Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Conferencia magistral de la diputada Nidia Díaz, en el marco del IV Encuentro Parlamentario del XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo, que se lleva a cabo en la sede del Senado de la República.

PRESENTADOR: Tenemos ahora la participación de la diputada Nidia Díaz, licenciada en Ciencias Jurídicas y abogada de la República de El Salvador.
La diputada Nidia Díaz, de El Salvador, es fundadora del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional.
A lo largo de casi cuatro décadas, ha luchado en diversas trincheras, desde la lucha popular a la militar. Desde la cárcel, a la diplomacia rebelde. Desde la guerra, a la negociación. Y desde la montaña, al parlamento.
En enero de 1981, fue nombrada comandante guerrillera. El 18 de abril de 1985, fue herida y capturada en combate por un asesor de la CIA cubano-americano, llamado Félix Rodríguez; estuvo seis meses en prisión y fue canjeada por un acuerdo humanitario junto a otros presos, por la hija del presidente Duarte.
Fue negociadora y firmante de los acuerdos de paz en El Salvador, en enero de 1992; y en el PARLASEN, en diversos periodos desde 1994.
Actualmente es vicepresidenta de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe, COPAL.
Finalmente, ella es miembro del grupo de trabajo del Foro de Sao Paulo.
Diputada Nidia Díaz, tiene usted el uso de la palabra.
DIPUTADA NIDIA DÍAZ: Muy buenos días a todas y todos los colegas, diputadas, diputados; senadoras, senadores; compañeros y compañeras de la mesa que preside este evento:
En primer lugar, transmitir un saludo de nuestros compañeros, compañeras del grupo parlamentario del FMLN en la Asamblea Legislativa.
Y por supuesto, de nuestra presidenta de la Asamblea Legislativa, la compañera Lorena Peña, quien tenía mucho entusiasmo de participar; pero debido al fallecimiento de su madre no ha podido asistir. Un saludo solidario a ella. Y bueno, aquí estamos pues, representando a las y los parlamentarios de FMLN, que trabajamos arduamente por la transformación de nuestro país.
Quiero hacer algunas reflexiones, con la modesta experiencia que tenemos, relativa, desde el año 94; 97-2000, fueron los primeros momentos que el FMLN después de firmar la paz, llegó a la Asamblea Legislativa. Después estuvimos en el Parlamento Centroamericano y nuevamente ahora en la Asamblea Legislativa.
Ha habido periodos, pues, que no hemos ejercido y siempre hemos estado vinculados de una u otra forma, a los espacios parlamentarios.
En primer lugar, nosotros vemos la gestión pública como un servicio, como una misión que un partido revolucionario delega en militantes del partido, en nuestros estatutos. Para ser diputado, diputada, requerimos al menos cinco años de militancia continua; identificados con el proyecto revolucionario, con el programa, con sus principios y valores y con todos sus estatutos.
Entonces, para nosotros es una misión lo que llevamos a la Asamblea Legislativa, de contribuir lógicamente a la transformación de nuestro país y desde ese primer órgano del Estado, dar la batalla acompañando al pueblo en la transformación del país. Como dijo Schafik Handal cuando firmamos la paz: “no venimos aquí como ovejas descarriadas que vuelven a su redil; sino como transformadores de un proceso que derrotó políticamente a una dictadura y empezó un proceso de democratización”; del cual hemos transitado 23 años y no ha sido fácil.
Dieciocho de ellos estuvo en el gobierno Arena, y seis llevamos nosotros como FMLN en el Ejecutivo; pero ya llevamos 20 años prácticamente, de estar en la Asamblea Legislativa. Desde el año 2000, les decía 94; y también en los municipios.
Ha sido una izquierda que en su función pública ha venido creciendo. A diferencia de la apuesta que hizo la oligarquía y el imperialismo, de que el FMLN se iba a quedar como una izquierda bonsai, enana, que no iba a crecer, que no iba a tener incidencia en el Estado; pues el frente fue creciendo, creciendo, aun independientemente de momentos difíciles en que tuvimos algunos desprendimientos, el frente se fue fortaleciendo como un árbol, como un roble, hasta ser ahora la primera fuerza política nacional.
