Ciudad de México, 28 de noviembre de 2017.

Versión Estenográfica de la comparecencia del presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), Carlos Ramírez Fuentes, ante la Comisión de Seguridad Social, en el Senado de la República.


SENADOR ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS: Con su venia, señor Presidente.

Señor licenciado Carlos Ramírez Fuentes, bienvenido a este Senado.

Primero. La Presidencia de la Comisión dará un mensaje de bienvenida hasta por cinco minutos, y al terminar tomarán protesta de decir verdad al Presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, CONSAR, conforme al artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Segundo. El servidor público compareciente, tendrá una intervención inicial hasta por 15 minutos, con el propósito de informar el estado general que guarda la administración del Instituto a su cargo.

Tercero. Concluida la intervención del servidor público, se abrirá una primera sesión de preguntas, en la que cada senador integrante de la Comisión dispondrá de tres minutos para intervenir y formular preguntas al compareciente.

En la sesión de intervenciones, el orden de participación será la siguiente: 1) el Grupo Parlamentario del Partido Verde Ecologista de México; 2) Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática; 3) Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional; y 4) Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional.

Cuarto. A continuación, el servidor público compareciente intervendrá hasta por 10 minutos para dar respuesta general a la primera sesión de preguntas de los senadores. Posteriormente, cada orador podrá ejercer su derecho de réplica hasta por dos minutos. Dicha réplica podrá ser respondida por el compareciente hasta por el mismo tiempo.

Quinto. A continuación, se abrirá una segunda sesión de preguntas en el mismo orden. En ella, cada senador dispondrá de tres minutos para formular sus preguntas.

Sexto. El servidor público compareciente intervendrá hasta por 10 minutos, para dar respuesta general a la segunda sesión de preguntas de los senadores.

En esta segunda sesión, se aplicarán las mismas reglas aplicables a la primera para hacer uso de la réplica.

Séptimo. Una vez concluidas las sesiones de preguntas y respuestas y, en su caso, réplicas, el Presidente de la Comisión dará uso de la palabra al servidor público compareciente hasta por cinco minutos, para que dirija un mensaje final.

Al término del mismo, el senador Presidente de la Comisión, dará por concluida la comparecencia.

Es cuanto, Presidente.

SENADOR FERNANDO ENRIQUE MAYANS CANABAL: Gracias, senador Secretario.

Señor Presidente, le informo que comparece ante esta Comisión bajo protesta de decir verdad, de conformidad con el artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

En consecuencia, pido a todos los presentes ponerse de pie.

Licenciado Carlos Ramírez Fuentes, presidente de la CONSAR, ¿protesta usted, al comparecer y rendir informe, decir verdad ante esta Comisión de Seguridad Social del Senado de la República?

LICENCIADO CARLOS RAMÍREZ FUENTES: Sí, protesto.

SENADOR FERNANDO ENRIQUE MAYANS CANABAL: Si no lo hiciere así, que la nación y el pueblo de México se lo demande.

Ya se pueden sentar.

Tiene usted el uso de la palabra, hasta por 15 minutos. Si gusta pasar al frente.

LICENCIADO CARLOS RAMÍREZ FUENTES: Muy buenos días a todos.

En primera instancia quiero agradecer a la Comisión de Seguridad Social del Senado.

Senador Fernando Mayans, senador Cordero, senador Isaías González; por la oportunidad de estar ante todos ustedes esta mañana y comparecer ante ustedes para dar a conocer la situación que guarda el Sistema de Ahorro para el Retiro, ya prácticamente al cierre del 2017.

Para mí es un honor y una enorme responsabilidad estar esta mañana aquí en el Senado, y por tanto hemos preparado una breve presentación, con algunas referencias respecto a dónde nos encontramos en materia de pensiones en el país, y particularmente ante los retos muy importantes que tenemos por delante.

Entonces, permítanme ustedes empezar con una breve introducción, que refiere al tema de la demografía del país.

Para entender el contexto de las pensiones, siempre es importante observar cuáles son las condiciones de la demografía del país para, de alguna manera vislumbrar el reto que tenemos por delante como nación.

Ya desde hace varias décadas se ha estado gestando un cambio demográfico en el país de manera muy significativa, por la combinación de dos importantes factores: un aumento en la esperanza de vida de los mexicanos, una buena noticia que tiene hoy a México en una posición importante en cuanto a esperanza de vida, con un crecimiento sostenido durante las últimas dos o tres décadas; y al mismo tiempo también una buena noticia, una caída histórica de la tasa de fertilidad de los mexicanos, que ha dado como resultado, la consecuencia de estos dos fenómenos en conjunto, dan como resultado una gradual pero cada vez creciente envejecimiento poblacional.

Este envejecimiento poblacional, si nos vamos a la siguiente, se denota muy claramente en esta ilustración del famoso bono demográfico.

Por muchas décadas ya, llevamos hablando en el país del bono demográfico que tiene México. Es, sin duda, el bono demográfico una oportunidad muy significativa para nuestra nación, en términos de darle oportunidades a un creciente volumen de personas en edad productiva.

Sin embargo, el famoso bono demográfico se va a agotar, y está próximo, en la próxima década del 2030 en adelante, el bono demográfico va a tener una inflexión muy importante, la línea verde lo muestra, en donde México va a iniciar un proceso de envejecimiento gradual que va a convertirse en un proceso de envejecimiento acelerado.

Ese proceso de envejecimiento acelerado, impone retos muy importantes en todos los frentes de la vida pública, económica y social del país, y sin lugar a dudas en materia pensionaria.

Si observamos, esta lámina lo que ilustra es el crecimiento de las personas que van cumpliendo 65 años de edad cada día en México.

Por ejemplo, en el año 2017, hoy 28 de noviembre del 2017, mil 759 mexicanos están cumpliendo 65 años de edad. Ese número crecerá de manera sostenida por las próximas décadas, hasta triplicarse este número, este volumen de personas, y más o menos llegar a los cuatro mil 200 mexicanos que cada día en el año 2050 van a cumplir 65 años de edad.

Esto, por supuesto, fue lo que motivó de alguna manera la reforma de 1995, que aprobó este Honorable Congreso, en el año 95 a la Ley del Seguro Social y que dio vida al Sistema de Ahorro para el Retiro, y en particular al nacimiento y al surgimiento de las cuentas individuales y de las AFORES el 1º de julio de 1997.

Es ese cambio demográfico que ya se anticipaba, lo que dio pie a esa reforma y que posteriormente tuvo su segunda etapa en la reforma del 2007 a los trabajadores al servicio del Estado.

¿Dónde nos encontramos hoy en el Sistema de Ahorro para el Retiro?

En total, hay 59.5 millones de mexicanos que tienen una cuenta individual a su nombre, propiedad de ellos, heredable, con un recurso que han estado acumulando a lo largo de los últimos 20 años.

El Sistema de Pensiones, recordemos, surgió el 1º de julio del 97, acaba de cumplir 20 años en operación y prácticamente 60 millones de mexicanos han pasado en algún momento por el sector formal de la economía, cotizando a la seguridad social y, por tanto, en automático se les ha abierto una Cuenta de Ahorro para el Retiro.

Naturalmente hay divergencias importantes en cuanto a los montos de ahorro en cada una de estas cuentas, pero lo que es una realidad es que hay un universo muy importante de mexicanos que ya tiene una cuenta individual y que tiene un ahorro para su futuro.

Cabe destacar que, en lo que va de la presente administración, las cuentas han crecido en 22 por ciento, más de 10 millones de cuentas nuevas que en buena medida reflejan o retratan el crecimiento acelerado que ha tenido el empleo en nuestro país en estos últimos años.

En materia de recursos, ahora sí el crecimiento ha sido igualmente sostenido. Hoy por hoy las Afores administran 3.1 billones de pesos, 15 por ciento del Producto Interno Bruto, de la economía del país, ya están, es un ahorro que le pertenece a los mexicanos, que está siendo administrado, invertido por las afores y que ciertamente representan, si uno observa la historia económica de nuestra nación, es el monto de ahorro interno más importante que ha tenido México en toda su historia.

Es decir, nunca se había acumulado un volumen de recursos y de ahorro interno en el país como el que tenemos hoy siendo administrado por las AFORES.

Y el crecimiento, como pueden apreciar ustedes, ha sido vigoroso, sostenido, 35 por ciento en lo que va de la presente administración, realmente un crecimiento muy importante y ello, a pesar de las épocas de volatilidad que ha vivido el mundo y el país en general, en los últimos cinco años.

Por AFORE, actualmente hay 11 administradoras en el mercado, 11 administradoras de todos los tamaños, de todas las orientaciones, grupos económicos, financieros, pero aquí podemos rápidamente retratar en donde se encuentra el sistema en cuanto a activos y en cuanto a cuentas.

Por ejemplo, en cuanto a activos, Afore 21 Banorte es la Afore con mayoreas recursos del sistema, 23 por ciento; Banamex 18; Sura el 15 por ciento, PROFUTURO 14 por ciento.

En el caso de Banamex ya visto por cuentas individuales, es la Afore más grande con el 21 por ciento; el caso de Banorte con 18.8 por ciento; COPEL con el 17 por ciento y Sura con el 14 por ciento.

El mercado de las AFORES ha sido un mercado que ha tenido distintos ciclos a lo largo de los 20 años de historia del sistema. Arrancó el sistema con 22 AFORES, posteriormente se consolidó el sistema hasta llegar a 11; eventualmente volvió a subir el número de afores hasta llegar a 22 y actualmente, nuevamente estamos en 11 administradoras.

En cuanto a los recursos, es importante señalar que los recursos que le pertenecen a los mexicanos y a sus familias, están siendo administrados e invertidos por las AFORES en distintas alternativas de inversión.

