Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la presentación y firma del Convenio de Salud Pública, organizado por el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República

 

PRESENTADOR: Muy buenos días tengan todas y todos ustedes.

 

La Sexagésima Cuarta Legislatura del Senado de la República les da la más cordial bienvenida a la Firma del Convenio de Colaboración entre el Instituto Nacional de Salud Pública y el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República. Así como a la mesa de análisis “Retos Actuales de la Salud Pública”.

 

Para este acto contamos con la presencia en el presídium del senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República y coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Movimiento Regeneración Nacional.

 

Senador Mauricio Kuri González, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional.

 

Nuestro anfitrión, el senador Miguel Ángel Osorio Chong, presidente del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República, y coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

 

Del mismo modo, contamos con la presencia del señor Cristian Roberto Morales Fuhrimann, representante de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud.

 

Doctor Juan Ángel Rivera Dommarco, director general del Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Finalmente, para conformar este honorable presídium, contamos con la presencia de la senadora Sylvana Beltrones Sánchez, secretaria de la Comisión de Salud del Senado de la República.

 

Contamos con la presencia del coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Movimiento Ciudadano, el senador Dante Delgado Rannauro.

 

Para dar la bienvenida, escuchamos el mensaje de la senadora Sylvana Beltrones, secretaria de la Comisión de Salud del Senado de la República.

 

SENADORA SYLVANA BELTRONES SÁNCHEZ: Muchas gracias.

 

Saludo con afecto a mi coordinador, el licenciado Miguel Ángel Osorio Chong, quien también es presidente del Instituto Belisario Domínguez.

 

Al igual que al senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la JUCOPO.

 

Y los demás coordinadores de los grupos parlamentarios. Agradezco mucho su presencia y su interés; como al señor Cristian Roberto Morales, representante de la Organización Mundial de la Salud.

 

Y, al director general del Instituto Nacional de Salud Pública, el doctor Juan Ángel Rivera Dommarco.

 

Estimados todos:

 

Yo agradezco mucho la invitación a participar en este tan oportuno e importante Foro, para tratar los retos de la salud pública. Además de la vida, no existe un bien más alto que tutelarse debidamente, que la salud.

 

Cualquier Estado, en cualquier parte del mundo, debe tener el cuidado de la salud como el mejor exponente de que todos los ciudadanos tenemos los mismos derechos. Y es que en el mundo, no hay mejor igualador social que el acceso a la salud.

 

En contraste, la salud también es uno de los indicadores más severos de la brecha existente entre los que menos tienen.

 

De ahí la importancia de establecer políticas públicas adecuadas en materia de salud, que deben ser motivo de análisis profundo y estudio por parte de especialistas en la materia; porque la improvisación en salud pone en riesgo la vida de la gente.

 

Y es por eso que resulta fundamental hacer de la salud, un tema prioritario. Y la primera prioridad, es darle presupuesto adecuado.

 

Salvaguardar el derecho a la salud, pasa por una correcta planeación financiera y operativa, que si bien deben ser eficientes, siempre deben de ser suficientes. Y por lo tanto, ninguna lógica presupuestal debe afectar ni a pacientes ni a trabajadores, ni en su salud ni en sus bolsillos.

 

Las medidas de austeridad pueden ser positivas, pero si se llevan a cabo de manera indiscriminada y sin un análisis previo de sus necesidades y consecuencias, pueden ocasionar grandes problemas.

 

No nos equivoquemos en las prioridades, el interés superior de la salud de los mexicanos se debe garantizar. Hacer reasignaciones de gasto o eliminación de partidas en aras de ahorro, nos pueden generar situaciones de desabasto de medicamentos o problemas con la prestación de servicios médicos, que implique perder vidas.

 

Tampoco se debe afectar la investigación en los institutos nacionales, básica para atender las causas de las enfermedades. Tenemos que hacer consciencia de que una política pública que sólo busque remediar, no es sustentable; siempre debemos de apostar por la prevención y el diagnóstico oportuno.

 

Por ello la importancia de firmar este convenio marco entre el Instituto Nacional de Salud y el Instituto Belisario Domínguez, que dará pie a la colaboración específica en educación e investigación científica y tecnológica. Ambas instituciones son ejemplo de trabajo valioso y objetivo y responsable en favor de México.

 

Por eso, convencidos de que el sistema de salud público es garante de progreso y de igualdad social, desde el Senado de la República tenemos que escuchar todas las voces.

 

Nunca, como estos tiempos, se requiere de opiniones acreditadas en materia de salud, de trabajo especializado que provea de los mejores elementos para tomar decisiones que inciden en el cuidado y la prevención de la salud de los mexicanos.

 

Por eso hoy celebro que dos instituciones serias unan fuerzas para ofrecer alternativas de conocimiento a favor de nuestro sistema de salud.

 

Deseo mucho éxito a estos foros que vienen, esperando tener los resultados y las conclusiones.

 

Bienvenidos sean todos ustedes.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias, senadora.

 

A continuación, escucharemos la intervención del señor Cristian Roberto Morales Fuhrimann.

 

CRISTIAN ROBERTO MORALES FUHRIMANN: Buenos días.

 

Senador Ricardo Monreal Ávila.

 

Doctor Juan Ángel Rivera Dommarco.

 

Senadora Sylvana Beltrones Sánchez; demás senadores colegas.

 

Para la Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud, estoy hoy en día con ustedes en el marco de la firma de este convenio, es un evento de gran relevancia.

 

De gran relevancia, porque los desafíos a los cuales se está enfrentando México en el campo de la salud, al igual que todos los países de la región, demandan que redoblemos nuestros esfuerzos de concertación, nuestras capacidades de producir evidencia, de producir datos, y de esa manera ir identificando las intervenciones que con mayor posibilidad de éxito nos pueden llevar a ese anhelado objetivo, que es el del acceso universal a la salud y de la cobertura universal de salud; dos elementos que constituyen la base de la estrategia de salud universal que los estados miembros de la Organización Panamericana de la Salud acordaron llevar adelante en 2014.

 

En esa ocasión, de manera unánime, se identificó esta estrategia como la estrategia adecuada para la transformación de los sistemas de salud de la región.

 

Hoy, a cuarenta años de la realización de la conferencia de Alma-Ata en 1978, donde por primera vez se habló de atención primaria en salud y donde se puso el derecho a la salud de todos y de todas al centro de la preocupación de los sistemas de salud, es más relevante que nunca volver a pensar en esos elementos y volver a referirse a algunas de las lecciones que nos dejó esa conferencia.

