Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica de la intervención del senador Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, durante la presentación del libro “Desafíos”, en el Primer Congreso Internacional de Derecho Penal, que organiza la Universidad Nacional Autónoma de México.
 

SENADOR RICARDO MONREAL ÁVILA: Gracias maestro López Betancourt; gracias Raúl Contreras por permanecer, por estar aquí en este momento.


Este es el penúltimo libro que escribí, lo escribí a propósito de lo que hemos vivido. Se llama “Desafíos”.

Habla sobre lo que está viviendo el país y trato de incrustarlo en el tema del Congreso Internacional de Derecho Penal, porque una parte del libro establece la agenda indispensable para revisar el Sistema Penal Acusatorio vigente en el país, los principios de presunción de inocencia, la valoración de pruebas y la naturaleza de las carpetas de investigación.

Todo esto lo analizo en un capítulo especial, incluyendo la necesidad de que el Congreso Mexicano deje a un lado los tabúes, los mitos y entremos a revisar de inmediato el tema de la despenalización de las drogas, pero también de los delitos emergentes, como son el terrorismo o como la trata de personas o como estos modelos nuevos de esclavitud, como bien dice el título del Congreso Internacional.

Los temas que establezco en el libro, es toda una agenda que nosotros creemos es necesario ya iniciar. La Agenda del Poder Legislativo tiene que ver con la austeridad como auténtica política de Estado, combate a la corrupción, la impunidad, pero también la actualización jurídica, legislativa, de todo el sistema penal y el funcionamiento de la Corte.

Nosotros sostenemos que el Poder Judicial Federal debe ser revisado. Sostenemos que, después de muchos años, el Poder Judicial Federal requiere de una actualización, de una revisión; coloquialmente decimos una sacudida al Poder Judicial Federal.

Sí es indispensable, porque en la nueva etapa que vivimos tendrá que someterse a una revisión y aun escrutinio. No se trata de confrontar al Poder Judicial Federal. De lo que se trata es de establecer con precisión que el Poder Legislativo es un auténtico control, atendiendo la teoría de Montesquieu, atendiendo los principios de Look o deBenham, o Sieyes, en el Tercer Estado.

Nosotros creemos que el Poder Legislativo, legítimamente, jurídicamente, tiene que tener un mayor control sobre el Poder Judicial Federal.

A muchos no les gusta, pero un juez, un magistrado, en este momento, un juez de distrito, un magistrado de circuito, está percibiendo 360 mil pesos por mes; pero además tienen casas, todos tienen choferes, todos tienen vehículos, todos tienen teléfonos, todos tienen haberes, incluso indescriptibles.

Toda esta parte de privilegios sí debe de disminuir, acotarse. Recientemente planteé una iniciativa de movilidad y de cambio de adscripción, para que los jueces y magistrados no duren muchos años.

Actualmente hay prácticamente inamovilidad. Hay jueces y magistrados que duran 30 años, 20 años, 40 años, en un solo lugar y eso genera cotos de poder, nepotismo e incluso tráfico de influencias, conexiones con autoridades indeseadas o privilegios de abogados y despachos que tienen muy clara la idea de cómo resolver en favor de ellos.

Todo esto es parte de un nuevo proceso. Lo describo en el libro y describo también lo que nosotros consideramos desafíos.

En la mañana, Raúl Contreras afirmaba, con toda seriedad, y decía hay un cambio en el país, hay altas expectativas y, en efecto, la gente trae, tiene mucha claridad de que el nuevo Gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador, va a ser distinto, va a ser diferente, va a cambiar y la población está esperando un alto nivel de cambio o altas expectativas.

Por eso, uno de los temas que nos planteamos es cómo establecer una relación de mayor contrapeso con los otros Poderes y cómo lograr transitar en lo que se ha llamado, por MORENA, La Cuarta Transformación de la Vida Pública del País.

Yo recuerdo, en los 80’s, cuando veníamos a recibir clases en el postgrado, aquí en este edificio de la División de Estudios de Postgrado, Jorge Carpizo impartía la cátedra de Poder Ejecutivo; Fernández Ruiz, Poder Legislativo; Fix-Zamudio, Poder Judicial. Eran particularmente las materias en el postgrado de Derecho Constitucional y Administrativo.

Pero concebía Fix-Zamudio, lo recuerdo muy bien, Ignacio Burgoa, en La Defensa de los Particulares frente a la Administración Pública, como idealmente concebían y se imaginaban auténticos Poderes, sin que estuvieran subordinados al Poder Ejecutivo.