Muchas veces nos preguntan los ahorradores, con legítima duda, de dónde está el dinero de las AFORES, dónde está, dónde lo podemos ver.

Bueno, la realidad es que se puede ver en muchos lugares y ahorita doy algunos ejemplos. Principalmente el ahorro de los mexicanos se encuentra invertido en lo que se conoce como los instrumentos de deuda del gobierno federal, 50 por ciento del total de los 3.1 billones están invertidos en instrumentos de deuda, están invertidos en acciones de la Bolsa Mexicana de Valores y de cerca de 45 países en todo el mundo, en donde ya invierten las AFORES.

Están invertidos también en instrumentos de deuda corporativa, prácticamente todas las empresas importantes del país han colocado instrumentos de deuda en los últimos años y las AFORES han participado en esas colocaciones.

Por tanto, coadyuvando de alguna manera la actividad económica del país y están las AFORES invirtiendo en los grandes proyectos productivos de la nación, a través de distintos vehículos, los denominados certificados de capital de desarrollo, las denominadas fibras, que son fideicomisos inmobiliarios, que fueron creadas expresamente para desarrollar el mercado inmobiliario de la nación y en general, lo que tenemos es un portafolio que se ha ido diversificando.

Es decir, el ahorro de los mexicanos es muy importante que se vaya diversificando, no poner todos los huevos en la misma canasta, para que el ahorro esté más seguro y pueda tener un mejor retorno para los ahorradores del país.

Y aquí, precisamente en esta lámina, se aprecia cómo esa diversificación ha seguido una tendencia favorable, entre menos concentrado esté el ahorro de los mexicanos en, ya sea sectores, en países, en regiones, mejor le irá al ahorro de todos.

Y la buena noticia es que el ahorro, cada vez en una mayor proporción, está siendo utilizado para las actividades productivas del país.

Es decir, el hecho de que el ahorro de los mexicanos tenga un fin pensionario, pero dado el horizonte de largo plazo de la mayor parte de nuestros ahorradores, es decir, considerando que la mayor parte de nuestros ahorradores tienen 30, 35 años, y que van a estar otros 30 años en el sistema, las AFORES toman el dinero de los mexicanos y lo invierten en proyectos productivos, en infraestructura, en carreteras.

Doy algunos ejemplos recientes:

Las AFORES han participado activamente, ya tienen dos participaciones, en las denominadas rondas petroleras.

Es decir, hay ahorro de los mexicanos en un sector que claramente tiene un potencial muy importante en términos de rentabilidad.

Las AFORES también han participado y participaron recientemente, en la denominada red compartida, es decir, en el sector telecomunicaciones, donde también potencialmente hay una rentabilidad, hay un retorno importante para los ahorradores.

Los mexicanos también tienen una participación en el sector carretero. Prácticamente todas las carreteras del país de los últimos tiempos, tienen una participación de los mexicanos, de los ahorradores mexicanos.

Y así, en general, lo que observamos es que las AFORES están presentes, silenciosamente, están presentes en prácticamente todas las actividades productivas de la Nación, y ello ha ido en ascenso.

En lo que va de la presente administración, más de 450 mil millones de pesos; 450 mil millones de pesos, se han destinado a las actividades productivas. Siguiente por favor.

Y, en general, cómo se traduce esto en términos del rendimiento, el retorno para los ahorradores, que es al final del día lo importante, para nuestros ahorradores.

En lo que va del año, este ha sido un año extraordinariamente positivo para los rendimientos que pagan las AFORES; se han generado 216 mil millones de pesos de rendimientos para las cuentas de los trabajadores -216 mil millones de pesos-.

Se dice fácil, pero ese dinero ya está hoy ahorrado en la cuenta de los mexicanos, y por supuesto, ese ahorro, ese rendimiento, es uno de los factores que benefician, que le dan sentido a este sistema de pensiones.

Pero en lo que va de la presente administración, casi 600 mil millones de pesos de rendimientos, depositados en las cuentas de los ahorradores.

En general, ha sido un periodo de cierta volatilidad, pero aun así ha sido posible pagarles rendimientos positivos a los trabajadores y ello esperamos que continúe. Siguiente por favor.

Finalmente, ya para terminar esta sección, los rendimientos acumulados a lo largo de la historia del sistema de pensiones, de cada 100 pesos que tiene hoy una cuenta individual, cerca de 45 pesos de esos 100, son rendimientos generados a lo largo de estos 20 años del sistema. Siguiente por favor.

Ahora bien, permítanme rápidamente hacer mención a algunos de los avances que hemos observado en el Sistema en los últimos años, y particularmente con referencia al último año:

Un primer tema al que la CONSAR ha puesto particular atención, es el ahorro voluntario.

Hemos ya, en anteriores ocasiones, aquí mismo en el Senado de la República, conversado con todos ustedes sobre la necesidad de ahorrar más.

Lo que está entrando a las cuentas de ahorro de los mexicanos, no es suficiente: 6.5 pesos de cada 100, que gana un trabajador, es lo que se está ahorrando en la cuenta individual de cada uno de los mexicanos que están cotizando en este momento al IMSS o al ISSSTE.

Esta cantidad es insuficiente: en el caso del ISSSTE, 11.3; en el caso del IMSS, seis y medio.

Esta cantidad es insuficiente y, por tanto, una forma; no es la única, pero una forma de atender esta falta de ahorro en el Sistema, es a través del ahorro voluntario y ahí la CONSAR ha hecho una serie de acciones, recientes, precisamente para estimular mayor ahorro complementario.

Por un lado, abrimos 7 mil nuevos puntos; 7 mil nuevos puntos de ahorro en todo el país.

Ustedes, en este momento, pueden acudir a cualquier tienda de conveniencia del Seven Eleven, de Farmacias del Ahorro, de Extra, de Círculo K, de Chedraui, de TELECOM, de BANCEFI; y a partir de 50 pesos y sin ningún costo para el ahorrador, depositar en su cuenta de AFORE.

Anteriormente esto no existía y el ahorrador tenía que ir a una sucursal, llenar un formato, hacer fila en la sucursal, claramente no había ahorro voluntario.

Pero no ha sido nada más el abrir 7 mil nuevos puntos. Hemos atendido principalmente a través de una estrategia, a nuevos ahorradores que están hoy por hoy fuera del Sistema de Pensiones. Para empezar, ya abrimos las cuentas de los niños; es decir, ya se puede abrir una cuenta AFORE para niños y un padre de familia, una madre de familia, pueden a partir de este momento empezar a ahorrar para el futuro de sus hijos, sea para un fin, un propósito específico, su educación o la razón que sea; puede abrir ya una cuenta de AFORE.

Los trabajadores y trabajadoras domésticas, un universo de casi 3 millones de mexicanas y de mexicanos que no tienen seguridad social y que claramente requieren atención y apoyo; hoy ya pueden abrir una cuenta de AFORE y estamos atendiéndolos a través de un mecanismo innovador, que nos va a permitir ir enrolando a este segmento de la población, a este segmento de trabajadores de la población mexicana.

También los migrantes. Estuvimos apenas, hace un par de semanas en una gira en los Estados Unidos, para dar a conocer a toda la comunidad migrante el hecho de que ya pueden abrir una cuenta de AFORE y ahorrar para su futuro.

No perdamos de vista que 11 millones de mexicanos que viven en el extranjero, se estima a través de distintas encuestas que se han hecho en los últimos años, que más de la mitad va a regresar a México para el momento del retiro, y no van a tener ni beneficios de seguridad social en los Estados Unidos ni tampoco beneficios de seguridad social en México.

Por tanto, el único mecanismo que tenemos hoy disponible es permitirles abrir una cuenta de AFORE, y si ya tienen una, recuperarla, si no tienen una, abrirla; y poder ahorrar para su futuro.

Y finalmente, no perdamos de vista: 6 de 10 mexicanos no están en el sistema formal, no están ahorrando en una AFORE y por tanto necesitamos atajar y buscar a los trabajadores independientes del país para que abran una cuenta de AFORE y para que ahorren para su futuro.

Anteriormente era imposible abrir una cuenta para independientes, había que ir a la sucursal a hacer un papeleo, las personas simple y llanamente no lo hacían porque era muy complicado. Hoy ya encontramos un mecanismo muy sencillo que en cinco minutos permite, a cualquier mexicano abrir una cuenta AFORE: la AFORE móvil.

A través de su teléfono celular y a través de un proceso de enrolamiento muy sencillo, con medidas de seguridad muy bien establecidas, ustedes pueden, si son un trabajador o trabajadora que ya tienen una cuenta AFORE, simplemente se pueden conectar con su cuenta AFORE y jalar toda su información a su teléfono celular.

Si no saben en qué AFORE están, AFORE Móvel se los va a decir, Si no tienen cuenta AFORE, pueden abrir una cuenta AFORE a partir de este momento, en cinco minutos y empezar a ahorrar para su futuro.

La AFORE Móvil acaba de recibir un reconocimiento muy especial: el Premio Interamericano de Innovación Financiera, por ser una herramienta que rompe con una de las más importantes barreras para el ahorro en nuestro país y que era de alguna manera la imposibilidad de muchas personas o simplemente la falta de tiempo para ir, acudir a una sucursal y abrir una cuenta. Hoy ya desde su celular lo pueden hacer.

La arquitectura de esta AFORE Móvil es peculiar y compleja. Nos tomó dos años desarrollar este proyecto, pero sí quiero compartir con todos ustedes algunos de los elementos de la arquitectura que hay detrás.

La AFORE Móvil lo que hace es que en el momento en que ustedes se enrolan, y para enrolarse tienen que sacarse una fotografía, una denominada selfie, una fotografía con su teléfono celular, sacarle una foto a su credencial de elector y de esa manera ustedes van a poder conectarse, los vamos a identificar a través de su Clave Única de Población, la CURP.

