquellos que están dedicados a personas dedicadas al periodismo, a la investigación, al deporte, o a las víctimas de violaciones a los derechos humanos, se van a entregar de manera directa por parte de la TESOFE, de la Tesorería de la Federación.

 

Y estos recursos federales seguirán beneficiando al universo que los fideicomisos habían venido beneficiando, sólo que ahora con transparencia y con mucha claridad del destino de ellos hacia quién y por qué.

 

Estos recursos fueron asignados a través del presupuesto que hoy se está aprobando en lo particular, Presupuesto de Egresos de la Federación, y se aplicaron los principios de planificación, anualidad, previsión, claridad, posibilidad y exactitud, con lo que se garantiza, desde mi punto de vista, una mayor rendición de cuentas y transparencia, eliminando la intermediación para llegar directamente, repito, a las personas que necesitan los recursos, los que a su vez podrán ser beneficiados, y también van a destinarse recursos a la pandemia COVID-19, a la salud pública, que es un tema fundamental.

 

Este es un tema, el de la salud, que ha generado preocupación no sólo entre algunos sectores de México, sino también en otros países.

 

Como senador, mantengo un diálogo permanente con legisladores y parlamentarios de todo el mundo, y he tenido que responder a las dudas.

 

Por ejemplo, de una parlamentaria británica, que preside grupos de derechos humanos, integrados todos los partidos, explicarles todo esto, porque se suscitó este cambio en el Gobierno mexicano. Pero, le garanticé que no habría ninguna persona que estuviera fuera del beneficio y de la protección de los derechos humanos.

 

Estamos trabajando en muchos temas, tenemos una agenda muy amplia. Claro, no me da el tiempo suficiente para explicarles toda la agenda legislativa; pero en los próximos días tenemos la agenda legislativa completa.

 

Uno de los temas claves es la despenalización en el uso de la mariguana, que este viernes próximo habrán de celebrarse sesiones ordinarias de las Cámaras, y en los próximos días también en el Pleno, habrá una discusión muy fuerte sobre la cannabis indica.

 

Esta ley ha sido muy comentada, ¿por qué tenemos qué hacerla? Se preguntarán algunos, porque así como hay quienes están a favor, también hay quienes están en contra de esta modificación.

 

Primero, tenemos que atender una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, para legislar en esta materia de despenalización de la mariguana. Repito, los plazos: el viernes tenemos Comisiones y el próximo miércoles o jueves estaremos discutiendo en el Pleno los alcances de esta ley.

 

También estamos trabajando en reformas al Poder Judicial federal, que presentó el Ejecutivo como iniciativa, y algunas otras de legisladores en lo individual.

 

También hay una Ley Orgánica de la nueva Fiscalía General de la República, que tenemos que revisar. Y, hay políticas pendientes en materia de progresividad fiscal, reformas para eficientar el gasto y fomentar la inversión.

 

Y, ayer y hoy se han anunciado en estas conferencias matutinas o mañaneras, como algunos han solido decirles, tres reformas importantísimas a las que tenemos que darles atención y prioridad, aparte de las que ya les mencioné:

 

El sistema de pensiones, es decir la Ley de Afores, para trascender a un modelo mejor, nuevo, más justo para los ahorradores-trabajadores. Y, también la Ley al INFONAVIT, las modificaciones a la Ley de INFONAVIT que se anunciaron hace unos días; y hoy lo que les decía al principio de esta intervención, que es la Ley del outsourcing, denominado outsourcing, que es subcontratación.

 

Me detengo un poco en la reforma al sistema de pensiones.

 

El sistema de pensiones actual, lejos de brindarle esperanza de un futuro mejor, pinta un panorama oscuro para las futuras generaciones, y no sólo en México, sino en el mundo. En Chile, en medio de la pandemia, miles de personas salieron a las calles de Santiago para exigir cambios en las regulaciones de los administradores o administradoras para el ahorro.

 

En Francia, a finales del año pasado, París quedó paralizado cuando quienes trabajaban en los servicios de transporte público, decidieron parar para exigir mejores condiciones de retiro.

 

La reforma al sistema de pensiones, va a permitir corregir algunas deficiencias propias de un modelo vigente desde hace 23 años. Va a disminuir las semanas de cotización para que más trabajadores puedan retirarse y aumentar su ahorro para el retiro; es lo que llamamos tasa de reemplazo, para que los trabajadores en edad de jubilarse obtengan mayores recursos y mejores condiciones para su trabajo.

 

El incremento de 6.5 por ciento al 15 de la contribución de ahorro para el retiro de los trabajadores, será mayormente absorbido por el Gobierno, ya que la reforma está planteada para beneficiar a los trabajadores de menores ingresos, que ganan hasta cuatro UMAS, lo que representa casi el 70 por ciento de los trabajadores registrados ante el IMSS. Por lo consiguiente, no se prevén incrementos en las aportaciones patronales de las PyMES.

 

Además, la reforma incluye transicionalmente ocho años, con dos años de gracia, por los efectos económicos de la pandemia, a fin de que las empresas estén mejor preparadas para su entrada en vigor. Dos años.

 

A esto se le llama en la ley, un periodo vocatio legis, que quiere decir que no se aplica la ley por un espacio de tiempo sino hasta dentro de dos años, o según lo diga el transitorio.

 

Les platico un poco lo que, aquí tenía una nota sobre lo que les decía de la mariguana o cannabis.

 

¿Cuáles son los ejes rectores? La promoción, respeto y protección, así como la garantía de los derechos humanos y goce efectivo sin discriminación ni criminalización alguna.

 

La atención de consumo problemático del cannabis psicoactivo, con un enfoque de salud pública y medidas de prevención, intervención oportuna, atención, tratamiento, recuperación, rehabilitación y reinserción social; también la protección de grupos en situaciones de vulnerabilidad y derivados como niños, como niñas, como adolescentes, mujeres, comunidad de LGTTTI, personas mayores, personas con discapacidad, así como pueblos y comunidades indígenas; personas como campesinos, ejidatarios, ejidos, comunidades agrarias, comunidades en situación de marginación.

