Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la inauguración del Conversatorio “México, Integración Económica Mundial y Política Comercial del Gobierno de la 4T y su impacto en la Hacienda Pública”, que inauguró el senador Ricardo Monreal, presidente de Junta de Coordinación Política, en el Senado de la República.

 

SENADOR ALEJANDRO ARMENTA MIER: Muy buenos días.

 

Estimados representantes de las diversas universidades, de los diferentes medios de comunicación que participan en este conversatorio, es muy importante para el Senado de la República este esfuerzo, en el marco del Parlamento Abierto que en el Senado de la República construimos bajo el liderazgo del senador Ricardo Monreal, quien junto con el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, presiden este evento.

 

Fundamental es discutir, analizar, entender el contexto de lo que se construye en los primeros pasos de la cuarta transformación. El objetivo es muy simple, lograr para México, para los mexicanos la justicia tributaria y un equilibrio entre la justicia distributiva, ese es el eje central.

 

El propósito que ha marcado el Presidente de la República y que acompañamos en el Senado de la República, ha sido lograr que el poder económico tenga un lugar fundamental en el desarrollo de nuestro país; pero que esté separado del poder político.

 

Que el Gobierno y sus entes, que los poderes públicos le sirvan a la nación, y esos son los pasos de la cuarta transformación. Por eso conversar, dialogar, discutir, analizar, discrepar es parte de la vida democrática actual.

 

Por ello, este esfuerzo de dos días nos va a permitir entrar en ese escenario.

 

Señor Secretario, gracias. Bienvenido.

 

Señor coordinador, gracias por impulsar junto con la maestra Ifigenia, que es miembro de la Comisión de Hacienda, con la maestra Marybel, que también es miembro de la Comisión de Hacienda; las compañeras, compañeros, académicos; el señor senador Daniel también, que nos hace favor de acompañar; señor Procurador.

 

Este es un esfuerzo colectivo, por eso agradecemos su presencia y la importancia que le dan, sobre todo de cara a lo que será la presentación, en septiembre, del Paquete Económico, donde en el Senado revisaremos en conferencia con Cámara de Diputados, la Ley de Ingresos.

 

Justicia tributaria –concluyo– significa que paguen más los que ganan más y que paguen menos los que pagan menos. Simple. Y justicia distributiva significa que alejados de la corrupción, del abuso del poder, del saqueo, los recursos lleguen al pueblo y que se atienda la prioridad que en el Plan Nacional de Desarrollo y las aspiraciones sociales se tiene.

 

Que no sean caprichos de quienes gobiernan en el orden municipal, estatal o federal, la forma en la que se destinen los recursos públicos.

 

Como dice el Presidente de la República, la mejor estrategia de planeación es la estrategia común de la aplicación del gasto.

 

Así es que, yo estoy convencido como presidente de la Comisión de Hacienda, que desde la Secretaría de Hacienda se aplica esa política de sentido común, para que el recurso se distribuya equitativamente para impulsar más allá del crecimiento, el desarrollo que anhelan los mexicanos.

 

Muchas gracias, señor coordinador. Gracias por permitirnos este esfuerzo y por alentar el parlamento abierto, como hoy se refleja en este conversatorio.

 

Bienvenidos, bienvenidas. Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Interviene la directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte, académica, doctora Graciela Martínez Salce Sánchez.

 

DOCTORA GRACIELA MARTÍNEZ-ZALCE SÁNCHEZ: Muy buenos días.

 

Senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República.

 

Señor secretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de México, Arturo Herrera Gutiérrez.

 

Senador Alejandro Armenta Mier, presidente de la Comisión de Hacienda del Senado de la República.

 

Distinguidos miembros del presídium.

 

Distinguidos senadores, senadoras, académicas y académicos, participantes e invitados.

 

Para el Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la Universidad Nacional Autónoma de México, es un honor participar en este Conversatorio “México. Integración económica, mundial y política comercial del Gobierno de la 4T y su impacto en la Hacienda Pública”; y agradezco que se me haya invitado para hablar en representación de las y los colegas que participarán en este conversatorio.

 

El papel de la comunidad académica en el estudio de la agenda internacional de México, no se circunscribe a la observación, sino que busca, desde una perspectiva crítica, en última instancia, llegar a quienes tomen decisiones y trabajan en diseñar políticas públicas.

