Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica del reconocimiento que el Senado de la República entrega a la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional, por su Sexagésimo Séptimo Aniversario.

SENADOR MARTÍ BATRES: Doctor Mario Alberto Rodríguez Casas, director general del Instituto Politécnico Nacional.

Maestra Margarita Aguilar Santos, directora de la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional.

Sean bienvenidos al Senado de la República.

Doy la bienvenida también al doctor Miguel Ángel Correa Jasso, exdirector general del Instituto Politécnico Nacional.

Al maestro Juan Pablo Arroyo Ortiz, coordinador ejecutivo de Investigación del Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República.

Al señor Oscar Alejandro Basurto Caro, titular del Órgano Interno de Control del Instituto Politécnico Nacional.

Al ingeniero Raúl González Apaolaza, exsecretario Académico del Instituto Politécnico Nacional.

También doy la bienvenida a Héctor Martínez Castuera, secretario general del Instituto Politécnico Nacional.

Agradecemos también a los senadores de la República Rubén Rocha Moya, Josefina Vázquez Mota y Miguel Ángel Navarro; que acompañan a esta comisión. Y al senador Ángel García, muchas gracias.

Doy la bienvenida también a un nutrido grupo de maestros y alumnos del Instituto Politécnico Nacional que nos acompañan.

Con su presencia, distinguidos politécnicos, honran al Senado de la República, que les ha invitado el día de hoy a recibir el reconocimiento que se le hace a la Escuela Superior de Economía por su Sexagésimo Séptimo Aniversario como institución dedicada a la investigación y la docencia en temas económicos.

En cumplimiento al acuerdo aprobado, solicito a los presentes ponerse de pie, para entregar a la maestra Margarita Aguilar Santos, el reconocimiento que el Senado de la República le extiende a la Escuela Superior de Economía.

Se concede ahora el uso de la palabra, a la maestra Margarita Aguilar Santos, directora de la Escuela Superior de Economía.

Adelanta, maestra.

MAESTRA MARGARITA AGUILAR SANTOS: Con su permiso, señor Presidente.

Señoras senadoras, señores senadores:

Saludo con mucho respeto al doctor Mario Alberto Casas, Director General del Instituto Politécnico Nacional.

Saludo a mis colegas, directores de escuelas superiores y funcionarios que nos acompañan.

Saludo a la comunidad que conforma el Instituto Politécnico Nacional, particularmente académicos, administrativos y alumnos de la Escuela Superior de Economía. Ahí estudié, ahí me formé.

A ella y a la generosidad de ustedes, les debo esta oportunidad de recibir en nombre de la Escuela Superior de Economía, el reconocimiento del Senado de la República.

Somos una parte del Instituto Politécnico Nacional, institución educativa, laica, gratuita del Estado; rectora de la educación tecnológica y pública de México, creada para contribuir al desarrollo económico, social y político de la nación.

Nos formamos para la investigación y sus resultados son para la sociedad. Nuestras investigaciones están revestidas con calidad, responsabilidad, ética, tolerancia; pero sobre todo compromiso social.

Pertenecemos a la educación innovadora y flexible, y nos concentramos en el aprendizaje para nuestras fuerzas y nuestro carácter; están en la educación pública, tecnológica y social de México.

Por eso con orgullo decimos: Somos hijos del Presidente Lázaro Cárdenas. Investigamos y formamos profesionales bajo el principio de la pertinencia, que provee a la sociedad de profesionistas de alto nivel técnico y científico; a la velocidad que exige la nueva necesidad económica, técnica, social y cultural para México, pero también para el mundo.

Buscamos ser vanguardia del conocimiento económico, y nuestros profesionistas tienen un conocimiento sólido y crítico de las diversas teorías existentes de la realidad económica de México y del mundo.

Formamos economistas para investigar la problemática económica, social y política, que nos permite evaluar alternativas para una sociedad más democrática, más equitativa y más justa.

Tenemos como paradigma, mejorar las condiciones del bienestar colectivo. Los economistas politécnicos, buscamos dar resultados claves para impulsar el desarrollo de nuestro pueblo.

La desigualdad es profunda en nuestro país, pero tiene salidas. Hay esperanza de que si unidos profesionales de la economía y de otras carreras, con el interés de los tres Poderes de la Unión, cambiaremos la historia.

Vamos primero a atenuar la desigualdad y combatir la pobreza, y cumpliremos con el objetivo de poner la técnica al servicio de la patria.