Desde el 2009 que se desplazó a la oligarquía de la administración del país en el Ejecutivo, no han cesado pues estos sectores de poder, de tratar de revertir el proceso.
No tenemos el poder político total, porque hemos aprendido que llegar al Ejecutivo no es tener el poder, es tener capacidades de administrar, de decidir la política pública, de representar; pero el poder político es mucho más integral y abarca toda la estructura de un Estado que fue hecho dentro del sistema capitalista, para favorecer un modelo neoliberal. Y no es fácil desmontar un Estado así.
Con los acuerdos de paz se produce una reforma constitucional, a una Constitución hecha en plena guerra, en el año 83. No pudimos, por la correlación de fuerza, cambiar totalmente la Constitución; pero introdujimos 34 reformas que vendrían a cambiar un poco el Estado, algunos aspectos.
Y le dimos una nueva concepción a la seguridad pública, a la defensa del país, los nuevos roles de los militares, porque era desmontar toda la estructura de represión y de dictadura militar. Creamos la Procuraduría de Derechos Humanos, las formas de elegir a los jueces, la carrera de los jueces, la forma de hacer justicia, la forma de hacer investigación, los aspectos electorales: transformamos los organismos administrativos en jurisdiccionales, etcétera.
Entonces, produjimos una reforma que en el centro tenía los derechos humanos de las personas, fundamentalmente.
No ha sido fácil que todas estas instituciones que fueron reformadas o creadas, cumplan verdaderamente su papel, pues 18 años que dirigió Arena el país en el Ejecutivo y tuvo la incidencia en los otros poderes, fue bloqueando, obstruyendo el proceso democrático.
Ha sido en los últimos seis años en que se ha venido dando la transformación a nivel del proceso democrático y también participativo, pues nosotros tenemos una limitante en la Constitución, la democracia es representativa, plural, partidocracia también, porque únicamente a través de los partidos se ejerce el poder político, tanto en la Asamblea, como en el Ejecutivo, como en el órgano Judicial; entonces no tenemos esa posibilidad del concepto participativo y protagónico, nos toca por vía de legislación secundaria o por los procedimientos, jugar el papel de más participación de la ciudadanía.
¿Qué hemos hecho frente al neoliberalismo en estos años desde el Parlamento?
Hemos tratado de detener, de desacelerar, de desmontar –como se dice– el neoliberalismo; tratando de evitar las privatizaciones que se empezaron a dar en los primeros años, desde el 89 para acá. Hubo privatizaciones en las comunicaciones, ya éramos diputados nosotros, teníamos una correlación bien poca.
Se privatizó la distribución de la energía hidroeléctrica; se privatizó la energía geotérmica; las pensiones; pero no pudieron privatizar la salud, porque ya nosotros teníamos una correlación más fuerte y salimos a la calle. Y desde ese tiempo no se ha privatizado nada más.
Desde la Asamblea, pues, incorporamos más presupuesto a los municipios bajo una concepción del desarrollo municipal, como factor también de la transformación. Y logramos también detener toda la destrucción del agro, que con el modelo neoliberal abandonaron el campo; y así fuimos dando pasos importantes para ir incrementando la correlación de fuerzas, hasta que en el 2009 logramos –como les decía– desplazar de la conducción del país a Arena, representante de la oligarquía.
Entonces nosotros también decimos que es el rol del parlamentario, del funcionario, la emisión que tenemos frente a los cambios, además de haber provocado, sin tener diputados, ni un diputado en la reforma constitucional en el año 91-92, con 34 reformas, después vino la lucha por la democratización, en la que nos encontramos todavía, propiciando el programa del cambio como alternativa.
Hemos desarrollado muchos procesos electorales donde hay un incremento y hemos aprendido un poco de lo que es la lucha electoral, creando nuestros ejércitos políticos electorales y combinando formas de lucha: la social, la lucha diplomática, política diplomática, también nueva.
