Número-1396

  • Senado velará por el respeto, protección y salvaguarda de derechos humanos de los migrantes y en proceso de retorno hasta su destino final.

 

El Senado de la República pidió al Poder Ejecutivo un informe sobre las medidas, acciones y políticas de atención a la población migrante en Estados Unidos y en proceso de retorno a México, ante el cambio en las dinámicas migratorias por la llegada de Donald Trump a la presidencia estadounidense.

 

También exhortó al Ejecutivo Federal a diseñar y ejecutar dichas medidas, acciones y políticas desde una perspectiva de desarrollo y de derechos humanos, que involucre no sólo a las autoridades migratorias y auxiliares señaladas en la Ley de Migración, sino a otras instancias de la Administración Pública Federal, como las secretarías del Trabajo y Previsión Social, de Desarrollo Social y de Educación Pública.

 

Adicionalmente solicitó que, a través de las secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación, se establezca un diálogo permanente, plural y abierto que permita el análisis de la situación en materia migratoria y el establecimiento de acciones que hagan frente a las nuevas realidades en la materia.

 

En el dictamen, aprobado por el Pleno del Senado, se precisa que ante las decisiones que ha tomado el Presidente de Estados Unidos en materia migratoria, es necesario establecer desde México una política que contrarreste su discurso y acciones en ambos países.

 

Las Órdenes Ejecutivas que ha firmado Donald Trump, sus declaraciones y las del vocero de la Casa Blanca en materia de migración, asilo y seguridad fronteriza, hacen urgente el desarrollo de una política migratoria integral del Estado mexicano, que atienda el tema de manera transversal desde los diferentes Poderes de la Unión, niveles de gobierno e instituciones relacionadas al tema.

 

Se anunció el aumento del presupuesto de los consulados para la atención de la población mexicana en Estados Unidos. Sin embargo, en el documento, no se han expuesto otras medidas como un programa de integración y reintegración, programas de defensa de connacionales para su permanencia en Estados Unidos y casos de separación de familias, salarios pendientes, recuperación de pertenencias y la defensa de sus derechos humanos en general.

 

Asimismo, se demandan acciones que garanticen el ejercicio de los derechos de quienes regresen a México, por lo que la participación de diferentes instancias de la Administración Pública Federal y locales es importante.

 

En otro dictamen, el Pleno del Senado también aprobó un exhorto al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación a diseñar e implementar una campaña          que prevenga cualquier tipo de discriminación con motivo del retorno, voluntario o forzado de los migrantes mexicanos y facilite su integración en las comunidades de destino.

 

También demandó que la Cancillería informe si una parte del presupuesto extraordinario otorgado a los cincuenta consulados mexicanos en Estados Unidos, está destinada a subsanar irregularidades laborales que los empleados consulares denuncian.