* Versión de la participación de la senadora Gabriela Cuevas Barron, durante la comparecencia de Julián Ventura Valero, designado como embajador de México ante el Reino Unido e Irlanda del Norte, ante las comisiones unidas de Relaciones Exteriores, Relaciones Exteriores Europa y Relaciones Exteriores Organismos Internacionales

  

Felicitarlo por su trayectoria sino también embajador por su trabajo.

 

Tener la responsabilidad de representar a México en China, no es fácil, hay mucho que todavía está pendiente pero que es un trabajo constante, un trabajo que seguramente no darán resultados de un día para otro, donde nos separa distancia, idioma, tradiciones; pero donde usted dejó un muy buen trabajo. Muchas felicidades por ello embajador.

 

En materia de esta comparecencia, coincido también con mis compañeros en el sentido de que el Reino Unido merece un trabajo, primero, más dedicado, han sido ya varios meses los que ha estado acéfala la Embajada, y en segundo lugar, también me parece fundamental resaltarlo, donde se retome sí el trabajo por el entonces embajador Gómez Pickerin y donde se retome todo lo que ya trabajamos en el año dual con el Reino Unido.

 

De ese año dual quedaron temas culturales, políticos, incluso también de diplomacia parlamentaria, estuvimos trabajando varios de los senadores y senadoras aquí presentes y que creo que es fundamental retomar.

 

El diálogo parlamentario con el Reino Unido ha funcionado bastante bien, ha sido un diálogo temático, nos hemos enfocado en la inclusión financiera de las mujeres, en temas de innovación, de comercio y, en su momento hablabamos también de la renegociación del Acuerdo Global, que hoy sería un tema un poco distinto en ese diálogo bilateral, pero que pueda retomarse las premisas rumbo a la negociación de instrumentos bilaterales, que pues si bien serán dos años los que probablemente se empiece a agilizar esto, creo que no debemos esperarnos a que nos agarren los temas con los dedos en la puerta, y como comentaba el senador Vega Casillas, el entorno internacional no está para darse lujos.

 

Si revisamos los flujos comerciales y hasta de inversión con el Reino Unido, las cifras no son para echar campanas al vuelo, por el contrario hay una enorme tarea pendiente en esta materia y quisiera primero que usted nos explique por qué, porque pareciera que la relación camina muy bien en lo político hasta en temas estudiantil, pero en los flujos comerciales no.

 

Si revisamos que desde 2012 al primer cuatrimestre de 2016, México tuvo un déficit comercial acumulado con el Reino Unido de 1.5 mil millones de dólares. En 2015, México destinó apenas 0.05 por ciento de sus exportaciones totales al Reino Unido y recibió solamente 0.06 por ciento de las exportaciones de ese país, es decir, en términos porcentuales no hay agenda comercial. ¿Por qué sucede? Es un tema que tiene que ver con la Unión Europea, o es un tema que digamos que no nos entendemos, qué se puede hacer al respecto para que estas cifras mejoren en el intercambio comercial.

 

Y un poco lo mismo sucede en temas de inversiones, las inversiones se enfocan en muy pocas industrias, sí las hay pero muy focalizadas, cómo podemos diversificar, ahora que se usa tanto la palabra, esas inversiones. Es decir, si ya el Reino Unido va a renegociar todos sus acuerdos bilaterales pues que mejor que México esté en la primera fila y tenga la agenda muy clara.

 

Ahí le preguntaría cuáles son las prioridades que le ha asignado la Cancillería rumbo a este Brexit y la operatividad que se le dé al Brexit.

 

Por mi parte embajador sería todo, me parece que aquí han sido muy claras las posturas, no dudo que tendrá una mayoría en estas comisiones y muy probablemente en el Pleno del Senado de la República.

 

Y quisiera hacer una última reflexión que probablemente no tiene que ver con esta comparecencia, pero sí con el trabajo de las comisiones de Relaciones Exteriores.

 

Vemos en efecto, lo comentaba el senador Rabindranath Salazar, que muchos de los nombramientos están tomando mucho tiempo y las embajadas quedan acéfalas durante un tiempo considerable.

 

Creo que esto tiene que ver sí con algunas de las tomas de decisiones, pero también con el procedimiento que utilizamos en México y que no se utiliza en todos los países. En México, nos esperamos primero a tener los beneplácitos de los países a donde estarán radicados y después viene al Senado de la República.

 

Le pregunto esto embajador, dada --su ya vimos-- su brevísima trayectoria, qué pensaría usted de que pudiéramos tener un planteamiento distinto sobre este proceso de nombramientos, es decir, que primero se trabajara el nombramiento en el Senado de la República, que además esto daría, yo creo, un fortalecimiento en términos de una decisión de Estado, y después ya se plante al país a donde irían a representar a nuestro México.

 

¿Qué pensaría sobre esto?, la idea sería únicamente de bote pronto y digamos una provocación por la pregunta del senador, pero ¿qué mecanismos hay que ustedes utilicen? o  ¿cómo podríamos agilizar el que se lleven a cabo de una manera más rápida estos nombramientos para que nuestras embajadas no queden acéfalas tanto tiempo?

 

Tiene usted el uso de la palabra.

 

---000---