·   En toda negociación siempre deben protegerse los intereses de los productores y consumidores mexicanos.

 

Discurso pronunciado por el senador Fidel Demédicis Hidalgo, al inaugurar el segundo foro Renegociación del TLCAN: Situación y políticas en granos básicos.

 

Fidel Demédicis Hidalgo (FDH). Muy buenos días tengan todos ustedes, reciban una afectuosa bienvenida a este recinto del Senado de la República.

 

Quiero agradecer a los integrantes del presídium que nos acompañan en este acto, quiero reconocer el esfuerzo de más de 20 organizaciones campesinas que están presentes, como ustedes observan invitamos a todas las expresiones del sector rural a los bloques y organizaciones para que permitan tener una identificación precisa de la diversidad del campo mexicano.

 

Agradecer por supuesto la presencia de todos y cada uno de ustedes porque este tema tan importante para la situación de nuestro país, hemos buscado que no se quede en la discusión en cuatro paredes, que no sea una discusión exclusivamente de los senadores y de los que negocian el Tratado de Libre Comercio, sino que sus voces, sus pensamientos, sus opiniones, empiecen a generar una corriente de opinión por todo el país, por eso estamos haciendo estos foros y por eso la participación de todos los que en ellos están actuando va a servir para eso, para hacer presión y que no se negocie el Tratado de Libre Comercio como se acostumbra hacer frente  Estados Unidos, que no se negocie un Tratado de Libre Comercio que sea lesivo para la nación y que sea lesivo principalmente para los que menos tienen.

 

Por eso la diversidad en los participantes y después de agradecer la participación de las organizaciones, queremos agradecer en especial la presencia de la Universidad Autónoma de Chapingo a través de su rector;  agradecer al director general del Colegio de Posgraduados, al maestro Jesús Moncada, que siempre está interesado en los temas que tienen que ver con la situación alimentaria en el país y con el desarrollo del campo en México como una posibilidad real para salir del atraso en que estamos en materia alimentaria y para hacer de México un país autosuficiente en esta materia.

 

Agradecer a la representación de la Universidad Agraria Autónoma Antonio Narro, porque con ellos tenemos presentes a lo más destacado de la academia en el campo y porque sus contribuciones y opiniones e investigación nos darán una expresión clara de la situación del campo en México.

 

Estamos aquí reunidos con fundamente en la Ley de Aprobación de Tratados Internacionales en materia económica, que señala el procedimiento mediante el cual el Senado de la República deberá ratificar o desechar los tratados, su modificación o cancelación.

 

Lo importante de esta ley es que mandata una consulta amplia, informada y plural para poder llegar al dictamen que se votará en el pleno del Senado. De manera oficial, lo tenemos que decir, hay esa negativa para que esta discusión rebase las fronteras del Senado mexicano, hay esa intención de que esta discusión se quede aquí y se quede en los salones donde se esté negociando el Tratado de Libre Comercio a espaldas del pueblo de México.

 

Por eso, todos ustedes y los que estuvieron en el foro anterior y los especialistas que nos acompañan y los dirigentes campesinos, es importante que todos alcemos la voz y digamos que se cumpla lo que señala la ley de tratados internacionales, que tiene que haber una amplia consulta nacional, ésa es la exigencia que debemos tener todos.

 

En su artículo 5 se faculta a las comisiones para realizar en su ámbito de trabajo, a integrar la información necesaria, a citar a las autoridades para informar sobre la materia del tratado; en sus artículos 11 y 12 se da forma cómo debe ser la participación ciudadana, se expresa que deberá recogerse la opinión de los académicos del sector productivos, organizaciones sindicales, cámaras e instituciones y también los congresos locales. Evidentemente todo esto no se está haciendo, este foro lo estamos haciendo por iniciativa de la Comisión, porque el Senado como institución, lo tengo que decir con mucho pesar, no está atendiendo a lo que dice la ley, está atendiendo al mandato de Enrique Peña Nieto, que quieren igual tener sus arreglos.

 

Yo espero que la fuerza que logremos sacar de una corriente de opinión y la fuerza de las organizaciones campesinas que saben que el campo mexicano no aguanta más y que está comprometida la soberanía alimentaria de este país y que los que podemos realmente resolver este problema somos los o son los pequeños productores de México y las organizaciones campesinas de este país, entonces aquí van a decir su voz y por lo que hemos platicado hay una oposición a que el capítulo agropecuario se incorpore al Tratado de Libre Comercio.

 

Pero este foro va a servir para eso, para discutir.

 

El 19 de abril del año en curso, la Comisión de Desarrollo Rural aprobó el presente programa de trabajo para consulta, incorporándose cinco foros, varios convenios de colaboración con instituciones académicos y de investigación, un convenio con el Instituto Belisario Domínguez, la organización de la investigación precisa de la situación de nuestro campo.

