Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión Estenográfica del mensaje del senador Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, durante el Encuentro interparlamentario de los países del Triángulo Norte, ante la coyuntura migratoria hacia Estados Unidos. 

SENADOR ERNESTO CORDERO: Muchas gracias, muy buenos días a todos.

 

Saludo a las mexicanas y a los mexicanos que nos ven por el Canal del Congreso, y también a las hondureñas y hondureños que nos ven en el Canal del Congreso de Honduras. Los saludo a todos, muy buenos días, desde la Ciudad de México.

 

Saludo al excelentísimo don Mauricio Oliva Herrera, presidente del Congreso Nacional de la República de Honduras. Sea usted bienvenido, don Mauricio.

 

Saludo a mi compañera, la diputada Martha Tamayo, presidenta de la Cámara de Diputados de México.

 

Al diputado Víctor Giorgana Jiménez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de México, y a las señoras y señores legisladores que nos acompañan; compañeras y compañeros de El Salvador, de Honduras, de Guatemala, de México, los saludo con mucho afecto a todos.

 

Saludo también al excelentísimo señor Nelson Rafael Olivero García, embajador de la República de Guatemala en México.

 

Al excelentísimo señor Alden Rivera Montes, embajador de la República de Honduras en México.

 

Y al excelentísimo señor Carlos Enrique Cáceres Chávez, embajador de la República de El Salvador en México.

 

Sean ustedes bienvenidos.

 

Saludo a nuestros compañeros de la Cancillería, a los cuales agradecemos, como siempre, todo su apoyo.

 

Es un honor recibir a amigos, a hermanos, y sobre todo en los momentos en que enfrentamos desafíos que cada vez tienen qué ver menos con el ámbito nacional y cada vez más con el ámbito regional y global.

 

Ejemplo de ello, es la migración, motivo que nos congrega y nos reúne en esta ocasión.

 

Hace unos meses, yo diría años, pero hace unos meses empezó a ser relevante, Donald Trump aumentó el grado de beligerancia y represión en contra de las personas migrantes, especialmente a nuestros hermanos y a los que vienen de nuestros países.

 

La política de tolerancia cero de Trump, se sumó a la terminación del programa de acción diferida para llegados en su infancia, DACA, y a una permanente estrategia electoral sustentada en un ataque a la dignidad de las personas migrantes.

 

Las imágenes de niñas y niños enjaulados, es algo que debería ser una vergüenza para cualquier país civilizado y demócrata.

 

Donald Trump se siente líder del mundo libre, pues debería demostrarlo.

 

Y no sólo en enjaulamiento, el simple hecho de separar a una niña y a un niño de sus familias, es ya de por sí un acto reprobable.

 

Las familias aún permanecen separadas y tristemente difícilmente podrán volver a ser reunidas. Se encuentran a problemas logísticos fundamentales, por ejemplo:

 

¿Cómo se demuestra que un niño es parte de una familia, cuando no llevan papeles, no llevan pasaportes, no llevan actas de nacimiento? Es imposible demostrar que son parte de una familia, y eso es lo que enfrenta hoy el gobierno de Estados Unidos al tratar de reunir a estas familias, y eso va a generar una crisis humanitaria en los próximos días y en las próximas semanas, y creo que nuestros países no pueden estar al margen de ese señalamiento y de ese debate internacional que se está dando.

 

No debemos tampoco pasar por alto que las acciones de Donald Trump no son compartidas por el pueblo estadounidense. El pueblo estadounidense también condena los actos de su Presidente y, hay que decirlo, se avergüenzan de tener un Presidente como él.

 

Tuvimos la oportunidad de estar hace algunos días en Estados Unidos con algunos de nuestros colegas estadounidenses, una delegación importante de legisladores mexicanos, y claramente ellos se sentían, no quiero usar la palabra, pero no estaban cómodos y se sentían avergonzados, hay que decirlo, con las decisiones de su gobierno, y me manifestaron total apertura para poder contribuir a resolver esto, que es a todas luces una crisis humanitaria.

 

No quiero hacer recuento de los esfuerzos que ha hecho mi país, ya lo hizo el señor Embajador y Subsecretario, en todas las instancias internacionales, en la Organización de las Naciones Unidas, la resolución que va a ser propia a la Organización de Estados Americanos, o que hizo propia.

 

Ahí únicamente señalar que, por primera vez en muchos años, asistimos a la OEA, pues no sólo el Gobierno de México, sino todo el Estado Mexicano.

 

Asistió el Canciller, representando al Poder Ejecutivo, pero también asistimos legisladores, representando al Congreso Mexicano.

 

Me parece que esta triste y lamentable coyuntura debe ser muestra y un llamado de atención, que el problema migratorio es un problema integral que merece una solución apropiada.

 

No se trata solamente de seguridad en las fronteras, se trata de generar condiciones de desarrollo, de prosperidad, de inclusión, de igualdad en todos los países de la Región.

 

Y es así que debemos de verlo no como un problema particular y preciso, sino como parte de una agenda de desarrollo integral que se debe de resolver, y en la cual hay problemas específicos que tienen que ser señalados con fuerza y con dureza.

 

Por ejemplo, el tema del tráfico de armas de asalto hacia nuestros países y de lo cual el Congreso de Estados Unidos, y el Gobierno de Estados Unidos no dicen nada.

 

Los problemas que tenemos y la gente huyendo, por salvar su vida, de nuestros países hacia otro lado, mucho tiene que ver con la potencia de fuego que tienen los delincuentes en nuestros países, y eso es nutrido por las armas que vienen de Estados Unidos, y por la facilidad que existe en Estados Unidos de obtener un arma de asalto y nosotros padecemos las consecuencias.

 

Quiero terminar diciendo que me da mucho gusto recibirlos, al Presidente, me da mucho gusto recibirlos.

 

El Salvador, Honduras, Guatemala y México somos países hermanos, compartimos historia, lengua y cultura. A veces el fútbol nos separa un poco, pero seguimos siendo hermanos.

 

Decirles también que no dejamos de reconocer que también tenemos nosotros una deuda con los migrantes que cruzan por territorio mexicano y que estamos trabajando muy duro, también, para poder respetarlos, tratarlos como hermanos y que la migración, a través de México, sea una migración segura y en estricto respeto a los derechos humanos.

 

Les quiero agradecer su presencia, sean ustedes bienvenidos, son amigos, y bienvenidos al Congreso Mexicano.

 

Muchísimas gracias.

 

Siendo las 10 de la mañana con 40 minutos, en el Palacio Legislativo de San Lázaro, del día 5 de julio del 2018, damos por inaugurado el Encuentro Interparlamentario de los países del Triángulo Norte ante la Coyuntura de la Migración hacia Estados Unidos.

 

Enhorabuena. Mucho éxito.

Calendario

Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4