Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Versión estenográfica del mensaje del senador Ernesto Cordero, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, en la Primera Reunión de Planificación de la Alianza de Redes Verdes, celebrada en la sede de Xicoténcatl.
 
SENADOR ERNESTO CORDERO: Muy buenos días a todos, bienvenidos al Senado de México, a la sede histórica del Senado de México, para nosotros es un privilegio tenerlos aquí.

Quiero saludar al licenciado Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía de los Estados Unidos Mexicanos y quien también fue senador, de manera que saludo con mucho gusto al senador Pedro Joaquín Coldwell; bienvenido a su casa, senador.

Saludo al senador Salvador Vega Casillas, presidente de la Comisión de Energía del Senado de la República; al señor Nicholas Dunlop, secretario general de Climate Parliament.

Saludo también a la señora Silvia Hernández, quien también fue senadora de la República de México; bienvenida a su casa, señora senadora.

Quiero saludar a mis compañeros, al senador Ascención Orihuela, al senador Lavalle Maury y a la diputada Sharon Cuenca; bienvenida señora diputada; y saludo también a la señora y a los señores embajadores que nos acompañan y a todos ustedes, amigas y amigos.

Hoy es para mí un honor recibirlos a nombre de la Cámara de Senadores de México, para la realización de esta Primera Reunión de Planificación de la Alianza de Redes Verdes, en esta sede histórica del Senado de la República.

Estoy seguro que será de gran importancia para la consecución de los objetivos que tenemos como países en materia de aprovechamiento de fuentes renovables de energía.

En primer lugar, quisiera agradecer a mi amigo, el senador Salvador Vega, presidente de la Comisión de Energía, por la invitación para inaugurar este evento, pero sobre todo quisiera reconocer su liderazgo por casi 6 años, primero como secretario, después como presidente de la Comisión de Energía, para lograr una de las transformaciones más profundas que se han dado en nuestro país: la Reforma Energética.

Asimismo, deseo reconocer al secretario Pedro Joaquín Coldwell, por el arduo trabajo para implementar exitosamente esta profunda Reforma.

Por más de 20 años México ha acogido la agenda medioambiental y la lucha contra el cambio climático. Esta es una de las mayores prioridades que tiene mi país hacia el futuro.

Impulsamos, como Estado Mexicano, importantes iniciativas internacionales, con miras a transitar a un mundo de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes, como fue la convención marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático y recordar que la iniciativa de la Constitución del Fondo Verde fue una iniciativa de Noriega y de México, que hoy funciona y de la cual nos sentimos muy orgullosos.

Derivado del Protocolo de Kyoto, hace 10 años, México comenzó un proceso importante para el aprovechamiento de las capacidades que nuestro país tiene para la generación de energía renovable, el cual se concretó en 2012, cuando se publicó la Ley General de Cambio Climático y nos fijamos la meta de que al menos el 35 por ciento de la energía eléctrica provenga de fuentes de energía limpia hasta el año 2024.

Sin embargo, los alcances de estos esfuerzos fueron limitados debido a un modelo arcaico de la industria energética nacional, que prevalecía en nuestro país: era necesario un cambio.


Por esta razón, entre 2013 y 2014, desde el Senado de la República respondimos a las distintas propuestas para lograr un cambio de fondo.

Hay que recordar que en ese momento los tres países con sectores energéticos más cerrados del mundo eran Afganistán, Corea del Norte y México, para poner en perspectiva y contexto la transformación tan profunda que hicimos.

Abrimos la industria energética al capital privado, con el fin de modernizarla y aprovechar al máximo los recursos y la posición estratégica con que contamos.

Al mismo tiempo, promovimos el establecimiento de mecanismos para fortalecer el acceso a energías limpias y reducir las emisiones contaminantes de la industria eléctrica.

Ya con estos cambios en marcha fuimos capaces de incidir en la definición de la Agenda 20-30 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyo séptimo objetivo consiste en garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

Era tiempo de profundizar la transformación energética como una honda responsabilidad ambiental.

Con la mira puesta en atender este objetivo, el Congreso de la Unión mexicano aprobó, en diciembre de 2015, la Ley de Transición Energética, para regular el aprovechamiento sustentable de la energía, así como las obligaciones en materia de energías limpias y de reducción de emisiones contaminantes de la industria eléctrica, manteniendo la competitividad de los sectores productivos.

Esta Ley nos colocó, sin duda alguna, a la vanguardia de los países que adoptaron medidas legislativas eficaces, acordes con los objetivos del desarrollo sostenible.

En la Ley, definimos como meta la participación mínima de energías limpias en la generación eléctrica del 25 por ciento para el año 2018; del 30 por ciento para el 2021, y del 35 por ciento para el 2024.

Lo anterior, en consonancia con los compromisos de mitigación y adaptación ante el cambio climático, para el periodo 20-20 y 20-30, en donde fijamos, además, la meta de un 43 por ciento de energías limpias para 2030, así como sustituir en la industria nacional los combustibles pesados por gas natural, energías limpias y biomasa.

Por otra parte, los instrumentos establecidos en la Ley de Transición Energética nos colocaron en una posición importante frente a la celebración del Acuerdo de París, que ratificamos el 21 de septiembre de 2016, y fijar la ruta para reducir en un 22 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero para 2026, con lo cual contribuiremos a combatir el calentamiento global y a generar comunidades más resilientes.

De acuerdo con el reporte de Avances de Energías Limpias, publicado en diciembre pasado, al cierre del primer semestre de 2017, México generó el 20.82 por ciento de su energía eléctrica ausentes, limpias, por lo que seguramente se conseguirá la meta del 25 por ciento.

Estamos seguros de que el modelo que nos hemos dado en materia energética, es el que mejor responde a la realidad de nuestro país y nos permitirá cumplir en tiempo y forma los compromisos internacionales que asumimos.

Cualquier cambio en otra dirección, podría traer graves consecuencias no sólo para nuestro país, sino también para la humanidad en su conjunto.

La estrategia que hemos diseñado no sólo habla de las consecuencias futuras de un problema global, sino que propone un camino para atender los retos que tenemos en la actualidad, así como para aprovechar las oportunidades que nos presenta el uso de energías renovables, para mejorar la productividad y dirigirnos hacia una mejor utilización de los recursos.

Amigas y amigos:

El combate contra el cambio climático es tarea de la humanidad en su conjunto.

Requiere de colaboración e intercambio de conocimientos y habilidades.

Estoy convencido que esta primera reunión, así como la alianza de Redes Verdes, serán un detonante para cumplir con los compromisos frente al cambio climático, que todos tenemos y asumimos legalmente.

También, nos permitirá establecer Redes Verdes, así como la construcción de Corredores Verdes, e interconexiones internacionales que provean energía limpia, económica y abundante para nuestras regiones.

Les deseo el mayor de los éxitos.

Enhorabuena.

Y para México, es un honor tenerlo aquí.

Muchísimas gracias.

Calendario

Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31 1 2 3 4