Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la participación inicial del maestro Gabriel Yorio González, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, en reunión a distancia de Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público, y de Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República, en la exposición del Paquete Económico. 

 

Muchas gracias.

 

No he activado la cámara, porque creo que tengo problemas de banda. Pero antes que nada, agradecer al senador Alejandro Armenta Mier, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Senadores.

 

A la senadora Nuvia Magdalena Mayorga Delgado. Senadora Minverva Hernández Ramos y distinguidos senadoras y senadores integrantes de esta Comisión. Antes que nada saludarlos, desearles una buena tarde.

 

Para mí es un honor estar el día de hoy, otra vez en este ejercicio democrático de intercambiar tanto los puntos de vista y opiniones, y la retroalimentación que ustedes nos pueden dar sobre la Ley de Ingresos, sobre la Miscelánea Fiscal y también sobre el marco macroeconómico que hemos propuesto.

 

Al mismo tiempo, también me es grato poder platicarles los cambios que incluyó la Cámara de Diputados a la Ley de Ingresos.

 

Si me permiten, antes de entrar en detalle, me gustaría volver un poco a expresar mis condolencias hacia las personas que han sufrido la enfermedad Covid, que se han recuperado, y también obviamente a las personas que han perdido algún ser querido.

 

Me da mucho gusto ver que el senador Armenta también ya se ha recuperado, y también me da mucho gusto ver que Raquel nos pueda acompañar y también ya se recuperó de la enfermedad.

 

Creo que siguen siendo tiempos bastante retadores, son tiempos difíciles, una coyuntura muy difícil en la salud, en lo económico y que nos ha llevado a una coyuntura también, en lo personal, que creo yo es difícil navegar. Pero creo que las cosas empiezan a mejorar en el sentido económico; si bien no se ha logrado todavía a nivel global disminuir la pandemia, parece ser que ya nos estamos acercando a la evolución, al desarrollo de una vacuna y creo que los retos van a empezar a ser muy diferentes a los que vivimos en los últimos tres meses.

 

Si me permiten, voy a comenzar dando una lectura de lo que es el status del marco macroeconómico actual. Me gustaría un poquito hacer una recapitulación de lo que incluimos en el marco macro que enviamos en los criterios de Política Económica; así como en la Ley de Ingresos.

 

Un poco estamos estimando que este año la caída del PIB sea de 8 por ciento, es un rango más o menos que va a estar fluctuando entre -7 y -9. El precio del petróleo que hemos enviado, ustedes lo han visto en la carátula, son 42 dólares por barril.

 

Pero un poco más allá de las variables que incluimos como producción también de PEMEX, junto con privados de mil 800 barriles en promedio día por día, en promedio para todo el año, creo que vale la pena resaltar ya que el peor trimestre que observamos fue el segundo, con una caída del 17 por ciento del PIB.

 

Esto, en promedio con el primero y segundo trimestre, nos lleva a que la primera mitad del año la economía cayó en -10 por ciento. Pero lo que estamos observando ya es prácticamente una recuperación que se refleja en el tercer trimestre.

 

El día de antier, el INEGI hizo público ya la información oportuna sobre el IGAE de septiembre y de agosto, y esto, si lo extrapolamos con el IGAE de julio; lo que nos da ya es un decrecimiento del tercer trimestre, del -8 por ciento, -8.2; es un decrecimiento implícito.

 

Y, esto, lo que nos lleva y la importancia de este resultado es que está en línea con lo que hemos planteado en precriterios.

 

Para que nosotros podamos cerrar el año con un -8 por ciento, que es el estimado, necesitábamos más o menos un decrecimiento de la magnitud que se estaría reflejando en el tercer trimestre, de -8, -8.2, -8.5; y posteriormente, hacia el cuarto trimestre tendríamos que ver un decrecimiento todavía menor de alrededor del -3.5 por ciento.

 

Esto a lo que nos lleva es, podríamos ya estar viendo una senda de recuperación que lleva un ritmo en línea con lo que estamos estimando para criterios.

 

Al mismo tiempo, lo que estamos viendo son las revisiones de las estimaciones de crecimiento de algunas casas de especialistas, especialmente, por ejemplo Banorte ya revisó su estimación de crecimiento, el Fondo Monetario a mejoró para México.

 

Hay que recordar que había estimado que la economía iba a caer a -10.5 y la revisó a -9.

 

Digamos, creemos que en los siguientes días, siguientes meses, habrá revisiones de las estimaciones de crecimiento más optimistas que las que hemos estado observando hasta hace un par de semanas.

 

Yéndonos más hacia a información más puntual, digamos, y oportuna sobre cómo se están comportando las variables, lo que estamos observando es que ya se ha recuperado el 65 por ciento de la población que salió de la PEA. Las exportaciones en agosto reflejan el 97 por ciento del nivel que teníamos en febrero; la producción manufacturera en agosto refleja un 94 por ciento ya del nivel que teníamos en febrero también.

