Número-433

  • Piden legisladores federales que se regulen los términos y condiciones en que se ofrecen y otorgan los préstamos.

 

Los créditos de nómina que se ofrecen en cajeros automáticos son un “arma de doble filo”, ya que solucionan de manera fácil y rápida una insolvencia económica, pero ante la falta de información que se ofrece, los trabajadores pueden contratar un crédito en condiciones adversas,  advirtió la Comisión Permanente.

 

En un dictamen aprobado el pasado miércoles, senadores y diputados solicitaron al Banco de México, a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, que regulen los términos y condiciones en que se ofrecen y otorgan los préstamos.

 

Hicieron énfasis que el crédito de nómina es un producto versátil y muy socorrido por los trabajadores. Su importancia en el sistema financiero del país crece constantemente y actualmente 14 bancos y 214 Sociedades Financieras de Objeto Múltiple lo ofrecen a sus clientes.

 

Su cartera total, a junio de 2016, estuvo conformada por 5.6 millones de créditos, por un saldo de 215.4 mil millones de pesos, el 25.3 por ciento de cartera total del crédito al consumo.

 

“Los créditos de nómina, si bien pueden sacar de apuros a cualquier trabajador, constituyen realmente una navaja de doble filo que pueden llevarlos a endeudarse considerablemente”, remarcaron los legisladores.

 

Sobre todo, si estos servicios se ofrecen en cajeros automáticos y en las pantallas no se brinda información a los usuarios sobre las tasas de interés que se cobrarían, comisiones, plazos, montos de pago, posibilidades de prepago, penalizaciones, contratación de seguros asociados al crédito y otros servicios adicionales.

 

“Además, también se deja de advertir al trabajador, lo que nos parece lo más lamentable, sobre la forma en que las instituciones de crédito tomarán recursos de su cuenta de nómina para hacer frente a pagos vigentes y vencidos”, se enfatiza en el documento.

 

Los legisladores reiteraron el llamado a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros para que refuerce los mecanismos de protección y defensa a los usuarios de créditos de nómina, así como para que supervise que los que se otorgan a través de cajeros automáticos cumplan con las disposiciones de la Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros.