Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la inauguración del Parlamento Abierto en materia de Subcontratación, organizado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República, que preside el senador Napoleón Gómez Urrutia.

 

 

SENADOR NAPOLEÓN GÓMEZ URRUTIA: Muy buenos días, a nuestras distinguidas invitadas e invitados en el presídium.

 

Igualmente, a todos los que participan en este Parlamento Abierto en materia de Subcontratación. Es un gusto que nos acompañen, y agradecemos su presencia en este importante evento.

 

La labor legislativa en esta materia, como en muchos otros temas, carece de sentido si no se pone en el centro de su quehacer la colaboración con el resto de los poderes y los diversos sectores relacionados con el mundo del trabajo, a fin de promover la protección y reconocimiento de los derechos humanos de las personas trabajadoras.

 

Es indiscutible que los derechos laborales constituyen un derecho humano fundamental, porque permite a las personas superar desventajas y posibilita a la vez una plena integración social en igualdad de oportunidades.

 

La reforma a la Ley Federal del Trabajo, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1º de mayo de 2019, fue sin duda la modificación más importante en la materia efectuada en los últimos años.

 

Dicha reforma, trajo consigo cambios sustanciales en el reconocimiento de los derechos fundamentales de las personas trabajadoras y una mejora en la administración de la justicia laboral.

 

Sin embargo, aun cuando se estuvo frente a una reforma de gran calado, como le hemos llamado, se advierte que esta resultó insuficiente para pensar en una normativa laboral de vanguardia y de justicia social eficiente.

 

Es sabido que toda reforma legislativa es inacabada y perfectible; de ahí que el legislador se dé a la tarea de estar supervisando permanentemente la actualización y viabilidad de las leyes, en función de las necesidades sociales y de un país.

 

Uno de los temas laborales que debe ser revisado bajo una dimensión de responsabilidad social, y es clave para la protección y la defensa de los derechos humanos, es la subcontratación, también conocida por su terminología en inglés, como outsourcing.

 

La Ley Federal del Trabajo dispone que el trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón, denominado contratista, ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores, bajo su dependencia, a favor de un contratante, ya sea persona física o moral, todo bajo un proceso de simulación laboral.

 

Es innegable que esta figura es necesaria para el desarrollo de algunas actividades y funciones muy específicas, que algunas empresas llevan a cabo y que en muchas ocasiones, por cuestiones de estructura, recursos financieros o humanos, se ven limitadas a efectuarlas por sí solas.

 

También es cierto que en otros países este sistema se utiliza, pero en México, la forma tan laxa e indiscriminada con el que se aplica, ha generado una precariedad laboral que ha contribuido a mantener salarios muy bajos y una pérdida de derechos que han contribuido a incrementar la desigualdad.

 

Las reflexiones que hemos hecho en el Senado de la República y en el Congreso de la Unión, es que ese argumento no puede ni debe ser que solamente en esas condiciones se podrá atraer inversión y aumentar el empleo; porque lleva un costo social y económico inaceptable.

 

¿Qué no seremos capaces -nos preguntamos- de diseñar una nueva política económica y un modelo de prosperidad compartida que contribuya a mejorar y avanzar en el desarrollo y el crecimiento de la economía nacional?

 

De ahí que cuando la existencia de esta figura pudiera estar justificada, en la práctica, un sinnúmero de empresas, y no generalizo porque hay empresas que por supuesto cumplen con la ley y hacen bien su trabajo, ha desvirtuado su razón de ser, convirtiéndola en un medio de explotación laboral para las personas trabajadoras, violándose sus derechos laborales y de seguridad social.

 

Además de lo anterior, muchas empresas de subcontratación incumplen con sus obligaciones fiscales y en materia de seguridad social, obteniendo ganancias multimillonarias, afectando así la Hacienda Pública.

 

La subcontratación ilegal, ha conducido a la creación de empleos precarios y a la baja productividad laboral y, al retroalimentarse con otros factores, como la inestabilidad del mercado del trabajo, la baja inversión en el capital humano y la informalidad, generan un gran número de personas trabajadoras en situación de pobreza, inequidad y con falta de oportunidades.

 

Por lo anterior, es indispensable la revisión a fondo de la subcontratación, y así definir los cauces legislativos a seguir para su mejora y, con ello, eliminar la subcontratación ilegal que tanto daño le ha provocado a las personas trabajadoras y a nuestro país.

 

Las consideraciones anteriormente expuestas, muestran la conveniencia de celebrar un Parlamento Abierto que hoy iniciamos, ya que, si bien se había celebrado uno durante tres días en el mes de julio del año 2019 para estudiar el referido tema, en esta ocasión resulta importante analizar el dictamen aprobado el 3 de diciembre de 2019, por las comisiones unidas de Trabajo y Previsión Social y de Estudios Legislativos Segunda de esta LXIV Legislatura de la Cámara de Senadores del Honorable Congreso de la Unión, para que en su seno se construyan aquellos insumos pertinentes que sirvan de base para fortalecerlo, para mejorarlo, sin perder la sustancia del mismo y, con ello, generar una legislación que implique robustecer la actividad de la subcontratación 100 por ciento correcta, ética y legal; máxime que algunos actores han mencionado de manera inexacta que el dictamen en comento se está prohibiendo la figura de la subcontratación, lo cual es incorrecto.

 

Entre los puntos principales a analizar en este Parlamento Abierto y que contempla el referido dictamen, se consideran los siguientes:

 

Uno. Se busca eliminar el efecto de impedir que los trabajadores se beneficien o participen de las utilidades actualmente garantizadas en la ley.

 

Dos. Establece un modelo de responsabilidad solidaria compartida, para garantizar el pago de las contribuciones en materia de seguridad social para las personas trabajadoras.

 

Tres. Propone que la autoridad laboral genere las normas necesarias para la certificación de las empresas contratistas, así como la creación de un sistema de gestión para verificar el cumplimiento de los requisitos para la subcontratación.

 

El proyecto de dictamen también prevé que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social deberá crear el Registro Nacional de Empresas de Subcontratación.