 

Las y los investigadores, somos conscientes de la responsabilidad social de nuestras labores universitarias en el contexto geopolítico actual y, en específico, ante la reconfiguración del escenario regional de América del Norte.

 

Por ello, acogemos con entusiasmo esta iniciativa para interactuar con el Senado de la República, en el análisis de temas estratégicos para México, uno de los cuales, sin duda, es la relación con nuestros vecinos y socios comerciales, Estados Unidos y Canadá, en el marco del reemplazo del TLCAN por el T-MEC.

 

Apuntalado por este Tratado, la región de América del Norte se ha fortalecido durante un cuarto de siglo, hasta convertirse en la alianza económica más grande del mundo.

 

Cuenta hoy con alrededor de 450 millones de consumidores y los países que la integran producen cerca del 30 por ciento de los bienes y servicios a nivel global.

 

En este periodo, el comercio en la región casi se ha triplicado, mientras que la inversión es seis veces mayor que en sus inicios, gracias, en buena medida, a las ventajas competitivas de la producción, las cadenas de suministro integradas y la fuerza laboral altamente calificada.

 

Sin embargo, en el tránsito de un acuerdo a otro, se hace urgente un balance y una reflexión sobre los deberes pendientes.

 

Por ejemplo, para Elisa Dávalos, investigadora de nuestro centro y participante en este conversatorio, el TLCAN de 1994, y cito: “…no contemplaba el tema del bienestar social, el problema de la distribución del ingreso y el desarrollo económico y social de largo plazo de México, por lo que es una realidad ineludible la obligación de revisar los proyectos de desarrollo nacional en México, independientemente de las posiciones políticas de Estados Unidos, y más allá de la coyuntura actual”, cierro cita.

 

Además, Roberto Zepeda, también aquí presente, ha insistido en que el éxito de la integración regional es un reto compartido por los tres países y que dependerá de él, cito: “…enfoque la modernización del T-MEC, incorporando a su marco sectores como telecomunicaciones, propiedad intelectual, comercio digital, servicios financieros e inversión, entre otros”, cierro cita.

 

Además, también es claro para todos que el proceso de integración no ha avanzado más allá del tema comercial y económico, y aún quedan otros asuntos pendientes en la agenda regional, como los procesos migratorios y la cooperación en términos de seguridad.

 

Al respecto Raúl Benítez, quien también participará como ponente, ha insistido en la necesidad de situar este debate –cito– “en un ambiente global donde se cuestionan los procesos de regionalización e integración, como la Unión Europea, y emergen los nacionalismos antilibre comercio y flujos migratorios; en el contexto en el cual puede entenderse el éxito de la virulencia discursiva de Donald Trump”, cierro cita.

 

Paradójicamente, se ha avanzado en otros esquemas de cooperación a través de las universidades, los gobiernos subnacionales y las comunidades fronterizas, en temas variados como educación, ciencia, tecnología y cultura; pero también en medioambiente y desarrollo sustentable.

 

Considerando lo anterior, examinar las perspectivas del Tratado México-Estados Unidos y Canadá, T-MEC, es crucial para nuestro país, ya que de este acuerdo depende gran parte de nuestra prosperidad económica.

 

Estamos seguros de que el intercambio de ideas en este conversatorio, ayudará a redefinir nuestra relación con Estados Unidos y Canadá, en el marco de este tratado; pero también de los diversos acuerdos de cooperación en materia de seguridad y migración.

 

En las mesas de este conversatorio, se abordará el rol de México desde el proceso de la Hacienda Pública para la integración económica en América del Norte, en el contexto de las políticas proteccionistas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

 

Asimismo, se abordan los siguientes ejes temáticos: proceso de integración económica mundial contemporáneo; análisis, balance y perspectivas del T-MEC a meses de su aprobación por el Senado de México; las políticas sectoriales en la renegociación del T-MEC; política económica internacional y finanzas públicas del nuevo Gobierno de la 4T; proceso hacendario de México y las situaciones de riesgo en la relación México-Estados Unidos.

 

Como egresada de Letras y parte de la comunidad de culturólogos, me permito sugerir que en el próximo conversatorio se incluya el tema fundamental de las industrias culturales y creativas; tan desarrollado por los canadienses pero que aún queda por explorarse en México y que a Estados Unidos en realidad no le interesa.