 

Con datos de alta frecuencia, lo que hemos observado son 620 mil empleos formales recuperados y se estima que para diciembre se recobren ya los del sector industrial.

 

Hemos visto también una recuperación del 85 por ciento en el monto de transacciones que se realizan con tarjetas de crédito y débito. Esto es muy importante, porque las transacciones prácticamente durante el gran confinamiento se fueron a cero.

 

También estamos observando una recuperación del 90 por ciento en la demanda de electricidad.

 

La economía está en recuperación y va en una senda que tiene un ritmo y un poco el reto hacia adelante va a ser cómo mantenemos ese ritmo sin interrumpirlo y obviamente hay retos abiertos y muy importantes que vienen.

 

Estamos observando rebrotes de la enfermedad en Europa, en Estados Unidos y eso obviamente nos lleva a nosotros a ser cuidadosos y estratégicos en cómo vamos a seguir lidiando con la pandemia hacia adelante.

 

Y creo que esto reafirma el punto que hemos estado haciendo durante los últimos meses, que la economía va a seguir la senda o la dinámica de contención de la pandemia.

 

La semana pasada tuvimos oportunidad de participar no sólo con los diputados en la Cámara de Diputados, sino también pudimos participar en las reuniones anuales del Fondo Monetario y del Banco Mundial, donde los países gobernadores discuten cuáles son las perspectivas y retos, y creo que la gran conclusión del debate y de las discusiones que se llevaron a cabo, es que la política económica en este momento es la política de salud.

 

Quiere decir que si no logramos contener la pandemia, mantener niveles bajos de contagio, que si no tenemos un portafolio adecuado de vacunas y no tenemos una estrategia adecuada para hacer este despliegue de vacunas, no vamos a generar la confianza suficiente en la economía para poder incrementar el consumo y que el ritmo de reactivación se mantenga como lo estamos observando.

 

Tenemos una economía prácticamente abierta pero seguimos viendo varios estados con semáforo naranja y algunos ya han regresado a rojo, por lo tanto creo que hay que ser cuidadosos, hay que ser prudente en la parte fiscal, cuidadosos en la parte macroeconómica y continuar manteniendo un equilibrio, tratar de mantener el equilibrio de las finanzas sanas, tratar de mantener el control de la deuda, mantener la deuda controlada a los niveles a los que estamos viendo.

 

Y aquí me gustaría entrar a lo que es lo que estamos proponiendo en la Ley de Ingresos. Digamos, se propusieron algunos cambios en la una Miscelánea Fiscal que pensamos que es delgada, no tiene mayores cambios, y la Ley de Ingresos yo la podría catalogar como inercial, en el sentido de que no estamos incrementando impuestos.

 

Se ha evitado a toda costa tener una medida procíclica por el lado del ingreso, que significaría elevar las tarifas, como se ha hecho en crisis anteriores.

 

A mí me gustaría destacar que en la peor crisis que estamos viviendo en más de un siglo, es la primera vez que no se toma una acción de incrementar los impuestos y creo que tiene el mérito de que esta crisis, la caída de los ingresos que observamos durante el 2020 se ha compensado por otros medios, no necesariamente a través de incrementar la deuda o de incrementar las tarifas.

 

Por ejemplo, el 95 se incrementó el IVA, el 2009 también y aunque eran otros tiempos y la estructura fiscal y económica era muy diferente, en este momento es muy importante no establecer una mayor carga sobre la economía, para que la recuperación sea lo más fuerte posible.

 

Estamos proponiendo balances fiscales adecuados, tratando de mantener los requerimientos financieros del sector público en línea con la tendencia que hemos estado observando y que nos ayude a estabilizar la senda de endeudamiento.

 

En suma, me gustaría también resaltar que esto lo que nos lleva es que estamos observando obviamente una contracción de la economía que nos reduce la base sobra la cual podemos tener la recaudación y, por lo tanto, el siguiente año es un año de plantear retos en temas de finanzas públicas.

 

Y lo que estamos también tratando de evitar es que haya una acción procíclica por el lado del gasto, lo que significaría que no queremos reducir el gasto o contraerlo más, porque en una situación económica donde el consumo privado se contrae por diseño, por confinamiento.

 

Lo que no quisiéramos tampoco es que el Gobierno, que es parte importante de la ecuación macroeconómica, también restrinja su consumo.

 

Por lo tanto, estamos tratando de mantener los niveles de ingreso lo más cercano posible a la realidad, pero obviamente no vamos a observar ingresos como los que estábamos observando en años anteriores.

 

Por lo tanto, los ingresos presupuestarios que estamos incluyendo en la Ley de Ingresos se estiman en 5 mil 539 mil millones de pesos para el 2021.

 

No se incluyen, obviamente, los recursos por financiamiento en esta cifra y esto representa una disminución real mínima de menos 0.5 por ciento, comparado con el cierre estimado para el 2020.

