Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica del mensaje del senador Dante Delgado Rannauro, Coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Movimiento Ciudadano, durante la Presentación de la Reforma con y para el Poder Judicial, en Xicoténcatl, Antigua Sede del Senado.

 

 

Gracias.

 

Señora Presidenta del Senado de la República.

 

Señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

 

Señor Fiscal General de la República.

 

Señor Consejero Jurídico de la Presidencia de la República.

 

Señoras y señores ministros.

 

Señoras y señores magistrados.

 

Señoras y señores invitados especiales:

 

El señor senador Ricardo Monreal, compañero Presidente de la Junta de Coordinación Política, en cuyo marco se desarrolla este evento, nos permite, a todos los grupos parlamentarios, hacer uso de la palabra.

 

Movimiento Ciudadano presentó en la Cámara de Diputados, en 2003, hace 16 años, un proyecto de reforma constitucional de Código Penal Único, de Código Único de Procedimientos Penales, Ley de Readaptación Social, Ley de Menores Infractores, y Ley de Justicia Cívica.

 

Duerme el sueño de los justos y no actuar cuando se planteaba, permitió la captura de Poderes del Estado a nivel municipal, estatal y federal.

 

Desde la formación de los estados modernos, se instituyó la división de poderes para evitar que el Poder se concentrara en una sola persona.

 

Montesquieu señaló “cuando en la misma persona o en el mismo cuerpo de magistratura la potestad legislativa y la potestad ejecutiva está reunidas, no puede haber libertad porque se puede temer que el mismo monarca o Senado, pueda hacer leyes tiránicas para ejecutarlas tiránicamente”.

 

Para evitar este peligro, nuestra Constitución establece un sistema de contrapesos para moderar los excesos de los poderes.

 

Desafortunadamente, no siempre se ha logrado este equilibrio en administración, distribución del Poder, pues hemos padecido presidentes plenipotenciarios y congresos entreguistas.

 

Me pregunta: ¿Cómo diputados o senadores pueden ser un verdadero contrapeso si en el Pleno de la Máxima Tribuna del país vitorean al Presidente?

 

El Poder Judicial ha sido el único Poder que históricamente se ha mantenido firme en la defensa de la Constitución, de la ley y de la justicia, frente a los intentos de injerencia del Ejecutivo Federal y la inoperancia del Legislativo.

 

La Suprema Corte de Justicia, ha corregido en innumerables ocasiones al Poder Legislativo, emitiendo resoluciones que reconocen derechos que el Congreso se niega a legislar o echando para atrás leyes inconstitucionales.

 

Un Poder Judicial independiente es crucial para el buen funcionamiento de una República constitucional, así lo expuso Hamilton: “La independencia completa de los tribunales de justicia, es particularmente esencial en una Constitución limitada”.

 

Por Constitución limitada, entiendo, la que contiene ciertas prohibiciones, ciertas prohibiciones expresas, aplicables a la autoridad legislativa como, por ejemplo, la de no dictar decretos que impongan penas e incapacidades sin previo juicio, leyes ex post facto, y otras semejantes.

 

Las limitaciones de esta índole sólo pueden mantenerse en la práctica a través de tribunales de justicia, cuyo deber de ser es declarar nulos todos los actos contrarios al sentido evidente de la Constitución.

 

Sin esto, todas las reservas que se hagan con respecto a determinados derechos o privilegios serán letra muerta.

 

En épocas en que el Ejecutivo ha ostentado un poder desmedido y el Legislativo abdica de su obligación de ser un contrapeso, el amparo, las controversias constitucionales y las acciones de inconstitucionalidad, se conviertes en la única alternativa para mantener la legalidad en nuestro país.

 

De ahí la importancia de las resoluciones de la Suprema Corte.

 

Recordemos la frase de Morelos: “Que todo el que se queje con justicia, tenga un tribunal que lo escuche, lo ampare y lo defienda contra el fuerte y el arbitrario”.

 

Estoy convencido que el Poder Judicial es indispensable para la vida democrática del país y que permitir su desmantelamiento o difusión, es faltar a la Constitución.

 

El sometimiento de los poderes es un acto de deslealtad que genera corrupción. Subordinar la justicia, es pervertirla.

 

Yo creo en el Poder Judicial, porque gracias a su independencia y férrea defensa de la ley, pude enfrentar a un Presidente de la República y salir indemne.

 

Gracias al Poder Judicial, pude defenderme y recuperar mi libertad, pude luchar para que el Estado resarciera el daño moral que me provocó y me convertí en el primer mexicano en ganar una demanda de esa naturaleza.

 

Si el Poder Judicial hubiera estado controlado por el Presidente, o si mi batalla legal hubiese quedado sólo en lo local, yo no habría salido bien librado.

 

Por todo esto, estoy convencido de que la independencia del Poder Judicial es indispensable para la vida democrática del país y que permitir su desmantelamiento es un acto de corrupción.

 

Los intentos para intimidar, presionar, coaccionar al Poder Judicial y a la Suprema Corte, son actos que no debemos permitir.

 

No se lo toleraremos al Ejecutivo y no se lo permitiremos a quienes estén operando, desde dentro, el desmantelamiento de la Corte, para ponerla al servicio de la Presidencia; no toleraremos operadores del Presidente dentro de la Suprema Corte.

 

Como mexicano, les digo que no podemos permitir que dobleguen al Poder Judicial ni que vulnere la autonomía de la Suprema Corte, autonomía que le permite construir un muro de contención frente al Poder. Ese muro es la Constitución, la ley y la justicia. Los guardianes de este muro son ustedes, señoras y señores ministros.

 

Tenemos que contener los excesos del Poder, que ningún Presidente pueda poner en libertad a un delincuente sin juicio ni sentencia de por medio.

 

Que ningún gobernador pueda ampliar su mandato sólo porque controla el congreso local.

 

Tenemos que combatir las leyes imperfectas y los actos ilegales, porque hay un bien supremo: el Estado de Derecho y la vida democrática de México.

 

La Suprema Corte, ustedes, deben resolver controversias y acciones con el mayor sentido de la justicia para defender a la Nación, para defender a los ciudadanos.

 

Cambios dentro del Poder Judicial, sí, pero no para dejar de ser un contrapeso, sino para ser el mejor contrapeso.

 

Si ustedes quieren hacer cambios profundos para ser mejores, tienen nuestro apoyo, y si estamos frente a una embestida para que dejen de ser independientes, tienen todo nuestro apoyo.

 

Si deciden defender su independencia, cuentan con nosotros, o al menos cuentan conmigo.

 

Movimiento Ciudadano estará de su lado en esa batalla, porque sabemos, hoy más que nunca, se requiere actuar con visión de Estado, porque lo que está en juego es el Estado de Derecho, la justicia, la democracia, lo que está en juego es México.

 

Muchas gracias.

 

-o0o-