Palabras del senador del Partido Revolucionario Institucional, José Ascención Orihuela Bárcenas, presidente de la Comisión de Fomento Económico, en la reunión de trabajo con integrantes del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural, el lunes 4 de septiembre de 2017.

  

Gracias, senadora Guerra.

 

Primero, quiero agradecer a Salvador Aguayo el que haya planteado la preocupación de ustedes, de quienes encabezan los propósitos, las aspiraciones de algo que es muy sensible para nosotros los senadores, que son las preocupaciones de la gente que vive en el campo mexicano.

 

Quiero agradecer a los funcionarios de la Secretaría de Economía, de la Secretaría de Agricultura, por enriquecer esta reunión.

 

Estar con los productores del campo a mí siempre me enriquece. Escuchar sus comentarios, siempre es muy importante, más cuando estamos frente a una agrupación de organizaciones nacionales.

 

Aquí está ampliamente representado el sector agroalimentario, el sector agroindustrial, que ustedes, cada uno, han, no sólo hecho patente su presencia, sino sus problemas, sus aspiraciones y que orientan lo que nosotros debiéramos aportar a las tareas de lo que hoy nos preocupa a todos, que es el futuro de la economía nacional en cuanto a un tratado que involucra la economía de muchos mexicanos y que impacta de manera importante la economía nacional.

 

Mire, hemos escuchado asimetrías todavía. Yo, en 1992, cuando se iniciaron los tratados de libre comercio, era diputado federal; en aquel tiempo solamente hablábamos de asimetrías y por eso se hicieron muchas salvaguardas. Y ustedes, como dirigentes del campo saben que hubo salvaguardas para los granos, para la carne, para los productos lácteos, que era la mayor fortaleza de América del Norte, en cuanto a Canadá, Estados Unidos; y que nosotros, en cuanto a infraestructura y condiciones de producción, no teníamos similares condiciones, como no las tenemos ahora, por situaciones climáticas, por lo que aquí ya se dijo del minifundio, por muchas razones.

 

He escuchado con mucha atención y con mucha satisfacción, a mi amigo Vicente, dirigente de los productores de leche, de sus problemas, de cómo arrancó el tratado con ellos y los datos que tenemos, que él nos confirma, es que en 1995 al arranque del tratado, México producía 6 mil millones de litros de leche.

 

Hoy producimos 12 mil y aún en condiciones difíciles, el sector está creciendo y el sector plantea condiciones para tener mayor oportunidad en esto que es problema porque los productores de leche mexicana no tienen las condiciones de producción de granos, ni de producción de forraje que tienen Canadá y Estados Unidos.

 

Me da mucho gusto haber escuchado a José Luis, en el tema de la producción de carne de cerdo, cómo nos impactó y cómo se está reactivando hoy en Michoacán, que era uno de los grandes productores de carne de cerdo, se están construyendo infraestructuras que van a reactivar esa gran región que es El Bajío mexicano en producción de carne de cerdo y que sin duda va a ampliar la posibilidad de competir -como aquí lo dijo José Luis- en otros lugares del mundo y ¿por qué no en América del Norte? porque somos grandes productores.

 

Me preocupa, pero debo decirles que la producción de granos, el maíz que es el emblema nacional, a pesar de los problemas que tenemos con una gran cantidad de terrenos de temporal en condiciones muy complejas, ha crecido en el periodo del Tratado de Libre Comercio al 6 por ciento anual su producción.

 

Es muy importante lo que ustedes nos han dicho hoy a nosotros; es muy importante decirles, soy senador por Michoacán, cómo impactó para Michoacán productos de exportación, cómo la producción de berries viene ganándole terreno a la producción de caña en Los Reyes, esa región muy importante; cómo los productos de valor van ganando terreno, cómo vamos viendo que el sector agroindustrial, que es otro de los grandes temas y que debemos impulsar, va ganando terreno.

 

Me estimula mucho el planteamiento aquí de que hay mujeres ya organizadas, que están luchando con el apoyo decidido de la Secretaría de Agricultura, para tener proyectos muy importantes.

 

Les quiero decir que me enriquece mucho, me estimula mucho el estar con ustedes y que el Senado de la República siempre estará abierto en representación; aquí estamos hoy representados el Partido Acción Nacional, el Partido Verde, el Partido de la Revolución Democrática -ya se retiró nuestro compañero Demédicis- y el PRI.

 

Eso habla de la importancia que tienen para nosotros los planteamientos de ustedes.

 

Me estimula mucho lo que dijo Ivonne Solís, somos un gran país, tenemos que ver esa grandeza de México y no podemos perder de vista nunca algo que ustedes confirman en lo que yo pienso del sector agroalimentario de México.

 

Yo veo en el sector cuando menos tres niveles de productores del campo: los productores que luchan en la subsistencia, los productores que están transitando de ser pequeños productores a productores que tienen rentabilidad y la producción que entra a la competencia internacional.

 

En Michoacán el aguacate, hace 25 años, estábamos en un dilema de si con la Secretaría de Agricultura establecíamos normas, para dejar de plantar aguacate y en su caso retirar huertas, porque el desplome del precio nacional del Aguacate estaba entre 60 y 80 centavos el kilo.

 

Hoy, el aguacate mexicano no sólo representa para Michoacán un gran impulso en su economía, sino está impactando a Jalisco, al Estado de México, Nayarit, Puebla y está impactando a grandes comunidades indígenas y a grandes comunidades que tienen condiciones para producir aguacate -como ya se dijo aquí- en nuestras condiciones de minifundio, más de 35 mil productores de menos de 5 hectáreas.

 

Así vemos las berries y vemos las guayabas, y vemos la fresa, vemos el pepino, y tenemos que ir trabajando paralelamente en la producción de alto valor, en los productores intermedios y cómo con políticas públicas que también ustedes abordaron permanentemente, le damos consistencia a quien se mantiene en el campo, aun en condiciones difíciles.

 

Tengan la certeza que para mí, estoy seguro que para mis compañeros también, ha sido muy valiosa su participación, nos enriquece, nos deja aprendizaje, nos deja preocupaciones y lucharemos para que en un tratado -como también ya se dijo aquí, no se puede ganar en todo-  salgamos bien librados.

 

Me estimula mucho lo de la cebada, que este año se organizaron los productores de cebada, rompieron muchos años de control total del valor de la cebada por las grandes industrias y lograron un precio más justo.

 

Ese es el camino, esa es la ruta.

 

Les agradezco mucho su atención y les agradezco sus comentarios.

 

---000---