Nosotros sostenemos que hasta este momento el Poder Legislativo y el Poder Judicial de la Nación han estado subordinados, han estado dependientes del Ejecutivo. Hay un súper Poder, que ha sido el Ejecutivo, y que se ha sobrepuesto sobre el Legislativo y el Judicial. Esto es parte de este desafío que planteamos.

Hace unos días, cuando se le entregó la Carta de Constancia de Mayoría y declarando Presidente electo a Andrés Manuel López Obrador, él afirmaba, en el Tribunal Electoral, donde estaban todos los Ministros de la Corte y parte del Poder Judicial Federal, junto con la Judicatura, el Consejo de la Judicatura, declaraba: no seré más, en el futuro, Poder de los Poderes; el Ejecutivo no va a ser el Poder absoluto omnímodo, el Poder avasallador de la Nación.

Y le dijo a la Corte concretamente: ni voy a enviar palomas mensajeras, ni voy a enviar gavilanes amenazantes para que puedan modificar, o puedan resolver en un sentido u otro.

A partir de nuestra posición como Presidentes de la República, respetaremos la división de Poderes. Ustedes harán su trabajo, nosotros el nuestro, el Poder Legislativo el suyo.

Palabras más, palabras menos, afirmó -yo estuve ahí en esa ceremonia- categóricamente cómo concibe él el ejercicio de la función pública, y cómo concibe el ejercicio del Poder desde el Ejecutivo.

México vive un momento inédito para la gente que viene de invitada, que viene a participar, de varios países del mundo.

México está viviendo un momento impresionante. Yo tengo 21 años luchando para que esto se diera. Desde 1997 me incorporé al movimiento que encabeza el Presidente Electo y durante estos 22 años he luchado desde mi posición para ver este momento, que yo lo veo con mucha alegría, con mucho entusiasmo y con mucha esperanza.

Logramos generar condiciones para el triunfo, y logramos que este momento que se vive pueda representar una luz al final del túnel, porque dentro de los desafíos que aquí también menciono y que señalo con toda puntualidad en la agenda que contempla la transformación, están temas no fáciles de resolver:

El tema de la corrupción que se elevó a rango constitucional, permitida, tolerada, como si fuera una condición sine qua non para poder estar incrustado en el ejercicio de la Función Pública.

Se acompañó al ejercicio de la Función Pública en muchos lugares, este lastre, esta actitud viciada del fenómeno de la corrupción y no ha sido posible erradicarla.

Andrés se ha comprometido a combatirla. Es un tema delicado, pero junto con la corrupción, la impunidad, y junto con la impunidad un tema que en lo personal creo que es el peor, es el de mayor envergadura, el de mayor dimensión, el de mayor impacto social, que es el tema de la inseguridad pública en el país.

Lamentablemente lo sabe, lo sabe el maestro López Betancourt, que él proviene de un estado difícil, Guerrero; yo del centro del país, pero la situación de la inseguridad es el principal clamor social.

Territorios completos sin control institucional de ninguna autoridad, bajo el control del crimen organizado. Tamaulipas, Guerrero, Estado de México, ya también presentes en la Ciudad de México.

Quizás sea el fenómeno de mayor dificultad con el que se va a enfrentar Andrés Manuel López Obrador; además de la deuda que ya haciende a 10.8 billones de pesos de deuda directa; aparte de los problemas que tendrá enfrente con las pensiones, el régimen de pensiones que está por explotar. 

Y también otra herencia, el problema de las universidades públicas. Actualmente hay 12 universidades prácticamente en quiebra, que están a punto de parar actividades. Una de ellas está en Morelos, otra en Estado de México, Michoacán, Zacatecas, Sinaloa, Oaxaca, Querétaro.

Es un problema severo el que recibe el nuevo Gobierno, y por eso este libro, que es el penúltimo, saldrá uno más que publica Porrúa sobre el acceso a la justicia por parte de las mujeres, donde analizo la dificultad que ha tenido la mujer para incorporarse a la actividad pública, a los órganos de Gobierno, a los órganos legislativos del Poder Judicial.

En el Poder Judicial sigue existiendo una prevalencia masculinista. Ahí la composición de juezas, jueces, magistradas y magistrados es radicalmente diferente, distinta. Es casi 80 por ciento de jueces hombres y 20 por ciento de jueces mujeres, a pesar de que hay recomendaciones de organismos internacionales, como la ONU, en donde deben establecerse políticas de inclusión de mujeres.