Inmediatamente los vamos a ir a buscar a la base de datos del Sistema de Ahorro para el Retiro, que tiene casi 60 millones de registros. Si están en la base de datos vamos a jalar su información y la vamos a colocar en su teléfono celular, para que ustedes le den seguimiento puntual y puedan ahorrar voluntariamente si así lo desean.

Si no están, para que puedan abrir una cuenta de AFORE.

Si tienen hijos, si quieren abrir una cuenta para sus hijos, poderlo hacer.

La AFORE Móvil, se conecta con todas las instituciones bancarias del país de manera automática, para que ustedes, a través de su tarjeta de débito o de crédito, puedan ahorrar para su futuro, además de otras medidas e instrumentos que permite la AFORE Móvil. Eso ya está disponible.

El pasado mes de agosto, el entonces secretario de hacienda, José Antonio Meade, lanzó esta nueva herramienta y ya tiene más de 250 mil descargas y apenas estamos empezando.

Ahora, ¿cuál ha sido el resultado de toda esta estrategia en materia de ahorro voluntario?

Lo que hemos observado es una evolución positiva del ahorro; ha estado creciendo de manera vigorosa el ahorro voluntario.

En todos los primeros 15 años del sistema, se habían acumulado 13 mil millones de pesos de ahorro voluntario.

Hoy, cinco años de esta administración, tenemos 56 mil millones de pesos; se ha quintuplicado el monto de ahorro voluntario, gracias a estas medidas de simplificación.

Voy a irme un poco más rápido.

Ahora bien, no ha sido la única tarea de la CONSAR en estos años. Hemos dedicado también un esfuerzo importante, y junto con nuestra Junta de Gobierno, trabajando en fortalecer las capacidades de inversión de las AFORES.

No perdamos de vista que el éxito de este Sistema de Pensiones, depende en buena medida de cómo se invierten los recursos de los mexicanos, cuál es la gestión que se tiene sobre este ahorro; las AFORES están haciendo bien su trabajo; cómo están generando los rendimientos que hacen posible hacer crecer las cuentas de los mexicanos.

Y ese proceso no es automático, no es simple, es un proceso que requiere de una maduración de las AFORES, sobre todo, como inversores de largo plazo.

Lo que queremos de las AFORES es que tomen el dinero de los mexicanos y, sobre todo, lo inviertan con una visión y un horizonte de largo plazo.

Por tanto, hemos puesto particular atención al gobierno corporativo de las AFORES a través de cambios regulatorios, que es ahí donde se toman las decisiones.

Cómo toma, por ejemplo, una AFORE una decisión de invertir en un aeropuerto, en una carretera, en un pozo petrolero, en un proyecto inmobiliario, en un instrumento de deuda corporativa en una empresa equis o ye. Esas decisiones de inversión, requieren tener no sólo un análisis detrás muy significativo, sino contrapesos importantes para que se tomen decisiones que estén alineados con el interés de los ahorradores. Ahí hemos puesto particular atención.

También el fortalecimiento del capital humano y la tecnología de las AFORES.

Al final del día, lo que hace la diferencia entre una AFORE y otra, el que pague mejores rendimientos una y otra, es la calidad de su capital humano y la tecnología con la que gestionan los recursos de los trabajadores.

Mucha atención a la supervisión.

La CONSAR es una institución de cerca de 300 servidores públicos. Durante más de 20 años ha estado trabajando de manera silenciosa, prácticamente la CONSAR afortunadamente no ven más allá de los números, de la evolución del sistema de Pensiones, pero hay mucho trabajo atrás. De nuestros supervisores, que están todos los días atentos; nosotros recibimos información diaria por parte de las administradoras de cómo invirtieron los recursos de los mexicanos, cómo tomaron sus decisiones. Y esa supervisión, en términos generales, ha permitido que este sistema sea un sistema hoy seguro.

Igualmente, y ya por último, hemos flexibilizado criterios para que las AFORES inviertan de manera más ágil en proyectos productivos. Queremos que las AFORES inviertan más recursos en proyectos productivos de la nación y, por tanto, hemos estado abriendo más canales para que las AFORES diversifiquen mejor el portafolio y pueda tener un mejor uso los recursos de los trabajadores.

Por otro lado, hemos estado trabajando de manera muy intensa en la parte operativa del Sistema de Pensiones.

También ahí es un trabajo silencioso, pero no por ello menos importante.

Un ejemplo de ello es: Cada bimestre, 22 millones de cuentas reciben las aportaciones patronales de más de 850 mil patrones; lo hacen de manera silenciosa, de manera soterrada, es decir, sin tener prácticamente ninguna visibilidad para los ahorradores, pero tampoco ninguna molestia. Y eso le ha permitido al sistema operar de manera adecuada, con esa evolución creciente de los recursos y detrás de eso hay mucho trabajo en materia operativa.

¿A qué nos hemos dedicado estos últimos años?

A que los ahorradores tomen mejores decisiones, si van a cambiar de AFORE, que la ley les permite cambiar una vez al año de AFORE, que lo hagan sin mayor problema, pero lo hagan siempre eligiendo las AFORES de mejores rendimientos, de menores comisiones y eso les permita naturalmente hacer crecer su patrimonio pensionario.

Hemos trabajado también en reducir una guerra comercial que era muy visible en el año 2014, esta efervescencia comercial, en donde las AFORES estaban cambiando a los trabajadores de un lado para otro, o buscando cambiar a muchos trabajadores de un lado para el otro, hemos puesto ahí un fin importante a ese proceso, al menos mitigarlo, la supervisión, los agentes promotores, los retiros por desempleo y finalmente hemos cambiado la tecnología del sistema de pensiones en estos últimos años, con la introducción de biométricos al sistema de pensiones y la introducción del denominado Expediente Electrónico.

¿En qué consiste ello?

El expediente electrónico es un expediente único que se le abre a un trabajador en el momento que hace cualquier trámite en el Sistema de Pensiones.

Su expediente va a estar digitalizado y que va a ser su expediente único a lo largo de toda su vida. Cada vez que cambiaba un trabajador de AFORE había que abrirle un nuevo expediente, con papel, eliminamos el papel, ahora todo queda en una base de datos centralizada y también ahora los trabajadores, al momento de hacer cualquier trámite, en el Sistema de Pensiones, tienen que enrolar sus huellas y con esas huellas será su mecanismo de identificación y de autenticación a lo largo de toda su vida laboral.

La competencia, un tema fundamental para el futuro del sistema, un tema que ha sido naturalmente foco de atención pública y con justa razón, de parte de los ahorradores, es cuánto les cobran las AFORES a los mexicanos por administrar y gestionar los recursos de los trabajadores.

Aquí, gracias a una reforma de ley que aprobó igualmente esta honorable soberanía, en el año 2009, se nos dieron mayores facultades para poder reducir las comisiones que cobran las AFORES y ello ha dado como resultado una reducción muy importante de ellas.

En lo que va de la presente administración hemos logrado bajar en 26 puntos base la comisión promedio que cobran las AFORES, un porcentaje superior al 20 por ciento y si bien todavía deja un espacio adicional de baja y de reducción, no cabe duda que todavía hay espacio para seguir reduciendo las comisiones que les cobran las AFORES a los mexicanos.

La realidad es que el resultado ha sido muy positivo. Hemos logrado disminuir la rentabilidad de las empresas de manera muy importante, cuando inició esta administración el retorno sobre capital de las tres principales empresas del sector, las más rentables, superaban los cincuentas por ciento, rentabilidad muy superior a cualquier otra industria del país.

Hoy por hoy hemos logrado disminuir ese nivel de rentabilidad en casi 20 puntos porcentuales, los datos son públicos y ello ha sido posible gracias a una estrategia conjunta de nuestra Junta de Gobierno, teniendo que tomar decisiones difíciles, ciertamente teniendo que enfrentarnos muchas veces a las propias empresas, pero el resultado es que hoy los trabajadores mexicanos están pagando una comisión promedio de cerca del uno por ciento.

Y bueno, algunos otros aspectos que están relacionados a la competencia y que buscan fomentar que las AFORES compitan de mejor manera.

Y finalmente, no podríamos terminar esta labor de estos años sin una estrategia muy clara y muy ambiciosa en materia de información y servicios para los ahorradores mexicanos.

Esta estrategia contempla más de 25 puntos muy claros de acción, en donde henos trabajado en poner a disposición de los ahorradores más y mejor información, que sea más entendible, que la puedan digerir mejor, que le sea de mayor utilidad para que tomen mejores decisiones.

Y ello ha dado como resultado, bueno, no sólo campañas de comunicación con una recordación muy buena, la campaña conocida como “De los 10 pesitos”, tuvo éxito inusitado para una campaña gubernamental y vamos a seguir ahora con la segunda etapa de esta campaña.

Y otras medidas, esta creo que muy importante, en donde le decimos al trabajador y a hoy todos los ahorradores mexicanos están recibiendo en su domicilio, desde hoy, no importando la edad que tienen, pensando que un trabajador promedio tiene 30 años, le estamos entregando una carta en enero de cada año, en donde le decimos de qué tamaño va a ser su pensión.

Es decir, le adelantamos desde hoy 35 años antes, cuánto va a ser su pensión para que esté consciente de cuál es el nivel de ahorro que está recibiendo su AFORE y qué podemos hacer adicional para incrementarla.

Otras medidas que han venido acompañando, y finalmente termino con los retos:

Empecé haciendo un análisis breve sobre el cambio demográfico que se avecina, los retos que ello impone en términos de envejecimiento poblacional.