A nuestro Director General, gracias por su apoyo inigualable. Se lo agradecemos desde el corazón.

Con ustedes, senadoras y senadores, nos comprometemos, y pueden informar en sus estados, que tienen una Escuela Superior de Economía a sus servicios y al del pueblo de México.

Sin duda, pondremos la técnica al servicio de la patria, y la ciencia económica para combatir la desigualdad y construir la grandeza de México con templanza, lealtad y sabiduría.

Muchas gracias.

SENADOR MARTÍ BATRES: Felicidades, maestra.

MAESTRA MARGARITA AGUILAR SANTOS: Gracias.

SENADOR MARTÍ BATRES: Muchas gracias a la maestra Margarita Aguilar.

Se concede ahora el uso de la Tribuna al Doctor Mario Alberto Rodríguez Casas, Director General del Instituto Politécnico Nacional.

Adelante, por favor.

DOCTOR MARIO ALBERTO RODRÍGUEZ CASAS: Senador Martí Batres Guadarrama, Presidente de la Mesa Directiva del Senado.

Distinguidos senadores integrantes de la Sexagésima Cuarta Legislatura.

Maestra Margarita Aguilar Santos, directora de nuestra Escuela Superior de Economía.

Licenciado Miguel Ángel Correa Jasso, exdirector general del Instituto Politécnico Nacional.

Comunidad de la Escuela Superior de Economía.

Comunidad del Instituto Politécnico Nacional.

Señoras y señores:

Dirigirse a esta gran Tribuna del federalismo de la República, reviste un significativo honor para los politécnicos. En nombre de todos ellos, agradezco profundamente la distinción que hoy hace el Senado de la República a la Escuela Superior de Economía, por su destacada labor como centro de estudios económicos y de investigación superior.

El Senado de la República, como casa representativa de todas las entidades de la Federación, reconoce ahora a nuestra institución a través de una de sus escuelas, reitero, la Escuela Superior de Economía; escuela emblemática del Instituto Politécnico Nacional. Ello significa un elevado honor y, sin duda, un gran compromiso con nuestra nación.

El marco de esta Tribuna es ocasión propicia para compartir con ustedes, una breve reflexión del papel del Instituto Politécnico Nacional en la Cuarta Transformación de la República.

Ante un entorno económico global amenazante y una condición de país, si bien con indicadores económicos estables, pero con una deuda histórica en términos de desigualdad social; el desafío latente que se nos plantea es la oportunidad y la pertinencia en todas las políticas públicas, particularmente en ciencia, tecnología e innovación.

El futuro económico de cada país dependerá, en buena parte, de su capacidad para innovar, a través de la generación de nuevo conocimiento.

La habilidad para crear, adaptar o adoptar nuevas tecnologías es, hoy por hoy, un elemento estratégico para incidir en los mercados; así como también para incrementar la competitividad, fomentar la innovación y asegurar su inserción en la economía mundial.

Se reconoce en los países industrializados la aportación destacada que surge en el terreno de la innovación, como producto de una efectiva y sólida relación que existe entre las universidades y el sector industrial.

El Instituto Politécnico Nacional está consciente de la importancia que significa para el país, el lograr mejores niveles de competitividad. Y por ello, entre otros factores, la ciencia y la tecnología tienen un papel fundamental estratégico.

Estos nuevos retos requieren apremiantes acciones de planeación estratégica de frente al futuro, pero sobre todo urge la consolidación de los canales de comunicación entre diferentes sectores.

La lamentable realidad de nuestro país en cuanto a los indicadores de progreso social, en los índices globales de competitividad e innovación, es el resultado principalmente de lo que dejamos de hacer por la falta de una política pública y de visión tecnológica en el país. No así por la falta de capacidades y habilidades del recurso humano que egresa de nuestras aulas.

Sabemos que persisten carencias que limitan la contribución de la ciencia, la tecnología y la innovación, a la solución de los múltiples problemas asociados al desarrollo social y económico. Es por ello que debemos imaginar nuevos escenarios y trazar nuevas rutas.

El Politécnico Nacional, como institución líder en el campo de la educación e investigación tecnológica, mantiene el compromiso de generar conocimiento útil para la sociedad y el desarrollo del sector industrial.

Con la capacidad de gestar soluciones creativas, bajo una nueva estrategia que dará un sólido apoyo a la innovación, un mayor acercamiento con las empresas, nuevos escenarios de mayor competitividad y un decidido impulso al desarrollo tecnológico.