 

Y, justamente hace dos meses atrás, los países de la región de Las Américas se dieron cita en Ciudad de México, 31 delegaciones oficiales, 17 ministros de la salud se dieron cita en el Palacio Nacional para escuchar las recomendaciones del Informe de la Comisión de Alto Nivel sobre Salud Universal y Atención Primaria en Salud de la Organización Panamericana de la Salud. Comisión que estuvo presidida por la señora Michelle Bachelet, la expresidenta de Chile y, hoy día, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

 

En esa ocasión, los países de la región se comprometieron hacia 2030 en lo que se llama un pacto, un compromiso 30-30-30.

 

¿Qué es lo que significa esto? Que para 2030 se busca principalmente poder bajar de 30 por ciento, por lo menos, las barreras de acceso a los servicios de salud; Y también, y de manera transversal en los países de la región, se pueda aumentar de un 30 por ciento la inversión en el primer nivel de atención.

 

¿Por qué es tan importante esto? No porque queramos dejar que los sistemas de salud se limiten al primer nivel de atención sino que, por el contrario, se requiere un primer nivel de atención fuerte que articule redes integradas de servicios de salud en donde se le pueda responder a las necesidades de la población centrándonos en eso, en lo que son sus problemas, sus necesidades, las de sus familias y las de sus comunidades.

 

Y eso se hace más fácilmente, más eficientemente, más equitativamente, articulando estas redes desde el primer nivel de atención y resolviendo todo lo que se pueda resolver en ese primer nivel de atención.

 

Por supuesto, aquellas cosas que no se puedan resolver necesitan la atención de los institutos, necesitan la atención de los niveles de mayor complejidad y eso tienen que poder ofrecer servicios coordinados, centrados en las personas y de calidad, para poder de esa manera responder de manera adecuada a las necesidades de la gente.

 

Los desafíos son múltiples y lo señaló esta comisión. El problema de la equidad en los países de la región de las Américas es dramático. Somos la región más inequitativa del mundo.

 

A veces nos disputamos el puesto con África, a veces África nos pasa, pero en general somos nosotros, en las Américas, los que tenemos los mayores niveles de inequidad.

 

Y nos tenemos que preguntar si desde el Sistema de Salud estamos contribuyendo a perpetuar esas inequidades o, por el contrario, estamos poniendo en movimiento procesos de transformación social que apunten a disminuir esas brechas de desigualdad evitable.

 

Porque eso son las inequidades. Las inequidades son aquellas desigualdades que podemos cambiar con política pública, aquellas desigualdades en los resultados de salud, aquellas desigualdades en el acceso a los servicios de salud, aquellas desigualdades en el financiamiento de los servicios de salud.

 

Y hay mucho desafío en México y en la región con respecto a todos estos eventos. Sin entrar en mucho detalle, me gustaría recordar que hay un 93 por ciento de sobremortalidad materna en México entre aquellos individuos que viven, que pertenecen al quintil uno, con respecto a los del quintil cinco.

 

Ese nivel de inequidades para un país de la OCDE no se condice con las capacidades inmensa que tiene México y que también resaltan y brillas hacia el resto del mundo y la región.

 

Como eso, también tenemos el problema de la obesidad, en donde más de 23 por ciento de los niños de cero a cuatro años padecen de sobrepeso u obesidad; 26 por ciento de las niñas escolares de 5 a 11 años; 37 por ciento de las mujeres adolescentes de 12 a 19 años; 74 por ciento de las mujeres adultas entre 20 y 49 años.

 

Son 7 mil 800 millones de dólares anuales que se estiman los costos directos e indirectos de este problema que, por cierto, afecta a toda la población, pero sin lugar a duda afecta más a las poblaciones más vulnerables e hipoteca o pone en riesgo la capacidad de México a seguir desarrollándose de manera sostenida en el futuro.

 

¿Cómo poder enfrentar estas desigualdades que afectan a la mayor parte de los países de la región y estos problemas de salud que afectan a los países de la región?

 

Pues bien, una de las primeras soluciones apunta, y lo dice esta resolución a la cual yo hacía mención al inicio de esta intervención, la Estrategia de Salud Universal de los países de la Región de las Américas apunta, primero que nada, al desarrollo de un modelo de atención centrado en las personas, las familias y las comunidades, organizado en redes integradas de servicios de salud, basada en la atención primaria.

 

Apunta también al reforzamiento de la rectoría para que la gobernanza del sistema sea más coherente, para que los diferentes actores, el Legislativo, el Ejecutivo, la sociedad civil, las instituciones académicas, puedan poner sus esfuerzos detrás de una meta que sea común y que sea esta meta del acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud, que nos va a llevar a más salud y más bienestar hacia 2030.

 

Entonces, se trata también de mejor financiamiento, que significa mayor eficiencia. Muchas veces, para lograr esta mayor eficiencia se tiene que invertir.

 

Las ganancias de eficiencia en salud, claro, se pueden resolver en parte haciendo intervenciones que nos permitan comprar centralizadamente, mitigar los efectos de la corrupción y de los despilfarros.


Pero también, la intervención más importante que existe en salud pública es aquella de organizar el sistema de salud alrededor de lo que necesita la gente, de lo que necesitan nuestros vecinos, de lo que necesitan nuestros amigos, de lo que necesitan nuestros padres, nuestros hermanos, nuestros abuelos y nuestros hijos, nuestras esposas y nuestros esposos.

 

Ahí es donde tenemos que centrar nuestra atención y creo que este marco se presta justamente para que eso se pueda ir construyendo.

 

Nosotros nos ponemos a disposición en UPS y la ONUS, tanto para seguir apoyando como lo hemos hecho desde hace muchísimos años, al Instituto Nacional de Salud Pública, como al Senado de la República y a las otras instituciones de la sociedad mexicana, interesada en avanzar hacia la salud para todos, sin dejar a nadie atrás.

 

Muchísimas gracias.

 

PRESENTADOR: Agradecemos la óptica del representante de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud, el señor Cristian Roberto Morales Fuhrimann.

 

Señoras y señores:

 

Queremos brindarle la más cordial bienvenida a la senadora Claudia Anaya Mota, integrante del grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional. Muchísimas gracias por acompañarnos senadora.

 

A continuación, escucharemos la óptica del director general del Instituto Nacional de Salud Pública, el doctor Juan Ángel Rivera Dommarco.

 

JUAN ÁNGEL RIVERA DOMMARCO: Muchísimas gracias, muy amable.

 

Senadora Sylvana Beltrones Sánchez, secretaria de la Comisión de Salud.

 

Senador Miguel Ángel Osorio Chong, presidente del Instituto Belisario Domínguez.

 

Senadores Ricardo Monreal, Dante Delgado y Mauricio Kuri, coordinadores de los Grupos Parlamentarios.

 

Quiero también saludar, desde luego, a mi amigo Cristian Morales, representante de OPS/OMS en México, con quien el Instituto Nacional de Salud Pública tiene colaboración estrecha de muchos años.

 

También, agradecer la presencia de otros senadores y senadoras.

