Senado de la República

COORDINACIÓN DE COMUNICACIÓN SOCIAL

PREGUNTA: Usted es integrante de la Organización Mundial de Parlamentarios Contra la Corrupción, ¿cuál es la importancia de la IV Conferencia Mundial de esta organización y los objetivos que se persiguen?

RESPUESTA: Para nosotros la principal perspectiva de la reunión de la Organización GOPAC, que tendrá lugar en México en su asamblea mundial, es ver de qué manera los parlamentos de los países que han ratificado la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción pueden garantizar una implementación eficaz.

Teniendo presente las reuniones anteriores que han tenido lugar, esperamos que ésta sea muy exitosa, porque es la primera que se realizará en el continente latinoamericano, un continente afectado por la corrupción.

Es innegable que la corrupción ha afectado mucho nuestras relaciones entre el sector privado y el sector público, pero confiamos que esta reunión tenga resultados tangibles para la comunidad internacional y para todos los países que van a hacer el esfuerzo de asistir.

Esperamos también que, si se siguen los lineamientos que se han impuesto la organización GOPAC, de fomentar cooperación, formación y obtención de resultados, que esta línea se mantenga en la reunión de México.

PREGUNTA: ¿Existen estadísticas internacionales sobre corrupción? ¿Cuáles son los países más afectados en América Latina por este flagelo?

RESPUESTA: Sí. Hay varios estudios estadísticos cualitativos y cuantitativos sobre el impacto que tiene la corrupción en nuestra región y el mundo.

Las más extendidas son las que producen la organización no gubernamental Transparencia Internacional, que además están complementadas con el Latinobarómetro y el Banco Interamericano de Desarrollo, que también hace estudios en esta materia.

Hay dos perspectivas principales para encontrar información; primero, la que específicamente se refiere a la corrupción como tal y la que estudia el impacto de la corrupción desde la transparencia.

Según el índice de percepción de corrupción en la transparencia internacional de 2007, los países en este momento más afectados por la corrupción son, por regiones, Rusia, (inaudible), Venezuela y Somalia. Colombia y México están en este momento en los puestos 78 y 98, respectivamente, de un total de 178 países.

Por otra parte, hay más de 20 países que han reportado recientemente incrementos preocupantes en sobornos pequeños desde el año 2006. Estos pequeños sobornos fueron identificados en países como Chile, Colombia, Kenia, Macedonia, Nigeria, Polonia, Rusia, Senegal y (inaudible).

PREGUNTA: Desde su perspectiva, ¿cómo considera que la corrupción frena el desarrollo de las naciones?

RESPUESTA: Para nosotros es un hecho que la corrupción tiene unos impactos significativos en la política y la economía, entre otros aspectos para el desarrollo de las naciones.

En cuanto a la política, la administración y las instituciones, la corrupción genera una erosión del desarrollo de los países (inaudible), en cuanto a la política afecta el funcionamiento (inaudible) de la democracia y su gobernabilidad.

La corrupción erosiona los procesos de desarrollo de los países, en cuanto a sus políticas, sistemas de elección que regulan la legitimidad del proceso electoral de las instituciones y de representantes públicos, así como de órganos colegiados y organismos ejecutivos.

Eso supone que es un desacato y un proceso de (inaudible) en los procesos formales. Esto además, verifica la capacidad institucional que tiene un gobierno para responder a las expectativas de los ciudadanos.

Se expresa a través de procedimientos que (inaudible), compran los puestos de la burocracia y los cargos públicos, pero además la corrupción lo que hace es socavar y eliminar la legitimidad de un gobierno y sus valores democráticos esenciales como la confiabilidad y la tolerancia.

En cuanto a los efectos económicos, podemos decir que la corrupción afecta el desarrollo económico porque genera ineficiencia y distorsiones que son considerables, mientras que en el sector privado la corrupción puede incrementar el costo de los negocios y de las actividades empresariales.

