Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Número-1479 

  • México no ha recurrido a un endeudamiento irracional e irresponsable que comprometa el futuro de las generaciones posteriores, afirma el senador.
  • Las medidas que se anunciaron en abril para hacer frente a la crisis no tienen precedentes para el Banco de México: Alejandro Díaz de León.


Senadoras y senadores integrantes de la Junta de Coordinación Política, presidida por el senador Ricardo Monreal Ávila, sostuvieron una reunión con el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León Carrillo, sobre las medidas que México ha emprendido para paliar los efectos económicos derivados de la pandemia por COVID-19.

 

Durante la reunión, realizada a distancia, el funcionario detalló las políticas establecidas para apoyar a los mercados financieros e informó sobre los posibles escenarios que enfrentará nuestra economía en el corto y mediano plazo.

 

En su participación, el coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, Ricardo Monreal Ávila, reconoció las acciones emprendidas por Banxico para contener el impacto de la crisis sanitaria. “Es una instancia central para establecer mecanismos que permitan amortiguar los efectos económicos de la pandemia”, apuntó.

 

Tales acciones, afirmó, son prueba del esfuerzo solidario que la institución tiene con la economía del país en aras de reducir la incertidumbre que se ha generado en el mercado financiero internacional y nacional.

 

Indicó que las medidas emprendidas contrastan con los pronósticos y las predicciones de recuperación económica que desde el mismo organismo se han anunciado, las cuales son más duras y pesimistas que las realizadas por organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

 

Informó que la mayoría legislativa confía en la dirección que el gobierno Federal está estableciendo para hacer frente a la crisis. “La economía se recuperará gracias a que se ha actuado con sensatez, corrección y prudencia”, afirmó.

 

A diferencia de otros países, agregó, México no ha recurrido a un endeudamiento irracional e irresponsable que comprometa el futuro de las generaciones posteriores y que además dificultaría en el corto plazo nuestra situación fiscal.

 

Dijo que los pronósticos son importantes, ya que permiten ajustar las medidas económicas necesarias para que el país pueda superar con mayor eficacia los tiempos de dificultad. “Resultaría idóneo y deseable que además de tratar de diagnosticar el problema, las instituciones que las realizan fueran más allá, para colaborar activamente en la recuperación de los países”, aseguró.

 

Debido a esto, Monreal Ávila cuestionó cuales han sido los resultados del otorgamiento de créditos que Banxico dio a instituciones financieras y si realmente esta permeando en la recuperación económica del país.

 

La presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, consideró como buena señal que el Banco de México haya dictado un conjunto de medidas que aliviarán, en parte, los problemas económicos derivados de la pandemia.

 

En este sentido, preguntó de qué manera los recursos que han dispuesto ayudarán a las micro, pequeñas y medianas empresas, así como a otros sectores productivos, a sobrellevar y superar los retos económicos que se presentan en la actualidad.

 

Asimismo, dijo que la banca comercial jugará un papel muy relevante para la recuperación, por lo que preguntó cuál ha sido la respuesta de esas instituciones financieras para concretar con mayor rapidez los acuerdos de Banxico. Aseguró que el Senado será coadyuvante para el desarrollo de México.

 

El gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León Carrillo, informó que la evolución de la pandemia aún está en proceso tanto a nivel global como nacional genera un alto grado de incertidumbre para cualquier proyección de la actividad económica de México. “En particular, aún es incierta la duración y profundidad de la pandemia, tanto en México, como en otros países”, apuntó.

 

Detalló que se plantean tres escenarios posibles, en donde el más extremo marca una caída de 8.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), al final de este año; una lenta recuperación que extendería la contracción en 0.5 por ciento, en el 2021; el panorama más positivo proyecta una caída de -4.6 por ciento en el 2020 y una recuperación de 4 puntos en el 2021.

 

El funcionario explicó que, en el primer escenario de afectación, llamado tipo V, los daños económicos se concentran en el primer semestre del año. Posteriormente, agrega, se espera una recuperación relativamente rápida de la actividad económica, que persiste a principios de 2021, normalizándose el ritmo de crecimiento de la actividad en el resto del horizonte. Ello resultaría en una contracción del PIB de -4.6 por ciento en 2020 y una expansión de 4 en 2021.