 

Cinco. Conserva la posibilidad de que la subcontratación pueda realizarse respecto de actividades laborales, en la que los trabajadores que el contratista provee exijan de una especialización.

 

Seis. Establece que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, en coordinación con el Instituto Mexicano del Seguro Social, el INFONAVIT, el Sistema de Administración Tributaria y otros organismos y actividades, llevarán a cabo las inspecciones preventivas ordinarias y extraordinarias, para comprobar que la persona contratista cumple con las obligaciones laborales y de seguridad social correspondientes.

 

Siete. Expone que el Instituto Mexicano de Seguridad Social y el INFONAVIT, publicarán de manera conjunta el programa de regularización para aquellos contratantes que, derivado del uso de esquemas de subcontratación, hubiesen incumplido con sus obligaciones en materia de seguridad social.

 

Y, ocho. Establece que aquellas personas empleadoras que hayan llevado a cabo actos de simulación, así como tendientes de evitar el pago de las contribuciones debidas bajo el régimen de subcontratación, por afectar al fisco y al Erario Público, son susceptibles de ser sancionados, como en cualquier otro país del mundo.

 

En este sentido, como consecuencia del Parlamento Abierto, los distintos sectores relacionados con el mundo del trabajo, tendrán la oportunidad de manifestar sus opiniones y propuestas que estimen trascendentes sobre los temas antes referidos y, con ello, mejorar y enriquecer el contenido del dictamen en comento.

 

De ahí la importancia de encuentros como el que estamos llevando a cabo el día de hoy, en las que las y los legisladores nos damos la oportunidad de comparar, compartir, reaccionar y analizar los distintos puntos de vista e ideas constructivas o positivas, a fin de mejorar el trabajo legislativo en beneficio de la ciudadanía.

 

Sin duda, sus participaciones de todas y todos van a ser muy enriquecedoras.

 

A nombre del Senado de la República, una vez más agradecemos su presencia deseándoles excelentes jornadas de reflexión y diálogo.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias, senador.

 

Señoras y señores, queremos brindarle la más cordial bienvenida al maestro Zoé Robledo Aburto, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

Del mismo modo le brindamos la más cordial bienvenida al doctor Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, UIF, de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

Del mismo modo queremos agradecer la presencia de la senadora Xóchitl Gálvez.

 

Agradecemos la presencia del vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, el senador Salomón Jara Cruz.

 

Y, desde luego, también queremos agradecer la presencia de la senadora Maribel Villegas Canché, vicecoordinadora de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República.

 

A continuación, escuchamos el importante mensaje a cargo de la maestra Luisa María Alcalde Luján, Secretaria del Trabajo y Previsión Social.

 

SECRETARIA LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN: Antes que nada, agradecer muchísimo la invitación.

 

Es un gusto para nosotros participar en este Parlamento Abierto, que pretende escuchar las diferentes voces en torno a la subcontratación, un espacio que se está abriendo en el Senado de la República, que también está por abrirse en la Cámara de Diputados y que eso demuestra el interés que existe en el Congreso, de discutir esta figura tan polémica que se ha convertido en polémica, justamente por la cantidad de grotescos abusos en los que se ha caído durante los últimos años.

 

Siempre que se habla de subcontratación y alguna vez lo escuché yo y siempre lo adopto, la subcontratación es como el colesterol, hay del bueno y hay del malo y aquí lo escucharán bastante en este foro seguramente y es muy ilustrativo, porque vale la pena siempre distinguir, porque quienes utilizan y abusan de la figura quisieran que metiéramos a todos en la misma bolsa.

 

Si bien es cierto, existe esa subcontratación que se justifica por la materia de trabajo que se está subcontratando, que tiene sentido en la propia cadena productiva, lo cierto es que existe una subcontratación que se ha venido expandiendo cada vez más, que se utiliza prácticamente para abaratar la mano de obra de los trabajadores, para no cumplir con responsabilidades laborales, para no pagar reparto de utilidades, para no cumplir con responsabilidades respecto a seguridad social, donde se cae en el subregistro, que ya se ha convertido en el deporte nacional.

 

Donde se utiliza para evadir responsabilidades fiscales, que se utiliza para no dar cumplimiento a la estabilidad en el empleo, a derechos colectivos d ellos trabajadores, antigüedad, en fin, que se utiliza simplemente para evadir responsabilidades frente a las mujeres y hombres que viven de su trabajo.

 

Y frente a estos abusos que durante tiempo atrás se permitieron, es que vale mucho la pena este tipo de discusiones, y vale mucho la pena que se reflexione al respecto.

 

Son muchos, ahora sí que, los mecanismos a través de los cuales se ha venido expandiendo esta subcontratación abusiva, diría yo que la imaginación para evadir la ley pues no ha tenido límites y se han venido utilizando mecanismos para pagar a través de derechos de autor, de toda una ingeniería gigantesca entre diferentes empresas pagadoras, dos meses te paga una, dos meses te paga la otra y tienes muchísimas empresas, diría yo, más bien de papel, sin patrimonio propio, que a la hora de responder difícilmente pueden hacerlo.

 

Esto ha sido y fue producto de varias circunstancias, pero yo creo que la principal es de una complicidad por parte de las autoridades, autoridades que no hicieron absolutamente nada al respecto, que hubo una especie incluso de pacto de inacción y que dejaron que esto proliferara y que fuera creciendo sin ningún tipo de control.

 

Y ello, también, involucra pues a la nula coordinación que existió en su momento durante las diferentes instituciones que debían velar por el derecho de los trabajadores, por el derecho de la protección a la seguridad social. Una nula coordinación que existía entre el IMSS, la Secretaría del Trabajo, la Procuraduría Fiscal, el SAT, la UIF. Entonces, todas esas instituciones que se ven afectadas finalmente por figuras que cayeron en su abuso absoluto.

 

Creo que es importante llamar la atención en este foro, para que no vayamos, o no vayan, ojalá, los legisladores, en caer en una trampa que a veces pareciera, digamos, viéndolo por fuera como un planteamiento razonable.