 

Otro de los ejes rectores es la regulación del cannabis y sus derivados, con perspectiva de género o interculturalidad, con un enfoque transversal y multidisciplinario.

 

La autodeterminación de las personas mayores de edad, cuyo derecho no debe ejercerse en perjuicio de terceras personas.

 

Otro de los ejes rectores, el fomento a la paz y la seguridad de la sociedad en la disminución de la corrupción y la violencia.

 

Algunos aspectos relevantes del proyecto, sólo será sancionado penalmente la posición del cannabis psicoactivo cuando sea superior a los 200 gramos.

 

Es muy importante decírselos, porque anteriormente, esto se está discutiendo, de los 28 gramos, es en una cantidad superior a los 28 gramos, esto se está discutiendo aún porque algunos quisieran agregarle 200 gramos, que es una cantidad enorme y que después de los 28 gramos no sea prisión o privación de la libertad, sino sancionado pecuniariamente; pero es una discusión que traemos todavía de aquí al viernes.

 

La posesión de una cantidad igual o superior a la que resulte, de multiplicar por dos mil la prevista en la tabla que contiene actualmente el artículo 479 de la Ley General de Salud, que presume que tiene como objeto cometer algunas de las conductas previstas en el Código Penal Federal; actualmente son: prisión, el que tenga esta posesión de 10 a 25 años.

 

¿Qué pasa en la práctica? Que las cárceles, los centros de reclusión o los reclusorios están llenos de personas, hombres, mujeres y jóvenes, por posesión de gramos de mariguana.

 

También en el proyecto se disminuyen las penalidades para conductas relacionadas con narcóticos establecidos en diversos artículos del Código Penal Federal, cuando se trata de conductas relacionadas con el cannabis psicoactivo.

 

Se castiga de cinco a 10 a quien emplee niñas, niños o adolescentes en cualquier actividad relacionada con este problema, siembra, cultivo, plantación, cohecho, comercio, producción, distribución, suministro, o cualquier incorporación en la etapa de cadena productiva.

 

Es una iniciativa bastante interesante; todavía se sigue discutiendo.

 

Trata sobre el consumo que efectúan las personas físicas en su vivienda, en su casa habitación o en el domicilio social, integrantes de asociaciones de consumo que no deben efectuarse frente a niños, niñas, adolescentes, así como de personas que no hayan otorgado su consentimiento libre e informado.

 

Es muy pesada esta ley, pero de mucha discusión. Tenemos prácticamente dos años.

 

Ahora bien, voy a platicar, ya no me detendré en esto, me queda muy poco tiempo, no quiero abusar, pero son tantas cosas de las que tengo que platicar con ustedes, que el tema económico es clave.

 

Yo creo que en esta asociación, porque yo conozco muy bien a Fernando; Fernando Turner es una persona consciente y entiendo que en algunos miembros hay no sólo una posición de diferir con algunas políticas públicas.

 

He leído a Fernando Turner desde hace mucho tiempo y a veces también leo sus declaraciones, y me parece que es normal.

 

El Poder Legislativo se ha convertido en un Poder real. Sí intentamos y queremos consolidar un auténtico equilibrio de poderes, un auténtico Estado de derecho.

 

Yo sí creo eso, estoy convencido que sin un Estado de derecho firme no saldríamos adelante.

 

Sea quien sea el partido que gobierne, que espero pueda ser la izquierda democrática en el futuro; sin embargo, las votaciones y las elecciones que cada tres años se realizan, es parte fundamental de lo que a mí me interesa que ustedes estén enterados; 2021 será un año en el que los efectos económicos de la crisis 2020, esta crisis que es generada por este coronavirus, seguirán vigentes lamentablemente.

 

Yo no soy de los que piensan que ya aparecida la vacuna resolveremos todo, no; ayudará a normalizar, pero las secuelas van a ser profundas, profundas. Por eso los diálogos con ustedes son claves.

 

Yo sí creo en el diálogo y creo que quienes gobiernan los estados, el propio país, tiene que tener una relación de mayor contacto con las organizaciones, no sólo económicas sino sociales.

 

Porque con el sector empresarial, para que las inversiones comprometidas en los proyectos distintos de infraestructura, para que se materialicen, o para que se promuevan nuevas, para que se preserve el empleo, son ustedes, ustedes son los que generan la mayor cantidad de empleos, no el gobierno, el gobierno promueve, pero los empleadores son ustedes.

 

Por eso también la importancia, y yo sí creo, en la inversión extranjera, sí creo que hay que respetar el Estado de Derecho porque a través de estas inversiones se aporta empleo, desarrollo.

 

No podemos vivir en una ínsula, no debemos vivir en una ínsula, nuestra aldea global nos obliga a prepararnos y a ser eficientes y eficaces frente al resto del mundo.

 

Por eso, creo que las PyMES generan más del 60 por ciento de los empleos en el país.

 

La reactivación económica no se podría dar sin ustedes, los empleadores no existen o se ahuyentan por la falta de un Estado de Derecho y de un principio de legalidad en el que no se ponga en riesgo su confianza, pero también su inversión.

 

Termino diciéndoles que tengo muchas cosas que hablar con ustedes, pero me pasaría horas.

 

El Senado tiene un papel central en esta tarea: sentar las bases que den certeza a la inversión, a través de disposiciones que fomenten, repito -y es la cuarta vez que lo menciono-, que fomenten y fortalezcan el Estado de Derecho y ayuden a combatir la inseguridad y la corrupción.

 

Para nosotros es fundamental brindar certidumbre a los negocios, certeza jurídica, combate a la corrupción y obviamente el pago de impuestos, que la mayor parte de gente lo hace puntualmente.

 

No hay ninguna aseveración, descalificación en contra de nadie, pero creo que cada vez hay más responsabilidad tributaria de quienes obtienen ganancias legítimas y que contribuyen con el erario público.