 

En el segundo escenario, de tipo V profunda, las afectaciones a la actividad económica son más intensas y se extienden al tercer trimestre del año, para luego presentar una reactivación hacia el cierre del año y durante 2021. Bajo los supuestos de este escenario, ello daría lugar a una caída del PIB de -8.8 por ciento en 2020 y un crecimiento de 4.1 en 2021.

 

En el escenario de afectación tipo U profunda la debilidad de la actividad económica causada por el choque en el primer semestre de 2020 se extiende durante el resto del año, seguido de una recuperación lenta durante 2021. Esto ocasionaría un retroceso del PIB de -8.3 por ciento en 2020 y una disminución adicional de -0.5 en 2021.

 

El funcionario explicó que estos escenarios pueden presentar trayectorias diferentes a las planteadas, es decir, existe la posibilidad de que se observe una normalización de la actividad económica y que se recupere parte del consumo pospuesto durante la etapa de distanciamiento social, de modo que la actividad muestre un crecimiento más vigoroso.

 

Por el contrario, la intensidad y, particularmente, la duración de las afectaciones podría ser mayor a lo supuesto en los escenarios profundos, lo que llevaría a que la actividad económica se vea aún más afectada.

 

El gobernador de Banxico afirmó que, desde el ámbito de responsabilidad de esta institución, se está más que abiertos para identificar posibles acciones adicionales que se pudieran necesitar más adelante.

 

Consideró que las medidas que anunciaron en abril para hacer frente a la crisis no tienen precedentes para el Banco de México, tanto por la amplia gama de facilidades ni por el monto involucrado.

 

Indicó que ante la fuerte afectación a la actividad productiva, se buscará que la tasa de referencia sea congruente con la convergencia de la inflación general, además se promoverá el sano desarrollo del sistema financiero y de pagos.

 

Alejandro Díaz de León también anunció que se fortalecerán los canales de otorgamiento de crédito y se proveerá liquidez, así como se reforzarán los fundamentos macroeconómicos y el funcionamiento microeconómico.

 

Por el PRD, el senador Juan Manuel Fócil Pérez señaló que a pesar de que bajó la tasa de interés, “la fuga de capitales y ventas de papel mexicano” se están incrementando, ¿Qué necesita hacer el gobierno para acompañar la política monetaria? porque la inversión privada, precisó, es necesaria para impulsar la economía mexicana, ante el desempleo y la baja inversión.

 

La senadora del PES, Sasil De León Villard reconoció que las medidas anunciadas por el Banco de México para fortalecer el sector financiero, serán de gran ayuda para sacar adelante al sector. “Es necesario que se mantenga una inflación baja y estable”, concluyó.

 

A nombre del PT, la senadora Geovanna Bañuelos de la Torre dijo que “preocupa de sobremanera” el escenario que plantea Banxico respecto a la crisis en el país, ya que rebasa, incluso, la proyección que hizo el Fondo Monetario Internacional, en cuanto a la caída del PIB en México.

 

El senador del PVEM, Raúl Bolaños-Cacho Cué indicó que las estrategias que el Banco de México implementa, serán pilares fundamentales para superar la crisis derivada del Covid-19. “Confiamos en que su autonomía genera la certeza de que cuida el poder adquisitivo de los mexicanos y garantiza la estabilidad financiera del país”.

 

El coordinador de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, destacó que el Banco de México ha honrado su autonomía constitucional y actuado con responsabilidad, de manera audaz y proactiva, frente a la crisis más importante que hayamos vivido. Pidió a Banxico sobre la creación de un ingreso mínimo vital en el país.

 

Por el PRI, la senadora Vanessa Rubio Márquez manifestó su reconocimiento al Banco de México por las decisiones “tan atinadas y pertinentes” que ha tomado en la coyuntura actual. Bendita autonomía, qué bueno que tenemos una institución fuerte, independiente y técnicamente solvente. Hay que defenderla de principio a fin. Es uno de los grandes contrapesos que se agradecen, expresó.

 

La senadora Minerva Hernández Ramos, del PAN, resaltó que la autonomía del Banco Central evita el control presidencial del poder adquisitivo, además de ser un efectivo contrapeso. Preguntó cómo se implementan las medidas anunciadas y cuál es la relación que se tiene con los bancos.

 

En representación de Morena, el senador Alejandro Armenta Mier, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, pidió al gobernador explicar a la población cual será la utilidad de los 800 mil millones de pesos inyectados al sistema financiero y su utilidad para rescatar la economía nacional.