 

El CISAN, la UNAM y la comunidad académica aquí presente, están en la mejor disposición de participar en este y otros espacios de colaboración con el Senado de la República. Estamos también desde la esfera académica y en consonancia con la responsabilidad social de nuestras instituciones de origen; dispuestas y dispuestos a contribuir en estos esfuerzos de consolidar y mejorar nuestra relación con los países de América del Norte.

 

Gracias.

 

PRESENTADOR: Escuchemos la intervención a cargo de la senadora Ifigenia Martínez Hernández.

 

SENADORA IFIGENIA MARTHA MARTÍNEZ: Muy buenos días a todos y a todas ustedes.

 

A nuestro distinguido invitado, el doctor Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público.

 

Al coordinador de nuestra fracción parlamentaria de Morena, senador Ricardo Monreal.

 

Al organizador de este importante evento, el senador Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público.

 

A la representante de los distinguidos académicos que participarán en este conversatorio. Doctora Graciela Martínez-Zalce, directora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte. Y en general, a todos ustedes asistentes a este evento interesados en la situación actual y el futuro de nuestro país, en este mundo globalizado.

 

Empiezo por reconocer el esfuerzo del senador Alejandro Armenta, por organizar estas sesiones, y agradecer su amable invitación para participar.

 

Considero, desde luego, un acierto la visión que estructura este evento, que partirá del análisis del proceso contemporáneo de la globalización económica; del crecimiento en gran escala, en proporciones incluso superiores al crecimiento del Producto Interno Bruto nacional; del intercambio comercial internacional y con ello, de movimientos de corrientes financieras que a su vez ocasionan y se sustentan en nuevas especializaciones productivas que establece la nueva división internacional del trabajo, que nos ha tocado vivir y que se refleja en la creación de nuevas cadenas productivas internacionales.

 

Es decir, estamos inmersos en unas relaciones y en un mundo en el que tenemos que estar al pendiente de toda la evolución.

 

Para bien o para mal, la globalización económica es la expresión de leyes históricas y no tenemos más alternativa que tratar de que se exprese en condiciones cada vez más justas y equitativas, y a ello debe atender precisamente la renovación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, el TLCAN, ahora rebautizado como T-MEC, para cuya aprobación, después de una renegociación que se juzga exitosa, se han esforzado en este Senado con la participación miembros de la comisión.

 

Al respecto, me parece que debemos aprovechar la modificación de las reglas de origen en diversos sectores, principalmente en la automotriz, pero también el textil y tratar de establecer nuevos encadenamientos productivos, incluyendo especialmente a las pequeñas y medianas industrias.

 

El análisis de este y otros temas sectoriales, será abordado específicamente, así como examinar la peculiar problemática agrícola, mejor dicho agroindustrial, donde se observa la paradoja de una insuficiencia y dependencia respecto a granos básicos, junto a balanzas comerciales excedentarias en otro tipo de productos, como el aguacate, frutas y legumbres, cuya resolución puede ser similar a la de nuestra problemática petrolera, exportamos crudo e importamos gasolinas. O, como dice Andrés Manuel López Obrador, exportamos naranjas e importamos jugo de naranja, en vez de industrializarlo y abastecer nuestro creciente mercado interno.

 

Los debates en este evento, continuarán con una mayor vinculación de los temas comerciales con los de tipo fiscal o hacendario, objeto de nuestra Comisión de Hacienda y Crédito Público en el Senado, vinculando estos procesos con la situación fiscal y presupuestaria.

 

Ello resulta de la mayor importancia, en vísperas del primer informe presidencial del nuevo régimen, e inmediatamente después del paquete económico que incluirá los criterios generales de política económica, la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, los cuales esperamos con interés.

 

Aquí es de reconocerse la posición del secretario de Hacienda y Crédito Público que, consciente de las dificultades para el ejercicio del gasto en nuevas condiciones y con nuevos programas para el segundo semestre del presente año, ha anunciado la canalización de casi 500 mil millones de pesos para impulsar el gasto, principalmente de inversión, así como el crédito financiero para la formación de capital y también para el consumo, incluyendo los trabajadores de menores ingresos, por conducto del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores. Es decir, todo esto de acuerdo con nuestro sistema de economía mixta, y vemos con agrado esta nueva renovación del poder económico y la intervención del sector público, en bien de toda nuestra economía.