Y ahora acompañando el gobierno del cambio del 2006 y últimamente el 2009 –perdón-: 2009, que llegamos al gobierno, 2014 como tal.
Entonces consideramos que un parlamentario, o una parlamentaria revolucionaria del Frente Farabundo Martí, debe trazarse hacer un parlamentarismo también de la calle, estar junto al pueblo. Y así como nosotros dimos cuenta todos los viernes, sábados y domingos a nivel nacional en tribunas legislativas.
Ahora ya son transmitidas, la del viernes, que se hace de la capital, de 5 a 6 de la tarde por el canal televisivo de la Asamblea Legislativa.
En esta Tribuna nosotros le informamos al pueblo qué es lo que hemos hecho en la semana, qué iniciativas, cuáles son los puntos principales del debate, con micrófono abierto la gente pregunta, etcétera.
Eso también se transmite directamente en la radio y repartimos un boletín semanal que se llama “Quehacer Legislativo”, del Grupo Parlamentario FMLN. Esto se hace en los 14 departamentos.
Pero queremos ir descentralizando, que no sólo sea en las cabeceras departamentales sino que en los municipios, en los barrios, en las colonias, etcétera.
También hacemos visitas casa por casa. Desde el mes de junio estamos visitando las casas, dando a conocer el primer año de gobierno del FMLN, presentándonos como la nueva bancada, porque asumimos en mayo y vamos explicándole al pueblo, ya que estamos en una lucha terrible contra los medios de comunicación de las grandes empresas que todo lo tergiversan, que nunca dan ni 5 de valor al gobierno nuestro, todo lo descalifican, entonces hay que ir en la calle.
Tenemos un programa radial que también se llama “Quehacer Legislativo” en la radio nuestra. Buscamos estar con una presencia todos los días, en todos los medios de comunicación aún de la derecha, tenemos que estar ahí en las entrevistas.
Entonces nos dividimos todos pero hay que estar en esa batalla de las ideas, una disputa permanente por la verdad.
También acompañamos en los problemas a la gente. Cuando visitamos las casas la gente nos va planteando una serie de problemas, después en las audiencias y vamos acompañando a las personas en las visitas a los ministerios o a otros órganos del Estado a manera de no sustituir a la gente sino que ayudarle a organizar.
Porque las tareas revolucionarias de organizar, de educar, de movilizar a la población, siempre son presente, no importa donde estemos trabajando.
Podemos no ser legisladores, no ser alcaldes, no ser funcionarios del Ejecutivo, pero podemos ser trabajadores, podemos ser estudiantes pero siempre las tareas de organización, de educación, de movilización, las tenemos que tener no importa la trinchera donde estemos.
Esto es muy importante porque no podemos sustituir la participación de la gente en la vida organización.
Si a un funcionario le digo: “Fíjese que vengo en nombre de esta comunidad y quiere agua, o quiere resolver este problema de título de propiedad, etcétera”, entonces estoy reemplazando a la población.
Nuestro estilo de trabajo debe ser acompañar y si no tiene organización promover la organización, que se organice por el Comité pro Calle, el Comité pro Agua, pero siempre es acompañamiento y representación, ya que el diputado tiene varios privilegios –y la diputada, ¿verdad?- tiene privilegios de que se les escuche, de pedir las reuniones, de entrar en cualquier institución.
Y lo que le llamamos privilegios de inmunidad, que no es lo mismo que impunidad, porque mucha gente confunde y violenta, incumple las leyes y eso ya es impunidad. Para eso no es igual que la inmunidad. La inmunidad debe servirnos para realizar el trabajo.
Es importante, también, que nosotros estamos desarrollando también una diplomacia parlamentaria que debemos de fomentarla en todas partes, que tiene que ver con la unidad y la integración de los pueblos y la lucha contra el neoliberalismo.
Esto nos permite ser más fuertes, fomentando los grupos de amistad entre parlamentos.
