Número-396

  • Piden que combate al narcotráfico en frontera con Guatemala sea bajo el respeto a los derechos humanos de migrantes.

 

El Pleno de la Comisión Permanente condenó el anuncio de la construcción de un muro fronterizo entre México y los Estados Unidos, así como la aprobación de recursos por la Cámara de Representantes de ese país para tal efecto.

 

Los legisladores coincidieron en la necesidad de defender la soberanía y el interés nacional ante cualquier política que atente contra el desarrollo de nuestra Nación.

 

Manifestaron que bajo los principios de política exterior y con base a los principios que rigen las relaciones internacionales, es inaceptable, por parte del Estado mexicano, la pretendida construcción de un muro en la frontera entre los dos países.

 

El Congreso de la Unión ha manifestado una postura unánime en contra de las políticas migratorias de la actual administración de la Unión Americana, encabezada por el presidente Donald Trump y ha coincidido en la necesidad de anteponer el interés nacional por cualquier situación que busque atentar la dignidad de las y los mexicanos.

 

En otro dictamen, la Comisión Permanente exhortó a las dependencias del Gobierno Federal que participan en las labores de combate al narcotráfico en la franja fronteriza con Guatemala que impulsen y fortalezcan sus actuaciones en un marco de respeto y promoción de los derechos humanos, en particular con las personas migrantes que ingresan a territorio mexicano.

 

Senadores y diputados coincidieron en que independientemente de su situación migratoria, toda persona goza de los mismos derechos humanos que cualquier ciudadano mexicano, por lo que “resulta preocupante cualquier pretensión para establecer cercos que violen flagrantemente los derechos de aquellas personas que circulan por nuestro territorio”.