 

Finalmente, considero importante el análisis de las situaciones de riesgo en nuestra relación con Estados Unidos, que conlleva situaciones específicas y concretas ante el neoproteccionismo del presidente Trump; pero sobre todo, debe hacernos reflexionar sobre la imperiosa necesidad y conveniencia de diversificar nuestras relaciones económicas con el exterior, ya iniciadas en cuanto a las importaciones pero que debemos extender en la búsqueda de nuevos mercados para nuestras exportaciones.

 

Por último, y quizás lo más importante, consiste en que todos los esfuerzos por una política económica de mayor beneficio nacional y social, deben prestar primordial atención a la expansión integral de nuestro mercado interno, al aumento de la producción nacional del empleo y de la demanda interna y, desde luego, al beneficio social, para que nuestra población disfrute en su totalidad de los satisfactores de una economía moderna, empezando por las necesidades elementales de alimentación, salud, educación, cultura y vivienda, en un régimen que hemos denominado de economía mixta, y que significa con la participación de todos los sectores de la economía privada.

 

La reducción de las desigualdades debe también tener un objetivo internacional para lograr una globalización más equitativa, próspera y solidaria.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Damas y caballeros, escuchemos el mensaje a cargo del secretario de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de México, doctor Arturo Herrera.

 

SECRETARIO ARTURO HERRERA GUTIÉRREZ: Muchísimas gracias al Senado, en particular al senador Armenta, por organizar este evento.

 

Y quiero justo empezar mi intervención en ese sentido, porque entiendo que en este tipo de eventos es una práctica primero agradecer la invitación y luego felicitarlos por el evento. Pero quiero hacerlo de manera muy específica por una razón muy puntual.

 

Desde siempre, probablemente, pero muy claramente desde inicios del siglo XX, en la economía global en general y en el comercio en particular, ha habido una tensión entre dos tendencias: una, hacia el aislacionismo y otra hacia el multilateralismo, a la idea de que se pueden resolver los problemas a través de reglas claras, del diálogo, etcétera.

 

Y, esta tensión entre estas dos tendencias, no es una cosa del pasado. Hoy vemos claramente dos eventos muy importantes que apuntan en la dirección contraria del multilateralismo: uno, es el BREXIT, la potencial salida del Reino Unido de la Unión Europea; y otras son las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

 

Y estas tensiones crean incertidumbre, crean un entorno menos favorable al crecimiento. Y, la idea de que haya otra opción, de que el multilateralismo requiere de diálogo, de conocer al otro, de llegar a acuerdos, es muy importante, se requiere negociar, se presentan los valores de uno, es central.

 

Y la forma en la que se llegan a acuerdos es eso, dialogando, conversando, por eso la idea de llamarlo a esto un conversatorio me parece que hace eco a una de las formas de resolver estos temas, y me parece muy, muy atinado no solamente este evento, sino el título con el que lo han llamado.

 

Y este tema, quisiera tomarme algunos minutos para hacer referencia qué tan importante son estos asuntos y qué tan importante es en el escenario internacional la idea de que se pueda llegar a acuerdos mediante el diálogo.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, nacieron tres instituciones muy importantes o que dieron lugar a tres instituciones muy importantes, una, los acuerdos de Bretton Woods, donde nació el Fondo Monetario y el Banco Mundial, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial.

 

Pero lo que hoy conocemos nosotros como la Unión Europea, es en realidad la evolución de tres instituciones distintas, antes de la Unión Europea era la Comunidad Económica Europea que, a su vez, fue el heredero de la Comisión de Carbono y Acero de Europa, una cosa muy específica.

 

Y la Comisión de Carbono y Acero de Europa, creada en 1952 para tratar de regular este mercado, tenía una intención económica, regular el mercado de carbono y acero; pero una intención política muy importante: pensaba, y esto es en los años inmediatos posteriores a la Segunda Guerra Mundial, que si los países pueden sentarse a negociar sus diferencias, las diferencias no necesariamente van a escalar a conflictos militares.

 

De tal forma que la idea de que pueda haber un diálogo en torno a los temas comerciales, tiene no solamente este sentido económico, sino tiene un sentido político y de estabilidad muy importante.

 

Para nuestro país, que suscribe muy claramente el multilateralismo, es muy importante que podamos llegar a acuerdos de manera pronta.

 

Les doy algunos números:

 

El año pasado nosotros tuvimos importaciones por alrededor del 40 por ciento del PIB, y exportaciones por cerca del 39.5 por ciento del PIB. De tal forma que el tamaño total del sector exterior en la economía mexicana, es del 80 por ciento del PIB.