Allá en la Asamblea Legislativa participamos todos los grupos parlamentarios, somos 5. Allá somos 84 diputados y sólo tenemos una Cámara: la Asamblea Legislativa.
Y hay 5 grupos parlamentarios: el FMLN, la segunda minoría con 31 diputados, y ARENA, tiene 32 y 3 en coalición; tiene 35, hoy tiene la capacidad de veto para las decisiones de 56 votos; para la de 43 nosotros logramos hacer alianza y entendimientos con otros partidos.
GANA, que es un desprendimiento de ARENA, que tiene 11. Con ellos trabajamos nosotros varios temas. El Partido de Conciliación Nacional, que tiene 6, y Democracia, que tiene 1.
Pero la capacidad y el arte que hemos aprendido de otros compañeros, también de otros procesos, como el Nicaragüense en sus momentos que nos dominaba el Congreso, era esa capacidad de hacer los entendimientos para poder, y ahora que somos gobierno para ver lo que tiene que ver con las finanzas, va en base a una agenda entendimiento, porque no tenemos la mayoría simple que son 43 y no 31.
Es una realidad muy compleja para nosotros porque tenemos que garantizar el presupuesto.
Inclusive el año pasado, que también teníamos 31 diputados, por 56 votos se fue el presupuesto de la Nación; en ese momento ARENA sólo tenía 28; no le daba para vetar. Si hubiera tenido 29 veta, ¿verdad? Hoy tiene 35. Ya se volvió más complicado a partir de mayo de este año.
Pero aún así tenemos la Presidencia del Congreso y tenemos en todas las comisiones, que son 20 comisiones, etcétera, la igualdad: 4 ARENA, 4 el FMLN.
Esto es muy importante porque nosotros decimos hay como un empate permanente, equilibrio; en los municipios parecido.
Hoy tenemos consejos municipales plurales en todo el país y estamos representados aunque sea con un concejal en los municipios y tenemos 86 alcaldes y alcaldesas y ellos tienen 114.
Hay que analizar la realidad salvadoreña porque si tenemos el Ejecutivo hemos hecho muchas obras, muchas cosas, por qué no podemos tener el control territorial mayoritario, es una incógnita.
Pero como es una lucha permanente, que superamos como forma de lucha en la guerra civil, de la lucha armada y teníamos lo que le llamaban aquí en Chapultepec, cuando firmamos la paz, el empate decía: no hubo ni ganadores ni vencidos en este conflicto. No derrotamos militarmente a la burguesía, pero nosotros decimos la derrotamos políticamente y hasta militarmente porque destruimos cuatro proyectos contra insurgentes, en 12 años de guerra civil.
Pero vivimos desde el 92 una disputa permanente y por momentos hemos tenido una mayor correlación nosotros que ahora nos llevó a la presidencia y hemos tenido más diputados, por lo menos en el 2009 cuando ganamos el Ejecutivo teníamos 4 diputados más.
Y así entonces tenemos que tener la sabiduría. Nuestra Presidenta Lorena Peña, que es otra comandante guerrillera, Rebeca Palacios, y tenemos otro comandante guerrillero dirigiendo el país, dos ahí: Salvador Sánchez y Oscar Ortiz, han sido luchadores.
Los órganos del estado son por este tipo de personas pero lo que quiero decir, cualquiera de ellas tienen el control de la asamblea, tienen el control de todo el Ejecutivo. Estar en el poder no es fácil, mucho menos hoy que vivimos un debate permanente.
Si ustedes fueran a El Salvador un día que hay Plenaria, que todos los jueves del año tenemos Plenaria, no es como aquí en México que dan un periodo de receso.
Allá todos los jueves del año tenemos Plenaria, estamos los 84 reunidos. Pues siempre está ARENA con piececitos desgastando: que el agua, que la educación, que la salud, que la agricultura, que el transporte y piden un montón la palabra y son aquellos debates por esclarecer la verdad y los otros por mentir. No es fácil.