 

Hay muchos que dicen que se valga subcontratar siempre y cuando se cumpla con los derechos de los trabajadores, y que, si no cumple la subcontratista, entonces que le entre la otra para poder responder.

 

Eso, les digo, es una trampa, y es una trampa por una razón muy importante: esa reflexión cae en la lógica de los mínimos.

 

Cuando se dice que la empresa cumpla, en realidad se está pensando que cumpla con el salario mínimo, que cumpla con seis días de vacaciones, con 15 días de aguinaldo, es decir, que cumpla con los mínimos de ley.

 

Y esto pareciera razonable porque estamos enfrente de empresas que ni siquiera eso cumplen, ¿verdad?, que ni siquiera incluso los tienen registrados en el Seguro Social.

 

Pero la trampa de caer en esta figura es que no se considera y no se toma en cuenta otros derechos, como los derechos colectivos.

 

Cuando hablamos de estas figuras, no estamos hablando del pago de reparto de utilidades, no estamos hablando de la estabilidad en el empleo, no estamos hablando de la antigüedad en los diferentes centros de trabajo.

 

Entonces, llamo la atención para que en esta reflexión no se vaya a caer en la trampa de que cualquier cosa se puede subcontratar.

 

Yo les pongo el ejemplo, a mí me tocó estar en la Legislatura de 2012, incluso aquí veo algunas caras conocidas, algún par de compañeros que estuvieron con nosotros en esa Legislatura, y en esa reforma de 2012, se crearon algunos criterios, algunos parámetros para limitar la subcontratación.

 

¿Qué tipo de cosas hoy están planteadas en la Ley Federal del Trabajo, en el 15A, 15B, etcétera?

 

Por ejemplo, está prohibida la subcontratación de manera general.

 

Por ejemplo, se establece la obligación de justificar cuál es el carácter especializado de lo que se está subcontratando.

 

Por ejemplo, se establece la igualdad entre trabajadores, es decir, no puedes pagar diferenciado a trabajadores que están subcontratados y otros que no están subcontratados.

 

Se establecen criterios, por ejemplo, de no desplazamiento con el simple hecho de soslayar derechos.

 

Se establecen principios y límites que, es cierto, durante mucho tiempo simplemente no se cumplieron y que las autoridades se hicieron de la vista gorda. Es por eso que me parece que me parece que la reflexión en torno a la subcontratación, debe rescatar estos principios que hoy establece la Ley Federal del Trabajo y que son esenciales en materia de subcontratación, para tener muy delimitado que no cualquier tipo de empleo pudiese ser objeto de subcontratación.

 

Y, entendiendo estos principios y a sabiendas de que existen estos candados hoy en la Ley Federal del Trabajo, es que durante esta Administración y con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, coordinado esfuerzos, nos hemos venido dando a la tarea de hacer lo que no se hizo durante las administraciones pasadas.

 

Cuando llegamos a la Secretaría del Trabajo, nos dimos cuenta de que no había habido una sola inspección en materia de subcontratación, una sola. Y entonces, también entendimos que difícilmente la Secretaría del Trabajo, con la información que tiene disponible, podía hacer frente a una problemática tan grande.

 

Y, entonces iniciamos un grupo de coordinación, un grupo de coordinación con el Instituto Mexicano del Seguro Social, con la Procuraduría Fiscal, con el SAT, con la UIF, con el INFONAVIT; y entonces empezamos a planear estrategias mucho más focalizadas, que realmente nos permitieran ser efectivos y eficientes y eficaces, para identificar esa subcontratación abusiva.

 

Esa red que, como decía al inicio, se ha vuelto sumamente compleja y enredada, y que se mezcla no nada más con el daño a los trabajadores; sino que ha venido afectando a las instituciones de seguridad social, al IMSS, al INFONAVIT y no diríamos nada más porque se quiere recaudar.

 

El hecho de que a un trabajador lo inscriban por debajo de lo que realmente gana, lo está destinando a la hora de su retiro, a pensiones muy por debajo de sus salarios.

 

En este sentido, hemos sido bastante eficaces. Creemos que debemos seguir colaborando de manera conjunta, porque es así que realmente se puede ir abatiendo estas figuras tan agresivas.

 

Yo celebro el hecho de que los legisladores tomen o abran espacios para escuchar las diferentes voces, creo que vale la pena el poder discutir qué tipo de cosas serían eficientes y eficaces para que eliminemos de tajo, la posibilidad, para que se defraude a los trabajadores, se defraude al Fisco y se defraude a los institutos de seguridad de este país.

 

Que quede claro lo que se vale y lo que no se vale, y aquello que no se vale, simplemente no tenga cabida y sea sancionado con todo el peso de la ley.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias, maestra.

 

Señoras y señores, le queremos brindar la más cordial bienvenida a la doctora Soledad Aragón Martínez, secretaria de Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México.

 

A continuación, escuchamos el mensaje de la doctora Gerardina González Marroquín, directora de la Oficina para Países México y Cuba, de la OIT.

 

DOCTORA GERARDINA GONZÁLEZ MARROQUÍN: Muchas gracias. Muy buenos días.

 

En primer lugar, permítame saludar muy afectuosamente a los miembros del presídium y a todos ustedes que nos acompañan esta mañana. Y, agradecer la amable invitación del senador Gómez Urrutia, para estar esta mañana con ustedes.

 

Y, quisiera también, en nombre de la OIT, felicitar la iniciativa de este Parlamento Abierto. Para la OIT, es fundamental que los temas del mundo del trabajo se discutan ampliamente y se discutan con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores, y que se practique realmente el diálogo social, llamando a los expertos, a los académicos, a todos los interesados

 

Darse la oportunidad y el tiempo de escuchar y de analizar a profundidad antes de tomar decisiones, es clave para un buen ejercicio y un buen desarrollo de las relaciones laborales y de la legislación laboral y del trabajo de mercado en general.

 

Es indudable que el tema de la subcontratación es un tema esencial, y quiero decirles que además es un tema ampliamente difícil de regular; y les pongo el ejemplo de lo que ha pasado dentro de la misma OIT.