 

Ustedes lo saben muy bien, México es de los que más recaudación, de los que menos recaudación tiene, 16 por ciento; la mitad, 16 por ciento de recaudación, la mitad que en Brasil y Argentina. Fíjense nada más, estamos a la mitad de esos países, y por muchas razones. Pero creo que los que no dejan de pagar son las pequeñas y medianas empresas.

 

Por esa razón, yo creo que nos falta mucho por hacer, aprender en este nuevo modelo de política. Podremos no coincidir con el Gobierno, puede ser.

 

El Presidente de la República, lo sabe Fernando Torner, es un hombre honesto, es un hombre auténtico, es un hombre perseverante, ¡perseverante!, pero no es corrupto y no es un hombre que tenga odios, aunque algunos piensen que sí, por la polarización que a veces se provoca; pero no.

 

Fernando tuvo muchas pláticas, como yo; yo era el coordinador de la campaña, cuando fue candidato a la presidencia, la segunda vez, en el 2012, tuvimos muchas pláticas.

 

Él tiene un estilo, el Presidente de la República tiene un estilo de Gobierno. Él ha impuesto su estilo de Gobierno, como lo hubiera impuesto cualquier otro Presidente.

 

Podríamos no coincidir con su estilo de Gobierno, pero tenemos que acostumbrarnos a este estilo de Gobierno, mientras él sea legítimamente el Presidente de la República o bien, esperar el 22 para la revocación de mandato, que se dará en agosto –si mal no recuerdo– del 22 o votar, que es la mejor fórmula en países democráticos.

 

Entonces, yo creo en la democracia. Soy muy optimista yo en el país, soy muy optimista y no dejo de ser realista.

 

Entonces, creo me extendí un poco, una disculpa, y muchas gracias.

 

Saludos a todos.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Gracias, senador.

 

Hay varios comentarios de varios de nuestros socios, que quisiera cederles la palabra directamente, más allá de, aquí hice varias anotaciones.

 

Pero voy a cederle la palabra a Jacobo García, trae ahí una pregunta interesante. Adelante Jacobo, para no interrumpir, porque tenemos poco tiempo, aprovechar el tiempos que nos está cediendo el Senado.

 

JACOBO GARCÍA: Gracias, Samuel. Saludos a don Fernando.

 

Buenos días, senador, gracias por su plática.

 

Como sabe, algunos de los escándalos de corrupción más recientes han involucrado a legisladores, y esto no es una cuestión de partidos, esto sucede en todos los países, ¿no? Siempre la labor legislativa implica ciertos riesgos, particularmente en temas como cabildeo.

 

La pregunta es, ¿qué se está haciendo en el Senado para atender esos riesgos? Y, poner sobre la mesa la posibilidad de que la OCDE les ayude; la OCDE tiene trabajo realizado en este tema de las mejoras prácticas de cuerpos legislativos.

 

Si me pudiera dar el contacto de alguna persona para hacerles una presentación, con mucho gusto podríamos ayudarles en este sentido.

 

Gracias. Gracias, Samuel.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Sí, Jacobo, te voy a dar un contacto, la propia Alisa, que me ayuda en eso. Te va a buscar para la presentación.

 

Pero, déjame responderla. Sí, lamentablemente se han dado revelaciones: ayer nada menos, en un periódico nacional, en el periódico Reforma y hoy dan continuidad, a una confesión, así se le llama, una declaración confesa de un exsecretario técnico del Senado de la República, exsecretario técnico de la Comisión de Administración del Senado de la República, en el Senado pasado, en el periodo pasado.

 

En donde confiesa en su declaración, que sí hubo corrupción, maletas de dinero que se entregaban a legisladores y que toda esta entrega se hacía del Gobierno a legisladores, para aprobar reformas a leyes o a la Constitución; obviamente nos preocupa, Jacobo.

 

Yo estaré planteando en los próximos días a la JUCOPO, que el Senado pueda –la JUCOPO es la Junta de Coordinación Política– constituirse en una parte coadyuvante de la Fiscalía General; dado que la comisión de delitos se dio en el Senado, lamentablemente, me da mucha tristeza, se dio en el Senado y que no puede pasar desapercibida para el Senado como institución.

 

Y, en donde están involucrados incluso actuales gobernadores, aparentemente, presuntivamente, por esta declaración. Entonces, voy a solicitar formalmente constituirnos en parte coadyuvante de la Fiscalía General, dado que el Senado es un ente público, una Cámara del Congreso de la Unión que está viéndose involucrado.

 

Claro, dirán, “no es en este periodo, no es en este ejercicio legislativo del Senado”, pero creo que no podemos tapar el sol con un dedo ni convertirnos en usuarios de la política de la avestruz.

 

No culpo a nadie, no adelanto juicios para nadie, no hago acusaciones a priori, pero creo que el Senado no puede desentenderse de eventos de esta naturaleza.

 

Esa es mi respuesta, Jacobo.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Muchas gracias, senador.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Y por supuesto estamos de acuerdo en que la OCDE nos pueda apoyar para evitar este tipo de prácticas, para erradicar 100 por ciento este tipo de prácticas en el Senado de la República.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Senador, hay una percepción generalizada ahora en el tema de la eliminación de los fideicomisos, porque muchos inclusive algunos fideicomisos sin duda tenían anomalías y demás, pero fue una decisión así de tajo totalmente, como la eliminación de los 109 fideicomisos y muchos de ellos inclusive eran para temas de apoyos a las pequeñas y medianas empresas, con todas las anomalías que eso tiene.

 

¿Qué opinión le merece el tema de decir, bueno, usted cree realmente que ahora con la eliminación se vayan a poder hacer los apoyos de manera directa, directamente las Secretarías de Estado?

 

Hay una percepción muy generalizada de que no es así, ¿qué opinión le merece eso, senador?

 

SENADOR RICARDO MONREAL: No, yo creo que deben de confiar.

 

Yo confío en la palabra del Presidente.

 

El Congreso hizo lo propio ante circunstancias que eran evidentes de manejo regular, no en todos los fideicomisos, pero sí tenían todos el secreto fiscal fiduciario, es decir, secreto bancario; de tal suerte que la rendición de cuentas no era su principal característica.