 

Nuestro país le ha venido apostando de manera muy clara a crear relaciones comerciales sólidas con el resto del mundo. Tenemos cerca de 12 tratados, con 46 países.

 

Estos temas no son temas únicamente relevantes por el tema comercial en particular; sino que tienen implicaciones muy específicas para la estrategia de desarrollo del país. En la medida en que es una economía más abierta, los bienes circulan de manera más flexible y también a mejores precios.

 

Y, en un país que tiene las heterogeneidades como el nuestro, donde estados del norte del país pueden tener un PIB percápita que es cuatro veces mayores que estados del sur del país, es muy importante que podamos hacer estas conexiones, no solamente hacia afuera sino también hacia adentro.

 

Pero quisiera tomarme un par de minutos para conectarlo, estos temas de comercio internacional con los temas de hacienda pública.

 

Los conflictos que se han venido dando en materia comercial, fundamentalmente entre China y Estados Unidos, han venido afectando ya la dinámica de la economía global y en generar un des aceleramiento de la economía.

 

Algunos de los impuestos más importantes que nosotros tenemos, son proporcionales a la actividad económica. Si no hay ventas en el país, si no hay ventas en el exterior, hay algunos impuestos menos que se recaudan, hay menos IVA, hay menos Impuesto Sobre la Renta.

 

Y por eso esta es otra de las razones malas por las cuales tenemos que tener finanzas públicas muy sanas. Y lo digo en un contexto en donde nuestro país apenas recauda hoy solamente el 13 por ciento del PIB.

 

No es como hace algunos años, donde tal vez los ingresos de origen petrolero eran la mayor parte de nuestros ingresos, pero los ingresos de origen petrolero son todavía el 4 por ciento del PIB.

 

Necesitamos en los próximos años ir construyendo finanzas más sobrias para que nos permita enfrentar no solamente las necesidades internas del país, no solamente los temas relacionados con la actividad económica a lo largo del ciclo económico, sino también para que nos permita enfrentar con mayor fortaleza los vaivenes de los conflictos económicos a nivel internacional.

 

Esto no es un tema en el que seamos observadores nada más y me parece que estamos y debemos participar a través de dos foros muy relevantes. Uno, un elemento central para dar mayor certidumbre a la dirección económica en nuestra región y para el país, es el T-MEC.

 

En ese sentido, yo creo que el Senado dio un paso muy importante al ser el primero de los tres países en ratificar el acuerdo.

 

Tenemos una ventana de oportunidad muy clara, yo diría, entre la segunda semana de septiembre y la última semana de octubre para que pudiera ser pasado en los otros dos países.

 

Hay algunos vicios, dado que los canadienses van a tener elecciones pronto, podrían adelantar incluso el proceso de ratificación con ellos.

 

Pero este no debe ser nuestro único rol en el concierto internacional. Déjenme darles alguna cifra.

 

Nuestro país es la dieciseisava economía a nivel internacional. Si lo medimos por poder o paridad de compra, ocupa el onceavo lugar.

 

Tenemos el décimo lugar por tamaño de población y el treceavo lugar por área geográfica.

 

Es decir, somos un punto de referencia importante, y por eso, ante estos conflictos internacionales, tenemos que tener, a través de los organismos internacionales, una voz más clara, más firme y una voz que nos permita recuperar el liderazgo que tuvimos en algún momento en América Latina.

 

Este tema de cómo vamos dialogando y cómo vamos conversando, quisiera hacer una referencia de cómo pueden ser temas abiertos y cuál es la vía en la que se está esbozando que se puede llegar a acuerdos a nivel internacional.

 

Probablemente uno de los elementos más novedosos de la economía en los últimos años, ha sido el avance de la economía digital. Yo veo a todo el mundo con teléfonos en la mesa, que nos permite checar noticias, está bien, ese es un tema de la economía digital, ¿no? No, yo también, a mí me están pasando lo que tengo que hablar a partir del WhatsApp. Aquí está la cifra del 80 por ciento de la actividad económica.

 

Y esto plantea varias cosas. Primero, es muy importante, nos permite tener acceso a cifras de manera inmediata, pero plantea retos muy claros. Las cifras se pueden haber originado en diversos lugares del mundo.