 

La oficina comenzó desde hace varios años, desde hace muchos años, diría yo, a estudiar y a analizar el tema.

 

En el año 1996, se prepararon los documentos para un debate en la Conferencia Internacional del Trabajo; una discusión sobre el trabajo en régimen de subcontratación que tuvo lugar en los años 97-98 y fue rechazada de plano. O sea, no hubo consenso.

 

La oficina siguió trabajando, a través de un sistema de investigación continua sobre el tema, y en el año 2000 convocó a una reunión de expertos sobre los trabajadores en situaciones que necesitan protección.

 

A partir de ahí, la Conferencia volvió a retomar una discusión general sobre el tema de la subcontratación y sobre el tema de la relación de trabajo en el año 2003; tampoco hubo consenso para avanzar muy rápidamente.

 

Y, finalmente, en el año 2006 se vuelve a presentar una iniciativa a la Conferencia Internacional del Trabajo.

 

Fíjense ustedes que todos esos años de trabajo demuestran lo complejo y lo importante del tema.

 

Llegamos a la conferencia del año 2006 y no hubo un consenso para alcanzar un convenio.

 

Ustedes saben que las Normas Internacionales del Trabajo se dividen entre convenios y recomendaciones. Los convenios ratificados se incorporan a la legislación nacional, las recomendaciones son orientaciones a los países.

 

Bueno, en el año 2006 lo que se logra es el consenso para una recomendación, la recomendación 198 sobre la relación de trabajo.

 

Y estas dificultades que las enfrentamos en el mundo internacional, evidencian que la dificultad de regular la subcontratación no está sólo en México, está en todos los países del mundo.

 

Cuando la OIT preparó los documentos para la conferencia del año 2006, tenía informes de más de 70 países en el mundo y esos 70 países todos revelaban dificultades en la reglamentación y en la regulación; de manera que no es un tema fácil.

 

La tarea que ustedes se han propuesto, es una tarea difícil; y además es difícil, porque el asunto relacionado con la determinación de quién está vinculado o no por una relación de trabajo y cuáles derechos y tipos de protección emanan de dicha relación, ha adquirido una mayor complejidad durante las últimas décadas, como resultado de los cambios que se han implantado en la organización del trabajo y la adaptación de la normativa jurídica a dichos cambios.

 

En el ámbito mundial, resulta cada vez más difícil determinar si existe o no una relación de trabajo en algunas de las siguientes situaciones:

 

Primero, cuando los derechos y obligaciones de las partes interesadas no resultan claros.

 

Segundo, cuando se ha intentado encubrir una relación de trabajo.

 

Y, tercero, cuando existen brechas o deficiencias en el marco jurídico en su interpretación o en su aplicación.

 

Uno de los efectos que pueden tener los efectos contractuales, es privar de la protección a la que tienen derecho; y, por supuesto, los más vulnerables son algunos tipos de trabajadores que quedan mucho más expuestos a este tipo de acuerdos que los privan de sus derechos.

 

Por otra parte, los Estados miembros de la OIT y de sus interlocutores sociales, han subrayado el hecho de que la globalización de la economía ha incrementado la necesidad de procurar un mayor grado de protección para los trabajadores, al menos en aquellos casos en que se pretende eludir la legislación nacional por medio de ciertas modalidades contractuales.

 

Aquí quisiera hacer una reflexión y es que entonces lo primero que hay que hacer es un análisis de dónde están los problemas. ¿Realmente necesitamos más legislación? ¿Cuáles son los vacíos que tiene la legislación?

 

O es que lo que necesitamos es cambiar la interpretación de la ley o quizá los problemas están en la práctica y como lo han señalado quienes me han antecedido en el uso de la palabra, pues hay problemas en la aplicación práctica.

 

Y aquí sería muy importante también resaltar cuál es el rol que debe jugar la inspección del trabajo en todos estos temas, cómo logramos fortalecer la inspección del trabajo en México, no solamente a nivel federal, sino también a nivel de los estados.

 

Cómo podemos lograr nosotros una mayor coordinación interinstitucional y entonces hay que preguntarse realmente si necesitamos más legislación, qué tipo de legislación, qué cambios se requieren en la legislación o si el problema está en la práctica, en ,a interpretación, en la aplicación y quizás encontraremos muchas soluciones avanzando más en temas de regulación y de compromiso de coordinación interinstitucional, en sede administrativa, que reformando y modificando la legislación, porque si no cambiamos la práctica podemos tener la legislación más perfecta del mundo y vamos a seguir con los problemas.

 

Entonces, este es un llamado que les queremos hacer muy respetuosamente para que analicen dónde están los problemas y cuáles son las soluciones y no necesariamente las soluciones pasan por nueva y más legislación o quizás sólo se requieren algunos ajustes al marco jurídico que ya se tiene.

 

Por otra parte, en el marco de la prestación de servicios transnacionales, resulta también importante determinar a quién se considera como trabajador vinculado por una relación de trabajo, qué derechos tiene y quién es el empleador.

 

Y este tema de la relación a través de trabajos transnacionales o internacionales es muy importante. México tiene una gran cantidad de trabajadores que están en los Estados Unidos, contratados en México y que son llevado a allá. Hay que ver también ahí cómo están esos trabajadores mexicanos y qué marco los protege.

 

La Conferencia del año 2006, cuando se adoptó la Recomendación 198 sobre la relación de trabajo, señaló que hay una importancia de proporcionar orientación internacional a los estados miembros con respecto a las formas en que se puede garantizar la protección por medio de la legislación y las prácticas nacionales.

 

Pero aquí hay un punto muy importante: hay que asegurar que tanto hombres como mujeres y en particular las mujeres, tengan acceso a dicha protección.

 

La Recomendación 198, que ustedes pueden encontrar en línea, en la página web de la OIT o en cualquier buscador en internet, comprende tres aspectos fundamentales.