Con la aprobación reciente en el Politécnico Nacional, del Reglamento de Transferencia de Conocimiento, diseñado para impulsar la vinculación, dando origen a una nueva era en el Instituto; se logra trasladar los logros científicos y tecnológicos al sector productivo y a la sociedad.

La transferencia procura transformar los resultados de la investigación en bienestar social, económico y cultural.

Se trata de generar asociaciones estratégicas, alianzas tecnológicas, consorcios e incluso con el potencial que tiene el Politécnico, nuevas empresas de base tecnológica, producir empleos y satisfactores sociales, para contribuir al desarrollo económico del país, favoreciendo la creación de un nuevo sistema, ecosistema tecnológico.

Todo esto, sin duda, constituye una importante contribución de los sectores estratégicos para el desarrollo del país, principalmente el energético y de exportación de manufactura especializada en la industria automotriz. Y evidentemente, coadyuva a que la participación de nuestro país en el nuevo Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, sea más competitiva y de bienestar social a la población. Ese es el objetivo de ese Tratado Trilateral.

Por otra parte, el Politécnico Nacional como institución líder, mantiene sus programas con legado social; colabora en la transformación nacional con sus aportaciones ligadas a la cuarta revolución tecnológica, impulsando y consolidando la vocación social politécnica en favor de México.

El Politécnico ha sido, en México, uno de los principales formadores y aportadores de recurso humano altamente calificado.

A partir de 1940, surgieron las primeras generaciones de ingenieros, médicos y contadores. México es testigo de la útil e importante presencia politécnica en sus carreteras, en sus presas, telecomunicaciones, infraestructura petrolera, hospitales, en los sectores farmacéuticos, de alimentos, automotriz, tecnologías de la información y eléctrico.

Pero el reto consiste en impulsar propuestas estratégicas, orientadas a fomentar la innovación e intensificar la investigación científica; pero con impacto social, así como el formar profesionales para un mercado laboral mucho más complejo.

Se trata de una estrategia dirigida a apoyar a las empresas locales del sector industrial, para incursionar en el mercado mundial, basada en la planeación desde una perspectiva de largo plazo con una visión dinámica del mercado; dando preferencias a los problemas del cambio tecnológico y el aprendizaje, en otras palabras, a la innovación.

La alianza del Politécnico Nacional con el sector Gobierno, empresa y sociedad; deberá permitir la creación de programas de alta calidad y acorde con los requerimientos del país, adecuando la formación de las nuevas generaciones a las competencias que exigen los nuevos escenarios, con programas pertinentes que les faciliten integrarse a la Cuarta Revolución Industrial.

Las instituciones tecnológicas, como el Instituto Politécnico Nacional, debemos establecer una interacción más estrecha con el sector industrial, que nos permita revisar la pertinencia de nuestra oferta educativa y propiciar la transferencia del conocimiento y la innovación, de manera que resuelva los requerimientos apremiantes de ese sector.

En las universidades e instituciones tecnológicas, y en particular en el IPN, se deberá establecer un modelo educativo que establezca el desarrollo del talento 4.0. Es decir, la colaboración real entre la universidad y la industria 4.0, para construir espacios reales y virtuales. Con ello, se busca consolidar una estrategia común para articular esfuerzos y lograr una coordinación que nos haga más competitivos.

Las demandas que sociedad y Gobierno realizan al Instituto son variadas, y en muchos casos urgentes. Van desde problemas de seguridad nacional, de salud pública, de productividad y competitividad, entre muchas otras.

Por ello, se reconoce que el Sistema de Educación Superior es vital para apoyar sus soluciones, y que la colaboración de las instituciones con la sociedad, es una vía para combatir los grandes problemas nacionales.

Es necesario impactar en la investigación científica y tecnológica, e incorporarla a la dinámica social de México; renovando su rectoría en la educación tecnológica pública del país, asegurando el cumplimiento del compromiso social que le dio origen al Politécnico Nacional.

Por tal motivo, es prioridad establecer una agenda de ciencia y tecnología, que incluya los grandes problemas nacionales y la búsqueda de respuestas endógenas, que requieran de la aplicación del conocimiento y del desarrollo científico y tecnológico, que refuerce las capacidades científicas y donde la investigación y el desarrollo tecnológico se consoliden como estrategia formativa de alumnos que potencien el desarrollo industrial de nuestro país.

Este modelo se caracteriza como una unidad promotora y generadora de capacidades, inmersa en el desarrollo de una política industrial integral que impulsa el mercado; haciendo uso del conocimiento generador de calidad de investigación dirigida a proyectos puntuales, bajo un esquema muy atractivo de fomento y estímulo al talento.

Se busca con ello generar asociaciones estratégicas, alianzas tecnológicas, consorcios para contribuir al desarrollo económico del país.

Este es sólo un ejemplo que comparto con el deseo de enfatizar el valor que hoy tiene la educación tecnológica y las investigaciones que efectivamente aporten valor que, bajo un esquema interdisciplinario estrechamente vinculado a los avances tecnológicos y científicos, contribuyan a la Cuarta Transformación de la República.

En ello, todas las instituciones públicas debemos redoblar nuestros esfuerzos y comprometernos de manera decidida.

El Instituto Politécnico Nacional, por supuesto, refrenda su compromiso ineludible con la sociedad; porque cada politécnico es un orgullo nacional y un sueño que se cristaliza en cada latitud de nuestro país.

Somos el anhelo cardenista de educación superior a los más desfavorecidos. Somos la esperanza de esta nación, al poner siempre, pero siempre, la técnica al servicio de la patria.

Muchas gracias.

SENADOR MARTÍ BATRES: Muchas gracias al doctor Mario Rodríguez.

Es un honor para el Senado de la República recibir a la Escuela Superior de Economía del Instituto Politécnico Nacional.

Esta escuela nación de la gesta cardenista, por una educación superior al alcance del pueblo; de la lucha de sus estudiantes y profesores, desde finales de los años 30, cuando se abre la carrera de Economía; hasta mediados de los 50’s, cuando se logra la creación de su propia Escuela Superior.

La Escuela Superior de Economía, junto con el Instituto Politécnico Nacional, fue pionera en reconocer que la esencia de la profesionalización es el conocimiento. En esa década, se establecieron otras opciones de titulación en Licenciatura, como cursar dos semestres de una Maestría y la Tesis Memoria, para quienes optan por la práctica.

Esto permitió al Instituto Politécnico Nacional, rescatar tanto la praxis de sus egresados en empresas e industrias; como formar investigadoras e investigadores de altísima calidad.

En estos días, cuando al República se enfrenta al drama de que dos tercios de su juventud no tienen espacio para continuar estudios superiores; este tipo de experiencias del Instituto Politécnico Nacional son fundamentales y nos llevan a reflexionar sobre la necesidad, acaso, de reconocer constitucionalmente la responsabilidad del Estado en la Educación Superior.

Hoy es 4 de octubre, hace dos días conmemoramos en esta Sala, al Movimiento Estudiantil de 1968. Ahí están las letras para honrar la memoria de aquellos jóvenes.

Ahora recibimos a la Escuela Superior de Economía, que participó en aquel movimiento.

Recordamos también que en 1952, con un movimiento, estudiantes y maestros lograron la fundación de la Escuela Superior de Economía.

Años más tarde, en 1962, Rosario Castellanos incluyó como héroe de su novela “Oficio de Tinieblas”, a Fernando Ulloa, hijo de un zapatista de Morelos, egresado del Instituto Politécnico Nacional, y que se comprometió con la lucha de los tzotziles de las montañas chiapanecas.

Hoy, la Escuela Superior de Economía declara como su misión hacer estudio crítico de la economía, en un contexto histórico, social e institucional; y busca aportar a la sociedad los análisis, las propuestas y alternativas de solución a la problemática económica, científica, tecnológica y cultural.

Una misión compleja, una misión urgente en estos días, en que las y los mexicanos exigen una economía más equitativa.

En el Senado de la República, sabemos que los politécnicos están a la altura de la misión que han emprendido. En su sexagésimo séptimo aniversario, el Senado de la República reconoce al Instituto Politécnico Nacional, a través de su Escuela Superior de Economía.

Enhorabuena.

¡Felicidades!

A nombre de la Cámara de Senadores, agradezco la presencia del Doctor Mario Alberto Rodríguez Casas, director general del Instituto Politécnico Nacional.

De la maestra Margarita Aguilar Santos, directora de la Escuela Superior de Economía.

Y la presencia también, de otras personalidades del Instituto Politécnico Nacional; así como de una nutrida representación de maestros y estudiantes de esta gran Institución.

---000---

Calendario

Diciembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6