 

No quiero…

 

INTERVENCIÓN: …los fideicomisos, de hecho, cada uno de ellos de cómo funcionan; de hecho lo hacen así las instituciones locales.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Así es, así es.

 

Yo creo que sí va a haber el apoyo directo, el apoyo directo. No tengo ninguna duda que los investigadores, que los deportistas, que aquellos que les fueron violados derechos humanos o que están en riesgo los mismos recibirán respaldo. No tengo ninguna duda, porque fue un compromiso presidencial.

 

Pero vamos viendo, por ejemplo, el de ahora en este momento que algunos legisladores de la oposición con justicia reclaman la atención de uno de los fideicomisos que se eliminó, FONDEN, con motivo de lo de Tabasco y Chiapas.

 

Bueno, pues ese de FONDEN, Fondo de Desastres, tenía más pasivos que activos. Es decir, tenía en cartera o en activo seis mil y en pasivos 10 mil millones de pesos.

 

Y ahora estamos viendo en Tabasco que el Gobierno Federal, el Presidente de la República no ha dejado solo a Tabasco ni a Chiapas. Es más, creo que el fin de semana va hacia allá.

 

Y la atención a las comunidades que antes cubrían a través del FONDEN, se harán de manera directa.

 

Es decir, el hecho de que haya desaparecido el FONDEN no quiere decir que no se atienda a esas comunidades o a esos estados que están en desgracia por fenómenos naturales.

 

El Presidente va a responder, no con lo que estaba ahí, mucho más de lo que estaba en el FONDEN y que tenían más pasivos que activos.

 

Yo creo que estos 109 fideicomisos que fueron eliminados, hubo una razón de ser: la transparencia y que no se perdiera el objeto social del cual estaban ellos destinados a cumplir.

 

Yo sí creo que se va a cumplir en todos los rubros y además hay forma de generar condiciones de atención a esos sectores, y en el presupuesto quedó claro que había esa posibilidad en este presupuesto que hoy se está aprobando.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Uno de nuestros socios también, el doctor Rogelio Montemayor, quería hacer también una pregunta.

 

Adelante, doctor.

 

DOCTOR ROGELIO MONTEMAYOR: Quiero primero que nada saludar al senador, hemos sido compañeros en muchas aventuras políticas.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Es cierto, es cierto.

 

DOCTOR ROGELIO MONTEMAYOR: Le tengo afecto y amistad.

 

Senador yo tengo algunos comentarios y preguntas, básicamente serían tres o cuatro.

 

En relación a la estrategia que se está siguiendo para atender la crisis económica, yo realmente dudo mucho que lo que se está haciendo por parte del Gobierno, realmente vaya a sacarnos rápido y bien a todos. Y, estoy de acuerdo en que quizá el tema de la deuda, pudiera ser un tema que genere preocupación, pero hay muchas cosas que se podrían hacer sin que necesariamente se implicara mayor deuda.

 

Por ejemplo, el Gobierno Federal, dado que cambiaron las circunstancias de cuando se definieron los proyectos prioritarios de una manera radical; podría revisar sus prioridades y podría reasignar gastos a otras necesidades que han surgido con la pandemia y con la crisis económica.

 

La banca de desarrollo podría hacer mucho más para otorgar garantías a las empresas, para que éstas puedan obtener un financiamiento en términos no onerosos, que le permitan a las empresas evitar que una crisis de liquidez se les vuelva una desolvencia.

 

Porque, ¿qué fue lo que sucedió? Casi todas tuvieron algún alivio por parte de sus proveedores o financiadores, en términos de dejar de pagar intereses de algunos meses, pero te los avientan para enero.

 

Va a llegar enero, y la mayoría no vamos a poder pagar y no hay una alternativa. La banca, ante el riesgo de cartera vencida que están enfrentando, y las mismas financieras de las grandes empresas, están elevando las tasas de interés, a pesar de que está disminuyendo la del Banco de México o la tasa de referencia.

 

Entonces, ahí se podría hacer muchísimo y ayudaría a muchas empresas a evitar eso, que una crisis que fue de liquidez, porque de repente se paró la economía, se vuelva una crisis de solvencia, donde ya los montos del endeudamiento son tales, que ya el negocio no es viable.

 

Podría haber mucho más inversión en salud, en escuelas, en otros proyectos. Pero lo más importante, yo creo que sería que el Presidente escuchara.

 

Hace algunos días escuché un Webinar donde alguien señaló una idea que me pareció muy buena: que hiciéramos mañaneras de escucha y no de escucharlo a él; sino que él escuchara a los actores del desarrollo económico, para juntos, sin estarnos peleando, encontremos soluciones, que las hay, porque México como muchos han dicho, es más grande que sus problemas.

 

Eso en el tema económico.

 

En la parte de los fideicomisos, yo realmente no entiendo, si había algunos opacos, ¿para qué los desaparecen todos? Y realmente yo dudo que la entrega vaya a mejorar.

 

O sea, en los fideicomisos al menos en los que yo tuve experiencia de trabajar, había páneles que revisaban proyectos, revisaban solicitudes y esos páneles decidían. Y yo creo que una decisión de páneles expertos, normalmente externos a la institución, que era la que proveía los recursos, va a ser mucho más imparcial, menos discrecional que lo que pueda ser un grupo de burócratas en alguna Secretaría.

 

Ahora, sobre el tema de pensiones, y con esto voy a terminar. El tema de pensiones es un tema muy complejo, ha evolucionado.

 

Inicialmente en México tuvimos el sistema donde todos ponían algo y al final te tocaba sacar sujeto a las reglas que estuvieran establecidas.

 

Eso se volvió insostenible en algún momento porque la población fue envejeciendo y la base contribuyente se disminuyó y se derivó una reforma. Esa reforma fue buena para hacer la transición, pero sin duda fue insuficiente.

 

Yo creo que la iniciativa actual es buena, pero es una iniciativa muy limitada.