Además los grandes medios, que les hacen el juego y ahora han usado el órgano judicial, la sala de lo constitucional, para que supuestos ciudadanos estén metiendo una serie de recursos y la sala de lo constitucional va cambiando las reglas políticas, desde sentencias y resoluciones, que afectan la misma Constitución, violentan la independencia de poderes y también ahora bloqueando medidas económicas que la Asamblea ha tomado para financiar el plan quinquenal de nuestro gobierno.
En ese sentido, pues, nosotros vemos importante que los grupos de amistad que aunque haya de Arena, del PSN y de todos, y nosotros tengamos también ahí presencia; nos interesa mucho que todos los países pudiéramos tener grupos de amistad porque así se puede transmitir en sus respectivos países la verdad; y aunque estén otros parlamentarios de otros partidos en esos grupos de amistad, es importante que nosotros transmitamos también nuestro punto de vista.
En otro aspecto de la diplomacia parlamentaria para la integración y unidad de los pueblos y contra el neoliberalismo, son las redes a favor de las causas justas.
Nosotros en el año 2008 en Caracas, siendo presidente del GRULA, de la UPI el diputado Darío Vivas, formamos la Red de Solidaridad con Colombia, 40 firmamos y le quedó al grupo parlamentario del Parlatino de Venezuela, darle seguimiento a esta red. No sé qué pasó en el tiempo, pero ya no se le dio tanto seguimiento y me han dicho que ahora, en Uruguay, tienen el propósito los parlamentarios que se acaban de reunir en un acto de solidaridad con Colombia, de hacer otra red de parlamentarios por la paz en Colombia.
Esa es una causa justa que deberíamos de apoyar todos los parlamentarios del Foro de Sao Paulo.
La otra es la red de la unidad de integración de los pueblos, que se fundó en El Salvador en el 2004, allá lo fundamos con Schafik Handal, y el grupo parlamentario venezolano, que nos acompañó. Continuamos la segunda reunión en Panamá, en el marco del Congreso anfitrión y en el 2005. Y en el 2006 en el marco del Foro Social Mundial, en enero, en Caracas, íbamos a hacer el tercer encuentro de parlamentarios por la unidad de integración de los pueblos.
Esto es aparte de todos los encuentros de parlamentarios que hemos hecho cada vez que hay foros de Sao Paulo, encuentros de Sao Paulo, hoy es el cuarto y necesitamos realmente sistematizar esta red que nos permita un mejor desempeño como izquierda y como progresistas en el Parlatino, todos deberíamos estar presentes, buscar ser delegados por la Asamblea Legislativas, los parlamentarios de la izquierda estar en el Parlatino, estar en el Parlamento Eurolat y en el Parlamento Centroamericano, en el Parlamento Andino, en el Parlamento del Sur.
Es decir, hay muchos parlamentos y también hay otros espacios, como la COPA y la UPI; pero siempre vamos dispersos, sin agenda muchas veces y no podemos avanzar en una forma más sólida en la propuesta. Deberíamos de tener mecanismos que nos permitan ser fuertes; y somos muchos, muchos parlamentarios de la izquierda y progresistas democráticos en el mundo, pero como no estamos cohesionados, nos van poniendo muchas cosas de resoluciones.
Se ha participado por ejemplo, en la cumbre de los pueblos recientemente, en Costa Rica, de la CELAC, el tercer encuentro, estuvimos en la Cumbre de los Pueblos en Panamá, donde se dio la Cumbre de las Américas; ahí hubo encuentro paralelo donde participaron parlamentarios de izquierda. Y en Bélgica, donde se dio la reunión de la CELAC-Unión Europea ahora en el mes de mayo.
Entonces, los parlamentarios podemos jugar en muchos espacios internacionales, hacer resoluciones, recoger firmas. Yo me acuerdo que cuando el TLC en Centroamérica con Estados Unidos se estaba por firmar, logramos coordinar todos los parlamentarios de izquierda y nos fuimos a Washington; y sólo por un voto, creo que el Senado, aprobó el TLC con Centroamérica; pero ahí habíamos hecho un lobby tal de que estaba a punto de caerse esa ratificación; pero en una forma coordinada.