Me centré brevemente en enumerar algunos de los avances que se han tenido en la presente administración.

Y ahora paso a la parte final, que son los retos que tiene el Sistema de Pensiones.

En anteriores ocasiones que he tenido el privilegio de estar ante esta Soberanía, he tenido la oportunidad de enumerar los enormes retos que tiene todavía por delante el Sistema de Pensiones.

Aquí, simplemente los enumera rápidamente:

Necesitamos ampliar la cobertura.

Cuatro de 10 mexicanos están ahorrando; 6 de 10 no están ahorrando para su futuro.

Necesitamos elevar las necesidades de cotización.

De los 4 de 10 que sí están ahorrando, sus niveles de cotización y el tiempo que permanecen en el Sistema de Pensiones, es inferior a lo que se requiere.

Necesitamos elevar el monto de ahorro obligatorio.

El monto de ahorro obligatorio es insuficiente. Todos los estudios que se han hecho al respecto, nacionales e internacionales, señala que, para poder obtener una pensión equivalente al 60 o 70 por ciento del salario base promedio de un trabajador o trabajadora a lo largo de toda su vida laboral.

Es decir, un trabajador o trabajadora que a lo largo de toda su vida laboral tiene un ingreso promedio de alrededor de 7 mil pesos mensuales, una pensión, que es considerada como una pensión digna, aceptable, en términos del porcentaje de su ingreso. Es bien importante señalar que, como porcentaje de su ingreso, es equivalente al 60 o 70 por ciento de su salario.

Pero hoy por hoy, para alcanzar esa meta, se necesita ahorrar entre el 13 y el 15 por ciento del salario; el doble de lo que se está ahorrando hoy en las cuentas de AFORE.

Y esto, reitero, no lo decimos nosotros; lo dicen todos los expertos en materia pensionaria a nivel global.

Simplemente, haciendo un fácil recuento:

Un trabajador, promedio, en un año, en un año ahorra un mes de su salario para su AFORE.

Si ese trabajador ahorrara 40 años consecutivos de manera sistemática, ahorraría 40 meses; 40 meses, que son el equivalente aproximadamente a tres años y medio.

Pongámosle que se le pagan muy buenos rendimientos, y que esos tres años y medio es posible duplicarlo a través de los rendimientos que pagan las AFORES.

Entonces, llegaríamos a un nivel aproximado de unos siete años, siete años y medio de ahorro pensionario.

Pero la expectativa de vida de una mexicana, al cumplir 65 años de edad, una mujer mexicana que llega fuerte, que está bien de salud, es de 17 años; 17 años es su esperanza de vida, afortunadamente, pero al mismo tiempo ello impone un reto enorme en materia de ahorro para el retiro y por tanto la necesidad de pensar en también encontrar mecanismos para elevar el nivel de ahorro, ya sea a través del ahorro obligatorio, del ahorro voluntario.

Necesitamos ampliar el régimen de inversión, seguirle dando mayores oportunidades a las AFORES para que puedan diversificar más el portafolio y reducir los riesgos. Siguiente.

El apoyo a las mujeres es muy importante. Las mujeres están en desventaja en materia pensionaria, de manera muy importante.

Viven más, trabajan menos tiempo en el sector formal, principalmente por cuestiones de maternidad y por las condiciones del mercado laboral; tienen menos tiempo de cotización y, por otro lado, tienen menores salarios, desafortunadamente, en promedio, y eso les impone un reto muy significativo a las mujeres, que de alguna manera es necesario atender con modificaciones de ley.

Necesitamos conectar mejor los pilares pensionarios que tiene el país; tenemos el Programa 65 y más; tenemos el Programa de Cuentas Individuales de AFORES; tenemos los programas de ahorro voluntario; no están conectados. Habría que conectarlos.

Y también, no puedo soslayar ni negar el enorme reto que tiene el país en materia de finanzas públicas para lo que viene en los próximos años. Hoy por hoy el rubro de presupuesto federal que crece más rápido, de todo el universo de gasto del Gobierno Federal, son las pensiones; y lo van a seguir haciendo durante los próximos 20 años de manera sostenida. Y otros sistemas de pensiones que no han sido renovados en el país.

Y finalmente, última lámina, necesitamos prepararnos para la fase de desacumulación, es decir, hoy por hoy hemos estado hablando todo el tiempo de la fase de acumulación de recursos. Pero eventualmente se van a pensionar esos trabajadores con una AFORE, y necesitamos encontrarles un mejor espacio para que tengan más opciones de retiro.

Entre otras medidas, que es necesario seguir trabajando, reducir las comisiones, fortalecer el capital humano, la diversificación del portafolio.

En resumen y en esencia y para terminar:

El sistema de pensiones a lo largo de estos 20 años ha tenido una evolución en términos generales muy favorable. El ahorro que hoy se acumula en las cuentas individuales de los mexicanos, alcanza una cifra inédita de ahorro interno del país: 15 por ciento del producto va a seguir creciendo de manera sostenida durante los próximos años y ello, además de otros aspectos positivos, es algo que no puede simplemente obviarse.

El país en esta materia pensionaria tomó una ruta y es una ruta que en términos generales, ha permitido acumular y cumplir con el propósito.

Ahora bien, eso no supone que hemos terminado con la tarea. Hay enormes retos en materia pensionaria en el país, y por tanto, concluyo simplemente señalando todos en este tema de las pensiones tenemos que estar conscientes del reto que se avecina y tomar las decisiones responsables que amerita, para darle a los mexicanos un mejor futuro en este terreno de las pensiones.

Muchas gracias.

SENADOR FERNANDO ENRIQUE MAYANS CANABAL: Muchas gracias, Director, por su espléndida presentación.

Y conforme al formato, ya ven que tenemos sala llena, del interés del Senado de la República en los temas pensionarios. Creo que fue el destape de ayer lo que movió un poco el tema aquí en el Senado, está me imagino, en el pasamanos la mayoría.

Pero bueno, aquí estamos los que debemos estar y siguiendo el formato, le cedemos el uso de la palabra al senador Isaías González.

SENADOR ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS: Gracias.

Señor Director, gracias por informarnos de cómo está la CONSAR, a su cargo. Y tengo algunas preguntas, pero hay algo que hay que reconocerle, muchas cosas innovadoras como el ahorro voluntario, la digitalización del sistema. Es algo que ayuda mucho para que los trabajadores tengan la información a la hora que quieran y a la mano, ahí la tienen, y saber cómo está su ahorro e informarse más de qué es lo que está pasando con su dinero.

Pero el ahorro voluntario, que ya asciende a 56 millones de pesos, la verdad que es un buen resultado. Pero una pregunta es, ¿todo este sistema quién lo viene pagando, la CONSAR o las AFORES? ¿De dónde sale este dinero para llevar a cabo todo este sistema para el ahorro voluntario?

Y también el ahorro voluntario, igual corre el mismo riesgo que hoy están corriendo los demás ahorradores, que al final de cuentas como sabemos, se van a retirar con un ahorro sobre el 26 por ciento sobre el salario que estén percibiendo al final.

Entonces, muy bien por incentivar el ahorro voluntario. El ahorro es algo importante que debemos tener los mexicanos, pero como está la situación, los únicos que ganan aquí son las AFORES y los trabajadores lo único que ganan es la cultura del ahorro, pero al final de cuentas no van a resolver el problema con este sistema.

También lo vemos ahora en Chile, que en Chile ha sido usado como ejemplo del Sistema de Ahorro para el Retiro, y que ahora vemos que sus resultados han lanzado a la protesta a miles de trabajadores.

También sabemos que dan parte, a los jubilados de Chile reciben como pensión la mitad del salario mínimo, y ahí las comisiones son a la mitad de lo que se cobra aquí, es algo que nos deja una lección.

Ahí seguramente que la CONSAR tiene ya previsto o viene aprendiendo de lo que está sucediendo allá para que no se repita aquí en nuestro país.

De continuar así las cosas, como va el Sistema de Ahorro para el Retiro en México, ¿cuál será la tasa de reemplazo que recibirá la generación de AFORE cuando se empiece a retirar en el 2022?

Es, por lo pronto, lo que podría preguntarle, señor Presidente.

LICENCIADO CARLOS RAMÍREZ FUENTES: Muchas gracias, senador González, por sus preguntas. Respondo puntualmente.

Bueno, ¿quién paga este nuevo ecosistema de ahorro voluntario? La digitalización, todo este trabajo que se ha venido haciendo en materia de traerle a los ahorradores más cerca su información.

Recordemos que lo que hace la AFORE Móvil es permitirle a todos los mexicanos conectarse con su AFORE, tener su información en el teléfono celular, ahorrar, abrirle cuentas a sus hijos, hacer cálculos de pensión. Todo eso fue un desarrollo que ciertamente tuvo un costo, pero un costo marginal.

Esta es una industria, no lo perdamos de vista, pagada por las AFORES todo. No perdamos de vista que esta es una industria ya muy grande, que cobra comisiones del 1 por ciento sobre el saldo, entonces si el saldo son 3 billones de pesos, lo que se cobra anualmente son cerca de 30 mil millones de pesos.

Es una industria que tiene recursos para invertir en la tecnología, que tiene recursos para invertir en este tipo de desarrollos, y lo que nos ha facilitado la tarea de la digitalización es que tenemos a una institución que se conoce como PROCESAR, la empresa procesadora de la base de datos del SAR, que fue una innovación que hizo México con su reforma en el año 97, y que lo que permite es, esta empresa tiene toda la información centralizada de todos los ahorradores del país.

Ahí se recibe toda la información y se pueden lograr economías de escala, es decir, ahorros muy importantes, gracias al tener toda la información centralizada. Otros países no tienen una figura parecida y, por tanto, el costo de este desarrollo, de este ecosistema realmente ha sido marginal, y en todo momento no ha sido pagado por el gobierno, ha sido pagado por las propias administradoras que ciertamente ven un beneficio en esta digitalización, y eso también ha permitido que el proceso avance y fluya.

Ahora, ¿sólo ganan las AFORES?

Yo diría, senador Isaías, que no. Digamos, yo creo que habría que separar. Por un lado, coincidimos plenamente en que las comisiones que cobran las AFORES tienen que seguir bajando; es decir, la tendencia de baja que observan hoy por hoy, y que ha permitido una reducción muy importante en los últimos años debe mantenerse.

Ciertamente requerimos más facultades para ello. Quiero ser aquí muy enfático en que fue la reforma de ley del 2009 las que nos dio esas facultades y hoy esas facultades se han ido agotando. Necesitamos más facultades para que esta reducción siga dándose en el tiempo, pero no cabe duda de que hay espacio y margen para que las AFORES cobren menos comisiones, no cabe duda.

Ahora, también no perdamos de vista el beneficio que ha tenido para los ahorradores este Sistema de Pensiones. En su cuenta de AFORE hoy, de cada 100 pesos que tienen ahorrado, 45 pesos son rendimientos netos de comisiones. Es decir, ya descontando el cobro de comisiones, 45 pesos de cada cien son rendimientos.

Entonces, sí han tenido beneficios los ahorradores, entre otras cosas, pero que hoy se ven plasmadas en su cuenta de AFORE. Es decir, esos rendimientos que se le han pagado a su cuenta, hubiesen sido impensable pagárselos en otro sistema de pensiones, en el anterior sistema de pensiones.

Entonces, yo creo que, coincido plenamente con usted, hay que seguir presionando a la baja las comisiones, ´pero no perder de vista que los rendimientos que se le han pagado los ahorradores siguen siendo favorables.

¿Qué tasa de remplazo se le va a pagar a los ahorradores mexicanos, es decir, qué pensión van a recibir los mexicanos?

Como ya señalé, las estimaciones son muy claras y en esto no hay magia, los números no mienten. Si estamos ahorrando la mitad de lo que necesitamos ahorrar y la pensión deseada, objetivo, debiese ser entre 60 y el 70 por ciento, pues vamos a obtener la mitad de ese 60 por ciento, senador, porque estamos ahorrando la mitad de lo que debiésemos.

Es decir, en ningún país del mundo se ha encontrado una fórmula de pagar altas pensiones con bajos niveles de ahorro, ningún país del mundo ha logrado esa fórmula, es imposible.

Podemos hablar de distintos elementos, mecanismos, incluso modelos de pensiones, pero al final del día ningún país del mundo paga altas pensiones con bajos niveles de ahorro y nosotros tenemos un nivel de ahorro que resulta insuficiente.

Hay que señalar que tenemos el cinco por ciento adicional del INFONAVIT, que eso se suma al seis y medio de los trabajadores, de las cuentas de los trabajadores.

Pero aún en ese caso, de un trabajador que no use su crédito al INFONAVIT y que sí ese dinero se integre a su pensión, que es como lo señala la ley, aún así la cantidad resulta insuficiente.

Entonces, por eso la importancia de ahorrar más y finalmente el comentario de Chile. En efecto, en Chile se ha vivido en los últimos meses y en los últimos años una efervescencia muy importante en materia pensionaria.

Hay cierto hasta descontento por el monto de pensiones que están recibiendo el promedio de los chilenos. Hay que entender las razones de ese descontento.

Yo diría que hay muchos factores que lo explican, pero uno muy importante es que a los ahorradores en Chile se les dijo por mucho tiempo, tal vez con expectativas totalmente fuera de la realidad, que lo que se les iba a pagar de pensión en su AFORE iba a ser suficiente o mayor a lo que digamos al final del día iba a pagar el sistema.

Es decir, nunca se trabajó en establecer muy claras las expectativas, cuánto es lo que voy a recibir de pensión de mi AFORE, para cuánto me alcanza.

Ya ahorran el 10 por ciento, acá ahorramos el seis y medio, como ya dije; allá ahorran el 10 y es insuficiente todavía. El promedio de las tasas de remplazo en Chile, andan en cerca del 45, 50 por ciento.

Entonces, el trabajo que tenemos que lograr con todos, entre todos y esto por supuesto requiere el concurso de muchos actores y por supuesto del Congreso de la Unión, es que necesitamos establecer con toda claridad y precisión a los ahorradores mexicanos, qué pueden esperar de cuenta de AFORE y por eso, desde hace dos años establecimos la obligatoriedad para que las AFORES les entreguen un informe que, como ya señalé, reciben en enero, de cuánto va a ser su pensión, 30 años antes de que se pensione.

Ustedes, si revisan su estado de cuenta del mes de enero, ahora que viene, van a recibir en su estado de cuenta, además, ese informe de cuánto va a ser su pensión.

Entonces, por un lado, necesitamos hablar claro a todos los mexicanos respecto a qué pueden esperar de su AFORE, pero, por otro lado, fortalecer al Sistema de Pensiones, que es la segunda lección de Chile, se tardaron 26 años los chilenos, en hacer la primera reforma de pensiones importante.

La hicieron en el año 2007, una buena reforma de pensiones, convocada por un grupo de expertos, que dio como resultado una iniciativa de ley que presentó en ese entonces la presidenta Bachelet en su primer término y que dio como resultado una buena reforma de pensiones, pero se tomaron 26 años, senador.

Entonces, la lección para México es que no podemos seguir posponiendo las decisiones en materia pensionaria, porque el tiempo pasa, llevamos ya 20 años sin una reforma significativa en materia pensionaria y es ahí donde creo que tenemos que tomar las lecciones de otros países, y en este caso particular de Chile, para no cometer los mismos errores.

SENADOR FERNANDO MAYANS CANABAL: Gracias señor Director Presidente.

Le cedemos la palabra al senador Jesús Casillas Romero.

SENADOR JESÚS CASILLAS ROMERO: Gracias Presidente.

Pues darle la bienvenida; yo sé que mis compañeros lo hicieron, el licenciado Carlos Ramírez Fuentes, Presidente de CONSAR.

Y reconocerle que no es la primera vez que está aquí con nosotros; es de los funcionarios que continuamente atiende el llamado del Presidente de la Comisión de Seguridad Social, en el Senado de la República, y eso nos da mucho gusto por su disposición.

Desde luego, reconocer los avances importantes que nos ha dado a conocer en la dependencia a su cargo.

Y, bueno, lo que hay que decir es que, a pesar de lo que se diga, México ha ido avanzando, creo que podemos decir que, sin lanzar las campanas al vuelo, hay buenas noticias; la creación de tres millones de empleos formales así lo acreditan.

Y, en ese sentido, yo quisiera plantearle a usted: lo he estado escuchando, que se requiere hacer una Reforma importante en materia de Pensiones.

Y, en un caso muy particular que tiene que ver con estos empleos, estos empleos que, muchos de ellos, seguramente han llegado tarde, que seguramente por la edad, no tendrán la capacidad de lograr una pensión, digamos más o menos decorosa, y las aportaciones adicionales para poder lograr este objetivo, pues recaen única y exclusivamente en el trabajador; qué es que más se pudiese encontrar, para que este mecanismo no sea exclusivo del trabajador.

Si bien es cierto las aportaciones se hacen de manera tripartita en función de lo que le corresponde de acuerdo al salario, las adicionales no entrar, y entonces buscar un mecanismo para que, independientemente a los rendimientos, los trabajadores puedan acceder a una pensión, digamos, decorosa al concluir su etapa laboral.

Nuevamente bienvenido, y por su respuesta, muchas gracias.

LICENCIADO CARLOS RAMÍREZ FUENTES: Muchas gracias senador Mayans.

Gracias senador Casillas. Un gusto saludarlo nuevamente, y gracias por esas palabras.

Con mucho gusto atiendo su pregunta:

Primero, como señalé al inicio de la exposición, en lo que va de la presente administración, se han creado 10 millones de cuentas individuales, realmente un número muy significativo, que retrata fielmente el crecimiento que se ha tenido en materia de empleo.

Es decir, ¿no perdamos de vista por qué 10 millones si al final del día son 3 millones de empleos?

Porque un mexicano que entra al sector formal por primera vez, se abre su cuenta de AFORE y aún si ese trabajador deja el sector formal, por la razón que sea, su cuenta AFORE lo acompaña ya toda la vida.

Entonces hay una enorme intermitencia en el sector laboral, del país. Muchos trabajadores entran y salen del sector formal con regularidad.

Pero la buena noticia del empleo, se ve reflejado en el número de cuentas individuales que se han creado y en el volumen de ahorro.

El volumen de ahorro, empezamos esta administración con un billón 903 mil millones de pesos. Hoy, cinco años después, tenemos 1.2 billones más.

}es decir, en 5 años ha logrado crecer el monto de ahorro de manera muy importante de los mexicanos. Eso, naturalmente, es una buena noticia.

Ahora, dicho, y atendiendo su pregunta en específico: Cómo lograr que, bueno.

Uno. ¿Más mexicanos puedan ahorrar?

Dos. ¿Qué mecanismos han sido utilizados tal vez en otras latitudes que pudiesen ser interesantes para el caso mexicano?

¿Cómo atender este reto que tenemos de insuficiencia de ahorro en el sistema de pensiones?

Hay una experiencia, que me parece que es probablemente la más exitosa a nivel mundial, de cómo se logró abrir, digamos, el ahorro a más personas, incrementar el volumen de ahorro, que es la experiencia británica. Hay otras.