Por eso siempre me da mucho gusto ver muchas mujeres en las escuelas de derecho. Últimamente más; cuando yo fui estudiante éramos muchos hombres y muy pocas mujeres; una de ellas era Elba, Elba ahora que es coordinadora de maestría, porque les digo que Raúl Contreras, Armando Soto, lo decía en la inauguración, los tres éramos compañeros del posgrado aquí por los corrillos de la división.

Y por eso en el libro describo, en el caso del Poder Legislativo ha habido mucho avance para la incorporación de las mujeres, por las leyes que se han incorporado, estableciendo la igualdad de género. Ello ha ayudado mucho.

Por ejemplo, en este momento; la primera vez que fui senador fue en el 91. En el 91, la composición era igual, 85-15, 85 por ciento de la integración del Senado eran hombres y el 15 por ciento eran mujeres; y llegó un momento antes que era apenas el 8 por ciento, el 10 por ciento de mujeres contra el 90 por ciento de los hombres.

Ahora las Cámaras del Congreso de la Unión, por vez primera en la historia, son casi 50-50; son 52 por ciento hombres, 48 por ciento mujeres, y eso parece que es de alegrarse y de generarse compromisos para que se establezca en todos los órganos la posibilidad de la paridad de género.

Entonces, el libro, aparte de que establece una breve descripción de la historia del poder Legislativo y de la historia del Senado de la república, describe con puntualidad esta agenda.

Y, sobre todo, les puedo decir y le dije al maestro López Betancourt, Raúl, que de las conclusiones que de aquí surjan, porque estamos en proceso legislativo, se acaban de presentar distintas reformas en materia penal, incluso en materia de reforma constitucional, de establecer el catálogo de delitos graves, la corrupción, robo de combustibles, huachicoleros, que es un asunto de Estado en este momento, y también los delitos electorales, delito electoral comúnmente conocido como la compra del voto, por la circunstancia.

Pero hay otros temas que en la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados se están revisando. Se han presentado iniciativas distintas y les pido, desde ahora que establezcamos una vinculación estrecha con la escuela de Derecho, donde está la sabiduría jurídica, el conocimiento jurídico más por excelencia que en ninguna parte, para que revisemos todos estos ordenamientos jurídicos.

Llegó la hora de tener más vinculación con la Universidad, máxime que nosotros provenimos de esta casa de estudios y que me interesa mucho tener una vinculación con los maestros, con la comunidad académica, con la comunidad jurídica, para que las conclusiones que de aquí surjan podamos aprovechar para legislar y actualizar el marco normativo que nos rige.

Este tema de las drogas es un tema delicado. En Guerrero la amapola se siembre de manera cotidiana, como si fuera maíz y los campesinos incluso han llegado a solicitarle al Gobierno se pueda permitírseles seguir sembrando amapola. De este tamaño es el problema.

El otro día fui yo, acabo de ir a la Universidad de California, a un seminario que me invitaron a impartir alguna materia y me topé con la sorpresa en el centro de Los Ángeles, recientemente, estoy hablando de tres, cuatro meses, iba caminando por el centro de Los Ángeles y de repente vi una tienda vistosa, bien presentado y con una hierba verde y le pregunté a mi acompañante, ¿y aquí qué? Aquí se vende marihuana.

¿Cómo? Sí ya está despenalizado. Y entré a la tienda, no compré nada, pero entré a la tienda, a una, porque después vi varias tiendas de venta de marihuana, de cigarros, de pequeños sobres, de venta.

Y entonces, yo afirmo y sostengo: nosotros nos encontramos en una guerra cruenta contra las drogas y en la frontera y en las cárceles de Reynosa, los centros de rehabilitación social de Reynosa, Laredo, Tamaulipas, la mayor parte de procesados son procesados por delitos contra la salud en distintas modalidades, tráfico, transporte, cultivo, venta.

Y pasando la raya de San Diego está permitida la venta, el consumo, el transporte y la siembra. El señor que me atendió en Los Ángeles me dijo, no, incluso ya hay gente de México que nos está planteando asociarnos para la comercialización.

Entonces, le digo, pero no está permitido en México. No, dice, pero se va a permitir. ¿Cómo lo sabes tú? No, teníamos socios que son muy poderosos, está bien.

