Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica del mensaje del senador Martí Batres Guadarrama, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, durante la reunión de trabajo con magistradas y juezas: “Construyendo Paridad con las Juzgadoras”, en la Sala de Protoclo Ifigenia Martínez.

  

Muchas gracias a la senadora Kenia López Rabadán, por la invitación a esta reunión y por su iniciativa. Mi reconocimiento.

 

Saludo con afecto a los coordinadores de los grupos parlamentarios, Miguel Ángel Osorio Chong, del PRI; y Dante Delgado, de Movimiento Ciudadano.

 

Y, las saludo a todas ustedes con respeto, con reconocimiento. Nos va a servir mucho la información que han proporcionado para las tareas legislativas que siguen, ya una vez que ha sido declarada la reforma constitucional.

 

Este tema de la paridad se empezó a plantear luego, luego empezando esta Legislatura entre algunas de las primerísimas iniciativas, estuvo una que presentó la senadora Vanessa Rubio, del PRI, sobre derechos de las mujeres en materia financiera. Algo que tenía que ver con la banca de fomento en el campo.

 

La de la senadora Kenia López Rabadán, inmediatamente, sobre paridad en todos los órganos del Estado.

 

Vino después una iniciativa también de la senadora Malú Micher, sobre paridad, que es la presidenta de la Comisión de Igualdad, paridad en todos los órganos del Estado.

 

Yo presenté una iniciativa sobre un tema en el que había hablado ya en otros tiempos, sobre todo cuando me tocó estar en la Secretaría de Desarrollo Social, porque la Secretaría tenía sectorizado al Instituto de las Mujeres y a las Unidades de Atención y Prevención de la Violencia Familiar; entonces hablamos mucho de estos temas.

 

Y, entre otros, aunque no hablamos de la Constitución, pero hablamos de esta inercia por la que se habla del varón y la mujer. Ya entonces hacíamos una crítica al respecto, porque ya decir el varón y la mujer ya es establecer una desigualdad en el lenguaje, con consecuencias neurolingüísticas también; porque finalmente el varón es aquel que lleva el mando, es el hombre arrojado y valiente, dicen algunos diccionarios.

 

Es el hombre que lleva la vara, por eso es varón, con v chica; y barón con b grande, es un título nobiliario. Pero aun.

 

En la Constitución está, en el artículo 4º la frase “El varón y la mujer son iguales ante la ley”, y es curioso que en la propia exposición de motivos de esa reforma constitucional, de por allá de 1975, que fue el año internacional de la mujer y en México tuvo sede; en la propia exposición de motivos se decía que había desigualdad hasta en las formas más sutiles.

 

Bueno, pues una de esas formas sutiles se expresó en esa iniciativa que pretendía establecer la igualdad. Y, finalmente fijó también una forma de desigualdad en el lenguaje para referirse a la mujer y al hombre.

 

En contrapartida, el término hombre se ha destinado para designar al conjunto de la especie humana y se convirtió en una categoría en el análisis social. Entonces, el hombre subsumió a las mujeres; a los hombres, a las mujeres como categoría del ser humano como ser social.

 

Entonces, también presentamos esta iniciativa. Se dictaminó junto con la de Kenia López y Malú Micher. La de Vanessa Rubio fue más específica, se dictaminó mucho antes.

 

Pero militamos para que se aprobara, porque evidentemente hay aquí un sentido histórico y son de esos temas y de esas cuestiones que se convierten en legado, que abren perspectivas, que abren otros horizontes.

 

Considero que es una reforma de profundidad, es hacer historia, es una reforma del Estado. No sólo las reformas de organización son reformas del Estado, se modifica la concepción del Estado mismo y, me pareció desde el principio que aquí había profundidad en este tema y militamos para que se aprobara.

 

No son fáciles estos temas, nunca, y finalmente se logró la unanimidad, con un elemento adicional importante, es una reforma que surgió del Senado, lo cual le da otro valor, porque fortalece el tema de la autonomía y de la división de poderes, de las que hablaba el senador Dante Delgado, porque aquí recibimos iniciativas también del Poder Ejecutivo.

 

Pero aparte de discutirlas, modificarlas o aprobarlas, también hay otras que surgen del propio Poder Legislativo y este es un caso magnífico, excelente, de esas iniciativas que surgen del Poder Legislativo.

 

La aprobación de esta reforma es posible en buena medida por el cambio de composición que se da. De la paridad en el Poder Legislativo pasamos a la paridad en los órganos del Estado.

 

Mencionó el diputado Porfirio Muñoz Ledo, cuando se hizo la declaratoria de aprobación constitucional, que faltaban temas, seguramente faltan muchos, en este caso faltarán muchos temas todavía por mucho tiempo; sin embargo, considero que fue un gran paso el que se dio con esta reforma, tiene su historia.

 

En su intervención, el día que se aprobó en el Senado, Kenia mencionó el tema de las cuotas que empezaron a originar una apertura; me acuerdo que se hablaba al principio del 20 por ciento de la llamada “cuota de género” y luego del 30 por ciento.

