Número-704

  • Tras la elección presidencial en EE.UU., diversas instituciones recortaron la estimación de crecimiento para México en 2017, lo que podría dificultar la reducción de la deuda.
  • El FMI recomienda aprovechar la totalidad de los ingresos adicionales para reducir la deuda y la creación de un consejo fiscal apartidista.
  • Para 2017, los ingresos totales y gasto neto total ascenderán a cuatro billones 888,893 mdp.

 

Ante la preocupación por los efectos de las posibles políticas implementadas por la nueva administración en Estados Unidos de América, instituciones y agencias han recortado la estimación de crecimiento de la economía mexicana para 2017, colocándola por debajo de la estimación puntual para finanzas públicas de 2.5 por ciento.

 

Así lo señala el documento “Aspectos relevantes de la aprobación de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017”, realizado por la Dirección General de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República.

 

En el texto se destaca la depreciación que ha sufrido el peso frente al dólar debido al entorno de volatilidad y mayor incertidumbre que representan los resultados de la elección presidencial en Estados Unidos. Lo anterior, sumado a un escenario de menor crecimiento, podrían repercutir sobre el objetivo de consolidación de las finanzas públicas, en específico en lo que corresponde a la reducción del Saldo Histórico de los Requerimientos del Sector Público.

 

En este documento, la Dirección General de Finanzas del IBD retoma algunas recomendaciones emitidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), entre las que destacan:

 

Primero, la necesidad de aprovechar los ingresos adicionales y no recurrentes, para reducir los Requerimientos Financieros del Sector Público y la deuda pública. 

 

Segundo, la oportunidad de fortalecer el marco fiscal, a través de la creación de un Consejo Fiscal apartidista, cuyo mandato sea elaborar una evaluación independiente de la política fiscal y del cumplimiento de las reglas fiscales establecidas en la Ley Federal de Responsabilidad Hacendaria. 

 

Tercero, la previsión de reducir los niveles de deuda en el mediano plazo, para generar un espacio fiscal que pueda hacer frente a las presiones de gasto relacionadas con la transición demográfica.

 

En relación a la aprobación, por parte del Congreso de la Unión, de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal 2017, el IBD señala lo siguiente: 

 

La LIF-2017 contempla ingresos totales por cuatro billones 888,893 millones de pesos (mdp), 0.7 por ciento menos en términos reales que en 2016. De este total, cuales cuatro billones 360, 914 mdp corresponden a ingresos presupuestarios, esto representa un incremento en términos reales de 1.6 por ciento. Los restantes 527,979 mdp corresponden a ingresos por financiamiento, que son menores en 16.1 por ciento en su comparativo anual.

 

Los ingresos presupuestarios aprobados para 2017 son 1.2 por ciento mayores a la propuesta enviada por el Ejecutivo; es decir, los legisladores estimaron ingresos adicionales por 51,380 mdp. Este resultado se obtuvo al incrementar el tipo de cambio de 18.20 a 18.65 pesos por dólar y de ampliar la producción petrolera en 19 mil barriles diarios, lo que generó 17,370 mdp adicionales. Asimismo, se contempló una mayor eficiencia recaudatoria que permitiría contar con ingresos adicionales por 6,425 mdp del Impuesto Sobre la Renta, 3,594 mdp del Impuesto al Valor Agregado y 23,991 mdp por “otros aprovechamientos”.

 

En consistencia con la LIF-2017, el PEF-2017 contempla un gasto neto total de cuatro billones 888,893 mdp; de este monto, 27.4 por ciento, equivalente a un billón 338,505 mdp, corresponde a gasto no programable, que en mayor medida se destina a cumplir compromisos de Deuda Pública y a realizar transferencias por concepto de Participaciones a Entidades Federativas y Municipios (Participaciones Federales). 

 

Dicho gasto no programable tiene una contracción de su monto aprobado, en relación a lo propuesto por el Ejecutivo de 1,348 mdp, debida principalmente a una disminución de los Adeudos de Ejercicios Fiscales Anteriores de 9,731 mdp, e incrementos en Participaciones Federales (4,017 mdp), Deuda Pública (2,317 mdp) y Costo Financiero (2,049 mdp). 

 

El restante 72.6 por ciento del gasto neto, tres billones 550,388 mdp, se etiqueta como gasto programable, con el cual se cubre el presupuesto para la operación de los diversos Ramos y Entidades Públicas, además de la transferencia de recursos a Entidades Federativas y Municipios. 

 

Este gasto programable presenta una ampliación de 52,728 mdp, decretada por la Cámara de Diputados a la previsión originalmente planteada en el proyecto de presupuesto; ampliación que beneficia a los Ramos Generales y Administrativos. 

 

En el caso de los Ramos Administrativos destaca la ampliación al presupuesto de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación por 8,439 mdp, Comunicaciones y Transportes por 6,904 mdp, Educación Pública por 1,951 mdp y Cultura por 1,500 mdp.

 

Por otro lado, el IBD identifica que el PEF-2017 contempla un gasto federalizado estimado de un billón 680,569 mdp, que equivale a 34.4 por ciento del gasto neto total y significa una reducción de 3.1 por ciento real, respecto a lo aprobado para 2016. 

 

El 44.2 por ciento del gasto federalizado corresponde al Ramo 28 Participaciones Federales, 41.8 por ciento a la suma de los Ramos 25 Previsiones para los Sistemas de Educación y 33 Aportaciones Federales, mientras que el restante 14.0 por ciento se distribuye entre convenios de descentralización, Protección Social en Salud y el Ramo 23 Provisiones Salariales y Económicas.

 

En este caso, el estudio resalta que de los 43,204 mdp adicionados al Gasto Federalizado, los diputados asignaron 37,896 mdp a diversos programas del Ramo 23, siendo las mayores ampliaciones: 17,343 mdp a Proyectos de Desarrollo Regional, 8,996 mdp al Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal, 3,244 mdp al Programa de Fortalecimiento Financiero, 2,837 mdp a Programas Regionales, 2,450 mdp al Fondo de Capitalidad y 1,502 mdp a la Operación y Mantenimiento del Programa de Seguridad y Monitoreo en el Estado de México. 

 

Igualmente, el documento menciona que el PEF-2017 contempla programas que, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, habían sido eliminados en la revisión de la estructura programática para integrar el PPEF-2017; sin embargo, fueron nuevamente incluido por la Cámara de Diputados.

 

Estos programas son: Fondo para el Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal con 8,996 mdp, Fondo de Capitalidad con 2,450 mdp, Programas Regionales con 2,837 mdp, Fondo para Fronteras con 750 mdp, Operación y Mantenimiento del Programa de Seguridad y Monitoreo en el Estado de México con 1,502 mdp, Programa de Fortalecimiento Financiero con 3,244 mdp, Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad con 447 mdp y el Fondo de Apoyo a Migrantes con 263 mdp.

 

Lo anterior, a pesar de que rubros como Programas Regionales y el Programa de Fortalecimiento Financiero han sido cuestionados por la falta de lineamientos o reglas para su acceso, asignación ejercicio y rendición de cuentas.

 

El documento Aspectos relevantes de la aprobación de la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2017, realizado por la Dirección General de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, se puede consultar en la dirección electrónica:

 

http://www.senado.gob.mx/ibd/content/productos/dgf/01_Aspectos_relevantes_LIF-PEF2017.pdf

Tal vez te interese

Septiembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
28 29 30 31 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 1

Últimas Noticias

  • 1
  • 2
  • 3