Yo creo que sí hay socios ya apuntados, uno de ellos fue Presidente de México, pero ya hay socios. Pero viéndolo desde el punto de vista académico, desde el punto de vista salud, creo que llegó el momento de discutirlo y llegó el momento de generar la posibilidad de revisar el marco jurídico de la despenalización de las drogas.

Porque si tenemos un socio ahora comercial más cercano, que es Estados Unidos, donde, no sé, creo que son 14 estados de la Unión Americana que ya se encuentra despenalizado el uso de la droga.

México es productor, ahora ya consumidor en gran escala, lamentablemente, pero tenemos que revisar esta situación ya sin aquel ánimo de decir “no, ese tema no se toca, ese tema no, ya está definido, no vamos a legalizar o a despenalizar el uso de las drogas”. Creo que México llegó al momento de hacerlo.

Hace unos días se presentó una Iniciativa para despenalizar el uso de la amapola, y sobre todo la previsión de la siembra de amapola.

Todo esto ya está ingresado en el Congreso, no lo hemos discutido porque las Comisiones Legislativas, en esta nueva Legislatura, recién se instalaron, apenas hace una semana, y este será un tema ineludible, un tema que tenemos que tratar en los próximos días.

Por eso, por cierto, el libro lo pueden descargar gratuitamente, es un libro que se puede, a través de la página de Internet, nuestra página, www.ricardomonrealavila.mx, o a través del Twitter, el libro está disponible en Internet, el libro completo, que es un libro en razón de la actualidad, necesario, establece distintos temas.

Ojalá y lo puedan leer, pero fundamentalmente los desafíos de este Gobierno que inicia. Nosotros iniciamos apenas el 1° de septiembre, tenemos un mes apenas de ingresados a la Cámara de Senadores, pero tenemos una agenda amplísima, con muchos desafíos. No será fácil.

Yo soy de los que piensa que las transiciones no son fáciles, menos cómodas, va a ser difícil, hay muchos intereses que se oponen, hay muchos intereses que apuestan a que vamos a fracasar, hay muchos intereses que apuestan a que no se van a hacer, que no se van a cumplir los compromisos y que vendrá una decepción temprana de este proceso de cambio.

Yo les digo que no se van a salir con la suya quienes están presagiando fracaso.

Yo estoy seguro que será distinto, que será mejor, que Andrés Manuel López Obrador va a ser uno de los mejores Presidentes de los últimos años, estoy seguro.

Porque hemos estado gobernados en las últimas décadas de manera equivocada, desde mi punto de vista.

Le he dado seguimiento puntual, ya sea de legislador, de gobernador, de diputado, pero he estado muy puntual los últimos 30 años de mi vida, a la vida pública del país.

Y ahora que nos tocó en esta etapa vivir estoy muy, muy entusiasmado porque las cosas salgan bien y nosotros vamos a contribuir de manera preponderante para que así suceda.

Yo le quiero agradecer al maestro López Betancourt la invitación. Él es una gente con una gran actividad en esta materia.

Yo espero tener las conclusiones cuando concluya, yo espero tener conversaciones con él y con los maestros de México y la UNAM sobre este tema de derecho penal de las nuevas figuras, tipos penales que necesitamos incorporar, de la revisión puntual del Sistema Penal Acusatorio, y de las reformas que son necesarias incorporar en esta etapa. Creo que nos vamos a ayudar mucho para que al país le beneficie.

Este libro que hoy presento, lo vengo a presentar en mi escuela, mi Alma Máter, aquí estudié especialidad, maestría y doctorado.

Tuve grandes maestros, los recuerdo con mucho cariño, en los 80’s. Muchos de los jóvenes de aquí todavía no nacían, pero fue una etapa extraordinaria en la UNAM.

Sigue, ya muchos de mis compañeros son los maestros de la Facultad, son los maestros del postgrado, nos formamos aquí en esta Máxima Casa de Estudios y siempre entregaremos lo que sea necesario. Pronto me incorporaré; también yo di clases aquí en la Facultad, en los 80’s.

Pero espero, pronto, dar una materia, la de Poder Legislativo, aquí en la División de Estudios de Postgrado, fui invitado, estoy viendo, para aprovechar parte de mi tiempo y entregarle a la Universidad muy poco de lo mucho que me dio y que he recibido de esta Institución.

Maestros, muchas gracias, y buenas tardes a todos.

---000---

Calendario

Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6