* Mensaje de la senadora del Partido Revolucionario Institucional, Marcela Guerra Castillo, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores América del Norte, en la reunión de trabajo con el Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable. Lunes 4 de septiembre de 2017.

 

Compañeras y compañeros integrantes del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable;

 

Con el permiso de la presidencia;

 

Compañeras y compañeros senadores de la República:

 

 

México, junto con la región de América del Norte, se encuentra en un punto de inflexión en su trayecto hacia la prosperidad compartida. Al momento que nos encontramos en este recinto, los equipos de negociadores mexicanos, estadounidenses y canadienses, se encuentran en la Ciudad de México en el marco de la segunda ronda de negociaciones para la modernización del Tratado de Libre Comercio.

 

En las 25 mesas de trabajo instaladas, se avanzará en temas como acceso a mercados, reglas de origen, medio ambiente y pequeñas y medianas empresas.

 

Contemplada para concluir en diciembre próximo, la renegociación para la modernización del tratado, sentará las bases sobre las cuales los sectores productivos del país podrán reforzar su presencia internacional. De especial interés en la renegociación del TLCAN es el sector agropecuario.

 

En las últimas décadas, México ha navegado con éxito en su tránsito hacia una economía abierta. En el caso del sector agroalimentario, éste pasó de tener una balanza comercial deficitaria a una superavitaria. Asimismo, México se ha convertido en el duodécimo productor de alimentos a nivel mundial. En 2015, las exportaciones totales del sector fueron de 26 mil 700 millones de dólares, cifra mayor a lo que el país recibe en divisas por concepto del petróleo, turismo o remesas.

 

Específicamente en la relación con Estados Unidos, pasamos de comerciar 4 mil millones de dólares en productos agrícolas en 1994, a 24 mil millones el año pasado, lo que representa un crecimiento de 600% en los 23 años de vigencia del TLCAN.

 

Por ello, en 2016 nos convertimos en el principal proveedor agrícola de Estados Unidos, al ser responsables del 19.9% de las importaciones agroalimentarias que recibe ese país – un importante logro para los productores mexicanos.

 

Los aquí presentes partimos de una premisa compartida, primero queremos que a México le vaya bien, que crezca todo su potencial y que los beneficios que se generen produciendo y exportando, lleguen a más mexicanos; es decir, queremos la democratización de los beneficios del tratado.

 

El acompañamiento que el Senado de la República está haciendo en las negociaciones del tratado, está orientado a defender el interés nacional, asociado hoy en día, también a abogar por el que funcione correctamente dentro del tratado y renunciar a cualquier retroceso, y también a maximizar los beneficios a partir de lo que puede funcionar mejor.

 

Para nosotros, los senadores de la República, es de la más alta importancia conocer las preocupaciones de los diferentes sistema-producto -aquí representados por todos ustedes-, porque subyace en esta reunión la reflexión sobre la seguridad alimentaria.

 

La seguridad alimentaria incluye procurar el acceso físico, económico y social a la alimentación; pero, también verificar la calidad sanitaria y nutricional de los productos, que se cumpla con los estándares internacionales. Seguridad también que se produce cuidando el medio ambiente con la viabilidad económica y finalmente exigiendo reciprocidad en el cumplimiento de estas normas entre socios comerciales.

 

Hoy les queremos decir que desde el Senado de la República, que actuando con responsabilidad en nuestro rol de facilitadores de la negociación, procuraremos que sus demandas sean escuchadas a lo largo de esta negociación.

 

En el mismo sentido y haciendo uso de la diplomacia parlamentaria, estamos listos a hacer saber a nuestros pares en Canadá y en Estados Unidos, que cuando se acepte una negociación, se tiene que llegar a un arreglo y se debe de honrar lo acordado.

 

Así pues, los senadores de las fuerzas políticas más representativas nos hemos dado cita para identificar como facilitadores qué podemos hacer con ustedes y lograr que el sector primario mexicano en su conjunto, continúe por el camino del crecimiento que genera empleos y divisas para México.

 

Señoras y señores:

 

Sean ustedes bienvenidos a este Senado de la República, que es su casa.

 

---000---