Genera inseguridad, incertidumbre, informalidad en las reglas del juego, ya que hay que sumar el precio de los propios desembolsos ilícitos, el costo del manejo de las negociaciones por los cargos públicos y además el riesgo que hay del incumplimiento de los acuerdos con la detección.

La corrupción también lo que genera en el sector público son distorsiones en las inversiones públicas, en los proyectos de capital en los que los gobiernos son más abundantes en la relación que hay entre contratistas y políticos. Contratistas que financian las campañas políticas.

En este momento en Colombia estamos viviendo un gran escándalo llamado el Carrusel de la Contratación, en donde los contratistas de obra pública han venido financiando campañas políticas y luego han sido tremendamente ineficientes y se han perdido cuantiosos recursos de los anticipos que les han girado a estos contratistas.

El Banco Mundial en este momento ha estimado que la corrupción puede reducir la tasa de crecimiento entre un 0.5 punto porcentual por año.

Según las investigaciones del Fondo Monetario Internacional la inversión en los países corruptos es casi un cinco por ciento menor que en los países relativamente exentos de corrupción; es decir, la pérdida de confianza en los mecanismos institucionales en las relaciones entre el sector privado y el público y la existencia de sobornos genera un disentido.

Y (inaudible) la confianza de los inversionistas extranjeros para entrar a países que son considerados como corruptos, pero la corrupción, por supuesto también tiene efectos medioambientales y sociales, porque facilita la destrucción del medio ambiente.

Los países corruptos pueden tener formalmente una legislación que está destinada a proteger el medio ambiente, pero que no puede en la práctica ser ejecutada y los encargados de que se cumpla son fácilmente sobornados, a través de compra y venta de las licencias ambientales.

Y de igual manera puedes prever lo mismo cuando se aplica para los derechos sociales, la protección laboral, los derechos sindicales, la prevención del trabajo infantil. Cuando hay corrupción se violan estas normas.

También hay impacto importante en la ayuda humanitaria.

Está en aumento en este momento la escala de la ayuda humanitaria en las regiones pobres en estados del mundo, pero es muy vulnerable la corrupción.

Se desvían los recursos, las ayudas alimentarias, la construcción de albergues o temporales, ayudas valiosas que están sometidas a mayor riesgo.

Acá en Colombia hemos vivido una tremenda emergencia invernal por el fenómeno de “La Niña” y hay una necesidad muy grande y humanitaria en varias regiones en el país y ya se han detectado casos de corrupción.

Muchas personas se hacen pasar por damnificados del desastre del invierno, aunque no lo sean, y tratan de captar subsidios o ayudas que el gobierno ha destinado para los damnificados y los afectados por el invierno.

Las ayudas alimentarias pueden ser desviadas de su destino intencional de manera directa y física o indirectamente a través de la manipulación, de las evaluaciones, de necesidades, del registro y la distribución para favorecer a ciertos grupos o individuos.

También en la construcción (inaudible) de otras oportunidades de desviación y beneficio, a través de la ejecución de la calidad que es inferior a la que se espera.

Muchos disminuyen la calidad de las obras para tratar de recuperar la inversión y esa es una forma, por supuesto, de corrupción.

El acceso a la ayuda puede llegar a quedar limitada a aquellos que tienen conexiones, a aquellos que pagan sobornos, financian campañas políticas o inclusive son forzados a proporcionar favores sexuales.

Del mismo modo, quienes son capaces de hacer esto pues pueden manipular las estadísticas para inflar el número de beneficiarios y traspasar la ayuda adicional.

PREGUNTA: ¿Nos podría comentar qué acciones impulsa GOPAC para propagar entre los parlamentos la cultura de la transparencia y la rendición de cuentas?

RESPUESTA: Sí. Los congresos y los parlamentos tienen que ofrecer unos marcos legales e institucionales que sean adecuados para que se puedan neutralizar los incentivos a la corrupción y crear unos mecanismos eficientes de disuasión y de sanción.