 

La presencia de investigadores e investigadoras del Instituto Nacional de Salud Pública, del Instituto Belisario Domínguez.

 

Saludar al doctor Víctor Hugo Borja, responsable de prestaciones médicas del Instituto Mexicano del Seguro Social.

 

Señoras y señores:

 

El Instituto Nacional de Salud Pública, que tiene 32 años de existencia, tiene como misión contribuir a la equidad social y a la plena realización del derecho a la salud, a través de la generación y difusión de conocimientos de la formación de recursos humanos de excelencia y de la innovación multidisciplinaria para el diseño de políticas y programas de salud, basadas en evidencia.

 

Para nosotros, es motivo de orgullo y de mucho gusto, la invitación a firmar el Convenio de Colaboración entre nuestro Instituto y el Instituto Belisario Domínguez que, sin duda alguna, nos permitirá crear sinergia entre estas dos instituciones para brindar los conocimientos, la formación de recursos humanos y la asesoría, con base en evidencia, al Poder Legislativo.

 

Agradecemos mucho, y para nosotros es un orgullo, el que el Instituto Belisario Domínguez esté colaborando con nosotros.

 

A pesar de los avances en la cobertura de servicios de salud y en la protección financiera en México, que también hay que decirlo ha habido avances importantes, tenemos todavía retos importantes. Todavía no logramos la cobertura universal, pero más importante que eso, no hemos logrado el acceso efectivo a la salud.

 

El acceso efectivo a la salud no es solamente lograr la cobertura universal, sino tiene que haber una cobertura con servicios de calidad y con protección financiera para todos y todas las mexicanas.

 

Desde nuestro punto de vista, y lo compartimos mucho con la OMS y OPS, el punto de partida debe ser fortalecer los servicios de atención primaria y de salud pública, desde luego reconociendo el importantísimo papel que tiene la atención secundaria y la de alta especialidad.

 

La atención primaria en salud es el primer punto de contacto con los servicios de salud, debe estar centrada en las personas, en las familias, en la comunidad, debe ser accesible, integral, cercana a la comunidad.

 

La atención primaria de salud tiene un impacto positivo en la salud de la población porque disminuye la demanda de servicios de urgencia, evita hospitalizaciones innecesarias y reduce costos.

 

Debe haber, desde luego, una coordinación con los otros niveles de atención y además redes integrales para la prestación de servicios, reduciendo así costos y brindando servicios continuamente y de calidad, para satisfacer las necesidades de la población.

 

Los servicios de atención primaria, por ejemplo, logran reducir en 80 por ciento la mortalidad perinatal infantil de la niñez y maternal. Es decir, es una gran inversión, tiene un gran retorno.

 

Y por otro lado, en México los servicios de atención primaria, por ejemplo en el IMSS, representan alrededor de 85 por ciento de todos los servicios prestados por la institución. De modo que el fortalecimiento de la atención primaria, es muy importante.

 

La salud pública tiene como propósito, por un lado, monitorear y medir las condiciones de salud de la población, también se dedica a la vigilancia epidemiológica y muy importantemente, se centra en la prevención y la promoción de la salud y coordina esfuerzos intersecretariales, dado que la salud está presente en todos los distintos sectores.

 

Es decir, muchos de los determinantes de la salud no los atiende directamente el sector salud: hablamos de la pobreza, hablamos del abastecimiento de agua; sino otras instituciones y por tanto, la coordinación intersectorial es central.

 

En un recuento breve, y Cristian habló de muchos de estos temas, de los retos del sistema de salud, pensamos nosotros en el Instituto que algo muy importante son los riesgos para la salud. Y ahí nos centramos en la alimentación no saludable en México; más del 70 por ciento de la población de adultos tiene problemas de sobrepeso y obesidad, y alrededor de un tercio de todos nuestros niños también tiene esos problemas.

 

Alrededor de 3 de cada 10 niños el día de hoy, van a tener Diabetes Mellitus a lo largo del curso de vida.

 

Y, tenemos otros problemas como el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol y de drogas, los accidentes y violencia, y problemas de salud ambiental: contaminación del ambiente, de los ríos, etcétera.

 

Pero tenemos también otros problemas derivados de la transición demográfica de nuestro país. El día de hoy, el envejecimiento es un gran reto y el reto principal, es alcanzar una vejez saludable, comprimir la enfermedad lo más posible y vivir el máximo de años de vida saludable.

 

Tenemos una gran inequidad en el acceso y protección financiera de los adultos mayores. Tenemos una gran dependencia de los adultos mayores a las familias, que a veces los dejan desvalidos. Y tenemos una carencia en atención primaria de salud, de acciones específicas para la protección de este grupo de edad.

 

La gran epidemia en México, las enfermedades crónicas, y si agregamos cáncer, más aún. Las enfermedades crónicas no transmisibles, en donde tenemos una bajísima cobertura en el diagnóstico de los problemas, una inequidad en el acceso a los servicios, un modelo de atención que no es eficiente, una calidad de atención que necesita trabajarse mucho más.

 

Y, tenemos discapacidad y mortalidad prematura. Y en el caso específico de cáncer nos falta un sistema nacional de registro e información, además de las inequidades que mencionaba yo para enfermedades crónicas.

 

En enfermedades infecciosas, por ejemplo, tenemos una deficiencia en la vigilancia epidemiológica. Deficiencias también en el control de la resistencia antimicrobiana, un problema muy serio. Y también nuestro programa de vacunación universal ha disminuido en su cobertura.

 

Y ante estos movimientos internacionales antivacuna, ahora creo yo que es mucho más peligroso que venga un visitante de Nueva York o de Italia, que los migrantes del sur, a los que tanto miedo les tienen. Es decir, el aumento de enfermedades que ya estaban controladas en países desarrollados, ofrece también nuevos problemas.

 

La salud sexual y reproductiva es muy importante. Los adolescentes reciben una educación sexual deficiente y se traduce en una elevada prevalencia de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados. Y paralelamente hay una alta frecuencia de cesáreas injustificadas, que reflejan la mala calidad de nuestros servicios de atención.

 

Salud mental es un problema grande el día de hoy, pero que además es un problema creciente, es un problema que tenemos ya que abordar –ahí está María Elena Medina Mora, la experta en el tema–; asociado con una frecuencia elevada de discapacidad secundaria a los trastornos mentales, una frecuencia elevada de suicidio que tenemos ya en México, escasa oferta de servicio de salud mental para los pacientes crónicos y quienes padecen trastornos mentales.

 

Y finalmente, el último tema que quiero resaltar es el de la discapacidad en México. El envejecimiento y las enfermedades crónicas son las principales causas de la discapacidad, de modo que iremos viendo más y más discapacidad, a menos que tengamos un programa de atención primaria de salud y del sistema de salud eficiente.

 

Hay una tendencia descendente de recursos presupuestales y acceso restringido a los servicios de salud para la atención de la discapacidad.