 

Los temas de nuestros foros son: el primero que ya se llevó a cabo, Los Escenarios de la Renegociación, mismo que se realizó en junio pasado; segundo, Situación y Política de granos básicos y commodities, mismo que estamos realizando el día de hoy; tercero, La situación de cárnicos y lácteos; cuarto, Perspectivas de las frutas y hortalizas; quinto, Por un nuevo modelo de desarrollo para el campo, empleo, migración y desarrollo tecnológico.

 

La organización del foro, se las explico brevemente, cómo trabajaremos: en un primer bloque tendremos dos conferencias magistrales, la del doctor Juan Carlos Anaya y la del doctor Alberto Montoya, ambos con mucha experiencia en el tema; en un segundo bloque recibiremos los comentarios del doctor Sergio Barrales Domínguez, rector de la Universidad Autónoma de Chapingo, y del doctor Jesús Moncada de la Fuente, director general del Colegio de Posgraduados; en el tercer bloque escucharemos los posicionamientos de las organizaciones y sus bloques sobre la renegociación conscientes de que pueden ser divergentes, diferentes y controvertidos, pero lo importante de otorgar la voz a los mexicanos y a las mexicanas y a sus dirigentes es que podamos encontrar las mejores propuestas para defender los intereses de nuestros compatriotas en una negociación que nos amenaza con ser muy desventajosa, y lo peor es que está sujeta a los caprichos del presidente de Estados Unidos, si un día amanece de buenas, dice que sí, y si un día amanece de malas, entonces dice que va a retirarse del tratado.

 

Por eso es muy importante lo que aquí vamos a discutir y nuestra voz la tenemos que elevar hasta los más altos niveles. Yo espero que ahí en las universidades donde están los talentos impartiendo sus conocimientos a los muchachos, a las nuevas generaciones de este país, doctor, se hagan discusiones muy serias, para que la academia de México le dé su opinión al Gobierno de la República y le diga por qué sí o por qué no hasta donde vamos ahorita.

 

Los senadores que fueron a Washington no fueron a discutir, sólo fueron como espectadores  porque el Gobierno de la República les dio ese triste trato a los senadores mexicanos, no se les permitió la discusión, solamente, si vieron las fotografías o vieron las imágenes, estaban ahí como figuras decorativas. Un senador no puede ser figura decorativa porque es aquí donde se va a discutir el tratado y donde se va a decidir si se aprueba o no.

 

Desafortunadamente el Senado mexicano está compuesto por afines a Peña Nieto, los que hoy están peleados porque no obtuvieron la presidencia del Senado para el bloque de los anayistas, les aseguro que ya se están arreglando para que el Tratado de Libre Comercio en los términos en que lo decida el Gobierno de la República, sin discusión se va a aprobar.

 

Por eso el pueblo de México tiene que estar alerta y yo digo que el pueblo de México es mucha pieza y que si nos va a afectar ese tratado, las organizaciones campesinas tengamos la capacidad y esto lo digo como miembro de la Coduc, tengamos la capacidad de convocar al país a que un tratado que lesiona los intereses de México no lo dejemos pasar, porque los intereses ajenos al país tienen esa idea.

 

Y los que se pelearon, hubieran visto el relajo que se armó en el Senado de la República el viernes pasado, montón de jirones, de vestiduras quedaron ahí en el Senado porque los anayistas perdieron la presidencia de la República y ahora dicen que Calderón lleva la ventaja en ese sentido.

 

Porque se ha puesto a colación, porque podrán discutirse los puestos del Senado, pero en la traición a México se ponen de acuerdo el PRI, el PAN y el Partido Verde Ecologista de México. Los únicos que podemos sacar adelante al pueblo somos nosotros, compañeros.

 

El contexto actual, en estos momentos, el día de hoy, a solo unas cuadras de aquí, se está realizando la segunda  ronda de un total de nueve, para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Debemos tener muy claro que es una renegociación realizada a iniciativa de Estados Unidos donde las asimetrías de hace 23 años son ahora mayores, así nuestras desventajas se incrementan en esta renegociación, pues si cuando se firmó teníamos la posibilidad de un periodo de transición para reducir las asimetrías económicas, tecnológicas y de infraestructura, de desarrollo y científicas, todo ello aplicando aranceles de hasta el 169 por ciento por 15 años en los productos más sensibles, ahora no tenemos este mecanismo de compensación.

 

El Gobierno mexicano no cobró aranceles, no invirtió para reducir las asimetrías, por lo tanto la renegociación es más desigual.

