* Conferencia ofrecida por la senadora Luz María Beristain Navarrete, del Grupo Parlamentario del PRD, para exhortar a Segob que haga valida una política migratoria, por parte de sus instituciones correspondientes, que brinde apoyo, beneficie y defienda los derechos de los migrantes centroamericanos.

 

Luz María Beristain Navarrete, (LMBN): Muy buenos días, muchas gracias a todos los medios de comunicación que hoy día se encuentran con nosotros.

 

El motivo de esta conferencia de prensa es exhortar a la Secretaría de Gobernación a través del Instituto Nacional de Migración, a la Secretaría de Relaciones Exteriores, por medio de su red consular y a la Comisión Nacional de los Derecho Humanos para que en conjunto realicen las acciones necesarias para garantizar en el ámbito de sus competencias, el respeto a los derechos humanos de los migrantes centroamericanos que se encuentran en tránsito dentro de nuestro país.

 

¿Por qué? Porque hay, hoy, bajo la coyuntura que se está viviendo con la frontera norte, Trump nos abre una excelente oportunidad, no sólo para evaluar nuestros modelos económicos, que sería lo ideal, fortalecer la economía interior que es el reflejo de la política exterior; sino, las políticas y el tratamiento migratorio que las autoridades mexicanas dan a los migrantes de la frontera sur.

 

Porque la ley del “boomerang” es una realidad, todo lo que tú hagas hoy el día de mañana se te devolverá, un poco el karma, el karma que es real, o sea es un ciclo, aquí lo haces aquí lo pagas. Estamos hablando de nuestros hermanos centroamericanos.

 

No debemos olvidar que como dijo Mandela “una nación no debería juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos más empoderados o mejor posicionados tanto social como económicamente, si no como trata a los que tienen poco o nada, o sea los más humildes”; y estos son, entre otros, los migrantes.

 

En el contexto de la migración, hoy que los ojos del mundo están en el violento trato a los migrantes por parte del gobierno de los Estados Unidos, tenemos el perfecto pretexto para observarnos a nosotros mismos y trabajar en la conformación de nuevas políticas migratorias en la frontera sur y, sobre todo, en el respeto a los derechos humanos, ya que México, tristemente, se ha convertido en el antiinmigrante del sur.

 

Mientras el año pasado Estados Unidos de Norteamérica deportó a 96 mil migrantes, México expulsó de nuestro territorio a 147 mil migrantes, lo que equivale a 293 deportaciones diarias o casi la mitad de Tapachula, Chiapas.

 

Según la Red de Documentación de Organizaciones Defensoras de Migrantes,  Redodem 2015, los crímenes que sufren los migrantes en su paso por México son en su mayoría delitos que lleva a cabo el crimen organizado mexicano, casi 45 por ciento de estos ilícitos, y por diversas autoridades mexicanas con poco mas de 41.5 por ciento como varias fuerzas de seguridad como la Policía Federal, la Policía Municipal y la Policía Estatal.

 

Según Amnistía Internacional cada año entran a México unas 45 mil mujeres centroamericanas, sin documentos, de ellas el 70 por ciento ha sufrido algún tipo de violación, vejación o maltrato.

 

Recomendaciones: pido al gobierno de México dejar de hacerle el trabajo sucio a los Estados Unidos, dejar de comportarnos como el patio trasero que lleva a cambio esa chamba sucia que ellos no quieren hacer. 

 

Recordemos que nuestro país ha tenido una vocación histórica de reconocimiento a refugiados, en su momento fueron los españoles, en su momento fueron los chilenos, en su momento fueron los argentinos, y más, centroamericanos, en la época de Farabundo Martí todo eso y durante las guerras civiles que ha habido en diversos países.

 

Recordemos también que el hombre no deja de  ser hombre ni la mujer mujer, o sea ser humano, por su color de piel, su estatus social o económico, o religión, ni por el país de donde provenga, todos somos seres humanos, todos de una u otra forma hemos sido migrantes, como dice el padre Solalinde “el mismo Jesús fue migrante”.