 

Todos estos retos en salud, nos llevan también a retos en el sistema de salud. Es decir, los retos desde la perspectiva de la organización de nuestro sistema de salud y de la sociedad para abordar estos problemas.

 

Necesitamos fortalecer la atención primaria de salud y la salud pública, y para nosotros la propuesta es que es más fácil lograr la integración, lograr la disminución en la segmentación y fragmentación del sector si empezamos en atención primaria de salud a través de estas redes integrales.

 

Se propone, entonces, hacer una reforma integral del sistema de salud, con un enfoque muy dirigido a la equidad, a la realización del derecho a la salud de todos los mexicanos en donde tenemos que afianzar, desde luego, la rectoría; tenemos que trabajar en la gobernanza, en el financiamiento.

 

En un momento crítico necesitamos nuevas manera de financiar el sistema, además, desde luego, de más eficiencia con los recursos que tenemos. Pero, por ejemplo, tenemos impuestos a bebidas azucaradas, impuestos a alimentos con alta densidad energética, tabaco, alcohol, y esos recursos podrían utilizarse en buena medida para financiar los programas de salud.

 

Necesitamos pensar en la nueva generación de recursos humanos que demanda esta nueva organización del sistema en la provisión de servicios, de una manera muy organizada, a través de estas redes integradas, lograr alta calidad en los servicios y un sistema de información eficiente y moderno a lo largo de todos los niveles de atención.

 

Para mí es un verdadero honor el firmar este convenio de colaboración con el Instituto Belisario Domínguez. Pensamos que juntos vamos a crear sinergias para colaborar en la generación de información estratégica para la toma de decisiones en el nivel legislativo, la formación de recursos humanos y capacitación institucional también del Poder Legislativo para las necesidades de salud y, desde luego, asistencia técnica al Poder Legislativo Federal y también a los poderes legislativos de los gobiernos de los estados.

 

Creemos que con esta sinergia y con esta interacción, podemos aspirar al acceso efectivo a salud de la población.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Agradecemos todas y cada una de las palabras a cargo del director General del Instituto Nacional de Salud Pública, el doctor Juan Ángel Rivera Dommarco.

 

Señoras y señores, queremos brindarle la más cordial bienvenida al senador Miguel Ángel Mancera, coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática.

 

Del mismo modo, agradecemos la presencia de la senadora Mercedes del Carmen Guillén Vicente, también integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

 

A continuación, es momento de escuchar la óptica del coordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, el senador Dante Delgado Rannauro.

 

SENADOR DANTE DELGADO RANNAURO: Señor presidente de la Junta de Coordinación Política, señor senador Ricardo Monreal Ávila; senador Miguel Ángel Osorio Chong; presidente del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República; doctor Juan Ángel Rivera, director del Instituto Nacional de Salud Pública; señor Cristian Roberto Morales, representante de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud.

 

Compañeros senadores Sylvana Beltrones, Mauricio Kuri, coordinador del Grupo Parlamentario de Acción Nacional; Miguel Ángel Mancera, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD.

 

Muy distinguidas y distinguidos invitados especiales a este evento tan relevante para el país.

 

Garantizar el derecho a la salud para todas las personas, independientemente de todo signo ideológico e independientemente de toda la carga presupuestal que ello implique, es una obligación de la República.

 

En tal sentido, el derecho a la salud es considerada como fundamental para el bienestar y el futuro de con equidad e igualdad de todos los mexicanos.

 

Nuestro país sigue teniendo un rezago significativo en la garantía del derecho a la salud, debido principalmente a la falta de recursos invertidos, que son sólo del 2.9 del Producto Interno Bruto, mientras que la medida del resto de los países de la OCDE se ubica entre 5 y 6.4 por ciento de su Producto Interno Bruto.

 

Esta falta de inversión ha generado una grave falta de acceso a la salud, pues según el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, actualmente 21 millones de personas no tiene acceso a ningún servicio o sistema de salud y sólo el 42 por ciento de los mexicanos, cuenta con alguna cobertura de atención.

 

El Estado mexicano se ha comprometido a garantizar lo dispuesto en el artículo cuarto constitucional, en lo referente al derecho irrestricto a la salud de todos los mexicanos.

 

Sin embargo, lamentablemente en fechas recientes, hemos observado cómo se han socavado las capacidades económicas de los institutos de salud, por lo que no sólo se incumple el compromiso constitucional, sino que se involuciona gravemente en materia de acceso a la salud, derecho que no puede ser incompatible ni se puede poner a competir con principios de carácter presupuestal.

 

Entendamos los enormes retos de inequidad por los que atraviesa el sector salud y las presiones presupuestales que tiene, que han llevado a un problema de abasto de medicamentos y a una falta de médicos y enfermeras en diversas regiones del país.

 

Y justamente por ello, desde Movimiento Ciudadano deseamos acompañar la aspiración nacional de garantizar el derecho a la salud, a las familias mexicanas, principalmente a las de escasos recursos no se les puede regatear este derecho, no se les puede postergar más.

 

Ya que además de ser un derecho humano fundamental, debe entenderse como una apuesta del futuro para construir un país más justo, más equitativo, incluyente, que brinde salud integral.

 

Esperamos que la celebración de este Convenio entre el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República y el Instituto Nacional de Salud Pública redunde en una mejor comprensión sobre la gravedad de la situación de la salud pública en nuestro país, así como de las mejores plataformas legislativas que podemos impulsar para garantizar este derecho.

 

Hace muy pocos días comentaba con el senador Ricardo Monreal la necesidad de que, desde el Senado de la República podamos hacer un esfuerzo que permita mejorar el ingreso nacional. Si bien el presupuesto es facultad exclusiva de la Cámara de Diputados, decidir cómo se gasta.

 

La Ley de Ingresos es una responsabilidad compartida entre ambas Cámaras, y lo que necesitamos es tener más recursos y esos se pueden generar con acciones innovadoras y con voluntad. Por eso debemos de involucrar a todos los sectores de la sociedad.

 

Lo expuesto aquí por el director general del Instituto Nacional de Salud, que toca todas las edades, todos los sectores y todas las regiones, nos obliga a iniciar a la brevedad este esfuerzo, porque debemos de darle a la salud la prioridad que tiene.

 

El derecho a la salud es el derecho a la vida, es el derecho a la felicidad de las personas, pero también de las familias, y para eso se lucha, y para eso se trabaja.

 

Por ello, Movimiento Ciudadano se compromete, hoy, a ratificar que, con ideas innovadoras, y con medidas preventivas, y con mucho rigor, con alto sentido de responsabilidad, es posible construir políticas públicas para superar las inequidades y las desigualdades.

