Número-1104

  • Se trabaja con otros países en un convenio internacional de migración y refugio.
  • Senadores se manifiestan a favor de fortalecer la legislación en materia de asilo y refugiados.

 

El subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Miguel Ruiz Cabañas, advirtió que debido a las nuevas políticas migratorias anunciadas recientemente por el gobierno de Estados Unidos, México enfrentará una situación más delicada, más sensible y más difícil.

 

Durante la entrega de reconocimientos del diplomado “El asilo como derecho a la protección internacional”, que se realizó en el Senado, el diplomático expresó que nuestro país no puede aceptar la intolerancia, xenofobia, el racismo y el prejuicio como política de Estado.

 

Tampoco vamos a aceptar decisiones unilaterales de nadie, tratando de imponerle a México procedimientos que no son responsabilidad nuestra, apuntó.

 

Dijo que es necesario actualizar el marco jurídico interno, a fin de fortalecer nuestra infraestructura y reforzar nuestra política de refugio “por lo que viene de Centroamérica”, pero también para velar por los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

 

Informó que el mundo tiene un reto cada vez mayor en este tema, de ahí, que México, junto con otros países, lanzó una iniciativa que promueve un convenio internacional llamado Pacto Global Sobre Migración y Refugio, con el cual se busca llegar a un conjunto de principios básicos de derechos y obligaciones de los estados en esta materia.

 

La senadora Mariana Gómez del Campo, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América Latina y el Caribe, dio a conocer que de 2013 a 2015 el número de solicitudes de asilo pasó de mil 296 a 3 mil 423, es decir, tuvo un crecimiento de 164 por ciento en sólo dos años; pero lo grave es que una de cada tres personas no obtuvo el amparo del Estado mexicano.

 

Destacó la necesidad de proponer un paquete robusto de legislación secundaria del artículo 11 de la Constitución, a fin de que se pueda hacer efectivo el derecho de las personas a solicitar y recibir asilo, así como darles certeza jurídica.

 

La senadora Layda Sansores San Román, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios, lamentó que el Ejército Mexicano sea utilizado para hacer el “trabajo sucio” a los Estados Unidos en materia de migración.

 

Puso como ejemplo, que en días pasados la Marina y el Ejército encarcelaron a cubanos que se encontraban varados en México. Recordó que también hay haitianos y africanos en el país, por lo que, es fundamental que este diplomado se traduzca en una reforma legal que facilite dar el asilo a los refugiados.

 

El senador Zoé Robledo Aburto, del Grupo Parlamentario del PRD, comentó que de acuerdo con datos de Amnistía Internacional, hasta octubre del año pasado, se presentó una cifra sin precedentes de solicitudes de asilo, que alcanzó las 6 mil 898; 93 por ciento de ellas de personas originarias de Centroamérica.

 

De esa cantidad, agregó, solamente se concedió la condición de refugiados a 2 mil 162 personas; no obstante, que se estima que anualmente más de 40 mil migrantes cruzaban la frontera sur de México y la mitad podría reunir los requisitos para obtener asilo.

 

A nombre de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, José Sieber Sánchez estimó que México podría recibir este año hasta 20 mil personas, provenientes del Triángulo del Norte de Centroamérica, que solicitarán la protección internacional de asilo o de refugiado.

 

Dijo que esta cantidad es consecuencia directa de la violencia que se vive en esa región del continente y también de los mecanismos que nuestro país adoptó, a partir de la reforma constitucional en materia de derechos humanos de 2011, lo cual produjo un incremento de solicitudes de asilo de mil 067 por ciento.