Otra vez querían poner de secretario general de la OEA a Flores Pérez, al que está preso ahora en El Salvador, que fue presidente de la República, por robarse millones y millones de los fondos taiwaneses. Lo tenemos preso en su casa, hasta ahí nos da la correlación, y no hemos podido tipificar el delito de lavado de dólar, por cierto, que fue la causa principal que se le desaforó, etcétera.
Entonces, él quería ser secretario general de la OEA. Hicimos una campaña intensa, también los parlamentarios, para evitar que llegara a ser secretario general de la OEA. Esto es muy importante, el parlamentarismo diplomático, la diplomacia parlamentaria de nosotros, así le llamo yo, pero es sobre objetivos concretos, unidad e integración de los pueblos y la lucha contra la contraofensiva imperial ahora, que quiere desestabilizar a nuestros pueblos.
La lucha que libramos ahora en El Salvador es contra un golpe suave. No lo voy a explicar, pero ahí estamos en todos los flancos luchando. En Ecuador igual, la desestabilización llega a un punto increíble, nosotros hemos hecho acto de solidaridad a favor del pueblo de Ecuador y del presidente Correa en El Salvador, y también de Venezuela.
Pero ahí está Argentina, Brasil. Bueno, hace poco en Nicaragua metieron una pieza en la Asamblea pidiéndole a Salvador Sánchez Cerén, que preside el SICA ahora, el Sistema de la Integración Centroamericana, y lo preside El Salvador, Arena dice que el primer gesto que haga Salvador Sánchez Cerén si quiere la integración, es decirle a Daniel Ortega que deje de reprimir a su pueblo, porque la oposición salió a la calle a pedir elecciones transparentes.
Y ahí querían sacar una resolución: no la lograron, por supuesto. Pero a lo que me refiero es que hacen eso, están tratando, hasta Nicaragua, de desestabilizar. Entonces, tenemos que unirnos los parlamentarios para esa lucha ahora.
Tenemos la paz en Colombia, la lucha contra ofensivas imperiales que buscan desestabilizar y revertir los procesos, lo que no ganaron en las elecciones con las propias reglas de ellos en algunos casos; lo tratan de ganar de esta forma y entre más pronto, mucho mejor. Eso tiene que unirnos a nosotros.
Y otras causas justas: el combate a la corrupción y la impunidad, es una causa permanente que tenemos que hacer. Nosotros llevamos una propuesta ahora que se puso de acuerdo el grupo de trabajo del Foro Sao Paulo, que se cree la red de parlamentarios en la lucha contra la impunidad y la desaparición forzada, a ver si lo acepta el grupo de trabajo. También tenemos la lucha por otros temas.
Ahora, es importante intercambiar también entre los parlamentos, la delegación del grupo parlamentario de FMLN se reúne con la delegación del PSV o se reúne con los ecuatorianos o se reúne con el Frente Sandinista, para tratar temas. Por ejemplo qué se está haciendo para la mejor distribución de la riqueza, qué se está haciendo para lograr la hegemonía de las ideas, de la cultura en los pueblos, qué se está haciendo para lograr la seguridad jurídica y los cambios.
Son intercambios que nos potencian sobre toda esta visión de género, de lograr la paridad, los derechos de los niños. Es decir, el tema de los migrantes nos ha unido bastante aquí en la región mesoamericana y caribeña.
Ayer le decíamos nosotros a los compañeros de México: Necesitamos apoyo a nuestros consulados en el paso de tanto salvadoreño que pasa por aquí. Diariamente llegan seis buses de regreso de México; uno de ellos es de niños y niñas, a El Salvador, que no pudieron pasar al otro lado. Y diariamente llega un avioncito con un poco más de 90, a veces 80, que ya llegan de Estados Unidos. Esa es la realidad diaria, propiamente. En ese tránsito hay violación de derechos humanos y el crimen organizado, que impacta tanto.