 

En primer lugar, la carga va principalmente a las empresas, no al trabajador. Y, lo más grave es que no toca los sistemas de pensiones públicas, del ISSSTE, la propia del Seguro Social de sus trabajadores, la de PEMEX, la de los estados, las de las Universidades, que si tú sumas todas esas, esos pasivos contingentes vienen a ser más que lo que tenía el Seguro Social, que es la que se está reformando ahora.

 

Pero, yo creo que deberíamos ya dar un paso más allá, buscar un sistema de financiamiento para una pensión universal, financiado con contribuciones generales, que no tenga que ver con el empleo; donde todos paguemos algo y se establezcan las reglas de cómo vas a recibir, al final, con base en un financiamiento, independiente del empleo.

 

De esa manera, no estaría distorsionando la generación de empleo y no tendrías probablemente el problema del outsourcing, que mucho tiene que ver con esa situación, que se te vuelve tan caro tener un empleo, que buscas alternativas y la ley mientras los ha permitido, pues se han estado usando. Estos serían mis comentarios y pues agradecerte el tiempo que nos has dedicado.

 

Y preguntarte, ya para terminar: ¿si hay planes para entrarle a las pensiones del ISSSTE, de PEMEX, etcétera?

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Bueno, me alegra mucho que esté Rogelio. Rogelio y yo, en efecto, somos amigos de muchos años, desde los 80’s.

 

Para mí, Rogelio es uno de los hombres más inteligentes que México tiene y lo recuerdo bien cuando fue gobernador, porque en sí nos unió muchas aventuras. Fuimos diputados y luego senadores, juntos, y conozco de su capacidad, por eso sus preguntas no me extrañan, son tres preguntas muy buenas, como todas.

 

En efecto, Rogelio, la estrategia a la crisis económica puede ser, como tú dices, no la adecuada, sino que incluso no sería ni rápida, ni buena.

 

En efecto, si bien pudiera aceptarse que el endeudamiento puede ser una política correcta por los excesos del pasado, hay otras prioridades y hay otras políticas públicas, que, sin acudir a deuda, pudieran beneficiar en una mejor condición de enfrentar la crisis económica, como lo que tú llamas prioridades, revisar las prioridades y reasignar gasto.

 

Esto está en discusión. Seguro, les comento que es un tema que no está cerrado, ni tampoco lo otro. Digo, el país tiene que avanzar hacia modelos de desarrollo económico que enfrenten con éxito la pandemia y sus efectos.

 

Creo que la realidad se va a imponer, y creo que el Presidente de la República está intentando revisar esos temas.

 

Yo hoy mismo hablé con él por la mañana y puedo decirles que está muy claro en lo que está pasando en el país y en la parte económica.

 

También coincido, Rogelio, con la banca de desarrollo, que puede estar proporcionando garantías menos onerosas; mayores facilidades. Es un tema que en el Senado estaos platicando con la banca de desarrollo y podamos pronto hacer algunos anuncios. No quiero adelantarme porque estamos platicando.

 

En lo de fideicomisos, puede haber dudas. Yo me enteré de algunos que realmente eran inaceptables. Como dice Rogelio, por qué no sólo esos los hubieran eliminado y no todos.

 

Es un tema general, lo discutimos mucho en Morena; te puedo decir que en Morena había un grupo de senadores que no coincidía con la eliminación total.

 

Sin embargo, creímos que en ese momento era conveniente respaldar al Ejecutivo; lo discutimos mucho, lo discutimos mucho y nosotros creemos, aunque tú no confías en el sentido de que la propia TESOFE pueda destinar los recursos de manera directa y que éstos que llamas tú grupos, pudieran encargarse, como lo hacían en los fideicomisos, de orientar el gasto.

 

Puede ser, o sea, nunca está perdido todo, vamos a ver qué sucede con esta experiencia y el Legislativo estaría dispuesto a revisarlo con todo cuidado.

 

La base contribuyente, en el caso de pensiones, sí disminuyó y creció la base de pensionados, muy, muy fuerte.

 

Ahora hay un gran problema porque quienes se jubilan en la etapa de la reforma del 97, están jubilándose precariamente, con el 30 por ciento, y este año empezamos a padecer los efectos de esa raquítica e insuficiente pensión de retiro.

 

Sí es un tema muy grave, para mí es quizá el más grave que tenemos en el país. De los pasivos más cuantiosos y sí, el sector público, CFE, PEMEX, Seguro Social, Universidades, todos, en este momento el sector público no fue tocado en esta primera etapa.

 

Pero te puedo decir, Rogelio, a ti y a todos, que sí hay la intención de una etapa nueva para abarcar más. O sea, no está cerrado, además, nos va a presionar la necesidad de resolverlo; no puede el Estado, tú lo sabes muy bien, actuarialmente los pasivos son impresionantes, no podrías pagar ni siquiera con el presupuesto, y conforme va evolucionando, todavía es un problema más difícil.

 

Creo que este sistema que propones, hay que explorarlo, te pediría, creo que tú has escrito algo sobre eso; si me lo proporcionas te lo agradeceré. Este nuevo sistema de aportaciones, de financiamiento, independientemente del empleo es atractivo, porque sí tenemos que actuar con mucha imaginación en la solución del tema de pensiones.

 

Yo sí estoy preocupado, independientemente del partido en el que esté, es un problema de Estado, es un problema del país que no es fácil su solución.

 

Creo que la reforma es buena. También como tú, no resuelve todo, pero al menos intenta darle una mayor tranquilidad al trabajador que, en lugar del 30 por ciento con el que se jubila o se retira actualmente, pueda ser más digna; y ese es el propósito, pero no está acabado, Rogelio.

 

Eso lo sabemos tú y yo, y todos, que no se resuelve tan fácilmente, un tema que ha sido postergado y que en el 97, en la reforma del 97 se planteó de pasar del sistema de universalidad, en donde el Estado asumió toda la responsabilidad de las pensiones; al sistema individualizado que ahora tenemos.

 

Chile tronó. Nosotros copiamos a Chile, creo yo, tú lo recordarás; y Chile ya tronó, y otros países que fueron a las cuentas individualizadas, a las Afores, están tronando, y estamos buscando métodos de equilibrio.

