Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Número-1431 

  • Cambiaron las posibilidades de compra y venta de productos básicos; afecta a población de escasos recursos.


La población de escasos recursos es la más afectada por la pandemia de Covid-19, al no tener acceso a algunos productos y servicios esenciales, afirmó el senador por Morena, Alejandro Armenta Mier, al solicitar, a través de un punto de acuerdo, al Consejo de Salubridad General revisar los patrones de consumo que cambiaron en México y el Mundo, para reactivar la economía y apoyar a los más desprotegidos.

También urgió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, y a la Procuraduría Federal del Consumidor, a generar políticas adecuadas para la promoción de créditos accesibles para que toda la población enfrente en mejores condiciones la presente emergencia sanitaria.

Ante la crisis sanitaria que vivimos, dijo, es fundamental que la población vulnerable tenga acceso a bienes y servicios básicos para sobrevivir la cuarentena y para que las empresas mexicanas tengan la opción de reinsertarse en las cadenas productivas de comercio nacional e internacional, a fin de superar con mayor rapidez la emergencia económica.

Señaló que las necesidades de una población en encierro obligado, cambiaron las posibilidades de compra, donde las personas cada vez menos pueden acudir físicamente a tiendas y centros comerciales, su forma de ver y planear su gasto personal son diferentes e incluso la forma de realizar compras presenciales o en línea.

Lo anterior, agregó, hace evidente que la tendencia de adquisición de productos se modificó, ahora hay nuevas necesidades y los consumidores se adaptan rápidamente a la coyuntura, al no haber otras posibilidades.

El legislador poblano señaló que este cambio en el patrón de consumo es una de las consecuencias más contundentes que generó el COVID19 en la economía, ya que determina la viabilidad económica de una gran cantidad de sectores productivos que hace apenas unas semanas significaban estabilidad y capacidad económica y hoy se encuentran al borde del colapso.

Informó que el Conference Board de Canadá señaló que el cambio en la tendencia de consumo será de largo plazo, por lo que los consumidores deben aprender nuevos comportamientos y hábitos porque el distanciamiento social genera grandes cambios en los patrones de compra y esto durará más que la crisis de COVID-19.

El senador de Morena indicó que el nuevo patrón de consumo ocasionó que los gobiernos cerrarán amplios sectores comerciales al considerarlos no esenciales, lo que afecta las posibilidades económicas que tendrán de salir adelante cuando concluya la pandemia.

Esto, agregó, ocasionará que muchas empresas enfrentarán el cierre y la quiebra, al no tener recursos para ofertar en Internet en comparación con las grandes cadenas.

Basta señalar que desde que empezó la pandemia, millones de personas en todo el mundo perdieron su empleo, mientras que en contraste, las acciones de Amazon y de Wal-Mart subieron 15 y 11 por ciento, respectivamente, en el último mes, destacó.

Por ello, dijo, en un contexto global definido por el cambio de patrón en el consumo, es indispensable que los gobiernos adopten medidas que permitan reconsiderar lo que es económicamente esencial y no esencial.

El legislador morenista insistió en que las comunidades pobres y marginadas, sin acceso a servicios digitales o bancarios, son las más expuestas; así como los negocios que dependen de la distribución física de los clientes para ofrecer su producto.

Remarcó que es indispensable redefinir el concepto de productos y servicios esenciales y no esenciales para que las cadenas de producción, proveeduría económica y comercial se adapten rápidamente a las nuevas preferencias y necesidades de los consumidores.

El punto de acuerdo, se turnó al Grupo Plural de Trabajo para el Seguimiento a la pandemia del virus COVID-19.