 

Estoy seguro de que hoy que los grupos parlamentarios acompañamos al Instituto Belisario Domínguez, en este esfuerzo que se realiza con el Instituto Nacional de Salud Pública, se debe de concretar en la definición que haga posible generar ingresos suficientes para que la salud, la educación, sean pilares del bienestar nacional.

 

Enhorabuena y muchas felicidades.

 

PRESENTADOR: Agradecemos la perspectiva del coordinador del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, el senador Dante Delgado Rannauro.

 

Señoras y señores:

 

Le brindamos la más cordial bienvenida al presidente de la Comisión de Salud, el senador Miguel Ángel Navarro Quintero, a quien solicitamos sean tan amable de dirigirnos su mensaje.

 

SENADOR MIGUEL ÁNGEL NAVARRO QUINTERO: Buenos días tengan todas y todos ustedes. Una disculpa, estábamos sesionando la Comisión de Salud, y acabamos de terminar.

 

Saludo con todo respeto al senador coordinador de la Junta de Coordinación Política, al senador Ricardo Monreal. Muchas gracias.

 

Al senador Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, y, también el titular del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

 

Saludo a cada uno de los coordinadores parlamentarios, aquí presentes todos, respetables, y todos extraordinarios legisladores.

 

Y de manera particular, a la senadora Sylvana Beltrones, secretaria de la Comisión de Salud.

 

Y al director, también, del Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Yo quisiera convocarlos, a mis compañeros senadores, a la sociedad en lo general, a que hagamos el momento actual, el momento de la salud en México.

 

Es un momento por demás importante, es un momento por demás angustiante, que no empieza con una administración y termina con otra, no. Ha sido una dinámica normal de la salud, que en todas partes del mundo tiene enormes retos, enormes complejidades, y bien lo sabe el representante de la Organización Panamericana de la Salud, aquí presente, y en el cual tendremos que darle el más grado de eficiencia, el más grado, el más alto grado de calidad a la salud.

 

Hoy en día, tenemos encima las enfermedades históricas, las enfermedades transmisibles, las enfermedades infecciosas. Pero ante la transición demográfica, tenemos nuestras enfermedades de la transición y, por si fuera poco, tenemos también encima las enfermedades emergentes.

 

Tenemos las enfermedades derivadas de la pobreza y tenemos hoy en día, el reciclamiento nuevamente, de enfermedades que considerábamos ya superadas. Es altísimo, altísima la complejidad, es un momento mundial en el cual, también de alguna manera agudizan el tema de la salud la situación de los más de 50 millones de migrantes hoy en el mundo.

 

Se ha globalizado el mercado, pero se ha globalizado la enfermedad también. Hoy en día tenemos problemas de sarampión en Estados Unidos y tenemos que estar nosotros, aquí en México, cuidando que de ninguna manera vayan a repercutir problemas de otras latitudes.

 

Pero también tenemos hoy en día, una demanda social de enfermedades de alto costo, de alta complejidad que son necesarias, que de ninguna manera, ninguno de los poderes de la nación, ninguno de los organismos autónomos hagamos a un lado.

 

Hoy la salud debe de ser parte de la responsabilidad de todos, del ciudadano que debe hacerse autorresponsable; el que es diabético, que tiene que tener su dieta y que tiene que hacer ejercicio. Tenemos todos, todos, que cooperar.

 

Hoy la atención primaria para la salud debe de ser prioritaria dentro de las políticas de salud de todo el mundo y, particularmente de México.

 

Estamos ante enormes retos, más allá de los económicos, más allá de los de inseguridad, está el tema de la salud hoy en día, más que nunca vigente. Pero tengo la seguridad de que con la unidad que hemos mostrado los poderes y que hemos mostrado en el Senado, habremos de tener propuestas concretas para quienes deban de operar las políticas de salud.

 

Yo reconozco al senador Osorio Chong, que el día de hoy se signe este Convenio. Creo que va a ser de muchísima utilidad para la salud de los mexicanos y para fortalecimiento de las instituciones de la República.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Agradecemos al presidente de la Comisión de Salud del Senado de la República, el senador Miguel Ángel Navarro Quintero.

 

A continuación, señoras y señores, es momento de escuchar la perspectiva del coordinador del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, el senador Miguel Ángel Mancera.

 

SENADOR MIGUEL ÁNGEL MANCERA ESPINOSA: Muchas gracias. Agradezco la oportunidad.

 

Quiero saludar, en primer lugar, al presidente de la Junta de Coordinación Política, el senador Ricardo Monreal.

 

Agradecer la convocatoria y felicitarlo también por la iniciativa, al senador Miguel Ángel Osorio Chong, presidente del Instituto Belisario Domínguez.

 

Saludar a las distinguidas personalidades que hoy se encuentran con nosotros. Por supuesto al director general del Instituto Nacional de Salud Pública y por supuesto también, al representante de la Organización Mundial de la Salud y de la Organización Panamericana de la Salud.

 

A mis compañeros coordinadores de los grupos parlamentarios, a mi compañera senadora. A todos los que hoy nos acompañan, a los medios de comunicación, al público en general.

 

Fundamental me parece la firma de este Convenio de colaboración. El tema de la salud es uno de los temas (falla de audio de origen) …no se debe de realizar un recorte presupuestal simplemente con una visión (falla de audio de origen) …financiera. Se tienen que analizar las consecuencias y se tiene por supuesto, que dotar de presupuesto (falla de audio de origen) …público para atender la problemática de la salud.

 

Hoy son muchos los retos de los que se han hablado aquí. Estoy convencido de que con esta firma del Convenio, podremos informar mejor a la población; hay mucho de lo que tenemos que hacer cada uno de nosotros.

 

Cuántos de los que estamos aquí nos hacemos un examen médico anual. Cuántos (falla de audio de origen) …el azúcar está elevada o no está elevada.

 

Es decir, enfermedades que lo que requieren, y me parece que el acento fundamental está en la prevención. El reto es mantener sana a la población que está sana; no es el reto curar a quien enferma, el reto es que la población se mantenga sana; y para eso hace una tarea fundamental la prevención.

 

Aquí en la Ciudad de México apostamos en su momento al programa Médico en tu Casa, y el objetivo era ir a los lugares, llevar a los sitios la atención médica. Se firmó con muchos países en el mundo, con varios de los estados de la República y, por supuesto, me parece que llevar la información a la población hace un cambio total.

 

Tuvimos casos en donde los esposos no dejaban a las mujeres que se realizaran los exámenes de mastografía, por desconocimiento no por otra cosa; entonces, informar a la población es un tema fundamental, y yo estoy convencido que con este convenio se va a lograr.

 

Enterarnos de este cambio y de este aumento de las enfermedades crónico-degenerativas es un tema toral de análisis; tenemos que aprender este cambio en la pirámide generacional.