 

Primero, la formulación y la aplicación de una política nacional encaminada a examinar, a intervalos apropiados, y, de ser necesario, a clarificar y adoptar en el ámbito de la aplicación de la legislación y la normativa pertinente, a fin de garantizar una protección efectiva a los trabajadores que ejercen su actividad en el marco de una relación de trabajo.

 

Entonces, fíjense, este es un tema que la oficina sugiere no abandonar, hay que irlo examinando a intervalos, para ver qué está pasando con el mercado de trabajo, porque el mercado de trabajo se transforma continuamente y nuevas formas de contratación están apareciendo cada día en el mercado.

 

Entonces, hay que estar con una observación y una evaluación periódica. Este es un tema, entonces, que no lo pueden ustedes abandonar fácilmente.

 

El segundo tema es que la determinación mediante un listado de criterios pertinentes de la existencia de la relación de trabajo, con los hechos relativos a la ejecución del trabajo y a la remuneración del trabajador, sin perjuicio de la manera en que se caracterice la relación de cualquier acuerdo contrario que se haya acordado entre las partes.

 

Entonces, hay que tener una garantía, como ya se ha mencionado aquí, de que, aunque se pacten acuerdos o contratos en contra de lo establecido en la Legislación, se va a aplicar la Legislación y se va a proteger a los trabajadores. Ahí, es donde en la práctica necesitaos mecanismos para que eso pueda ocurrir.

 

Y, el tercero, es el establecimiento de un mecanismo apropiado o valerse de alguno ya existente, para seguir la evolución del mercado de trabajo y de la organización del trabajo, y ofrecer asesoramiento para la adopción y aplicación de medidas relativas a la relación de empleo.

 

Miren, en este tema, no solamente se debe orientar a los trabajadores y a sus organizaciones, también a los empleadores y a sus organizaciones y hay que estar muy de cerca, también, con los constituyentes de la relación laboral con empresarios y con trabajadores, para lograr que se respete la Legislación, se respeten los derechos, se genere mayor justicia social.

 

Por último, quería mencionarles que, en un afán de ayudar a los países en la búsqueda de soluciones, la OIT publicó una guía anotada de la Recomendación 198 y referida a la relación de trabajo.

 

Esta guía, ustedes la pueden encontrar también en línea, y es una guía anotada que tiene el aporte de muchísimos juristas y de muchísimos estados distintos, de manera que nos da una visión amplia de cada uno de los puntos que están considerados en la Recomendación 198.

 

Para nosotros, es muy estimulante que ustedes estén en este ejercicio de diálogo social.

 

Quiero felicitarlos nuevamente por la iniciativa de abrir, y de escuchar, y de reflexionar antes de avanzar, para no echar trabajo en vano, para no haber trabajo en vano sino apuntar realmente a cuáles son los problemas y allí canalizar los esfuerzos para tener resoluciones prontas.

 

Pero también permítanme decirles que debemos avanzar en el fortalecimiento de la inspección del trabajo, que los inspectores tengan una carrera profesional en México y que realmente sean una herramienta que ayude a fortalecer las relaciones laborales y hacer cumplir la legislación laboral.

 

Así que yo, felicitándolos, y una vez más quiero decirles que la OIT está disponible para apoyarlos en lo que ustedes consideren que sea necesario de parte nuestra en asesoría técnica que pudieran requerir, y desearles mucho éxito en este ejercicio de diálogo, que significa el Parlamento Abierto.

 

Muchísimas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias doctora.

 

Señoras y señores:

 

Queremos brindarle la más cordial bienvenida al senador Martí Batres Guadarrama, al senador Ernesto Pérez Astorga, y al senador Daniel Gutiérrez Castorena.

 

Muchísimas, muchísimas gracias por acompañarnos.

 

A continuación, escuchamos el mensaje del Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, el maestro Zoé Robledo Aburto.

 

MAESTRO ZOÉ ROBLEDO ABURTO: Muchas gracias y muy buenos días. Perdón que use la Tribuna, pero hay hábitos que son difíciles de dejar.

 

Y me da mucho gusto estar aquí, hoy, con la Presidenta del Senado, en primer lugar; con Martí, desde luego, también, y con Napoleón, con Patricia, con el diputado Isaías, que está acá con nosotros, Xóchitl, el senador Jara.

 

Gracias a todos por invitarnos a este esfuerzo, este ejercicio de Parlamento Abierto.

 

Desde luego a la Secretaria Luisa María Alcalde, a Santiago, Carlos, Óscar, y desde luego a la doctora Geraldine González, de la OIT.

 

A todos muchas gracias.

 

Y también me da gusto ver aquí a Francisco Cervantes, de CONCAMIN, y a todos los que están representando a las diferentes cámaras, a la CCE, porque de eso se trata un Parlamento de estos, además ver que fue tan taquillero, hay hasta cola allá afuera para entrar. Eso siempre da, da mucho gusto.

 

Yo creo que en estas jornadas que vamos a tener, que van a tener el día de hoy y el tiempo que sea necesario, va a haber muchas cosas en las que no se va a estar de acuerdo. Va a haber muchos momentos en los que va a haber opiniones diferentes, encontradas; pero en algo estoy seguro que sí podemos estar absolutamente todos de acuerdo: que uno de los momentos más gloriosos y de orgullo del deporte nacional, fue cuando México ganó la medalla de oro en las Olimpiadas de Londres en 2012.

 

Lo digo, porque recordarán ustedes que aquella selección era sub23, pero tenía a tres jugadores mayores de esa edad: Oribe Peralta, el portero, Corona, algunos tenían más de 30 años.

 

Sin embargo, también en otra cosa que vamos a estar de acuerdo, es que uno de los momentos más indignos del deporte nacional, fue el cachirulazo: aquella selección sub20 que tenía jugadores de 26, 27 años y que nos sacó de todas las competencias de la FIFA, incluso el mundial de Italia 90.

 

Bueno, lo primero es outsourcing bueno, lo segundo es outsourcing malo. Entonces, si nos ponemos de acuerdo en que hay una situación que no podemos generalizar, que hay situaciones en donde una organización se puede ayudar, en este caso jugadores, con reglas establecidas, tenemos que fortalecerlo. Qué bueno que sea así.