 

Somos nómadas, es nuestra, biológicamente hablando es nuestra naturaleza; pero ¿qué hacer con las personas migrantes?

 

Sugerimos, le pedimos al gobierno brindarles la protección adecuada conforme a los Estándares Internacionales de Derechos Humanos, ni más ni menos, no hay que inventar el hilo negro.

 

Nada mas revisando los Estándares Internacionales de Derechos Humanos el Estado Mexicano se tiene que apegar a conciencia y  de a deveras a estos estándares.

 

Subsanar las carencias de los instrumentos legales de protección a los migrantes con base en una visión humanística. Porque si queremos un buen trato para nuestros connacionales en Estados unidos también nosotros debemos ofrecer políticas migratorias humanistas y trabajar no solamente en el origen y destino de los migrantes centroamericanos sino en los procesos de desplazamientos de las personas, llámese frontera sur,. Frontera norte, Ciudad de México, Guanajuato, Veracruz o cualquier restado, incluyendo mi estado Quintana Roo que tiene un flujo migratorio tremendo permanentemente, se calcula que todos los días llegan  cruzar la frontera de Quintana Roo entre dos mil y tres  mil personas.

 

Bueno, pues cedo la palabra a alguno de mis compañeros que quiera.

 

Yo quiero agradecer la compañía de estos dos jóvenes migrantes que tuvieron conocimiento de esta iniciativa que el Grupo Parlamentario de la Revolución Democrática a través de una servidora y de Zoé Robledo y de todos mis compañeros que hoy aquí me acompañan presentamos, y pues están con nosotros porque ellos son un ejemplo en carne viva de toda esta situación que anteriormente yo hablé.

 

Ellos  han sufrido un maltrato inhumano, muy cruel, son dos chicos que tratando de llegar, bueno de hecho Bryan llegó a los Estados Unidos de Norteamérica, se tuvo que regresar; aquí le otro compañero en ese tránsito ha sufrido crueldades tremendas y bueno pues son un ejemplo de estas situación que aquí planteamos anteriormente y bueno nos solidarizamos con esta problemática y decirle a os migrantes que por eso estamos luchando, por eso estamos luchando porque no estamos conformes con la forma como se les ha tratado y como se les ha desplazado.

 

Y desde aquí, desde el Senado de  la República vamos a seguir dando la batalla para que así como nosotros le estamos exigiendo a Trump que nos dé un trato humanitario, nosotros dejemos de maltratar a los que vienen  de abajo, porque son nuestros hermanos del Cono Sur, son nuestros hermanos latinoamericanos.

 

Y hay que dejar de hacer eso porque México perdió su vocación internacionalista, perdió su vocación de hermano mayor de América Latina y empezamos a ser el hermano mayor que lastima a nuestros hermanitos.

 

Gracias.  

 

Segunda intervención LMBN: Muchísimas gracias Gerson, muchísimas gracias Guillermo.

 

La verdad nos rompe el corazón, no porque hayamos escuchado tantas historias como estas, no nos deja de romper el corazón saber toda esta situación tan brutal  que ustedes han vivido.

 

Y en particular le agradezco a  la dueña del albergue que los tiene ahí y que los apoya, porque eso es lo que están habiendo los albergues, es el albergue de migrantes es la Casa Tochan A.C., muchas gracias a la Casa de Migrantes Tochan A.C. por el apoyo que están dando porque ellos son los que están haciendo la tarea que lamentablemente el gobierno no puede hacer porque esta rebasado. El gobierno quedo fuera de contexto y si no fuera por estas asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales que suplen el papel que el Estado mexicano tendría o debería de hacer, la verdad no se qué sería de gentes tan preciosas, porque son vidas humanas preciosas ustedes, que merecen todo el apoyo por la lucha que están dando.

 

Muchas gracias.

 

Bueno pues, muchísimas gracias, ¿no sé si quieran alguna pregunta con respecto a esta iniciativa, este exhorto, esta incitativa que estamos mandando?

 

---000---