 

Por su parte, el presidente Donald Trump ha insistido en reiteradas ocasiones en deshacer el Tratado de Libre Comercio, argumentando que es dañino para los trabajadores de este país y señalando que deben revertir la balanza comercial a l día de hoy vemos una negociación desganada, fría, siempre con el posible aviso de la retirada de Trump y de Estados Unidos.

 

Del análisis comparativo de las propuestas que presentan los tres países, nosotros podemos identificar que los Estados Unidos pretenden revertir los saldos deficitarios en su balanza comercial y los casos más marcados son el agrícola y el automotriz.

 

Para nuestro sector, quiero señalar cuatro riesgos que tienen las propuestas presentadas: la implementación de impuestos o aranceles a nuestras importaciones a partir de deshacer el capítulo 19, de argumentar que pagamos menos salarios y argumentar trabajo infantil en la producción agrícola de pretextos sanitarios:

 

Segundo, la insistente demanda de que en la renegociación de reconozca la legislación de los Estados Unidos; tercero, la imposición de normas sanitarias donde bajo el cobijo de nuevas tecnologías se abre totalmente la importación y siembra de transgénicos; cuarto, en el capítulo de propiedad intelectual, al reconocer su normatividad de semillas, nos veremos obligados a respetar el esquema de patentes en semillas con graves repercusiones en la producción nacional y en la biodiversidad.

 

El contexto nacional, donde se presentan varios aspectos importantes para la vida rural, primero recibimos el 5° Informe de Gobierno con una idea triunfalista, con miles de spots donde se inició con el tema alimentario señalando que somos una potencia mundial, situación que contrasta con las condiciones que vive la mayoría de los mexicanos en el campo.

 

El día de hoy por la mañana declara el sector empresarial que los sueldos de los jornaleros son tres veces el salario mínimo. Compañeras, compañeros, qué dice por ejemplo la revista Forbes, en una perspectiva y un análisis que hace desde el gobierno de Fox al de Peña Nieto, la revista Forbes sostiene que durante el gobierno de Fox se murieron 51 mil 504 mexicanos y mexicanos por desnutrición, no se atreven a decir de hambre, pero de qué se muere una persona que se muere de desnutrición, ¿por falta de qué?, de alimentos, por falta de alimentos, 51 mil 504 en el gobierno de Fox, es la muerte más cruel que puede tener un ser humano, el hambre.

 

Durante el calderonismo, aparte de la violencia por su guerra contra el narco, fallecieron 41 mil 882 mexicanos y mexicanas por este problema. ¿Cuál es la perspectiva ahora que termine Peña Nieto? De que se van a morir, ya se murieron un montón, pero la perspectiva es que en su sexenio se van a morir 49 mil 882 mexicanos, y él sale a decir que por fin el hambre empieza a ceder en México y la Cepal le tapa la boca y le dice que no es cierto, que México es el único país de América Latina que no ha reducido sus niveles de pobreza.

 

¿Por qué esas declaraciones triunfalistas? Pues todo mundo lo sabemos, 2018 hay elecciones, imagínense que estos datos se cuelen a la población y que se diga que el hambre están matando más mexicanos y mexicanas que el narco, entonces cuál es más fuerte, la violencia de la delincuencia organizada mata más gente o mata más la violencia institucional de un gobierno que no ha sabido cómo enfrentar la pobreza en México.

 

Eso es también lo que tenemos que discutir porque el Tratado de Libre Comercio debe servir para mejorar las condiciones de vida de las mexicanas y los mexicanos.

 

En este contexto, compañeros 8 mil 313 personas se mueren al año y se muere un mexicano, una mexicana cada hora, en lo que estamos aquí, si este foro durara dos horas o tres, tres compatriotas se están muriendo de hambre.

 

Miente, miente Peña Nieto, porque es mitómano, él piensa que con declaraciones vamos a arreglar el problema del hambre y todos los que estamos aquí sabemos que eso no es cierto, que con declaraciones no se va arreglar el problema del hambre, ¿o sí, maestro Moncada?, ¿con declaraciones?, entonces aquí vamos a declarar que el hambre en México ya se acabó, pues si se trata de dar declaraciones, pues vamos a dar ésta y ojalá allá afuera todo el pueblo esté gritando de felicidad porque este foro a declarar, ojalá fuera así, que con declaraciones, pero la realidad es espantosa.

 

Recibimos un informe mal informado por lo que es necesario contestarle al Presidente no podemos declararnos una potencia alimentaria si importamos el 58 por ciento de los alimentos básicos y estratégicos, nuestra dependencia alimentaria ponen en alto riesgo a los mexicanos y a la salud de los mismos, al igual que la situación energética, las cuentas alegres de la Presidencia dicen que somos superavitarios exportando petróleo e importando gasolinas con un valor agregado de 200 por ciento en donde somos dependientes en un 60 por ciento de este combustible y en un 80 por ciento de gas.