 

Hoy precisamente en el Senado de la República, espero que siga así porque no he revisado específicamente, pero creo que estaba programado el tema de cuidados paliativos que se atendió por la Comisión de Salud y que es una iniciativa que busca esto, poder llevar también alivio a quien llega a un momento final de su vida y poder hacerlo con todo el compromiso del Estado, desde el mandato constitucional.

 

Me parece que todos estos temas son fundamentales.

 

Hoy advierto en el planteamiento que se ha hecho con el convenio, que tendremos un avance sustancial con la investigación, y de lo que resulte aquí en este importante convenio, seguramente podremos informar mejor a la población.

 

Mucho hay que hacer nosotros, mucho son los cambios de hábitos. Ya se decía aquí, que hagan ejercicio las personas, que dejemos el sedentarismo, pues, que cambiemos los hábitos de la alimentación desde los niños; pero para eso también tendríamos que garantizar el presupuesto a las escuelas de tiempo completo, y para eso tendremos que garantizar el presupuesto a las estancias infantiles.

 

Desde ahí, porque si no, los niños están mal alimentados y empezamos con las problemáticas de salud. Ahí está el caldo de cultivo de muchas de estas problemáticas posteriores.

 

Me parece que es un análisis integral y qué bueno que el Instituto Belisario Domínguez tome esta batuta, y qué bueno que lo haga de la mano con el Instituto Nacional de Salud Pública, para que podamos tener una idea mucho más clara de este gran y complejo tema que es la salud pública.

 

Los felicito por la firma de este convenio y agradezco la oportunidad de dirigirme a todas y todos ustedes.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchas gracias, senador.

 

Es momento de escuchar la perspectiva del coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional, el senador Miguel Ángel Osorio Chong.

 

SENADOR MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG: Muy buenos días a todas y a todos.

 

Agradecer, en primer lugar, y además reconocer no sólo su presencia sino el interés en la firma de este convenio, del presidente de la JUCOPO, de Ricardo Monreal. Gracias, señor senador.

 

Agradecer a mis compañeros coordinadores, del Partido Acción Nacional, de Movimiento Ciudadano, del PRD.

 

Reconocer, por supuesto, el interés de la Comisión de Salud del Senado, está aquí la presencia del señor presidente de la misma, el doctor Navarro; y de Sylvana Beltrones, que es secretaria de la Comisión de Salud. Muchas gracias.

 

Reconocer la presencia de investigadoras, investigadores, de representantes de diferentes instituciones de salud en nuestro país, gracias por estar aquí; ustedes le dan la importancia y la relevancia a esta firma de convenio.

 

Por supuesto, agradecer al señor Roberto Morales, y particularmente al doctor Juan Ángel Rivera su presencia y la posibilidad de la firma de este convenio.

 

A todas, a todos, bienvenidos; a los medios de comunicación.

 

Se ha dicho ya aquí reiteradamente la importancia de la salud para nuestro país; sin la salud, nuestras niñas, nuestros niños no podrían ir a la escuela, los adultos no pueden estar en sus fuentes de trabajo; sin la salud, no podemos aspirar al desarrollo que queremos para nuestro país.

 

Por ello, más allá de que está nuestro cuarto artículo constitucional signado el derecho a la salud, tenemos que hacer aún más esfuerzos de los que se han venido haciendo en la historia, por generaciones que nos han querido hacer robusto nuestro sistema de salud.

 

Hoy, gracias a ese esfuerzo de generaciones anteriores, prácticamente la estructura institucional en salud pública atiende a 80 por ciento de la población.

 

El IMSS y el ISSSTE con sus limitaciones, con sus dificultades, han sido por años ejemplo de seguridad social para los trabajadores en nuestro país también. El Seguro Popular, en pocos años, se ha convertido en una opción de atención para más de 50 millones de habitantes.

 

Hoy, gracias a estas acciones, hemos avanzado de manera significativa en materia de salud. Hoy, gracias a que hay un fondo de enfermedades catastróficas dentro del Seguro Popular, podemos atender padecimientos graves o someterse a cirugías o trasplantes con un costo mínimo con una afectación mínima al bolsillo de las trabajadoras y los trabajadores.

 

También tenemos ya en nuestro país a hospitales de alta especialidad reconocidos en todo de nuestro continente. Además, gracias a los programas de vacunación, prevención y atención se ha logrado erradicar, disminuir o minimizar la incidencia de muchas enfermedades y sus efectos. Es el caso del cólera, de la polio, el sarampión, entre otras.

 

De este mismo modo, en los últimos 50 años la esperanza de vida al nacer pasó de 60 a 75 años y la tasa de mortalidad en menores de cinco años bajó de 107 a 13 por cada mil.

 

Pero, hay que decirlo, no obstante todos estos avances, debemos reconocer que nuestro sistema de salud enfrenta retos importantes, algunos de ellos propios de la transición epidemiológica que se vive en gran parte del mundo y muchos otros productos de rezagos estructurales de nuestro sistema.

 

Si me permiten, me referiré solamente a algunos que me parecen de suma relevancia.

 

En primer lugar, hacer frente a los padecimientos crónico-degenerativos que son ya la principal causa de muerte en nuestro país.

 

Hoy, a diferencia de hace 50 años, los mexicanos ya no mueren de infecciones transmisibles y contagiosos, como la viruela, la tuberculosis, sino a causas de enfermedades del corazón, la diabetes y los tumores malignos.

 

Ilustro con números: en 2018, más de 140 mil personas murieron de enfermedades del corazón; 106 de diabetes y 84 mil de algún tumor cancerígeno.

 

Esto quiere decir que cada día del año pasado murieron más de 900 personas de alguno de estos males. Por eso es preocupante que se hayan reducido los recursos destinados a la tarea fundamental de prevenirlos y detectarlos.

 

Algo particularmente grave es el caso de las mujeres, cuyas principales causas de muerte son el cáncer de mama y el cervicouterino.


Por otra parte, tenemos que ahcer frente a la paradoja que significa que 13 por ciento de nuestra población tenga desnutrición y al mismo tiempo seamos el país con mayor índice de obesidad en el mundo.

 

Aquí ya se ha referido de dos maneras quienes me antecedieron en la palabra, lo pongo en otra cifra: 7 de cada 10 mexicanos padece sobrepeso u obesidad, 7 de cada 10. Se trata de situaciones preocupantes que exigen estrategias concretas para hacer frente y por supuesto superarlos.

 

Otro reto clave está en la atención de VIH, un tema del que ya hemos hablado en otras ocasiones, pero al que quiero referirme hoy. Si bien hemos reducido la expansión del virus y logrado que 80 por ciento de los portadores tenga acceso a los antirretrovirales, no se ha reducido la incidencia y la tasa de mortalidad de los niveles que existen hoy.

 

Por eso es inexplicable, lo hemos comentado con el doctor Navarro, la decisión, la no publicación de la no publicación de la convocatoria de CENSIDA.