Pero la experiencia británica es interesante porque en el año 2006, los británicos decidieron hacer una reforma de pensiones, que planearon por 10 años, es decir, las llevaron a efecto en 2006, y desde el 2006, dijeron “nos va a tomar diez años que esta reforma prospere en su totalidad”. Se acaban de cumplir los diez años.

¿Qué lograron en diez años?

A través de un mecanismo muy novedoso, que se conoce como el enrolamiento automático, han logrado –y ahora explico qué es– enrolar a 8 millones de personas que anteriormente no ahorraban para su pensión, no ahorraban para su retiro porque el sistema británico no tenía un esquema de cuentas individuales, ya lo tiene. Y esos 8 millones de nuevos británicos ahorradores están ya ahorrando para su futuro, y en los próximos años empezaron ahorrando el 1 por ciento, subieron a 2 por ciento, ahora están en 3 por ciento.

En los próximos años, a partir de enero de 2018, esa cifra va a crecer gradualmente hasta llegar al 8 por ciento de ahorro de manera gradual.

¿Y qué nos dice la experiencia británica?

Se hizo un proceso a través del cual se enroló, todas las empresas británicas tuvieron la obligación de enrolar a sus trabajadores, todas sin excepción. Pero se le daba la oportunidad al trabajador de decir que no, es decir, de decir que no quería ahorrar para su retiro.

Esa libertad de elección dio como resultado que 92 por ciento de los británicos que fueron enrolados se quedaran en el sistema, sólo 8 por ciento dijeran que no querían ahorrar. Lo cual demuestra que cuando a las personas se les da una posibilidad de ahorro, digamos de forma gradual, con incentivos.

Además, vino aparejado ese mecanismo con incentivos muy importantes de paripasos, para poder obtener una cantidad de recursos por cada peso de ahorro. Las empresas ofrecieron también un mecanismo de incentivos de paripaso y finalmente, se hizo de manera gradual y vinculado a los aumentos salariales. Es decir, un momento en el que se aumentaba el salario en la revisión anual del salario; ahí es cuando entraba el aumento del ahorro.

Entonces, me parece que ese mecanismo puede ser algo que México podría adoptar de manera gradual, involucrando naturalmente a los empresarios, involucrando por supuesto a los trabajadores, involucrando al Gobierno, que requiere también ciertamente tener alguna participación.

Pero hay experiencias que demuestran que si logramos hacerlo de manera gradual, dando oportunidades y libertad al trabajador, los resultados pueden ser interesantes.

No es la única experiencia, senador Casillas, hay otras que denotan que bien articulada una estrategia de difusión, de ahorro, involucrando a todos los actores, es posible elevar el monto de ahorro.

Creo que ahí está un poco la experiencia de otros países, simplemente que no por copiar experiencias, pero ciertamente para observar lo que otros han hecho y claramente han tenido éxito.

En Australia, en Nueva Zelanda han tenido mucho éxito en enrolar más personas que estaban en el mundo independiente. Hoy por hoy en México tenemos un universo de 12 millones de trabajadores independientes, es decir que sí están dados de alta ante las autoridades fiscales del país, pagan impuestos, pero que no están en la seguridad social y no están ahorrando: médicos, abogados, contadores, ingenieros que no están en la seguridad social, que podrían ahorrar y que sin embargo no les hemos ofrecido ningún mecanismo para incorporarlos.

A ellos los podríamos traer a través de estas experiencias de otros países, senador.

Gracias.

SENADOR FERNANDO ENRIQUE MAYANS CANABAL: Gracias, Presidente.

Cada presidente de la CONSAR impone su sello o determinado énfasis a su gestión. Y el planteamiento que hago el día de hoy es con base en todas las preguntas, solicitudes, inquietudes, quejas, comentarios que llegan a las oficinas del Senado de la República, de la Comisión de Seguridad Social, Carlos.

Y como cada año que hemos venido haciendo estas comparecencias, tomamos toda esa información de la gente, la plasmamos en un documento que sea fácil, accesible y hacemos los cuestionamientos que el pueblo de México tiene.

Entonces, decía que cada presidente tiene su sello, muy en lo particular. Por ejemplo usted, y lo digo con absoluto respeto, le ha puesto ese sello en la defensa a ultranza del sistema privado de capitalización individual.

Se insiste, una y otra vez, en comparar sus aparentes ventajas contra el sistema de reparto anterior no reformado. Bueno, en realidad mixto, a partir de 1992.

Este empeño en comparar las peras con manzanas, afectadas unas u otras por la marcha de la economía, el mercado de trabajo y los salarios, no deje espacio para una discusión seria y responsable en nuestro país. No únicamente sobre la viabilidad financiera de largo plazo del SAR, que tanto preocupa a CONSAR; sino sobre el objetivo primordial de cualquier sistema de pensiones, que debe ser, lo hemos repetido, parecemos disco rayado ya, que es entregar pensiones para el retiro digno de los trabajadores, que ese es el objetivo final.

No obstante en las prácticas monopólicas absolutas de las AFORES: PROFUTURO, GNP, SURA, 21 BANORTE y PRINCIPAL; investigadas y sancionadas este año por la COFECE, reconocemos el desempeño de la CONSAR; de su Presidente y de sus servidores públicos.

Da cuenta de ello los resultados presentados en el Quinto Informe del presidente Peña Nieto.

Su capacidad técnica, jurídica y normativa no están a discusión, Presidente.

Permítame los siguientes comentarios y preguntas concretas:

Se nos informa que el SAR es exitoso, porque al cierre de septiembre ha acumulado 3.02 billones, así como que impresionante, ¿no? De pesos de ahorro pensionario, en poco más de 59 millones de cuentas individuales.

Sin embargo, Presidente, esto quiere decir que en 20 años, el saldo promedio acumulado en cada cuenta individual, es de 51 mil 096 pesos.

Con estos recursos, sólo se podrían cubrir 21 meses de una pensión equivalente a un salario mínimo, 21 meses.

Presidente, esta no fue una reforma exitosa, perdón, porque no garantiza las pensiones, mucho menos pensiones dignas, que fue su principal oferta. Tal vez no se acuerde, porque usted era muy joven en el 95.

Ahora, para remozar, el Sistema de Capitalización Individual plantea, nada más y más o menos una reforma paramétrica. Elevar las cuotas que pagan las y los trabajadores, porque, se dice, son de las más bajas de la OCDE, y aumentar la edad, entre otras medidas que harían aún más rígidas las condiciones para acceder a una pensión.

Presidente: ¿qué han pensado para atender las condiciones de retiro de las y los trabajadores que llevan 20 años cotizando en este sistema como única opción?

Porque, aun aprobando este tipo de medidas, para estos trabajadores el tiempo ya los alcanzó y la devolución de su ahorro en una sola exhibición no les resolverá su vejez, ni tampoco la entrega de una pensión garantizada de un salario mínimo, con cargo a las finanzas públicas que, dicho sea de paso, es un subsidio implícito en el sistema.

Tenemos más de 59 millones de cuentas individuales abiertas en el sistema; cinco millones más que en el tamaño del PEA. Sin embargo, no es buena noticia que poco más de 39 millones sean cuentas inactivas.

Presidente, ¿las comisiones que cobran las AFORES a estas cuentas, son las mismas que se aplican a las cuentas activas? Es una pregunta que nos han hecho muchísimo.

¿Podría además indicarnos cuánto pagaron en 2016 estas cuentas inactivas por comisiones? Es otro dato que nos lo preguntan 24 horas del día.

¿Qué medidas instrumentar para evitar mermar los saldos acumulados en estas cuentas por pago de comisiones?

Presidente, en la comparecencia de los directores del IMSS y del ISSSTE, aquí en este recinto, preguntamos el impacto que tendrá el cambio del salario mínimo por la UMA en los ingresos y prestaciones de los institutos, considerando que el salario y el sueldo base de cotización se expresaban en números de veces el salario mínimo; y ahora en números de veces de UMA, con excepción del límite inferior.

¿Qué impacto considera CONSAR, tendrá esta medida en el SAR? Las pensiones bajo cuentas individuales, y en particular sobre las cuotas sociales que CONSAR presenta, como el elemento redistribuidor del sistema.

¿Podrá CONSAR presentarnos un informe especial al respecto?

La CONSAR afirma categóricamente que el SAR es un sistema transparente, porque los trabajadores, transmutados en ahorradores y compradores reciben tres estados de cuenta al año con la evolución de su ahorro, y además la vinculación obligatoria que permite conocer diariamente el valor de las inversiones que realizan las AFORES.

Presidente, existen áreas totalmente opacas en el SAR, por ejemplo:

Los trabajadores desconocen por completo qué grupos y qué empresas privadas mexicanas, con nombre y apellido, se han beneficiado y se benefician con los fondos de pensiones. No está a un lado, sabemos.

¿Qué empresas mexicanas privadas, con nombre y apellido, repito, se han beneficiado y se benefician con el dinero de los trabajadores mexicanos, de los fondos?

Otra área opaca a los ojos, de 59 millones de trabajadores con cuentas en el sistema, es la mecánica concreta de cobro de comisiones.

Presidente, al respecto, dos preguntas:

Primero, ¿cómo provisionan contablemente las AFORES el cobro de comisiones? Podría explicarnos eso en detalle.

Y segundo, ¿existen comisiones ocultas o fantasmas, como se conoce en Chile por ejemplo, tanto que hablamos de Chile, por pagos a terceros por la inversiones que realicen las AFORES en los mercados financieros nacionales y extranjeros? ¿Existen esas comisiones fantasmas?

Por ejemplo, en el Quinto Informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, se menciona que PENSIONISSSTE, cito tal cual viene en el informe del presidente Peña Nieto, dejará de pagar comisiones por patrocinio a algunas instituciones financieras, lo que se transformará a un mayor rendimiento para los cuentahabientes.