 

Actualmente, la Cámara de Diputados ajustó la carátula de la Ley de Ingresos que hemos enviado por 33 mil millones de pesos, que estaban previstos para ser incluidos en el rubro de aprovechamientos y que iban a ser dedicados a la compra de vacunas.

 

La Cámara de Diputados consideró que la Ley de Ingresos no era el mecanismo adecuado para hacer la transferencia de los ingresos del INSABI hacia el Sector Salud.

 

Por lo tanto, parece ser que se va a llevar a cabo otro proceso legislativo, pero cuando este proceso legislativo concluya, lo que va a suceder es que vamos a registrar los recursos de este fideicomiso en la TESOFE y entonces el aprovechamiento lo verían reflejado en la Cuenta Pública.

 

En específico, también estamos previendo que los ingresos petroleros se van a incrementar en 13 por ciento. Lo que observamos durante el 2020 fue una caída abrupta de los precios del petróleo, en algún momento llegaron por debajo de 12 ó 10 dólares por barril, en algún momento llegaron a cero.

 

Estamos viendo ya una recuperación del precio del petróleo, pero no pensamos que vamos a alcanzar los niveles que observamos en el 2019 y esto obviamente también genera una presión en el rubro de ingresos petroleros.

 

Por lo tanto, estamos proponiendo, estamos estimando que se van a recibir cerca de 937 mil millones de pesos por ingresos directos o indirectos devengados de la actividad petrolera.

 

En cuanto a los rubros petroleros prevemos una reducción del 2.9 por ciento y dentro de este rubro vamos a observar un incremento de 5.7 por ciento de los ingresos tributarios precisamente provenientes del ISR e IVA, manteniendo las tasas actuales que tenemos en la estructura fiscal.

 

En resumen, esperamos que para el 2021 se mantenga la recaudación en términos reales, de acuerdo a la miscelánea fiscal que hemos enviado y a la Ley de Ingresos propuestos.

 

Y sólo para cerrar, digamos, el resumen que hemos, sobre la Ley de Ingresos, lo que quisiera mencionar es: las acciones y observaciones que incluimos por parte de la Cámara de Diputados, no modificaron carátula, se eliminó la propuesta de cuotas compensatorias al IEPS.

 

Esto tampoco modificó carátula porque no se esperaba una recaudación con respecto a estas cuotas, más que nada era un mecanismo para estabilizar las actualizaciones de inflación sobre el precio de las gasolinas, pero se decidió quitarla de la propuesta.

 

Al mismo tiempo, también se están incluyendo propuestas de misceláneas relacionadas con el código, para fortalecer a la autoridad tributaria para que tenga todavía más herramientas para combatir la evasión y la elusión fiscal.

 

Y aquí me gustaría enfatizar que, una vez más, lo que vamos a tratar de hacer para el 2021, es no necesariamente modificar las tasas impositivas sino más bien buscar eficiencias recaudatorias y sobre todo sobre los actores que han estado de manera deliberada evadiendo el FISCO. Las propuestas que van en el Código y las que van en la Miscelánea Fiscal están apuntando a dos objetivos:

 

Incrementar la percepción de riesgo; tener mejores herramientas para la fiscalización, pero al mismo tiempo alinear la estructura de la Administración Tributaria con lo que serían las buenas prácticas internacionales, sobre todo en los grupos internacionales a los que pertenecemos, como la OCDE.

 

Entonces, prácticamente, si quieren, a mí me gustaría cerrar aquí. Sé que también la maestra Raquel Buenrostro va a dar unas palabras de arranque.

 

Pero me gustaría cerrar, plantear, nada más de resumir en dos sentidos: la economía ya se está recuperando, la información económica que estamos recibiendo del INEGI muestra una trayectoria en línea con lo que planteamos en criterios.

 

Obviamente, en nuestros criterios estamos planteando variables estimaciones puntuales, pero creo que habría que ver en términos de rangos.

 

Y prácticamente la propuesta de Ley de Ingresos que hemos propuesto no es inercial, no está modificando las tasas ni la estructura, estamos actualizando por inflación algunas cuotas y, al mismo tiempo, estamos mandando, creemos una miscelánea fiscal que es bastante delgada, no estamos incrementando acciones o haciendo actualizaciones más allá de lo que nos marcan los Benchmark internacionales.

 

Y agradecerles, obviamente, y ponerme a disposición de ustedes, no solamente yo, sino también el equipo de la Subsecretaría del ramo y de Ingresos, para la información que necesiten para analizar la Ley de Ingresos, la Miscelánea y el Código.

 

Y obviamente estaremos a su disposición en las instalaciones del Senado para trabajar con ustedes en las propuestas y observaciones que tengan.

 

Una vez más, expresarles que me da mucho gusto ver que las personas que habían estado enfrentando el Covid en los últimos días se encuentran buen y está aquí presentes con nosotros.

 

Gracias.

Calendario

Noviembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
26 27 28 29 30 31 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 1 2 3 4 5 6