Entonces tenemos muchos temas bilaterales que tratar y es importantísimo para ser más fuertes.
Yo me quedaría acá sólo diciéndoles de que no nos olvidemos que la misión de nosotros es no adaptarnos a los sistemas, en caso del sistema capitalista y el modelo neoliberal sino que somos ante todo transformadores.
Los debates de reforma y revolución, depende el carácter que esto tenga. Nosotros hicimos reforma política a través de las armas, lo que para otros países era sencillo para nosotros nos costó terriblemente.
Y así en muchas cosas los debates a veces: “no, es que está reformando”; hay que transformarlo. Depende, depende la característica de la esencia y de la confrontación, porque nosotros concertamos a cada rato pero también confrontamos los dos proyectos en el Parlamento.
El parlamente de transformación, un cambio como una ruta hacia un socialismo, “buen vivir” decimos nosotros, pero ahorita la revolución democrática es lo que estamos desarrollando con un modelo neoliberal.
Aquí quiere persistir que se busca ropajes de sensibilidad, que son los primeros por las causas del agua, la luz, etcétera. Y esto es permanente, el combate de las ideas.
Pero tenemos capacidad de concertar, pero sí también tenemos capacidad de salir a la calle, como fuimos el 18 de julio, hicimos una gran concentración, cerca de 7 mil personas defendiendo al gobierno y ahí estábamos todos los parlamentarios en primera línea con los organismos del partido.
Y también pues, podemos ser beligerantes y acompañar a nuestro pueblo en sus luchas justas. Pero es una combinación.
Pero nuestra conducta principal es dialogante y creo que la negociación, la firma de los acuerdos de paz, nos heredó los mecanismos de concertación.
Pero no por eso pues, no dejamos de luchar por el programa. Hoy tenemos, para finalizar, decirles cuatro mecanismos de diálogo y concertación, las ha impulsado el Presidente Salvador Sánchez:
El Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia, el Consejo de Educación, el Consejo por el Empleo, que son los tres puntos centrales: hacer un país seguro, productivo y educado.
Y ahí está el estado, los partidos políticos, las iglesias, las empresas privadas están en estos mecanismos.
Y tenemos el otro, que es el diálogo a nivel de las secretarías, de los partidos, para a ser una agenda de país.
En todo esto tenemos el golpe. ARENA nos da la mano y también nos está metiendo el cuchillo. Y los empresarios se sientan y no invierten en El Salvador, bloquean los impuestos, etcétera.
Y sin embargo les estamos dando la mano invitándoles con una serie de medidas y legislaciones que favorezcan la productividad del país porque es la base para nosotros, para la reactivación, para el ingreso, pero es la base para el desarrollo. No podemos vivir de préstamos toda la vida o emitiendo por decir bonos, los préstamos con todos estos acreedores, sino que tenemos que luchar por distribuir de mejor forma los recursos, los ingresos.
Es un país altamente rico, una gran concentración de riqueza, pero también bien polarizado por la pobreza.
Tenemos que hacer un estado fuerte, porque es lo que nos toca a nosotros, los del estado mismo, e ir buscando un polo alternativo.
Nosotros tenemos alba, petróleo; desde las alcaldías, tenemos produciendo 100 mil manzanas de tierra, la meta; tenemos ya alba fertilizante, un montón de aspectos ahí.
Que tenemos que ir construyendo también un modelo económico desde abajo.
Esta es nuestra experiencia, compañeras, compañeros, como parlamentarios. Y en algunas cosas podemos ponernos de acuerdo como es esta parte de apoyarnos en la difusión de lo que pasa en nuestros países y desarrollar este parlamentarismo, esta diplomacia parlamentaria –perdón- que nos permita ser más fuertes y enfrentar esta contraofensiva imperial.
Muchas gracias.

0-0-0

Calendario

Septiembre 2020
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 1 2 3 4