* Versión de la conferencia de prensa de la senadora Marcela Torres y los senadores Víctor Hermosillo y Celada, Juan Carlos Romero Hicks y Daniel Ávila Ruiz

 

Senadora Marcela Torres Peimbert: Gracias a todas y a todos.

 

Venimos a anunciar un punto de acuerdo que presentaremos el día de mañana; le hemos denominado a esta rueda de prensa “Una raya más al tigre”.

 

Como todas y todos ustedes saben, esta administración federal, la administración del Presidente Peña Nieto, se ha caracterizado, tristemente, a nivel internacional, por sus constantes escándalos de corrupción.

 

Tenemos muchísimos ejemplos: tenemos el ejemplo de la Casa Blanca, tenemos el tren México-Querétaro, tenemos la nula transparencia en el tema del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, tenemos los casos de Javier y César Duarte, y el endeudamiento enorme a Veracruz y a Chihuahua, tenemos incluso una competencia en récord Guinness de ver si Duarte en Veracruz es el hombre más corrupto del mundo, y la raya más viene a ser Pemex y los escándalos de Pemex.

 

Hace ya un año exactamente, en marzo del año pasado, la bancada del PAN en la Cámara de Diputados presentó ante la Auditoría Superior de la Federación una denuncia por presuntas irregularidades en Pemex y la compra de empresas quebradas de fertilizantes.

 

Para poner al día, la Auditoría Superior de la Federación ya emitió recomendaciones, a raíz de esa denuncia a Pemex ante la Contraloría Interna de Pemex -que hasta ayer estaba vacante, además-, que en caso de que se confirmaran las investigaciones se fincaran las responsabilidades de este daño patrimonial gigantesco, que, para contextualizar, el monto de dinero completo -ahorita voy a hacer la reconstrucción de los hechos-, equivale a todo el presupuesto en un año de la Cámara de Senadores y la Cámara de Diputados; del Poder Legislativo completo del país, de ese tamaño es el daño patrimonial en Pemex.

 

¿Cómo son los antecedentes? En 2014, Pemex invierte la cantidad de 275 millones de dólares, en dólares, para adquirir esta planta de agronitrogenados, que era propiedad de Altos Hornos de México, cuyo propietario era Alonso Ancira; ésta era una empresa en evidente deterioro y abandono. Aun así la compra, porque había estado ya fuera de operaciones por más de 17 años.

 

Esto lo confirma el informe emitido por la cuenta pública por parte de la Auditoría Superior de la Federación, a donde da a conocer que el 60 por ciento de esa empresa instalada es inservible.

 

Cabe señalar que Pemex contrata a una empresa española, que se llama Avanzia, presidida en México por Francisco Gil Díaz para su rehabilitación. Al menos pasado, la lentitud de esta obra es evidente. La planta sigue siendo improductiva; es decir, aun con la millonaria inversión de 475 millones de dólares -otra vez-, no se produce urea a la fecha, ni se producirá. Esta inversión considera el costo de adquisición y lo que se ha invertido para hacerla funcionar.  

 

De la misma manera. Pemex invirtió 255 millones de dólares extra en otra planta. de Fertinal, que adquirió a Fabio Covarrubias.

 

Ambas plantas fueron consideradas en los dictámenes de la Auditoría como inservibles. Aún así las compra.

 

Dicha empresa. ya en manos de Pemex. operaba en 60 por ciento de su capacidad instalada.

 

Además de lo anterior, Pemex contrata a VSGroup a fin de analizar la venta de esas dos plantas recién adquiridas; primero las adquiere y luego dice “cómo las podemos vender2; en las cuales ha gastado 730 millones de dólares, mismas que ahora intenta poner a la venta.

 

Lo anterior resulta absolutamente incosteable, indignante, además, dado que ninguna persona en su sano juicio compraría una empresa que, numéricamente, no es rentable y que a nivel global existe una sobre oferta de urea, lo cual hace mucho más difícil o casi imposible su venta.

 

Ahora bien, en lo referente a los agronitrogenados, resulta que se pagó tres veces más que su valor de mercado, y el ciudadano Emilio Lozoya Austin calculó un desembolso adicional de 200 millones de dólares, que servirían para renovar esta vieja planta de urea, que a la fecha sigue sin operar.

 

Resulta inconcebible que, habiendo una sobre oferta en el mercado mundial y caídas de los precios de la urea, no se haya escuchado a los especialistas que, en su momento, vislumbraron este escenario.

 

Situación que comprueba que estas inversiones obedecen a actos de corrupción, dado que resultaron inversiones fallidas para Pemex.

 

Lo anterior, una vez más, hace evidente la corrupción de los funcionarios de esta administración. No tienen llenadera, y afectan directamente la economía de las familias al tratar de sustraer de sus bolsillos, vía impuestos -6 pesos por litro, no lo olvidemos, dos impuestos, impuesto sobre impuesto-, los costos de la corrupción que pretenden ser obtenidos por medios injustos.

 

Es por eso, y ante este escenario, que quienes suscribimos la iniciativa -nos falta la senadora Pilar Ortega, el senador Ernesto Ruffo y el senador Búrquez-, exigimos una respuesta clara, fundamentada, veraz, de esta inversión; lo estamos solicitando a Pemex directamente, a esta inversión fallida e inexplicable.

 

Queremos explicaciones, ¿por qué se compraron estas empresas en ese estado?, ¿por qué no se oyeron a los especialistas?, ¿por qué se pagó tres veces más?, ¿por qué cuando la urea en el mundo estaba bajando?

 

Es cuanto, presentamos esta iniciativa, la incluimos mañana ante el Pleno.

 

Muchas gracias.

 

---000---