* Discurso pronunciado por el senador Benjamín Robles Montoya al inaugurar el Foro “Programas de Desarrollo de la Sedesol para mujeres en la Ciudad de México”.

 

Benjamín Robles Montoya, (BRM). Buenos días. Otra vez, bienvenidos, todas y todos, a este Senado de la república, la casa del pacto federal, donde están representadas todas las entidades de nuestro país.

 

Hoy nos vestimos de gala, creo yo, con la presencia de cada uno de ustedes para tratar temas que sin lugar a dudas hemos impulsado mucho aquí en el Senado de la República.

 

Le quiero agradecer al doctor Alfonso Rivera su presencia en su calidad de delegado de la Sedesol en la Ciudad de México, pero también como amigo, te agradezco mucho tu presencia.

 

A Rodrigo, también compañero mío de mil batallas, subdelegado de la Sedesol aquí también en la Ciudad de México; a Carmen, a Raúl, Alejandra, muchísimas gracias a todas y todos ustedes.

 

Compartía hace unos ratos unas reflexiones con el doctor Rivera en el sentido de que para muchas familias, recibir apoyos de los diversos programas federales que impulsa la Federación es muy importante.

 

A pesar de que la crisis que hoy agobia a la nación impacta en todas partes, hay que reconocer que hoy, tristemente hoy, habrá muchas familias, lo sé porque en Oaxaca recorremos permanentemente el estado, hay muchas familias que el día de hoy no van a poder comer, van a buscar adentrarse ahí en las zonas rurales en busca de algo que sea comestible y no lo van a lograr. De ese tamaño son las necesidades en este país.

 

Y en la Ciudad de México, que uno pudiese pensar o alguien pudiese pensar que las cosas serían distintas porque vivimos en una gran metrópoli, aquí también nos aplastan las distintas desigualdades que vivimos en el país y que, insisto, aquí en la Ciudad de México también se hacen sentir.

 

Por eso es importante contar con dependencias que busquen con sus programas coadyuvar para enfrentar esta difícil situación. Hoy en día pues ya se habla de muchos sectores que son vulnerables y sin duda un sector vulnerable porque no se han tomado las decisiones eficaces desde hace un buen rato, pues son las mujeres.

 

Por eso hoy para mí es motivo especial de satisfacción saber que hay una muy buena cantidad de mujeres, hablé yo con mi compañera Magdalena y de decía que era muy importante, a Magdalena Núñez de decía ayúdame y vamos a tener este encuentro porque tenemos la cortesía de poder platicar con el delegado de la Sedesol aquí en la Ciudad de México y ver qué programas se pueden acercar.

 

Y hoy se trata un poco de esto, de que sea la primera puerta de entrada de muchas que esperamos abrir en esta dependencia y espero que también en otras más para buscar darles herramientas a ustedes, para que podamos enfrentar la vida diaria, la vida cotidiana.

 

Le doy la bienvenida también a los varones que hoy están aquí, su presencia, y espero que no sea solamente por solidaridad con nuestras compañeras, sino también porque hay liderazgos de muchos varones que quisiéramos nos ayudaran a difundir lo que hoy vamos a conocer de voz de quienes en esta delegación de al Sedesol aquí en la Ciudad de México están dispuestos a orientarnos.

 

A nivel del estado de Oaxaca, quiero decir que por la buena relación que tenemos con el secretario y con algunos subsecretarios, hemos logrado bajar, aterrizar recursos, y por eso sé lo importante.

 

Que sea ésta entonces la puerta de entrada para que sepan que no están solas, que no están solos, que forman parte de una gran familia a nivel nacional que quiere empoderar a las mujeres, que quiere acompañar a las mujeres, que les queremos decir que no están solas y también a los varones que no están solos, que nosotros estamos con ustedes.

 

Hoy el Senado de la República, insisto, se viste de gala al recibirlos, y en nombre de mis 127 compañeras y compañeros del Senado, les deseo que su estancia aquí les sirva, tomen nota, y por supuesto las puertas de mi oficina también están abiertas.

 

Voy a coordinarme muy bien con Magdalena y con su equipo para que lo aquí se diga se pueda aterrizar pronto, así es que esperamos estar pronto otra vez ahora devolviéndote la cortesía, estar ahí en tus oficinas, con expedientes en mano, mucho, e invitarte a que recorras las distintas delegaciones de la Ciudad de México donde hay presencia de esta representación que aquí tenemos y que sin duda necesita mandarle la señal a muchas vecinas, muchos vecinos, de que tampoco están solos y que contamos con toda una estrategia para, poco a poco, ir viendo cómo ayudamos.

 

Estos son un par de programas, los que vamos a escuchar, pero hay muchos más, ésta es la punta de la lanza para que ustedes, insisto, sepan que no están solas ni solos. Si sé que hoy en día es muy difícil ser mexicano, hay que reconocerlo.

 

Nuestros papás, nuestros abuelos nos decían que a lo mejor era más fácil antes, estoy prácticamente seguro que muchos de ustedes viven en las casas que compraron, patrimonio que fue de sus papás, de sus abuelos, hoy en día es más complicado, pero no es imposible que salgamos adelante, juntos podemos hacerlo.

 

Y por eso le agradezco mucho yo al delegado de la Sedesol en la Ciudad de México su presencia, la de sus colaboradores, y particularmente la de ustedes.

 

Bienvenidos, una vez más, y que sea ésta una gran jornada, con eso arrancamos este gran foro de emprendedores, ver cómo vamos a ayudar a las mujeres emprendedoras de la Ciudad de México.

 

Muchísimas gracias.

 

---000---