 

Y no era que le tocara a las mujeres el 20 o el 30 por ciento, sino que las fórmula estaba planteada para que ningún género tuviera menos del 20 y más del 80, ninguno de los dos géneros; pero la lectura cotidiana fue: le toca el 20 por ciento a las mujeres.

 

Es más, en las discusiones políticas decía: “Compañeras y compañeros, falta el 20 por ciento de mujeres”, aunque ese no era el planteamiento, así no se había hecho.

 

De todas maneras se convirtió no en un piso sino en un techo, por eso pasó del 20 al 30, para que ese techo pudiera crecer un poco, porque más que ser una base, era una limitante.

 

Aun así, se abrió el espacio.

 

Cuando se logra que haya la mitad de candidaturas, después se presentaron otro tipo de situaciones. Por ejemplo, suplentes hombres de mujeres propietarias que pasaban a ocupar el cargo.

 

O también el caso de las franjas de competitividad, donde iban más hombres que mujeres, y la legislación fue acotando, acotando, acotando todo ello, hasta que el resultado fue este que tenemos ahora en esta Legislatura por primera vez.

 

Ahora la historia, como en otros temas, tendrá que darse de su propia historia, señaladamente está el caso del Poder Judicial, que es difícil por su tradicionalidad y su forma de integración, pero en buena medida esa es una reforma para el Poder Judicial. No es así, pero en buena medida lo es.

 

Es una reforma para los órganos autónomos, es una reforma para los cabildos, es una reforma para los gabinetes de los poderes ejecutivos, locales y federal, pero también por su gran dimensión, y al ser un Poder del Estado, en buena medida es sobre todo una reforma del Poder Judicial. Es decir, la repercusión más grande que puede tener es en ese ámbito.

 

Y para que se logre finalmente que haya una situación parecida en el Poder Judicial a la que existe actualmente en el Poder Legislativo Federal, tendrán que darse un conjunto de pasos legislativos también para lograr el objetivo.

 

Ahí tendremos que analizar qué leyes se tienen que reformar, con las intervenciones de ustedes ya hay varias sugerencias de en qué sentido reformarlas para lograr que las formulas deriven en el objetivo deseado, y seguramente va a implicar pasos y gradualidades.

 

Sabemos que no es de un día para otro, pero la idea es tener el horizonte claro. Eso va a ser una tarea legislativa, y vamos a requerir mucho de su apoyo, de su información y de sus propuestas específicas.

 

Las tareas, batallas van a continuar en el conjunto, los análisis sobre la integración de los órganos son muy interesantes. Ahora el senador Dante Delgado dio unos datos de varios órganos en las Cámaras.

 

Está también el caso de las Mesas Directivas, la Mesa Directiva en el Senado tiene ocho mujeres y tres hombres. La de la Cámara de Diputados tiene diez mujeres y tres hombres, por ejemplo; que son otros órganos también.

 

Y los grupos parlamentarios varían, tiene plena paridad el del PRI. Pero tenemos por ejemplo el Grupo Parlamentario del PES, todas son mujeres, son cinco, las cinco son mujeres. O en el caso del PT son seis, son cuatro mujeres, dos hombres. Aunque ahora ya el PRD se quedó con cuatro hombres.

 

Pero bueno, ya en general hay una tendencia muy importante en el Poder Legislativo.

 

Eso se nutre también de lo que cada quien va aportando, importan las historias.

 

Yo, a propósito de las anécdotas que contaba el senador Dante Delgado, les comento que en mi casa, soy hijo de maestros, mis papás estudiaron en La Normal y luego estudiaron la Normal Superior juntos, y luego se metieron a la Universidad Pedagógica Nacional.

 

Y bueno, además tuvieron cinco hijos, de los cuales cuatro son mujeres. Tengo cuatro hermanas, cuatro y un servidor, muchas mujeres en la casa y muchas mujeres en la lucha.

 

Quiero aprovechar para felicitar a todas las mujeres, reconocer a Kenia por su empuje, su coraje en estos temas. Hay muchas otras senadoras que han dado la batalla, todas y todos conocemos el coraje con el que empuja estas causas Malú Micher, la presidenta de la Comisión de Igualdad, pero igual hay otras senadoras también de los demás partidos, como Nuvia Mayorga y de otras fuerzas políticas, que todas se metieron, Patricia Mercado, de Movimiento Ciudadano, que es feminista de larga tradición.

 

En fin, sería injusto porque no podría acordarme de todas, pero hay un valor importante que es la aprobación por unanimidad; es decir, todas y todos los presentes votamos a favor de la reforma. Es una reforma de todas y de todos, de todas las fuerzas políticas en el Senado, y después en la Cámara de Diputados.

 

Bienvenidas amigas juzgadoras, integrantes del Poder Judicial. Aquí nos vamos a seguir viendo.

 

Felicitaciones, senadora Kenia López.

Calendario

Julio 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4