Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Número-1414 

  • La medida también se aplicaría en caso de fenómenos naturales, como huracanes, terremotos, inundaciones e incendios.


La senadora, Claudia Edith Anaya Mota, del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, PRI, presentó una iniciativa para incorporar el Régimen Concursal de Emergencia a la Ley de Concursos Mercantiles, ante la posible afectación en el sector comercial y empresarial, en situaciones de crisis, como la actual pandemia por COVID-19.

 

El propósito es encontrar el camino para que, en circunstancias de emergencia, en donde los problemas se hacen sistémicos, las empresas que se vean en la dificultad de cumplir pagos a sus acreedores, encuentren un camino de solución sumamente ágil, explicó la legisladora.

 

La propuesta corresponde a la Barra Mexicana, Colegio de Abogados, A.C., en respuesta a las necesidades que el sector mencionado tendrá como consecuencia de las medidas impuestas y necesarias para la contención y mitigación de los efectos de la epidemia producida por el COVID-19, señaló Claudia Edith Anaya en el documento.

 

En específico, detalló, se propone reformar la Ley mencionada al añadir el Título Décimo Quinto, titulado: Régimen Concursal de Emergencia, que se pondrá a disposición de los comerciantes que enfrentan la dificultad para cumplir sus obligaciones de manera oportuna.


Si bien el actual procedimiento de concurso mercantil está diseñado para la solución de esas dificultades financieras, el proceso se lleva a cabo en un tiempo ordinario y conforme a una marcha usual de los negocios; pero actualmente, esa marcha es totalmente inusual, señaló la promovente.

 

“Hay industrias y sectores de la economía que llevan semanas prácticamente paralizados y con profundas afectaciones financieras. Así, en los meses por venir, micro, pequeñas, medianas y grandes empresas enfrentarán, todas, serias dificultades financieras”, acotó la legisladora del PRI.

 

Al insistir que urge encontrar un mecanismo de emergencia que permita atender con prontitud la situación, dijo que los acreedores que estiman que un deudor está en dificultades financieras mantendrán a su disposición el procedimiento ordinario que provee la Ley, pero el Régimen Concursal de Emergencia estaría abierto a la solicitud que voluntariamente hagan los empresarios que se vean afectados financieramente.

 

Éstos últimos, agregó, no tendrán que probar que se encuentran en incumplimiento generalizado de sus obligaciones, sino que, únicamente tendrán que manifestarlo bajo protesta de decir verdad, posteriormente, el juez deberá atender de inmediato la solicitud y emitir, en forma automática, la declaración de estado de concurso mercantil.

 

Lo anterior, aclaró la senadora del PRI, no es extraño a la legislación mexicana, pues la Ley de Instituciones de Crédito prevé exactamente lo mismo en el caso de la liquidación judicial bancaria.

 

La medida podría aplicarse, además, en el caso de distintos fenómenos naturales, como huracanes, terremotos, inundaciones, incendios y otros que se producen con frecuencia en el territorio nacional, que generan un deterioro notable a la vida económica de la región afectada o del país.

 

Ahora que el país demanda unidad y la búsqueda de acuerdos para enfrentar los retos que se enfrentan, “desde el Senado de la República, reafirmamos el compromiso de trabajar con la sociedad civil, los organismos empresariales y como en este caso los colegios de profesionistas”, concluyó.