Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Número-1201

  • Las manifestaciones del 8 y 9 de marzo constituyen un urgente llamado de atención.
  • Senadoras y senadores deben ser sensibles a las demandas de las mujeres y tomar cartas en el asunto.

En sesión solemne, el Senado de la República ratificó su compromiso con la igualdad de género y reafirmó su convicción de seguir trabajando, todos los días, por un México libre de violencia y discriminación en contra de las mujeres.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Mesa Directiva, que preside Mónica Fernández Balboa, estuvo encabezada por las senadoras María Guadalupe Murguía Gutiérrez, vicepresidenta, así como por las secretarias de este órgano de gobierno, Verónica Delgadillo García y Nancy De la Sierra Arámburo.

Asimismo, por las secretarias María Guadalupe Saldaña Cisneros, Verónica Noemí Camino Farjat, Katya Elizabeth Ávila Vázquez, y por la presidenta de la Comisión Para la Igualdad de Género, Martha Lucía Micher Camarena. Un presídium de mujeres.

Al dirigir un mensaje al Pleno, Mónica Fernández Balboa destacó “la afortunada” irrupción del feminismo en el escenario político nacional. Se trata, dijo, de un feminismo potente que promete grandes conquistas para las mujeres, impulsado por los agravios recientes y las deudas históricas que venimos arrastrando como país.

Refirió que las manifestaciones del 8 y 9 de marzo constituyen un urgente llamado de atención sobre las dificultades de facto que siguen padeciendo las mujeres para desarrollarse plenamente.

La senadora aseguró que este movimiento trasciende fronteras, partidos e ideologías, y en el que México, se ha convertido en uno de los principales referentes a nivel mundial. Estas expresiones nos obligan a voltear a ver tanto las asimetrías sustentadas en el género de las personas, como el divorcio que existe entre las leyes y la realidad, agregó.

Para Mónica Fernández “esta primavera morada” da cuenta que las mujeres se enfrentan cotidianamente a un mundo hostil, desigual e injusto, por lo que el Senado saluda con respeto a las mujeres, que con dignidad y valentía, han alzado la voz exigiendo que México cambie.

Mencionó que la gran lección del 8 y 9 de marzo es que se deben llevar a cabo las transformaciones políticas, jurídicas y sociales para corregir las asimetrías y desequilibrios que perjudican a las mujeres.

Como senadoras y senadores de la República, debemos ser sensibles a las demandas de las mujeres y tomar cartas en el asunto para legislar con perspectiva de género, eliminar las disposiciones discriminatorias que las limitan y dar seguimiento puntual a las políticas públicas que tienen por objeto atender los problemas que les afectan.

Aseguró que, con los dictámenes en materia de igualdad de género que se discutirán en la sesión de hoy, “esta Legislatura de la paridad envía un mensaje de sensatez, de congruencia y sensibilidad ante la coyuntura en la que nos encontramos”.

Podemos pasar a la historia como una nación que aprendió de sus lecciones y tuvo la capacidad de construir un mejor futuro para las mujeres. El desafío es que todas y todos formemos parte de una generación de igualdad. Hagamos de este siglo XXI, el de la igualdad y de la fraternidad entre mujeres y hombres, finalizó.

Por Morena, la senadora María Guadalupe Covarrubias Cervantes afirmó que el movimiento social feminista que se manifestó los días 8 y 9 del presente mes, sienta un precedente en la historia del país, que permitirá redefinir a la nación en la construcción de una sociedad en donde se erradique la violencia hacia las mujeres y se garanticen sus derechos fundamentales.

La senadora del PAN, Nadia Navarro Acevedo expresó que desde su bancada seguirán defendiendo los derechos de las mujeres y el compromiso de generar una sociedad más humana. “El feminismo no tiene enemigos en los hombres, sino con el patriarcado, y es por eso, que estamos luchando contra él, para generar mejores condiciones en el país”, concluyó.

El coordinador de los senadores del PRI, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que todo tipo de violencia en contra de las mujeres, debe tener consecuencias palpables y no sólo se quedar descritas en la ley. Las mexicanas están indignadas por la impunidad y la falta de medidas de protección. “Las mujeres están hasta la madre de ser culpadas por la violencia que viven”, expresó.

Verónica Delgadillo García, senadora de Movimiento Ciudadano, exhortó a las y los legisladores a no postergar más las legislaciones que garanticen seguridad, igualdad y justicia a las mujeres, y que las instituciones encargadas de la impartición de justicia hagan lo que les toca. “La lucha feminista es la lucha para conseguir ese país que todas y todos soñamos”, afirmó.

La senadora Alejandra Lagunes Soto Ruíz, del PVEM, informó que, de acuerdo con el último Índice de Normas Sociales de Género de la Organización de las Naciones Unidas, el 90 por ciento de las personas en el mundo tiene prejuicios en contra de las mujeres. “Si la lucha de las mujeres no nos conmueve, no hay posibilidad de presente ni futuro para México”, sentenció.

Del PT, la senadora Geovanna Bañuelos De la Torre, destacó el papel de las mujeres en los diferentes ámbitos de la sociedad, las cuales representan más de la mitad de la población, por lo que dijo, no debe normalizarse la violencia y debe haber respeto a la vida, la dignidad, a decidir y a la integridad de todas las mujeres.

La senadora Eunice Romo Molina, Partido Encuentro Social, aseguró que en diversos casos de violencia hacia las mujeres persiste la impunidad y la falta de procuración de justicia, por lo que se requieren políticas preventivas para reducir factores de riesgo que favorecen la generación de violencia, delincuencia y combatir las causas que la generan.

El coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera Espinosa, reconoció que aún hay problemas sin resolver como la brecha salarial, erradicación de violencia contra niñas y mujeres, falta de apertura en espacios gubernamentales y de representación política. Pero sin duda, dijo, hay avances en donde México tiene una ruta de seguimiento hacia la igualdad de género.

El senador independiente, Emilio Álvarez Icaza Longoria, indicó que nunca habíamos visto la magnitud de un 8 de marzo, como la que vivimos el domingo pasado, una expresión extraordinaria de alegría, fuerza y rabia, jóvenes mujeres que salieron a las calles. “El feminismo es el movimiento social más exitoso en los últimos 60 años”, aseguró.