Además, por otra parte hemos venido insistiendo en la necesidad de establecer una supervisión, el control que hace la rama legislativa sobre el gobierno y sobre la sociedad.

En América Latina hay algunos controles de carácter político y público, además la supervisión se ejerce a través de la discusión de leyes de presupuesto, de planes de desarrollo y la aprobación de la llamada cuenta general de presupuesto que permiten de alguna manera que los parlamentos ejerzan su función de control, de supervisión, de advertencia y de liderazgo en conductas y en fomento de cultura, que no abonen el terreno a la corrupción.

PREGUNTA: Senador, consultarle: usted es uno de los ponentes de la mesa principal, una de las mesas principales de la IV Conferencia Mundial Anticorrupción que se va a tratar sobre pobreza y combate a este flagelo. ¿Cuál es el objetivo de esta mesa? ¿Cuál es la posición que usted va a plantear en esta mesa de trabajo?

RESPUESTA: Bueno, creo que el impacto que tiene la corrupción en la pobreza está absolutamente claro y reconocido por todos.

En los países donde hay pobreza, hay falta de oportunidades, hay sobre todo pobreza extrema y una desigualdad, una gran inequidad en el acceso a bienes y servicios, especialmente necesidades básicas insatisfechas, nutrición educación, salud, una vivienda digna, son aspectos y derechos que cuando hay corrupción se establece una barrera muy difícil de flanquear para que estas personas, estas poblaciones excluidas, puedan tener la esperanza de acceder al Estado y de velar ante el Estado o de reivindicar más bien ante el Estado el derecho que tienen a estos servicios básicos.

Yo creo que hay dos opciones que son prioritarias en este momento: primero, construir una cultura de legalidad en general en los países y segundo, superar los desafíos para la efectividad y control parlamentario y ciudadano.

Por ejemplo, superar el llamado Estado sospecha, en el que hay mayor conocimiento de la percepción de corrupción que de los hechos de corrupción mismos.

Creo que si no estudiamos, si nos quedamos estudiando la (inaudible) de corrupción pero no vamos al fondo, la cultura de corrupción y la formación que reciben la gente, desde la base, los niños, las familias, los valores que le inculcan a esos niños, no solamente en el colegio sino en el seno de sus familias en cuanto a la ley, en cuanto al respeto de la cultura de legalidad, pues no vamos a poder generar este cambio cultural que es fundamental y que no se puede obligar a través de leyes o de sanción, sino que haya realmente una cultura de legalidad que se construya desde la base hacia arriba y no desde arriba hacia la base en cuanto a luchar contra la corrupción.

PREGUNTA: Senador agradecerle su disposición por la entrevista. Y algo que quisiera agregar para antes de su llegada a México para la IV Conferencia Mundial Anticorrupción.

RESPUESTA: No. Sólo quisiera decir que para nosotros como colombianos representa mucho que esta Conferencia se lleve a cabo en México.

Porque México está viviendo una situación muy difícil en cuanto a los narcotraficantes que quieren acorralar a la sociedad mexicana, democrática, al Estado mexicano y nosotros los colombianos que hemos pasado por eso, desde los años 80, pues entendemos lo que está viviendo México y nos solidarizamos con México y queremos decirle a México que nos vea como unos aliados en esta lucha que a veces frente a los países del norte, consumidores, Estados Unidos y Europa, es una lucha muy incomprendida, muy desigual, muy difícil.

Pero estoy seguro que si estrechamos lazos de cooperación entre Colombia y México, y llevamos una posición común y conjunta, pues realmente la corrupción que también viene del narcotráfico, no solamente la violencia y sino la corrupción, vamos a poderla derrotar.

PREGUNTA: Ha sido muy amable, muchas gracias senador Galán.

RESPUESTA: No, con mucho gusto, muchas gracias a ustedes. Que estén bien, hasta luego.

Muchas Gracias.

--oo0oo--