 

Había un sector en Morena, incluso hay iniciativas de ley, en donde incluso se pensó por algunos sectores, no por el Presidente, en la estatización: eso sí sería impresionante, o sea, no hay forma, pues. La estatización de pensiones es un problema mucho más grave del que se resolvería.

 

Creo que el Presidente actuó con mucha claridad en no ver ninguna, de no aceptar ninguna propuesta en ese sentido, que las había. Y, prefirió este esquema de corresponsabilidad, en donde gran parte el sector empresarial, lo asume como una solidaridad con los trabajadores.

 

Sí faltan, en esta ocasión los trabajadores no aportan y es que el Presidente cree, eso me lo comentó antes de presentar la iniciativa, ya después el Legislativo actuó con independencia; pero cuando la presentó no creía conveniente que los trabajadores, por su ingreso raquítico, por su salario, que había sufrido disminución al poder adquisitivo durante muchas décadas, proporcionara todavía una aportación mayor al Fondo de Pensiones.

 

Sin embargo, yo creo que está pendiente todo eso, Rogelio, y no lo veo irrealizable, de una complementaria reforma. Creo que esta es buena, es lo que se logró por consenso con empresarios, con Cámaras, con obreros, con trabajadores, con el Gobierno; es lo que se logró. No lo deseable, como yo hubiera querido, pero es lo que logramos en un afán de consenso, pero no resuelve del todo lo que está por venir.

 

Pero sí soy optimista. Creo que como tú concluyes, el país es mucho más grande que sus problemas.

 

Nuestro país es mucho país y con eso me quedo.

 

Y me da mucho gusto verte, espero que pronto platiquemos y profundicemos. Saludos.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Muchas gracias por la respuesta, senador.

 

Qué opinión le merece -y esta es una de las preguntas que han estado saliendo mucho-, en algunos estados existe, como usted sabe, una alianza federalista de varios gobernadores que están urgiendo al Gobierno, al Ejecutivo en este caso, un cambio, una modificación en el convenio fiscal.

 

Pareciera ser que en algunos estados, en base a la contribución, Nuevo León es uno de ellos, se siente como si terminan pidiendo por caridad lo que se tiene derecho a recibir por justicia.

 

¿Qué opina de la (inaudible) que está pasando en cuanto a la solicitud de la modificación del Convenio Fiscal, senador?

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Es un debate de fondo que no debe de ser tratado con trivialidad.

 

Vuelvo al ejemplo de Rogelio. Él y yo fuimos gobernadores, él de Coahuila y yo de Zacatecas, y como el sur, Zacatecas y Coahuila convencidos apoyamos la reforma a la Ley de Coordinación Fiscal, que era mucho más justa que la anterior y que la distribución de los ingresos se da en razón de la riqueza nacional no de la riqueza de un estado, porque precisamente es el equilibrio fiscal de una república federal.

 

Es un debate y es una discusión profunda; es un debate. Y yo les diría que yo no descalifico a los gobernadores, están en lo suyo.

 

Ellos quisieran más recursos para atender las necesidades de sus estados.

 

Nuevo León es uno, la Ciudad de México también; no sé si Guanajuato, pero son tres o cuatro estados que pueden ingresar más de lo que egresan, pero es la concepción de un federalismo compensatorio que la Constitución señala.

 

Porque si así fuera, podrían darle más a Nuevo León o a algún estado con mayor desarrollo y le disminuirían, sin duda, a estados del sur y que merecen también ser con equilibrio tratados.

 

Por eso es un debate muy de fondo en materia federativa, incluso es un tema para un panel el nuevo federalismo o el federalismo fiscal.

 

Rogelio sabe mucho de esto, recuerdo que él participó mucho en esta concepción de la Ley de Coordinación Fiscal; y yo soy de los que defiende el federalismo.

 

Por eso, lo que sí me parece un despropósito es decir: me voy a salir del Pacto Federal.

 

No sólo no saben cuál es el contenido y el alcance de esa afirmación, sino que sostiene un profundo desconocimiento histórico y jurídico.

 

No es simplemente me salgo del Pacto Federal y a partir de ahora me convierto en la república del bronco o en la república de lo que sea, no, no es así.

 

De verdad, es un tema no tan trivial, es un tema profundo, que hay necesidad de un trato más justo; es parte de la revisión seria, comprometida, cuidadosa, solidaria con la República.

 

Somos una República, no somos ínsulas. Somos una República desde 1824 y el Pacto Federal, el acta de Constitución del Pacto Federal que nos convirtió en República, nos obliga a tener todo este andamiaje jurídico y constitucional.

 

Durante mucho tiempo ha habido en algunos sectores el espíritu secesionista de quererse separar de la República.

 

Recuerdo el caso del Soconusco de Chiapas, e incluso en algún tiempo Coahuila un grupo de ciudadanos quiso constituir, pero ellos no salirse del pacto sino constituir o secesionar Coahuila en el estado de allá de Coahuila, toda esa parte, le llamaban, no recuerdo, pero el estado de esa región; y también en muchos otros estados ha habido el intento secesionista.

 

No es una buena idea, no es una buena idea.

 

Lo que sí debe de hacerse, y ahí coincido contigo, Javier, es el tema de discutir, rediscutir el sistema federal, el sistema fiscal.

 

Eso no evita que los gobernadores de todos los estados pudieran intentar hacer una discusión seria, porque están involucrados todos los estados.

 

El presupuesto es uno, y si tú descuidas un poco, le das más al otro, descobijas al otro; es decir, no hay, es una sola cobija, no hay más, por eso la discusión de la fiscalidad progresiva que hasta ahora no se ha discutido.

 

El Presidente ofreció que los primeros tres años no habría reformas en materia fiscal, pero ya van a concluir o ya vamos a entrar al tercero; no sé si haya las condiciones para hacerlo pero hay que intentarlo siempre.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Bueno, vamos a hacer una última pregunta porque sabemos que su tiempo es limitado.