 

La economía digital está aumentando de tamaño de manera creciente En México, tiene una tasa de crecimiento del 11 por ciento anual; hoy ya representa el cinco por ciento del PIB.

 

El cinco por ciento del PIB, para que se den una idea, es alrededor de 1.25 billones de pesos y esto va a ir creciendo, pero nuestros marcos tributarios, para aterrizarlo en el tema hacendario al que nos convocan hoy, están pensados marcos tributarios cuando las cosas eran tangenciales; cuando para adquirir información de ésta, se iba y se compraba un documento en el INEGI acá en avenida Insurgentes.

 

Y nuestros marcos tributarios tienen que adaptarse a esto, pero no solamente los nuestros sino el resto del país, y en ese sentido se está dando una conversación a nivel internacional.

 

La conversación se está dando en marco del G20 y de la OCDE, y es una conversación –y déjenme ser muy claro– muy curiosa; primero, porque no sabemos cuál va a ser el acuerdo pero sabemos cuándo se va a llegar al acuerdo. O sea, sabemos que se va a llegar en el 2020.

 

No sabemos exactamente cuáles son los detalles de ello, pero se espera que sea un acuerdo que tenga que ver a nivel internacional.

 

Pero también apunta de manera muy específica a esta idea de la conversación del diálogo, porque no todos los países tenemos la misma postura.

 

Los países que han desarrollado las APPS, que han desarrollado particularmente Estados Unidos, que son donde se tienen las sedes de la actividad digital, quieren que la actividad económica se grave donde están basadas esos sectores, esa industria, los países como muchos de Europa y como México, quieren que se grave donde se consume.

 

Y esto no sabemos cómo se va a resolver, pero se va a resolver –como decía– a través de un diálogo, de una conversación. Y por eso, temas como estos son temas extraordinariamente relevantes para la discusión que hoy tenemos.

 

Así es que, no quisiera extenderme más, pero quisiera nuevamente felicitarlos, explicar que es muy oportuna esta idea de la conversación, esta idea de llamar a una reflexión conjunta en un espacio de la economía, donde no hay verdades absolutas y donde requiere llegar a coordinaciones entre todos los temas.

 

Estos temas son muy importantes, y dialogar sobre ellos es el primer paso para resolverlos.

 

Muchísimas gracias.

 

PRESENTADOR: Escuchemos el mensaje y la declaratoria inaugural de este conversatorio, a cargo del presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, senador Ricardo Monreal Ávila.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Muchas gracias.

 

Saludo a todos los asistentes a este conversatorio convocado por la Comisión de Hacienda y su presidente, Alejandro Armenta.

 

Saludo con mucho gusto al maestro Arturo Herrera Gutiérrez, secretario de Hacienda y Crédito Público.

 

A los senadores que nos acompañan y a este grupo de investigadores, que me parece de primer nivel. A Jorge Calderón, a José Luis León, a la doctora Elisa Dávalos, y Alberto Bello, moderador de esta primera mesa.

 

A Roberto Zepeda, a Paz Consuelo, a Juan Carlos Barrón, a Rocío Abreu, a Gerardo González, a Remsi Chemalce, a Marco Noé Maya y a Edit Antal Fedroxi.

 

Son investigadores, expertos en esta materia de institutos de la UNAM, del CISAN, incluso de UBC Vancouver y de la UAM Xochimilco.

 

Va a ser un evento académico muy importante, por eso la presencia del secretario de Hacienda, de los senadores, tanto Ifigenia, que es nuestra decana, ella es nuestro ejemplo, nunca falla a las sesiones. A veces son muy largas, prolongadas, pero nos da el ejemplo de perseverancia y de congruencia.

 

La senadora Marybel Villegas, el diputado Martínez.

 

Y, hay una importancia mayúscula en el tema, nosotros consideramos que el entorno económico que se avizora, esa es mi posición personal, es complejo. Lo veo complejo.

 

Y, máxime que el Ejecutivo Federal, el Presidente de la República, el licenciado López Obrador, ha expresado que la Ley de Ingresos que habremos de analizar en el mes de septiembre, no tendrá variación.

 

¿Qué quiere decir esto?

 

Quiere decir que no se va a modificar el marco de ingresos, va a mantenerse exactamente igual, no habrá nuevos impuestos, nueva tributación de ningún sector. Pero sí habrá nuevas demandas de sectores, de la población de educación, de salud, de infraestructura carretera, de municipios, de estados, de universidades, que van a demandar más recursos.