 

El producto que más exportamos dentro de la balanza alimentaria es la cerveza, propiedad de una empresa que ya no es mexicana y que no beneficia en nada a los productores del campo ya que la mayoría de la malta es importada.

 

Vinieron a buscarme los productores de Tlaxcala, porque saben qué pasó con su cebada, toda se les quedó porque la Modelo dice que ya no quiere hacer trato con ellos por las malas condiciones de humedad que tiene su producto.

 

Luego sigue el tequila en los primeros lugares, junto con el tomate, aguacate y pimiento, ninguno de ellos es un alimento básico.

 

En la Comisión de Desarrollo Rural realizamos un estudio del grado que tenemos de dependencia alimentaria, así como del cumplimiento en la seguridad y soberanía alimentaria que la Ley de Desarrollo Rural establece.

 

Si nosotros analizamos los productos básicos y estratégicos que la Ley de Desarrollo Rural nos mandata, tenemos que de los 11 productos ahí indicados las importaciones son de 179 mil 505 millones de pesos, cifra que representa el 56 por ciento de todo el programa especial concurrente, tan solo en maíz importamos 47 mil 650 millones 487 mil 544 pesos, cantidad muy similar a lo que todo el Gobierno federal invierte en fomento a la producción en nuestro país.

 

Hemos llegado a la cantidad histórica con la importación de 14 millones de toneladas de maíz, equivalente al 33 por ciento de consumo nacional, pero si a eso agregamos el maíz que importamos procesado como alta fructosa equivalente a 7 millones de toneladas, más una cantidad similar por el etanol que recientemente se autorizó para mezclar con las gasolinas, tenemos que las importaciones serán mayores que la producción del país.

 

En arroz importamos el 85 por ciento, en trigo el 56 por ciento, en frijol el 20 por ciento, en leche somos el primer lugar en importadores del mundo, en carnes de pollo, cerdo, res importamos 71 mil 578 millones de pesos, en pescado también somos deficitarios.

 

Sólo en café y azúcar nuestra balanza es superavitaria, pero el saldo se ha reducido hasta en un 75 por ciento en café debido a las importaciones que Estados Unidos hace de otros países.

 

El caso de la caña de azúcar requiere de especial atención, ya que con la creciente importación de alta fructosa y la reciente mala negociación que inició el Gobierno mexicano harán negativos el débil saldo en este rubro.

 

En la Comisión de Desarrollo Rural también hemos, hicimos otro estudio cuando analizamos la calidad de los alimentos que importamos, nos hemos convertido en un mercado de gran cantidad de desechos alimentarios, adicional a ello importamos más de 53 mil millones de pesos en desechos, tripas, estómagos, vejigas, trozos y despojos alimentarios, nos gustan las tripitas bien doradas, yo creo que todos las hemos comido, cantidad que es similar al gasto productivo del gobierno en volumen representa 3 millones y medio de toneladas de desechos.

 

Son estos alimentos chatarra, estas grasas y alta fructosa con las que han provocado que seamos el primer lugar en el mundo en obesidad infantil y la reciente emergencia sanitaria ocasionada por la diabetes con un alto costo económico para las instituciones de salud y con un alto cobro en vidas humanas.

 

Como se puede observar en el spot del Presidente, presumiendo un rancho que exporta ganado, es muy diferente la realidad que viven la mayoría de los productores ganaderos del país, es muy diferente a la realidad de los consumidores del país que comen desechos de carne.

 

Además existe un socavón en el informe del Presidente ya que presumir que exportamos carne engordada con país importado deja ver el gran socavón que se ha provocado en la producción nacional y lejos estamos de ser una potencia alimentaria, así como el incumplimiento de la ley de desarrollo rural sustentable en relación con el capítulo de seguridad y la soberanía alimentaria.

 

Por todo lo anterior, podemos concluir que el principio básico que debe tener toda negociación comercial debe ser siempre proteger los intereses de los productores y consumidores mexicanos y en consecuencia siempre poner por delante en toda negociación la seguridad nacional y el interés de la patria.

 

Ojalá y estas personas lo hagan, pero sabemos que frente a Estados Unidos nunca se va con la gallardía que debe tener todo mexicano, siempre se va a la negociación de rodillas.

 

Bienvenidos todos y todas y yo espero que este foro sirva para que México la discusión la sigamos empujando por todos lados y el gobierno recule en las cosas que puedan perjudicar a México.

 

Muchas gracias.

 

---000---