 

Pero cuando hay abusos, cuando hay engaños, cuando hay simulaciones, cuando hay arbitrariedades, no las podemos permitir. Entonces, siguiendo esta lógica del colesterol bueno y el malo, ahí hay otro ejemplo de cómo una misma situación, cuando tenemos esta cara -disculpen la expresión- del agandalle, de los vivales, dañamos a todos los demás, a todos los que pueden estar haciendo un uso correcto.

 

Hoy, yo quiero intentar convencerlos de algo, de tres cosas básicamente: cómo este outsourcing malo, cómo esta versión de las cosas ha dañado tres dimensiones particulares, al trabajador, a los empleadores, a las empresas y a las instituciones, y en este caso desde luego al Seguro Social.

 

Primero, en términos del trabajador, y creo que todos ustedes estarán de acuerdo, este tipo de subcontratación abarata la mano de obra, afecta los ingresos de los trabajadores y sobre todo afecta sus prestaciones.

 

Son muchos los casos en donde este tipo de subcontratación ilegal afecta al trabajador en su relación con el Seguro Social. Unos ejemplos: genera menos estabilidad en el empleo, genera menos antigüedad, los trabajadores no reciben ingresos por prima de antigüedad, no reciben vacaciones, aguinaldo, liquidación; se le registra con un salario menor al real, lo que termina también afectando gravemente sus incapacidades, sus licencias de maternidad, su ahorro para el retiro y desde luego su pensión.

 

Además de eso, se les da de baja por varios periodos al año, lo que ocasiona que pierdan asistencia médica, uso de guarderías y otros servicios sociales necesarios para su bienestar.

 

Y aquí déjenme decirles algo, nosotros hemos estado viendo cómo esta discontinuidad en los derechos y en particular de los servicios médicos, en algunos casos sobre todo de enfermedades crónico-degenerativas, hacen que cuando alguien sale y deja de recibir un tratamiento y eventualmente, por la estrategia, lo regresan en un periodo posterior, muchas veces ya llega con una complicación adicional en esa enfermedad.

 

Es decir, esa discontinuidad los está matando, no es nada más un asunto económico. Y sí quisiera dejarlo muy en claro, porque son muchas estas dimensiones de las afectaciones.

 

Adicionalmente a eso, otros servicios sociales que son necesarios para su bienestar simplemente se discontinúan, si me permiten la expresión.

 

En el Seguro Social detectamos apenas ahora en diciembre de 2019, 14 mil 553 empresas que dieron de baja a absolutamente todo su personal, toda su nómina. Y, no son empresas chicas, van de 101 trabajadores hasta 500 empleados y para arriba, o sea, no son las pequeñas empresas de 50 trabajadores para abajo, son grandes corporaciones que ya se pueden dar el lujo de tener un despacho llevándoles contabilidades y demás, y que los están llevando a estos modelos.

 

Lo peor: muchas de estas ya las tenemos detectadas ¿qué creen que pasó en enero? Empezaron a contratar otra vez a su mismo personal.

 

Adicionalmente a esa afectación que, por cierto, en ese caso fue de 64 mil trabajadores y, desde luego, sus familias en todo nuestro país.

 

La afectación que tiene también, que seguramente Oscar hablará de esto, sobre el derecho a adquirir un crédito de vivienda en INFONAVIT; y, bueno, además de todas las otras modalidades que tenemos detectadas.

 

Ahora, ¿cómo afecta a la empresa? No solamente lo que ya se sabe, se genera esta competencia desleal, ya que a final de cuentas los evasores hacen uso de esta figura para obtener beneficios económicos indebidos, lo que les permite contratar con mayor capacidad económica o incluso llegan a poder bajar sus costos, muchas de las ofertas siempre son esas.

 

Con esto vas a bajar tus costos, vas a poder hacer inversiones o vas a poder bajar tus precios y esto te pone en una ventaja comparativas; sí, pero es desleal, le está afectando a las empresas cumplidoras.

 

¿Cuáles son los incentivos que les vamos a generar a las empresas para estar en orden? Si cuando tienen frente a ellos al vecino portándose mal y obteniendo estas ganancias ilegales.

 

Un colaborador ayer decía, es como el lirio acuático de los lagos, no permite el paso del sol para la competencia real; no permite que el cumplido crezca y va acabando con todo el ecosistema.

 

Adicionalmente a eso, y algo que es muy grave, es que estos esquemas representan riesgos también para las empresas que los asumen o que entran ahí, porque las revisiones fiscales los llevan a perder al final de cuentas todo su patrimonio.

 

Cabe recordar que los derechos de los trabajadores son irrenunciables, y los abusos de las empresas que operan con esquemas ilegales pueden acreditarse en cualquier momento y las autoridades deben actuar en la restitución de sus derechos.

 

Esto puede llegar a quebrar a estas empresas, porque son montos, ustedes lo saben, muy altos.

 

Y finalmente, ¿cómo afecta el outsourcing a las instituciones, y en particular al Seguro Social?

 

La menor recaudación de ingresos pues termina reduciendo también nuestra capacidad para fondear la seguridad social, en especial los servicios de salud, las pensiones y, en el caso del INFONAVIT, la vivienda.

 

Esto entorpece el crecimiento de la infraestructura, entorpece la capacidad de crecer en nuestras instalaciones, contratar más médicas, enfermeras y enfermeros, además de ofrecer mayores y mejores servicios de seguridad social.

 

Yo sí el día de hoy, entre otras muchas cosas, nosotros no negamos los errores que tenemos, pero el outsourcing también tiene que ver con las urgencias saturadas; el outsourcing también tiene que ver con los tiempos de espera, porque fueron muchos años en los que esto, como bien decía la Secretaria del Trabajo, se generó un entorno de normalización pues no pasaba nada, a final de cuentas al que afectas es al Seguro Social, sí, pero al Seguro Socia que atiende a los trabajadores.