 

José Arellano tenía una pregunta. Adelante, José, si estás por ahí para que la puedas hacer de manera directa.

 

Adelante.

 

JOSÉ ARELLANO: Si, muchas gracias, Samuel.

 

Mucho gusto, senador.

 

El día de hoy se presentó una iniciativa por parte del Presidente de la República, en materia de outsourcing, digo, y en términos generales me parece que tiene sus cuestiones favorables, como podría ser el combate al outsourcing ilegal, que realmente ha sido una cosa tremendamente grande e impune; sin embargo, uno de los asuntos que quisiera preguntarle es el siguiente:

 

Dentro de los considerandos, te menciona que obviamente van a encontrar la elusión fiscal, IMSS, INFONAVIT, retiros, incluso IVAs, que muchas veces esos prestadores de servicios, por así llamarlos, evaden; pero también mencionan el tema de la PTU.

 

Hasta la fecha, las empresas habían, por temas obviamente económicos y también por cuestiones laborales, normalmente tienen su prestadora de servicios, su insourcing, no su outsourcing; los trabajadores están en la prestadora de servicios, la PTU, obviamente la prestadora no es la misma que de la operadora pero ese modelo les permite a los empresarios poderles dar bonos de productividad a los trabajadores, a aquellos trabajadores que realmente por su desempeño lo merecen y no dárselos a aquellos que no cumplieron con ciertas expectativas; es decir, esa PTU se transfiere a la prestadora de servicios y se paga a través de bonos.

 

Aquí el asunto es, la iniciativa no solamente persigue el outsourcing que evade impuestos; la PTU no es un impuesto, la PTU es un tema laboral.

 

Usted es de la idea, si se combate o su pasa la iniciativa tal como está presentada, las insourcing van a desaparecer, por lo tanto todos los trabajadores van a estar en las compañías operadoras y estos operadores, los empleados, van a tener derecho al 10 por ciento de la utilidad de todas las compañías, van a ser sus socios.

 

En el entendido también que en la PTU solamente se pagan los años buenos, pero cuando hay pérdidas digamos que esas pérdidas no se pueden en años posteriores.

 

En términos ya muy concretos, senador, ¿está usted de acuerdo que la PTU se mantenga en el 10 por ciento? ¿Está de acuerdo que ya las empresas tengan esa carga directa del 10 por ciento sobre las utilidades?, o propondría, ya que se va a eliminar la insourcing, ¿propondría que la PTU se disminuya, se le puedan enfrentar pérdidas, o usted considera que debería mantenerse igual?

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Mira, es muy importante. Yo creo que tu pregunta es clave también, José. Mira, tan clave que este PTU, que es la participación de trabajadores en utilidad, es fundamental.

 

¿Qué es lo que está pasando?, y estará de acuerdo en que revisemos bien el propósito final.

 

Les decía yo, de manera muy rápida, me da pie porque es un tema muy importante. Seis leyes se afectan.

 

¿Qué es lo que se intenta evitar?: Evasión de impuestos, defraudación fiscal, obviamente la evasión de cuotas del IMSS, la evasión de cuotas del INFONAVIT.

 

Ahora, la propuesta regula tres figuras: subcontratación de personal, servicios especializados y obras especializadas, y agencias de colocación.

 

Pero hay una cosa que, y yo tengo todavía que revisar sobre la subcontratación de personal. Se prohíbe la subcontratación de personal, que consiste en que una persona física o moral proporcione o ponga a disposición trabajadores propios, en beneficio de otra.

 

Este es un tema que tenemos que ir revisando y que en principio sí es fuerte.

 

Recuerda, José, que teníamos nosotros -lo saben los empresarios- una propuesta; es más, tenemos un dictamen aprobado en el Senado sobre outsourcing. No nos pusimos de acuerdo y por eso no se aprobó el año pasado.

 

Hoy, el Presidente ha sacado una reforma, pero nosotros tenemos un dictamen. Si la Cámara de origen es Cámara de Diputados, tendremos que esperar su dictamen y completar el nuestro para que no haya una contradicción en las propias leyes, pero obviamente sí tenemos que mantener la PTU, la parte de utilidades.

 

¿Por qué razón nosotros creemos que se elevan sanciones?: Para evitar la defraudación, para evitar la deducción indebida, y para que los trabajadores puedan tener seguridad social y con salarios reales, no menores a los que perciben.

 

Por outsourcing se estima de que los trabajadores pueden recibir un porcentaje muy alto, menos de las utilidades que corresponden. El porcentaje lo plantean de esa manera, pero te puedo decir que en el Senado avanzamos mucho en este tema.

 

Es más, lo correcto hubiera sido que en aquel momento hubiéramos legislado, dejamos un año, por falta de acuerdos en el Congreso.

 

Ahora tenemos ya este nuevo proyecto de ley, esta iniciativa, y lo que se pretende es: uno, estabilidad en el empleo. Dos, sí, concretamente el pago de reparto de utilidades. Y tres, las liquidaciones o indemnizaciones de acuerdo con la ley.

 

Todo esto quizá fue provocado, de nueva cuenta, no por todos, creo que la mayor parte de empresas ha cumplido; pero por el abuso de algunos. Pero es una iniciativa que yo les ofrezco, a Fernando Turner y a ustedes, cuando nos llegue poderlo discutir.

 

Y, les sugeriría que si va a ser Cámara de origen, Fernando, busquen una reunión urgente con la Comisión de Trabajo, en la Cámara de Diputados, para todo este tipo de preguntas inteligentes que nos han hecho.

 

SAMUEL PEÑA GUZMÁN: Muchas gracias, senador.

 

Bueno, don Fernando, si quisiera dar las últimas palabras de despedida, porque tenemos entendido que el senador se tiene que ir corriendo prácticamente a otra reunión.

 

Agradeciéndole de antemano.

 

FERNANDO TURNER: Muchas gracias, senador.

 

Quizá un par de comentarios, solamente.