 

No quisiera estar en los zapatos del secretario de Hacienda y Crédito Público, porque las presiones serán mayúsculas. Lo sé, he sido parlamentario muchos años de mi vida, quizá la mitad de mi vida, y sé que septiembre a diciembre estará el secretario atendiendo estos reclamos y estas presiones, manifestaciones e incluso quizás algunas descalificaciones.

 

Pero su papel es el más delicado, y queremos expresarle al secretario de Hacienda en esta primera visita oficial al Senado de la República, que cuenta con nosotros, que tiene nuestra confianza, que como grupo mayoritario; no hablo por todos los grupos parlamentarios porque cada uno tendrá su posición, y la respeto, pero como grupo mayoritario le queremos expresar nuestro respaldo.

 

Tiene apenas unas semanas en este encargo tan complicado, en este momento tan complejo, pero su inteligencia y su actitud sensata y prudente lo sacará adelante y sacará adelante la política económica y la política financiera y fiscal que el Presidente de la República le ha confiado.

 

Por esa razón, nosotros vamos a actuar con responsabilidad, con mucha racionalidad en este momento tan complicado.

 

Quiero anunciarles que el Senado de la República ha tomado la decisión, en su mayoría legislativa, que no solicitará aumento a su presupuesto, sólo será el que establezca la inflación.

 

Si la inflación marcada por el Banco de México es del 2 por ciento, sólo será ese 2 por ciento el que se incremente en el presupuesto.

 

Este año tenemos mil 100 millones de pesos menos de gasto que el año retropróximo en el Senado y está funcionando el Senado; mil 100 millones de pesos menos y vamos a actuar con austeridad y con sobriedad.

 

Por esa razón, deseo también señalarle al secretario, que le corresponde a él el diseño de esta política económica, financiera y fiscal, seguir recuperando la confianza del sector económico; secretario, lo que está haciendo usted, conversando, platicando todos los días con el Sector Económico Empresarial e inversionistas, es la ruta correcta.

 

Es una prioridad mantener las metas que se ha propuesto el Gobierno, metas de austeridad, metas de inversión social, metas de inversión productiva, el control de la inflación, promover la inversión extranjera y nacional, fortalecer la infraestructura nacional.

 

Esto es un efecto que generará más confianza.

 

Y la seguridad jurídica de las inversiones, que me parece clave para poder convencer a los inversionistas nacionales y extranjeros. El Estado de derecho que debe de aplicarse por encima de cualquier opinión mayoritaria o minoritaria que exista.

 

Por esa razón, secretario, es bienvenido.

 

Saludamos también a la doctora Martínez, a los conferenciantes que aquí están, y a los asistentes que hoy se han dado cita aquí en el Senado de la República.

 

En efecto, la reflexión, tanto de la maestra Ifigenia sobre el T-MEC y la reflexión sobre este tema del aislacionismo o multilateralismo que ha hecho el secretario, es correcto. Es que si no se entiende esto, no podríamos avanzar, porque, en efecto, las tensiones generadas entre China y Estados Unidos, en México repercuten y están repercutiendo de manera muy grave.

 

Por eso yo sí creo en que la cooperación es clave y fundamental.

 

No puede mantenerse México aislado, no podría en una aldea global pensar que sólo con las banderas de la soberanía y el nacionalismo, que no debemos olvidar, sean suficientes para enfrentar los retos y los desafíos del momento.

 

Yo quisiera decirle al secretario que es bienvenido y voy a estar atento a la versión estenográfica de lo que aquí se comente y se discuta en este conversatorio.

 

A todos les expreso mis respetos y que sea para bien.

 

Nos vamos a enfrentar a un entorno complejo, muy complejo, pero vale la pena enfrentarnos a este desafío porque ahí fijaremos las bases de lo que ha denominado el Presidente de la República como cambio de régimen, la Cuarta Transformación.

 

Nosotros haremos nuestra parte en forma racional, autónoma e independiente. Enhorabuena y voy a proceder a la inauguración formal del evento.

 

Siendo las 10:30 horas, declaro formalmente inaugurados los trabajos de este Conversatorio convocado por la Comisión de Hacienda y Crédito Público y su presidente.

 

Enhorabuena. Bienvenidos todos y todas.

 

Buenos días.

Calendario

Octubre 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3