 

Sólo para darles un dato: Los 21 mil millones de pesos anuales de evasión, significarían para el IMSS lo equivalente a 14 hospitales de segundo nivel, a 210 clínicas de primer nivel de atención.

 

Yo prefiero que los trabajadores en este país tengan mejores hospitales, mejores servicios y cada vez haya menos empresarios presumiendo sus aviones, sus yates, sus autos, sus relojes, porque además lo hacen con un descaro que simplemente eso sí calienta.

 

Creo que deberíamos empezar a pensarlo en esa dimensión de la oprobiosa desigualdad de nuestro país.

 

En ese sentido, y con eso concluyo, celebro realmente de este Parlamento Abierto, no en mi calidad de senador o de diputado con licencia, sino porque estoy seguro que será un ejercicio real.

 

Ya se acabó el momento en el que las leyes, las iniciativas, incluso los dictámenes están escritos en piedra, porque eso nos ocasionó muchos problemas.

 

Si abrimos las puertas, es para escuchar y para encontrar soluciones similares y encuentros en donde la política a final de cuentas sirva para lo que siempre debió haber servido.

 

No para encubrir a unos cuantos que han hecho y amasado fortunas, sino la política que sirva para encontrar esos extremos.

 

Decía muy bien la doctora Geraldine, revisemos si es un problema de legislación o de práctica, y tiene razón; pero revisemos también cuánta legislación se hizo específicamente para este tipo de prácticas ilegales.

 

Cuántas campañas se habrán fondeado en el acceso, con el compromiso de “no le muevan por favor”. Entonces, eso debe empezar a cambiar.

 

Celebro, de verdad, que las puertas de los parlamentos se abran, y en todos los lugares y en todos los espacios en donde se pueda dar una opinión, créanme que ahí vamos a estar.

 

Ojalá, como decía nuevamente la Secretaria Alcalde, esto que efectivamente se convirtió en deporte nacional, deje de serlo y entonces el deporte nacional vuelva a ser el futbol, la lucha libre o la charrería o el que ustedes elijan o el beisbol también, también se vale, pero ya no esta subcontratación, este tipo de prácticas ilegales que tanto daño le han hecho a la política, al trabajador, a las instituciones y desde luego a las empresas, en suma pues a todo el país.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias, maestro.

 

Señoras y señores, le queremos brindar la más cordial bienvenida a la senadora Cecilia Sánchez, muchísimas gracias por acompañarnos.

 

A continuación, escuchamos el importante mensaje del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el doctor Santiago Nieto Castillo.

 

DOCTOR SANTIAGO NIETO CASTILLO: Muy buenos días a todas y todos, personalmente muy honrado de estar en esta casa del Senado de la República.

 

Muy agradecido con la senadora Presidente, por supuesto con el senador Napoleón Gómez Urrutia, por la invitación y muy honrado de estar con todas y todos ustedes.

 

También muy contento porque me parece que detuvieron a Lozoya, ojalá se confirme esa noticia.

 

Ahora, lo que quisiera plantear, bueno, evidentemente muy honrado con todas las personas que integran y lo que quisiera plantear es muy breve.

 

Primero, evidentemente debemos plantear que la fiesta se acabó. No podemos permitirnos como país, como sociedad, como un Estado que se jacta de tener elementos históricos y actuales de construcción del Estado Social de Derecho, mantener una política de outsourcing ilegal, tolerado desde las autoridades.

 

Creo que lo que tenemos que responder es, hoy tenemos que partir de un diagnóstico claro de cuál es la problemática. Ya el maestro Zoé Robledo ha planteado la pérdida de los 21 mil millones de pesos anuales del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

También el SAT ha planteado la pérdida de 324 mil millones anuales por defraudación de naturaleza fiscal, a partir de las factureras y, bueno, evidentemente todos recordamos la problemática vinculada con la relación entre el outsourcing ilegal y otros fenómenos delictivos que vinculan empresas fachada, factureras, entre otros.

 

Yo quisiera plantear la perspectiva desde una óptica distinta a la que se ha establecido aquí. Evidentemente nos preocupa la estabilidad de los trabajadores, las pensiones, el abaratamiento de la mano de obra, la pérdida de la antigüedad, la evasión fiscal, el no pago del reparto de utilidades, entre otros, elementos que se han planteado.

 

Pero también a mí me gustaría verlo desde la óptica del combate a la corrupción. En realidad, la práctica del outsourcing ilegal no es una práctica químicamente pura, es una práctica que se desarrolla con vinculación a otros fenómenos, como puede ser la generación de empresas fachada, como pueden ser las empresas que facturan operaciones simuladas o que deducen operaciones simuladas, es decir, todo el problema de la facturación falsa.

 

Y, por tanto, creo que hay que tomar en consideración para determinar si el outsourcing es ilegal o es legal también estas características. Creo que es relevante que, en aquellas prácticas de outsourcing ilegal, donde aparezcan empresas fachada, donde aparezcan empresas factureras, sean combatidas como se ha mencionado aquí.

 

Yo lo único que quisiera plantear es la necesidad de generar una política nacional que tenga como medida central la protección efectiva de los derechos de los trabajadores y la determinación, como también ha dicho aquí la doctora Geraldine, de criterios que pudieran ser interpretativos para maximizar el ejercicio de los derechos.

 

La primera pregunta que tendríamos que responder es, si nos jactamos de ser un Estado garantista, es de qué forma estamos protegiendo los derechos de naturaleza social.

 

Creo que hay un avance muy importante en la protección de los derechos de primera generación. Sin embargo, debemos dar una vuelta en la construcción de los derechos de segunda, de tercera generación y eso parte evidentemente por el fortalecimiento de los derechos de los trabajadores. De hecho, el enfoque de un gobierno de izquierda debe estar particularmente enmarcado en la protección de este tipo de derechos.

 

Por tanto, solamente quisiera plantear la posición de la Unidad de Inteligencia Financiera:

 

Es necesario combatir que no existan operaciones de lavado de dinero y cualquiera de sus delitos predicados, incluyendo los temas vinculados con corrupción, al que se asocia a las empresas fechada, incluyendo los temas de defraudación fiscal que se asocian a las empresas que facturan operaciones simuladas y que se vinculan en ambos supuestos a casos también de outsourcing ilegal.