 

Muchas veces uno en el Gobierno, y me tocó brevemente participar, piensa que el Gobierno es la realidad completa del país, ¿verdad? Y se cierra uno en las discusiones propias de la política, las ideas y todo eso.

 

La verdad es que el país es mucho más grande que el Gobierno, y da la impresión de que de una u otra manera no se está uniendo al país; se está siguiendo una cierta idea que, por cierto no ha cambiado a pesar de la crisis y a pesar de las circunstancias, preconcebida y no flexible.

 

Sentimos nosotros como empresarios, y ese es el sentir del grupo, que sí sería muy bueno esas mañaneras que se recomiendan, de escuchar y no de hablar.

 

La verdad es que la inversión está cayendo, sigue cayendo a velocidad estrepitosa. Eso indica una falta de credibilidad en los programas del Gobierno, la falta de apoyo a esas ideas, una inseguridad generalizada. Ese es el hecho, o sea, ese número indica eso.

 

Entonces, por más que hagamos y no logremos revertir esa tendencia, algo estamos haciendo mal en la dirección económica y política del país.

 

Y, finalmente, los buenos deseos que todos concordamos, de la 4T y del Presidente López Obrador, de mejorar a las mayorías, no se van a lograr; no por falta de deseos, no por falta de ganas: sino por falta de efectividad.

 

En este caso concreto, se observa una dispersión enorme en ideas de cambio, iniciativas y programas de cambio, que no están en concordancia con la emergencia. Es como si en una guerra estuviéramos hablando de cómo plantar un jardín.

 

Estamos en una guerra, el problema es económico, hay 12 millones de personas que salieron de la fuerza de trabajo, de la producción económicamente activa, 1 millón de personas que salieron de empleos formales. Esa es la gravedad de las cosas.

 

Aquí hay mucha gente que va a dejar de progresar, de comer, de tener, de llevar dinero a sus casas, de comprarles zapatos a sus niños por ese problema; por más que el Gobierno nos regale dinero.

 

Ese es el foco, ese foco no lo vemos. No vemos foco en eso, vemos dispersión, vemos muchas ideas que en una circunstancia más bonancible, más estable, son buenas.

 

El empleo no va a generarse, por más leyes que pasen, si la inversión no se recupera. No va a aumentar el salario si es que la inversión no se recupera, no van a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, si la inversión no se recupera.

 

Entonces, nosotros sugerimos foco, foco en el tema de la emergencia, de la guerra, de la urgencia de millones de mexicanos que, y la verdad es que son los más pobres, porque se ataque el problema de la crisis económica.

 

No se siente aprecio, no se siente apoyo a las ideas del Presidente. Se le ve solo, se le ve con falto de apoyo, de ideas, se le ve aislado, se le ve sin un Gabinete sólido.

 

Y, desgraciadamente, sin que las Cámaras de Diputados y de Senadores estén promoviéndole ideas y convenciéndolo, yo creo que sí le urge al Presidente más acompañamiento, más ideas y más escuchar.

 

Esa es la opinión de nosotros como empresarios, queremos el bien del país, queremos el bien del Presidente, porque ese es el bien del país.

 

Estamos de acuerdo con las ideas de la 4T, lo hemos apoyado al Presidente cuando lo ha necesitado o lo ha requerido; y sentimos nosotros que ahora es un momento crítico en donde personajes como tú, que son líderes por su formación, por su historia, pudieran ayudar a que estas cosas se modificaran y que la gente creyera que lo que está pasando en este país, porque ahora desgraciadamente, cuando menos la gente que mueve la economía, no está haciéndolo.

 

Muchas gracias, Ricardo, y ese es el comentario. Es como amigos, es con el mejor deseo de ayudar y de aprovechar tu presencia en este Foro.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Así lo tomo, con respeto, el hecho de tener diferencias nos hace todavía más indispensables. Saber escuchar.

 

Yo te diría, por último, que soy más optimista que tú mi querido Fernando; yo soy más optimista que tú.

 

Y yo tengo mucha confianza; claro, tampoco lanzo las campañas al vuelo, no lo hago así, no lo hago así. Lo hago con racionalidad y lo hago con sobriedad.

 

Y soy optimista porque creo que se ha enfrentado con acierto esta pandemia. Creo que sí falta acompañamiento, ahí coincido contigo, ojalá y lo acompañáramos más, todos, porque el Presidente de la República tiene claridad y también escucha.

 

Yo, hoy hablé con él, claro, todo mundo quisiera hablar con él; tengo la fortuna de vez en cuando hablar con él y sí comento este tipo de cosas, ¿eh?, no creas que está cerrado, simplemente él habla y dice “pues yo creo esto, pero no es así. Desde mi punto de vista ciudadano es que esto, esto”.

 

O sea, sí hay forma de modificar y sí hay forma de enmendar y mejorar políticas públicas que se están implementando.

 

El proceso en el que ha vivido el Presidente, ha sido un proceso muy rápido, Fernando.

 

Yo recuerdo que gente como tú o como muchos otros, deberían estar más cercanos en no sólo consejos sino en implementación de políticas públicas.

 

Esto que decía Rogelio, si tiene la banca de desarrollo puedes apoyar, respaldar, hay recursos, el Banco de México tiene tasas más bajas que las propias instituciones financieras. O sea, todo eso se puede resolver.

 

Y yo creo que ahí sí necesitamos nosotros impulsar una posibilidad real de mejoría.

 

La Cámara va a hacer lo posible, el Senado; yo no soy simple y sencillamente un ente de viaje, no, trato de racionalizar mis aportaciones, a veces he tenido que modificar iniciativas, a veces he tenido que no aprobar leyes que a veces el Ejecutivo plantea. Pero bueno, es parte del equilibrio de poderes y no hay que extrañarnos.

 

Por eso tus opiniones, las de todos son bienvenidas y nos ayudan a que mejoremos nuestro trabajo, o que corrijamos, si es que tenemos errores. No me parece fuera de lo normal. Y creo que, si seguimos platicando, el país va a salir mejor.

 

Les expreso a todos mis respetos y muchas gracias por la invitación.

 

Calendario

Noviembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6