 

Aquí llamo la atención del presidente de la JUCOPO, de los coordinadores, tenemos que pedir, insistir, hacer que ya se dé esta convocatoria para poder salvar vidas de este mal.

 

Por otro lado, como lo señalaba, también tenemos retos que tienen que ver con la arquitectura institucional.

 

Necesitamos seguir avanzando hacia la cobertura universal de salud, y no sólo eso, sino asegurar que la calidad de la sanidad pública sea la misma en todo el país, que aquel mexicana o mexicano que nace en la sierra de Guerrero, reciba el mismo servicio como una que está aquí en la Ciudad de México, que un niño con cáncer, en Chiapas, tenga las mismas posibilidades de superarlo, que uno que nace o vive en Monterrey.

 

Finalmente, el reto de los recursos, que también aquí lo han referido, que inevitablemente se vincula con la solución de todos los demás.

 

Les comparto nuevamente datos: en 2018, nuestro país destinó 2.9 por ciento del Producto Interno Bruto a la salud pública. Lo refería el senador Dante.

 

Este presupuesto es menor al de otras potencias medias, como Corea del Sur, con un 4.3 por ciento, o al promedio de la OCDE, que es del 5.7 por ciento.

 

Y aquí tampoco podemos dejar de señalar nuestra preocupación porque a pesar del incremento del 1.9 por ciento en el año que corre, en el presupuesto de salud para este año, las políticas de austeridad han hecho imposible que ese se refleje en la salud de los mexicanos.

 

En todo el país, tenemos hospitales que no pueden operar porque no tienen suficiente personal ni medicamentos, ni insumos.

 

Esto ha provocado que haya pacientes que no reciben atención porque no hay material para hacerlo, médicos y profesionales de enfermería, a quienes no les han pagado en semanas.

 

Incluso hemos visto hospitales, en los medios de comunicación, donde bajan a los pacientes en camillas por falta de planeación para mantenimiento, hasta de los elevadores de estos hospitales.

 

Más allá de los rezagos históricos del sector Salud, esto también responde a una política de austeridad que, tenemos que decirlo, está bien la austeridad, pero hay que implementarla de una manera tal, que no afecte los servicios de salud en nuestro país.

 

Hay que decirlo, estamos ante un escenario complejo, que fije soluciones con base en evidencia y, por supuesto, la suma de esfuerzos de todas y todos.

 

Por una parte, del Gobierno, redoblando esfuerzos para garantizar el derecho a la salud y evitando tomar decisiones que pongan en riesgo la vida de millones de mexicanos.

 

Del Congreso, aumentando el presupuesto al Sector, vigilando su manejo apropiado y legislando para garantizar un acceso a la salud de igual calidad en todo el país.

 

Y, de la Academia, la sociedad civil y los institutos de Salud, promoviendo la investigación, generando conocimiento e involucrándose en la elaboración de políticas públicas.

 

De eso se trata este Convenio y el evento que nos convoca el día de hoy, de estrechar lazos, de atender y tender puentes de colaboración, en beneficio de todas y todos los mexicanos.

 

Por eso celebro que, el Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, formalice este Convenio con el Instituto Nacional de Salud Pública, una institución de investigación de excelencia a la que debemos mucho de los avances del país en esta materia.

 

Reconozco y agradezco la disposición y el entusiasmo del doctor Rivera, para colaborar en este tema fundamental.

 

Estoy seguro de que los proyectos, los estudios y el conocimiento que surja de este Acuerdo, brindará elementos para mejorar nuestra legislación y para incidir, de manera positiva, en las condiciones de salud de las y los mexicanos.

 

La salud, sin duda, es responsabilidad de todos y aquí, en el Senado de la República, estamos haciendo nuestra parte.

 

Muchas gracias por su atención.

 

PRESENTADOR: Agradecemos al senador Miguel Ángel Osorio Chong, presidente del Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República, y coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

 

A continuación, escuchamos la óptica del coordinador del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, el senador Mauricio Kuri González.

 

SENADOR MAURICIO KURI GONZÁLEZ: Muchas gracias, muy buenas tardes tengan todas y todos ustedes.

 

Saludo con mucho gusto al coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, también es presidente de la Junta de Coordinación Política, y a quien le agradezco que siempre nos está acompañan y aparte, el buen camino que hemos llevado durante todo este tiempo. Le agradezco mucho que siempre ha estado dispuesto a escuchar y a sacar adelante todos los proyectos.

 

Y por supuesto, también al senador Miguel Ángel Osorio Chong, quien coordina al Partido Revolucionario Institucional y también es el presidente del Instituto Belisario Domínguez, quien ha hecho un excelente trabajo al frente de este y ha podido darle mucho más prestigio a la Cámara de Senadores.

 

Saludo con mucho gusto a mi compañera senadora Sylvana Beltrones Sánchez, secretaria de la Comisión de Salud.

 

A mis compañeros coordinadores de la bancada, al senador Dante Delgado Rannauro, el mismísimo jefe Dante.

 

Al senador Miguel Ángel Mancera Espinosa, coordinador del Grupo Parlamentario del PRD.

 

Al señor Cristian Roberto Morales, representante de la OMS, muchas gracias Cristian.

 

Por supuesto al doctor Juan Ángel Rivera Dommarco, director general del Instituto Nacional de Salud Pública.

 

Y a mi compañero y amigo, el doctor Miguel Ángel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud.

 

Espero que no me haya faltado nadie. Muchas gracias.

 

Yo siempre he dicho que con las peores de las tragedias, cuando no tienes trabajo todo empeora. Pero también estoy convencido de que cuando no tienes salud, francamente no tienes nada.

 

Y que la salud ha ido, cada vez teniendo más desafíos y cada vez más retos para nuestro país.

 

Cuando tuve a mis viejos, que estaban ya grandes, y mi papá se peleaba con mi mamá, yo le decía: “oye papá, ¿por qué se pelean todo el día?”; me dijo: “es que no pensé que llegáramos a vivir tanto tiempo juntos”.

 

Y lo que le decía uno al otro era muy simpático, porque mi papá le decía a mi mamá: “mira, güera, cuando te mueras voy a poner aquí en tu lápida ‘aquí descansa Esperanza Sabina González Ibarra, y en la casa descansamos todos los demás’. Y mi mamá le decía: “¿sabes qué, Yamil? A ti te vamos a decir, te vamos a poner en tu lápida ‘señor, recíbelo con el mismo gusto con el que yo te lo mando’”.

 

Y es cierto, la verdad es que ha cambiado fuertemente el tema de la esperanza de vida de todos los mexicanos. Y ha sido un logro para nuestro país, yo no me puedo imaginar lo que sería de nuestro país de un día sin el Seguro Social; de un día sin el ISSSTE.