LICENCIADO CARLOS RAMÍREZ FUENTES: Gracias senador Mayans por sus preguntas y como siempre, preguntas que son muy importantes de responder, sobre todo para ir aclarando y dando más información a todos respecto a este importante tema.

Permítame ir por partes, una por una: señaló usted que el saldo promedio de las cuentas de los trabajadores alcanza en promedio 51 mil pesos por cuenta individual.

En efecto, sí, pero no perdamos de vista algo muy importante, senador, ese promedio, es decir, los 3.1 billones de pesos entre 59 millones considera cuentas que llevan 20 años cotizando y cuentas que llevan dos meses cotizando.

Entonces, el promedio, de alguna manera, perdóneme, esconde que hay cuentas muy recientes de jóvenes que acaban de ingresar al mercado laboral, que naturalmente tiene saldos muy pequeños y que por tanto su ahorro es muy pequeño.

Entonces, esos saldos promedio pueden, de alguna manera, desvirtuar un poco cuánto es el monto de ahorro que ha acumulado un trabajador promedio a lo largo de 20 años.

Esa cifra sí la tenemos y de hecho lo publicamos en el Informe Trimestral, un trabajador que ingresó al mercado laboral el primero de julio del 87, empezó a cotizar desde entonces, ha cotizado sostenidamente durante 20 años, tiene un ingreso de tres salarios mínimos, cerca de los 7 mil pesos en promedio, que es un promedio también dentro del Sistema de Pensiones, tendría hoy acumulado en su cuenta individual cerca de 230 mil pesos, ese trabajador que lleva 20 años cotizando en el Sistema de Pensiones.

Y aproximadamente en el tiempo, ese recurso, ya al momento del retiro, aproximadamente, ese mismo trabajador, bajo las mismas condiciones, obviamente también depende en qué AFORE estuvo y está, si le cobran más, menos, le generan más, menos, pero más o menos tendría al final de su vida laboral cerca de 600 mil pesos, 550 mil 600 mil pesos, depende un poco, reitero, de las condiciones.

Entonces, esto simplemente para señalar, senador, que esos promedios tienen que ser vistos siempre con ese cuidado, porque tenemos cuentas muy chiquitas, de gente que acaba de entrar y gente que tiene más tiempo en el sistema.

No obstante y en eso coincido plenamente con usted y como ya lo señalé, esos montos de ahorro van a resultar insuficientes, es decir, van a resultar insuficientes y nuestra mayor preocupación, senador, es que la ley como hoy está dispuesta, un trabajador, para tener acceso a una pensión mínima garantizada que usted señaló, que es si el trabajador en su cuenta no tiene suficientes recursos para poder tener o acceder a una pensión equivalente a un salario mínimo, hay un subsidio, que está previsto en la ley, para darle a ese trabajador un monto adicional que le permita retirarse con al menos una pensión mínima.

Pero para acceder a ese beneficio necesita cumplir mil 250 semanas de cotización, 24 años de servicio. Como vemos las cosas y eso ciertamente nosotros hemos sido muy vocales en ello, de hecho, publicamos en nuestra página de internet un estudio muy profundo sobre densidades de cotización en el Sistema de Pensiones Mexicano.

Y nuestra preocupación mayor, senador, atendiendo su inquietud, es que esas personas no alcancen las mil 250 semanas de cotización, lleguen a la ventanilla y se lo lleven en una sola exhibición, es decir, todo su ahorro en un solo momento, en una sola ocasión.

Eso ciertamente es algo que nosotros hemos levantado los focos amarillos, por no decir rojos, porque nos parece que ameritaría estudiar con un poco más de detenimiento ese requisito de las mil 250, y ese requisito está en ley, senador.

De ahí la importancia de seguir dialogando entre todos los actores relevantes, sobre posibles medidas que fortalezcan al Sistema de Pensiones.

Quiero, senador, atendiendo otra de sus preguntas, referirme a si yo en lo personal defiendo el Sistema de Pensiones de Cuentas Individuales o el sistema privado, como usted lo señaló.

Mi responsabilidad naturalmente, está en supervisar y regular, junto con todos mis colegas en la CONSAR, el Sistema de Pensiones de Cuentas Individuales; esa es nuestra tarea diaria, cotidiana, y naturalmente tenemos una enorme responsabilidad por velar por esos recursos.

Ahora, nosotros siempre hemos dicho que el mejor sistema de pensiones, los mejores sistemas de pensiones que hay en el mundo son sistemas de pensiones mixtos; es decir, híbridos; es decir, complementarios.

Ciertamente, hay países que han adoptado un modelo más privado, en donde las cuentas individuales prevalecen, es decir, son el factor más importante del sistema, pero siempre con un complemento que cubra y proteja en una referencia básica y mínima a las personas más desprotegidas, que por razones de mercado laboral, de educación, de condiciones sociales propias, no pueden acceder a una cuenta individual y a un monto de ahorro suficiente para tener derecho a pensión.

Por eso la necesidad, senador, de complementar nuestro sistema de pensiones, de unir los pilares que tenemos en el país, unir el Programa 65 y más, con este sistema; crear la famosa pensión universal, que quedó pendiente, para darle una protección básica, sobre todo a los mexicanos más vulnerables.

Por tanto, si bien nuestra responsabilidad está centrada hoy por hoy en el Sistema de Cuentas Individuales, somos absolutamente conscientes de que los sistemas de pensiones más exitosos del mundo, atienden tres grandes retos simultáneamente:

La suficiencia, es decir: si el sistema de pensiones va a pagar pensiones suficientes.

La cobertura: si el sistema de pensiones cubre a suficientes mexicanos.

Y, la sostenibilidad: es decir, si el sistema de pensiones es sostenible en el tiempo.

Tenemos en el mundo sistemas que cubren a muchos, que pagan muy buenas pensiones, pero que no son sostenibles en el tiempo, y sobre todo ante cambio demográfico.

Es el caso, por ejemplo, del modelo brasileño, el sistema de pensiones de Brasil, o el sistema de pensiones de Argentina, para no ir muy lejos.

Hay otros sistemas que están fallando en la suficiencia, que no están pagando las pensiones requeridas y necesarias.

Y hay sistemas de pensiones que no están cubriendo a suficiente gente y, por tanto, requieren abrir más el abanico para cubrir a más personas.

Entonces nosotros no estamos casados, de ninguna manera, con uno o con otro, simplemente atendemos nuestra responsabilidad, pero en nuestros análisis y en nuestras recomendaciones siempre hemos dicho: lo que necesitamos es fortalecer a nuestros pilares pensionarios, incluyendo por supuesto el sistema de pensiones de Cuentas Individuales.

Paso a la pregunta de comisiones y de las cuentas inactivas:

Tenemos, en efecto, 59 millones de cuentas, de las cuales 22 millones reciben aportaciones de manera cotidiana, es decir, de manera bimestral, constantemente están recibiendo aportaciones.

Ahora bien, el resto no es que estén totalmente inactivas. Lo que ocurre con muchas de esas cuentas es que se inactivan y se activan.

Es decir, entra un trabajador al sector formal, trabaja durante un determinado periodo, vuelve a salir del mercado formal, su cuenta se inactiva, pero inmediatamente después, un año o seis meses después, vuelve a entrar al mercado formal y su cuenta se vuelve a activar. Por tanto, está intermitente.

Por eso el concepto de inactiva, senador, ciertamente tenemos cuentas que llevan mucho tiempo sin actividad, pero también tenemos un universo muy importante de estas cuentas que están entrando y saliendo constantemente de la actividad.

Y, por tanto, esas cuentas; o sea, la comisión que se les cobra a las cuentas es pareja para todos.

Es decir, es una comisión sobre el saldo administrado, y esa comisión no distingue entre lo que es una cuenta activa, o una cuenta inactiva, a reserva de ahorita una excepción que voy a comentar.

Pero un trabajador que está entrando y saliendo del mercado laboral, la comisión es la misma.

¿Por qué es la misma? Los rendimientos son los mismos; es decir, el trabajador activo o el trabajador inactivo, obtiene el mismo beneficio de rendimientos, exactamente el mismo.

Si su AFORE, este año, por ejemplo, que las AFORES van a pagar en términos nominales cerca de, probablemente, el 8 por ciento en términos nominales, de rendimientos.

Ese rendimiento se va a ver reflejado, igualito en la cuenta del activo y del inactivo, y por tanto su cuenta sigue activa, sigue generando rendimientos, siguen siendo esos rendimientos muy superiores a las comisiones que le cobra.

Si la comisión es del uno y el rendimiento es del ocho, le quedaron siete a ese trabajador, aún en caso de que su cuenta esté inactiva.

Ahora bien, por último, simplemente para finalizar esta respuesta de esta pregunta en específico:

En el 2009, la misma Reforma que ser hizo en materia de Comisiones, esta Soberanía determinó que las cuentas de los trabajadores, ahora sí, inactivos; inactivos, es decir, cuentas que no tienen ningún movimiento, trabajadores que no han elegido una AFORE por sí mismos, esas cuentas están separadas del sistema de AFORE, no están siendo administrados por las AFORES.

Tenemos, aproximadamente, en el orden de seis millones de mexicanos y seis millones de cuentas en ese carácter, que está siendo administrado, su dinero está en el Banco de México, se le paga un rendimiento fijo, de hecho, se le cobra una comisión muy chiquita y están, digamos, fuera del sistema de pensiones.

¿Fue una buena decisión haber separado esas cuentas inactivas del sistema de las AFORES?

En el tiempo, senador, lo que hemos visto es que no fue una buena decisión.

Al trabajador se le quiso proteger en el supuesto de que le iban a cobrar menos, y que le iban a dar un rendimiento fijo, asegurado.