 

La fiesta se tiene que acabar por el bien de todas y todos los trabajadores de México.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Desde luego que agradecemos el importante mensaje del doctor Santiago Nieto Castillo.

 

Señoras y señores: finalmente escuchamos el importante mensaje a cargo de la Presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, la senadora Mónica Fernández Balboa.

 

SENADORA MÓNICA FERNÁNDEZ BALBOA: Muy buenos días tengan todos ustedes. Sean bienvenidos y bienvenidas a esta Casa del Federalismo.

 

Maestra Luisa María Alcalde Luján, Secretaria del Trabajo.

 

Senador Napoleón Gómez Urrutia, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado de la República, y organizador de este importante Foro.

 

Senadora Patricia Mercado.

 

Senador Salomón Jara, Vicepresidente de la Mesa Directiva.

 

Senadora Marybel Villegas, Vicepresidenta de la Junta de Coordinación Política.

 

Compañeras senadoras, compañeros senadores.

 

Maestro Robledo, Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

Doctora Geraldine González, Directora de la Oficina para Países de México y Cuba de la OIT.

 

Doctor Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

 

Doctor Carlos Romero, Procurador Fiscal de la Federación.

 

Doctor Ernesto Vela, Subdirector General de Planeación.

 

Doctora Aragón, Secretaria de Trabajo y Fomento del Empleo.

 

Queridos compañeros de los medios de comunicación.

 

Representantes de organizaciones empresariales.

 

Querido Francisco, bienvenido.

 

Compañero Isaías, bienvenido a esta su casa.

 

El Senado de la República inicia hoy, en formato de Parlamento Abierto, el análisis de la reforma en materia de Subcontratación Laboral en México.

 

Con este foro, el Senado reafirma su compromiso de escuchar a todas las voces involucradas, de atender todas las inquietudes y de conciliar los intereses que convergen en las relaciones obrero-patronales, reafirmando la rectoría del Estado sobre la economía nacional, velando siempre por los derechos laborales reconocidos por la Constitución y los tratados internacionales ratificados por nuestro país.

 

La subcontratación o outsourcing es una materia compleja, que requiere una regulación moderna, que tome al mismo tiempo los derechos de las personas contratadas bajo este régimen y las necesidades de las empresas.

 

Fenómenos como la división social del trabajo y la consecuente especialización de las actividades productivas, hacen indispensable a la subcontratación laboral, porque permiten un mejor aprovechamiento del capital humano y un mayor dinamismo en las relaciones de trabajo.

 

La subcontratación bien utilizada, es una fuente de empleos de calidad y un recurso esencial para el desarrollo de las empresas.

 

Sin embargo, la subcontratación también ha sido afectada por la corrupción. Esta figura ha sido aprovechada para la simulación, para la defraudación fiscal y la violación sistemática de los derechos laborales en México.

 

De acuerdo con algunas estimaciones, la subcontratación ilegal le cuesta al Fisco alrededor de 500 mil millones de pesos cada año, la mayoría de estos recursos, por concepto de evasión de Impuesto Sobre la Renta.

 

Según datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social -y me va a corregir la Secretaria si no es cierto-, cinco millones de trabajadoras y de trabajadores en nuestro país están subcontratados bajo esquemas que no les garantizan los derechos laborales previstos por la ley, como la salud, la vivienda y el ahorro para el retiro.

 

Desde el punto de vista empresarial, la subcontratación ilegal también representa una competencia desleal para las empresas que sí cumplen con sus obligaciones y actúan conforme a la legislación laboral. Por ello, la necesidad de revisar el marco legal de la subcontratación en México.

 

Este paso lo debemos dar de manera conjunta el Estado, las empresas y los sindicatos; para que el único interés afectado por la nueva legislación, sea el de las empresas ilegales que obtienen ganancias millonarias a costa del erario y los derechos de las y los trabajadores de este país.

 

Veo con gusto que en este Parlamento Abierto están representadas todas las voces, lo cual nos permitirá atender todas y cada una de las legítimas inquietudes manifestadas en el periodo pasado, con motivo de la dictaminación en comisiones.

 

Queremos que nos compartan sus preocupaciones para llegar a una redacción que garantice el ejercicio de los derechos laborales en el país, sin afectar las libertades económicas y el correcto funcionamiento de las empresas.

 

También se ha dicho que la legislación vigente ya regula esta figura, desde la reforma laboral de 2012. Por ello, me da también mucho gusto ver a las autoridades laborales y de seguridad social de nuestro país, para que nos compartan cuáles son los alcances y las limitaciones de la ley vigente.

 

En fin, la subcontratación toca múltiples aristas que deben ser consideradas y analizadas en un debate serio, responsable e incluyente.

 

El régimen de subcontratación laboral nos cuesta demasiado en términos económicos y sociales, y es una de las grandes discusiones que debemos tener como país.

 

Con este foro de Parlamento Abierto, el Senado reafirma su compromiso, promoviendo el diálogo y la deliberación colectiva; acercándose a los actores involucrados y afectados directamente por la legislación y, en última instancia, reafirmando la rectoría del Estado en beneficio del interés general.

 

Estoy segura de que este ejercicio de Parlamento democrático, plural y sensible, aportará conocimientos e información útil para decisiones que estamos por tomar.

 

Mi más sincero reconocimiento a todas y a todos ustedes, y al senador Napoleón Gómez Urrutia por la organización de este foro y por su férrea defensa de los derechos laborales en México.

 

Sean bienvenidas y bienvenidos a este foro de Parlamento Abierto en materia de Subcontratación.

 

Felicidades a todos.

 

Nos ponemos todos de pie.

 

Y siendo hoy, miércoles 12 de febrero, a las 9:58 de la mañana, queda inaugurado formalmente el Parlamento Abierto en materia de Subcontratación.

 

Enhorabuena para todas y para todos.

 

Felicidades.

 

--o0o--

 

Calendario

Julio 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2