 

Lo que sí hay que reconocer es que este crecimiento demográfico que tiene el país, en pocos años nos va a alcanzar y se va poner al revés, va a haber, vamos a haber gente más grande y va a haber cada vez menos jóvenes. Y este va a ser un reto grandísimo para todos.

 

No me puedo imaginar para los taxistas, para los tianguistas, para un taxista que está 12 horas en su taxi, ¿cómo puede tener el problema de los riñones, el problema de una vida sedentaria de ese tamaño? Y lo peor de todo es que no tiene acceso a la salud o una salud formal.

 

Lo mismo pasa con los tianguistas o con todos aquellos que son autoempleados.

 

Por eso es muy importante, y era una gran idea o fue una gran idea hecha realidad el tema del Seguro Popular. Tenemos que seguirlo protegiendo, desde mi punto de vista.

 

Y todos los que estamos aquí, estamos de acuerdo en que debemos de gastar menos o deberíamos de gastar menos en el gobierno. De hecho, nosotros siempre hemos dicho que toda la sociedad posible y solamente el gobierno necesario.

 

Pero hay una parte donde no podemos escatimar ni un solo centavo, que es la parte de la salud pública.

 

No hay una persona que estemos aquí que no hayamos pasado nosotros mismos o un familiar un problema de salud pública, y tenemos que llegar al punto de que sea mucho mejor, como en muchos casos lo es, gracias a los doctores y a las enfermeras que hay en una gran cantidad del servicio público que tienen una verdadera vocación, pero que muchas veces no les estamos dando las herramientas necesarias para poder hacer bien su trabajo, y buscar también la dignidad para poder enfrentar las enfermedades, porque muchas veces hay enfermedades que quizá no matan, pero no dejan vivir.

 

Y necesitamos en este contexto seguir trabajando, seguir mandando una gran cantidad de recursos, los recursos necesarios y el Gobierno solo, hay que decirlo, no puede, pero también la sociedad sola tampoco puede.

 

Necesitamos conjuntamente trabajar para poder darle una mejor calidad de vida a los mexicanos, buscar que tengan una salud importante para que nutra a la educación y, por supuesto, una educación para que nutra el desarrollo de nuestro país.

 

Por eso estoy convencido de que este país, que es un país, hay muchos Méxicos, ya lo comentaban muchos de mis compañeros, no es lo mismo atenderte en Monterrey que en Chiapas, no es lo mismo tener la posibilidad de estar trabajando en un lugar que en otro; y tenemos que trabajar para tener esta equidad que tanto necesita.

 

Por eso verdaderamente agradezco y felicito al Instituto Belisario Domínguez, a su presidente, a la secretaria Sylvana Beltrones, al senador Miguel Ángel Navarro, presidente de la Comisión de Salud, para que se haga esta firma de convenio de colaboración entre el Instituto Nacional de Salud Pública y el Senado de la República, y el Instituto Belisario Domínguez.

 

De corazón, muchas felicidades, Miguel, muchas gracias.

 

Y a ustedes les agradezco infinitamente su atención, y esta es la visión que tenemos como Partido Acción Nacional.

 

Muchas gracias.

 

PRESENTADOR: Muchísimas gracias, senador.

 

A continuación, es momento de escuchar la óptica del presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República y coordinador del Grupo Parlamentario de Morena, el senador Ricardo Monreal Ávila.

 

SENADOR RICARDO MONREAL: Muchas gracias.

 

Quisiera expresar el beneplácito del Grupo Parlamentario de Morena y como Presidente de la Junta de Coordinación Política, también expresar este beneplácito por la celebración de este Convenio de Colaboración.

 

Debo reconocer, en primer término, al senador Miguel Ángel Osorio por su tino, junto con la senadora Sylvana, que han sido motor fundamental para esta convocatoria y para lograr la firma de este Convenio de Colaboración.

 

Es un asunto de la mayor importancia. En efecto, decía el senador Dante, la educación y la salud son el pilar fundamental de los pueblos, de las naciones, del desarrollo social y por eso comparto su visión.

 

Esta expresión coloquial de Mauricio Kuri en su mensaje salpicado de anécdotas tiene razón, la salud es lo más importante en cualquier ser humano y la salud es lo que más nos preocupa a todos. Ahora, en el Senado, no es la excepción.

 

El Presidente de la Comisión de Salud, el senador Navarro, es de Nayarit y ha tenido mucha experiencia en el sector salud, ha sido delegado en varias partes del país, del Seguro Social y del ISSSTE, pero es un experto en materia de salud y siempre está preocupado, no hay día que no me vea y que no me aborde sobre este tema de salud.

 

Aquí escuché al doctor Juan Ángel Rivera, en su diagnóstico rápido y también a Cristian, Roberto Morales, que las cifras que describen y que son reales nos alarman, porque los síntomas y las enfermedades que padecen o que padecemos en México, provocados no sólo por la mala alimentación, sino el sedentarismo, el tabaquismo, el alcoholismo. Es impresionante.

 

Por eso es que hoy nos reunimos aquí, a expensas de este Convenio, pero es una llamada de atención, por eso voy a darle seguimiento puntual a las estrategias que aquí se diseñen.

 

Felicito a los exponentes, a los conferenciantes, al doctor Hugo López, que va a hablar, el Subsecretario, a Víctor Hugo Borja, al doctor René Leyva, al maestro Sergio Bautista, a José Waldo Martínez, investigador del Instituto Belisario Domínguez. Es impresionante lo que tenemos que hacer en materia de salud.

 

Así es de que yo voy a escuchar, me interesa mucho la salud y voy a ver las versiones estenográficas de los acuerdos que aquí se tengan.

 

Y le tomo la palabra tanto al senador Mancera, al senador Dante, a Kuri, al senador Miguel Ángel, sí necesitamos una reforma integral, y Morena está listo para llevarla a cabo.

 

Morena será el principal motor de conducción para poder hacer realidad esta Reforma, indispensable en materia de salud en el país.

 

Enhorabuena, felicidades, felicidades Sylvana, felicidades Miguel Ángel, por este esfuerzo.

 

Muchas gracias.

 

Bienvenidos todos y todas, a los investigadores, bienvenidos, y a las investigadoras.

 

Buenas tardes.

 

PRESENTADOR: Agradecemos al presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, el senador Ricardo Monreal Ávila.

 

Señoras y señores:

 

A continuación, procederemos a la firma del Convenio. Para esto, ruego al senador Miguel Ángel Osorio Chong, al doctor Juan Ángel Rivera Dommarco, a la senadora Sylvana Beltrones y al senador Miguel Ángel Navarro Quintero, sean tan amables de firmar este documento.

 

Del mismo modo, agradecemos como testigos de este Convenio al senador Ricardo Monreal Ávila, al senador Mauricio Kuri González, al senador Dante Delgado, y al senador Miguel Ángel Mancera.

 

 

--o0o--

Calendario

Diciembre 2019
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5