Pero si observamos, desde el momento que se tomó esa decisión hasta la fecha, le hubiera ido en las AFORES mejor, le hubieran pagado un mejor rendimiento, si bien le hubieran cobrado más, ciertamente, pero le hubieran generado mucho mejor rendimiento, que hubiera compensado, por mucho, la comisión que se le ha cobrado a lo largo de estos 7, 8 años que lleva este modelo que se conoce como prestadora de servicios.

Por tanto, un poco el resumen de esta partecita, senador, es:

Sí, la comisión sigue vigente para las cuentas inactivas de aquellos que sí están dados de alta en una AFORE y que no están ahorita cotizando en un mercado formal, pero no perdamos de vista que está la contraparte, los rendimientos, y los rendimientos superar por mucho a las comisiones que se les cobran a los trabajadores.

Señalaba usted -ahorita paso a la respuesta de la UMA-, señalaba usted la, digamos, transparencia y opacidad que usted hablaba en el sistema de pensiones.

Hemos buscado, senador, ofrecer más información a todos los mexicanos respecto a su cuenta de AFORE.

De hecho, varias de las herramientas que hemos diseñado a lo largo de estos últimos años, están previstas precisamente para darles información a los ahorradores de dónde está su dinero, que es una pregunta que a usted le hacen y que ciertamente a nosotros nos hacen de manera recurrente: “¿dónde está mi dinero? Yo quiero saber”. Bueno.

Hoy, un portafolio de una AFORE, promedio, más o menos, tiene invertido el ahorro de los mexicanos.

Las AFORES más sofisticadas pueden tener 500 distintos instrumentos, 500 distintas alternativas de inversión.

Y ahí caben todas las empresas de la Bolsa Mexicana de Valores.

Caben, como ya señalé, 45 países, en donde se invierte el ahorro de los mexicanos.

Caben todas las empresas que emiten deuda del país.

Todas las empresas que emiten instrumentos bursatilizados, y por supuesto el Gobierno Federal en todos sus plazos, en todos los instrumentos de deuda que emite el Gobierno Federal.

Esa información, si bien no aparece el nombre de la empresa, el nombre del grupo financiero en el que participan; esa información, es decir en dónde está invertida la cuenta de los trabajadores, ya sea en el sector financiero, en el sector construcción, en el sector inmobiliario, en el sector salud, en el sector educación, etcétera; todo eso está disponible para el ahorrador. Creamos una herramienta que le permite al trabajador saber perfectamente en dónde está su ahorro.

Ahora, ciertamente senador, reconociendo lo que usted señala, el trabajador no tiene acceso a la información de en qué empresa está metido su dinero. Es decir, si Bimbo, CEMEX, América Móvil o alguna de estas empresas mexicanas importantes emite un instrumento de deuda, el ahorrador en efecto, no tiene acceso a esa información en lo individual.

¿Por qué? hay una razón por la cual esa información no la hemos puesto a disposición de todos. La razón tiene que ver con la competencia.

Si nosotros dijéramos al mercado, digamos, y en general a todos los ahorradores la cartera de las 11 AFORES, ¿qué pasaría con las 11 AFORE?

Pues una AFORE sabría dónde está invertido en la otra, y la otra igualmente de la competencia, y la competencia de la competencia. Y eso lo que haría es inhibir la competencia.

Cada AFORE existe porque cada una tiene una estrategia diferente de inversión, y esa estrategia de inversión, qué bueno que existan distintas estrategias de inversión. Hay AFORES que son más conservadoras, el caso de AFORE Inbursa, históricamente ha sido una AFORE que ha estado invirtiendo en instrumentos de corto plazo, que no tiene un portafolio muy diversificado y que por tanto ha pagado rendimientos muy inferiores a los del promedio del mercado.

Hay AFORES más sofisticadas, tienen portafolios mucho más diversificados, invierten en instrumentos de mucha mayor capacidad de generar rendimientos, ciertamente con algo más de riesgo. Pero ese portafolio es una estrategia que tomó la AFORE, su gobierno corporativo; y que si lo diéramos a conocer así, al público en general, lo que propiciaríamos es que se terminara la competencia.

Hemos sido siempre muy cuidadosos en, por un lado, ofrecer más información a los ahorradores, pero siempre velando también por el interés de éste en materia de competencia. Necesitamos que haya más competencia, que las estrategias sean distintas para que un trabajador pueda elegir de mejor manera.

¿Cómo provisionan las AFORES las comisiones?

La comisión que se cobra, hoy por hoy en promedio es de 1.03 por ciento del salario base de cotización. De hecho en la reforma a la que refería del año 2009, había dos tipos de comisiones: se cobraba una parte por saldo y una parte se cobraba como porcentaje del salario.

Se eliminó la comisión del porcentaje de salario y sólo quedó la comisión por saldo. Eso, esta Soberanía lo llevó a efecto para simplificarle al trabajador y que conociera exactamente cuánto se le cobra en su cuenta.

Bueno, hoy por hoy, senador, ¿cómo se provisiona? Es muy sencillo, se cobra el uno por ciento del saldo de la cuenta. Es decir, si yo tengo 100 pesos en mi cuenta individual, al año me cobran un peso por cada 100 de ese saldo. Si yo tengo 100 mil, me cobran uno por ciento; si yo tengo un millón, me cobran uno por ciento.

Yo invito a todo el público a que revisen sus estados de cuenta y que observen, en efecto reciben tres veces al año su estado de cuenta, y que observen cuánto les cobró su AFORE de comisiones a lo largo de un año completo.

Ustedes observarán, si tenían 100 mil pesos, le van a cobrar el equivalente al uno por ciento, es decir mil pesos de cada 100 mil pesos que tenga en su cuenta individual.

Y así es como se cobran las comisiones.

Y la forma de estar seguros que así se cobra, senador, es simplemente tomando el universo total de recursos que tienen las AFORES, tres billones, cerrémoslo en números aproximados, tres billones. Si cobran uno por ciento al año, cuánto deben generar de ingresos al año, 30 mil millones, es lo que genera. Esa información la publicamos mensualmente y usted y todos pueden revisar esa información de manera sostenida para verificar que sea esa la cantidad.

Eso, senador, quiero decirle, hemos logrado contener el monto de ingresos de las AFORES en los últimos años, gracias a esta tarea que hemos llevado a efecto con nuestra Junta de Gobierno, de bajar las comisiones, a pesar de que ha sido un proceso ciertamente no sencillo y lleno de fricciones con las propias administradoras.

Las comisiones a terceros, o como usted las llamó, comisiones fantasmas. A ver, la comisión que se le cobra al trabajador es del uno por ciento y esa comisión es muy clara y cada uno de los trabajadores la puede revisar.

Las AFORES sí, en efecto, llevan a cabo una serie de transacciones d de manera cotidiana, en donde contratan a distintos proveedores para distintos propósitos.

Vamos a ponerlo así, el propósito de resguardar el dinero, bueno, hay que contratar a un proveedor que hace una tarea, sobre todo cuando se invierte en el extranjero.

Hay una figura que se conoce como la figura del mandato. Se contrata a un proveedor, un inversionista institucional en el extranjero para que invierta en distintos países en el mundo, a ese se le paga una comisión, en efecto.

Se le paga también una comisión al administrador de un Certificado de Capital de Desarrollo, un CECADE, es decir un administrador que invierte en una carretera o que invierte en la red compartida o que invierte en el sector energético.

Recordemos que las AFORES no invierten en directo, no invierten en proyectos productivos directamente. Es decir, no pueden comprar la carretera, no pueden comprar el aeropuerto, no pueden invertir ellos directamente en el pozo petrolero. Lo que sí pueden hacer es contratar un vehículo a un administrador, que les permita invertirlo ahí.

Sí se le paga a esos proveedores una comisión.

Como está dispuesta la ley, senador, es que esa comisión, en efecto, se le cobra a la sociedad de inversión, es decir, a la sociedad de inversión, y entonces todos los días con la información que recibimos de parte de las AFORES, esa comisión se descuenta, y esa sociedad de inversión tiene un precio diario. Se descuenta la comisión y, en efecto, esa comisión, al final del día, en el universo, en el universo es pagada por todo el sistema, por los trabajadores, en efecto.

Algunos países consideran que esa comisión debería de pagarla las empresas, no los trabajadores.

Y hay una discusión que, en Chile particularmente está de moda, respecto a cuánto debe de pagar la empresa, la AFORE, y cuánto debe de pagar el trabajador.

Yo creo que sería una discusión que habría que tener. Creo que no puede obviarse, senador, no puede obviarse el hecho de que esa comisión la pague enteramente la administradora, porque potencialmente también podría dar como resultado algunas consecuencias en detrimento de los rendimientos futuros de los trabajadores.

Pero ciertamente es una discusión que habría que tener dentro de una discusión global de lo que se requiere en materia de reforma de pensiones.

Pero sí, en efecto, sí se paga de la forma como, digamos, como acabo de explicar y que usted señalaba.

Respecto a la UMA:

Digamos, está muy claro, senador, que esta decisión de aplicar el cálculo de cuota social a UMAS, no va a tener ninguna implicación para efectos de las cuentas individuales de los ahorradores, para el monto de ahorro de los mexicanos.

Pero con mucho gusto, si usted considera pertinente y relevante, nosotros podemos, en la próxima edición del Informe Trimestral del Congreso, que va a ser recibido por esta Soberanía en el mes de enero, podemos incorporar una sección especial, explicando que no hay consecuencias, digamos, para efectos de los ahorradores, para clarificar cualquier duda e inquietud que pudiese haber al respecto.

Es cuanto senador.

-o0o-

 

Calendario

Diciembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31