Table of Contents Table of Contents
Previous Page  253 / 264 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 253 / 264 Next Page
Page Background

Fec:ha

LORENARIWIIA

~~riodlsta

·

.-eYna.rlvera~

imm.com.mx

Twitter:~lof"erlllenl

ISecc16n

-~·------------------------------------------------------

Se derriteel deporte

l bien la nieve no es un elemento que distinga a

J.~Iéxico,

además

de

no

tenercon ésta

un

vínculo estrecho en mareria deportiva.

como lo

ha_v

enpaíses que sonpotencia en fuegos tnven1ales,

sí la apreciamos. Ahíestán losóleos de José ;'-larCa Velasco.

co1no

Camino a Chalco con los volcanes.

donde se observan

el Popocacépecl

y

ellzraccüwatlnevados. o bien. en algunas

pinturas del Dr. AtL quien plasmó desde disTintas perspectivas

a

escos colosos nevados.

Eso no es todo.Estados como Chihuahua. Coahuila.

Zacatecas. Durango

y

el Estado de México, pormendo–

nar algunos. nos regalan blancos paisajes. aunque su

vocadón es

m~

turística

y

no

~en

la práalcade de–

portes invernales.

Hay quienes

dirán

"pocas. pero contamos con pistas

de patlnaje".Es derto,enalgunos centros comerdaleses

parte del entretenimlento. sin olvidar la

gran

pista que

montaelGobiernode laQudaddeMéxicoen laplancha

del Zócalo

cada

didembre. Pero, ¡ojo!, no hayestanques

naturales o lagos congelados que permitan

esta

activi–

dad como tradldón.

Pero lo derto es que en los Juegos Olímpicos de

In–

vierno -dicho sea de paso,los de PyeongChang

2018,

Coreadel

Sur,

redén tnldaron-, nuestro

país

nodestaca

en las competencias, han Ido delegadones pequef\ísi–

mas

y

enseisocasioneselmáximorepresentantedeMé–

xico fue HubertusRudolph

zu

Hohenlohe-Langenburg.

Sin

embargo. a pesar de ello. como habitantes de la

Tierra debemos tomar condenda: la nieve -emblema

delablancaNavidad-

y

loshielosperennes

se~

de–

rritiendo.

y

cada

vez

m~

rápido,

aun

en Invierno, porlos

efectos del cambio

clim~t1co.

El

Ártico. el permafrost. laAnWtida

y

algunos gla–

dares se deshielan inexorablemente.'Yeso nos afec–

ta

a todos los seres vivos.

así

como a nuestros diversos

ecosistemas.

La

gran concentradón degases de efecto invernade–

ro - como el dióxido de carbono-

y

la elevadón de la

temperatura estándañando el planeta.

De ese desastre no se

salvan

los JuegosOlímpicos de

inviernoni tampoco los deverano ni laCopaMundial de

Futbol olos torneos de tenis

y

muchos otrosdeportes al

aire libre.

Sin

o

M

darlos Impactosa

las

diversas activida–

des que sostienen las economías de las nadones.

Haceunas

semanas,

la

Universidad

dewaterloo(Onta–

rio,

Canadá)

dio aconocerunestudioenel queintervtnle–

ron Investigadores

canadienses.

austrtacos

y

chinos.

~

arrojóque elcambio cllmáiico

y

los

gases

de efecto Inver–

naderodesafían laviabilidadde los depones de invierno.

Los ctentif!cos advienen que el fenómeno podría

reducir

dr~carnente

el número de las posibles sedes

de Jos Juegos Olimplcos de Inviernoen el futuro.

Solamente "ocho de

21

dudades que

han

sido sede

de los Juegos Olímpicosde tnvtemo serán lo sufidente–

mente

frías

como

para

albergar

de maneraconfiable los

juegosal

final

de este siglo".

De

acuerdo con Daniel Scott. profesor de geografía

y

gestión ambiental enWarerloo, amedidaque el

clima

continúa

calen~ose

los deportes de tnvterno

han

Ido

cambiando

y

los atletas de éUte

ya

son testigos de los

Impactos del cambio cllmátlco. tanto en.competenda

comoen los lugares de entrenamiento.

De hecho, para los JO de

Sochl,

Rusia,

en

2014,

los

dentiflcos del

clima

previeron que

las

condidones

cll–

m~cas

y

de nieve

serían

undesafío

y

seconfirmó,tanto

porel númerq

de

pr.k:tlcas canceladas.

así

como por

las

quejas de los arietas debidoa condidones

Inseguras.

Ahora bien. de lograrse los objetivos del Acuerdo de

París,

la investigación arrojaque sólo

12

de

21

dudades

poclrfan

volvera ser anfitrionas de los juegos

hada

fina–

les del siglo. pero Innsbruck, Oslo, Sarajevo,SquawVa–

lley.

Vancouver, Chamonlx, Ga.rrnlsch-Partenkirchen,

GrenobJe

y

Sochl.

ya

no

seríanVIables.

Además, los

glaciares

en

Austria.

los

Alpes

italianos

y

franceses.

y

muchos otros

lugares~

muy afectados.

Así,

las proyecdones

cllm~ticas

prevén Inviernos

cada

vez

más dlldos.

Pero eso no es todo paralos depones.

El

futbol tam–

poco

se

salva

del

clima

extremo,tanto portemperaturas

muy callenteso

l1uvlas

torrendales

e

inundadones.

Ysi hayquienes

saben

sobre los estragos

y

los riesgos

de golpede calor por

Jugar

con

altas

temperaturas, esos

son los tenistas.

En

el redénAbieno de

Australia,

Gael Monfils, Juan

Martín

del Potro

y

Noval< Djokovic sufrieron

las

eleva–

das

temperaturas. Ylos que semanifestaron en contra

de

Jugar

con

más

de

40

grados centfgrados fueron

AlJ.zé

Comet quien sufrió un golpe de calor,

y

Rafael

Nada!.

Otro

dato: el aumento en los niveles del marpondrá

en pelJgro a los campos de golfcosteros deJ mundo

y

el

clima

extremo también

wlnerar.i

al

cricket

Sí. el cambio

~colo~

transformando todo

y

los danosen elmundode los deportes

ya

se sienten.